Colom­bia. Julián Gil, líder social del Con­gre­so de los Pue­blos libe­ra­do recien­te­men­te: “Luchan­do, apren­de­mos a luchar”

Por Julián Gil. Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 29 de noviem­bre de 2020.

La cár­cel es refle­jo del pro­yec­to de muer­te con el que se pre­ten­de ame­dren­tar a las y los lucha­do­res sociales.

La luz vol­ve­rá, no impor­ta la lar­ga noche, ven­drá como un can­to de xabiá y la espe­ra será cor­ta El fue­go que más con­for­ta el de los libres e igua­les, la lar­ga noche de males cam­bia­rá en luz meri­dia­na…»

Can­ción “Defen­sa del Can­tor” de Alfre­do Zitarrosa.

Han pasa­do 30 meses des­de que fui pri­va­do de la liber­tad, sien­do víc­ti­ma de un mon­ta­je judi­cial orques­ta­do por la Fis­ca­lía Gene­ral de la Nación y la Poli­cía Nacio­nal, con la fina­li­dad de ata­car al movi­mien­to social y polí­ti­co Con­gre­so de los Pue­blos ‑CdP‑, a tra­vés de la cri­mi­na­li­za­ción de sus mili­tan­tes y des­le­gi­ti­mar las expre­sio­nes de orga­ni­za­ción popular.

Des­de ese pri­mer día enfren­te de la casa del CdP, mien­tras agen­tes de civil me obli­ga­ban a subir a un carro, los mis­mos que otro­ra venían hacien­do segui­mien­tos y hos­ti­gan­do a todas las que pasa­ban por este espa­cio de encuen­tro; he esta­do acom­pa­ña­do por la dig­na rabia y los deseos de lucha que hacen sen­tir la espe­ran­za como fue­go que no se apa­ga y resis­te en todo momento.

Esas voces incon­for­mes de mis com­pa­ñe­ras que han gri­ta­do jus­ti­cia en las calles, han denun­cia­do a los repre­so­res y no han aban­do­na­do un solo momen­to la com­pren­sión de que es luchan­do que apren­de­mos a luchar y for­ja­mos la espe­ran­za. Y que esta le per­te­ne­ce a la vida, es la vida mis­ma defen­dién­do­se, como algu­na vez lo dije­ra Julio Cortázar.

Han sido días de apren­di­za­jes; del desa­fío coti­diano de no des­fa­lle­cer ante el encie­rro, de leer dia­ria­men­te las miles razo­nes que hay para luchar, de ver en todas las que luchan el buen ejem­plo de jamás bajar la cabe­za y acep­tar el yugo des­pó­ti­co de los odia­do­res, de no ceder ante las ame­na­zas y cons­tre­ñi­mien­to de los codi­cio­sos. Y sobre todo com­pren­der, como Assa­ta Sha­kur en sus días de pre­si­dio que, “un muro es solo un muro, nada más que eso. Se pue­de derribar”.

En este tiem­po he vis­to de cer­ca cómo las men­ti­ras y los pre­jui­cios estig­ma­ti­zan­tes son la mejor herra­mien­ta de inves­ti­ga­ción y acu­sa­ción de la Fis­ca­lía; cómo los apa­ra­tos de supues­ta “inte­li­gen­cia” del Esta­do, hacen segui­mien­to a nues­tros pro­ce­sos comu­ni­ta­rios y arman per­fi­les de sub­ver­si­vos con líde­res juve­ni­les, cam­pe­si­nos, comu­ni­ta­rios y todas aque­llas que no se ali­nean a sus intere­ses en el barrio o en la vere­da, en razón a la inefi­ca­cia de su méto­do de con­fron­tar real­men­te los que aten­tan con­tra la vida de las comu­ni­da­des. Lo que deja en evi­den­cia la per­se­cu­ción polí­ti­ca a la que esta­mos some­ti­dos y el enmas­ca­ra­mien­to de demo­cra­cia que pro­te­ge el Esta­do de sitio per­ma­nen­te y la dic­ta­du­ra ram­pan­te colombiana.

Al inte­rior de estos muros y rejas, cien­tos de per­so­nas cla­ma­mos por una ver­da­de­ra jus­ti­cia, para que cese la per­se­cu­ción a los más empo­bre­ci­dos, a las comu­ni­da­des LGBTI, negras, indí­ge­nas y a todas las que somos víc­ti­mas del apa­ra­ta­je poli­cial y judi­cial corrup­to; así mis­mo, para que se garan­ti­cen los dere­chos fun­da­men­ta­les de las per­so­nas pri­va­das de la liber­tad y se deje de com­pren­der la cár­cel como una solu­ción de los tan­tos pro­ble­mas que vive la sociedad.

Al cum­plir 900 días lejos de las per­so­nas que quie­ro y los pro­ce­sos comu­ni­ta­rios don­de rea­li­za­ba mi vida, veo con mayor cla­ri­dad la urgen­cia que tene­mos como huma­ni­dad de revi­sar el cau­ce de nues­tros esfuer­zos coti­dia­nos; de hacer efec­ti­va la uni­dad en la diver­si­dad para defen­der la vida; de con­fron­tar el patriar­ca­do y todos los pode­res repre­si­vos suje­tos a él; de no dejar de soñar y cul­ti­var coti­dia­na­men­te la uto­pía. En defi­ni­ti­va, de no callar ni dejar de gri­tar liber­tad. Tam­bién de que no es solo posi­ble sino nece­sa­rio luchar con­tra la opre­sión en todo lugar, así como orga­ni­zar­se y seguir cul­ti­van­do una con­cien­cia crítica.

La cár­cel es refle­jo del pro­yec­to de muer­te con el que se pre­ten­de ame­dren­tar a las y los lucha­do­res socia­les; es un meca­nis­mo para cas­ti­gar a la socie­dad y man­te­ner un sta­tus quo acor­de a los intere­ses polí­ti­cos y eco­nó­mi­cos de unos pocos; en esta se tras­lu­cen las asi­me­trías y con­tra­dic­cio­nes estruc­tu­ra­les de la socie­dad, tam­bién da cuen­ta de los mie­dos pro­fun­dos que alber­gan los que osten­tan el poder. Por estas razo­nes orga­ni­zar­se y luchar por la dig­ni­dad al inte­rior de las cár­ce­les es una con­di­ción pro­pia de la vida pues las estruc­tu­ras frías, dis­tan­tes del sol, her­mé­ti­cas a los dere­chos los pue­blos y ais­la­das de toda for­ma dig­na de vida, deben ser com­ba­ti­das y eli­mi­na­das de la sociedad.

Es pre­ci­sa­men­te en estos luga­res oscu­ros y en estos días acia­gos en los que nos corres­pon­de soñar, amar y tra­ba­jar por defen­der la vida en todas sus expre­sio­nes. Es nece­sa­rio no aban­do­nar nues­tros pro­yec­tos de crear y recrear nue­vas posi­bi­li­da­des para vivir una Vida Dig­na. A la espe­ra de mi liber­tad, lue­go del vere­dic­to final que me decla­ró ino­cen­te, agra­dez­co a todos y todas las com­pa­ñe­ras, orga­ni­za­cio­nes popu­la­res, fami­lia­res y ami­gos que duran­te este tiem­po me han acom­pa­ña­do, por­que me han ense­ña­do a man­te­ner viva la ale­gría de for­jar nue­vas reali­da­des y la espe­ran­za en la lucha orga­ni­za­da y trans­for­ma­do­ra que nos per­mi­ti­rá ver nue­vos amaneceres.

Fuen­te: Vida Digna 

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *