Argen­ti­na. Con pan­de­mia y sin Mara­do­na, el pri­mer año de Alberto

Por Clau­dio Katz, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 29 de noviem­bre de 2020.

Argen­ti­na en el nue­vo esce­na­rio latinoamericano

El falle­ci­mien­to de Mara­do­na aña­dió otro pesar a un año sig­na­do por la pan­de­mia. Argen­ti­na que­dó enlu­ta­da por la par­ti­da de un ído­lo de mul­ti­tu­des. Con cual­quie­ra de sus apo­dos ‑pelu­sa, cebo­lli­ta, barri­le­te cós­mi­co, mano de Dios- el gran fut­bo­lis­ta derra­mó feli­ci­dad en un país ago­bia­do por el auto­ri­ta­ris­mo, la frus­tra­ción y el empo­bre­ci­mien­to. No impor­ta lo que hizo con su vida, sino cómo trans­for­mó la exis­ten­cia de sus compatriotas.

Mara­do­na fue un mito vivien­te que tras­pa­só las fron­te­ras. Era la prin­ci­pal figu­ra iden­ti­fi­ca­da con Argen­ti­na en cual­quier rin­cón del pla­ne­ta. Esa incon­men­su­ra­ble fama fue la pesa­di­lla de su tra­yec­to­ria, des­ga­rra­da por escán­da­los, for­tu­nas, dro­gas y tomen­to­sas familias.

El genio de la pelo­ta tra­tó con pre­si­den­tes, mul­ti­mi­llo­na­rios y capo-mafias sin aban­do­nar nun­ca su ori­gen de caren­cias. Siem­pre supo de dón­de venía. Fue un depor­tis­ta com­pro­me­ti­do con los opri­mi­dos que rei­vin­di­có las cau­sas popu­la­res des­de su mági­co víncu­lo con el balón.

Die­go se tatuó al Che Gue­va­ra para trans­mi­tir un men­sa­je de crí­ti­ca a las injus­ti­cias y des­igual­da­des. Man­tu­vo una estre­cha rela­ción con Fidel y reali­zó en Cuba un lar­go tra­ta­mien­to de des­in­to­xi­ca­ción. Asu­mió con fer­vor la iden­ti­dad lati­no­ame­ri­ca­na y exhi­bió con orgu­llo sus víncu­los con Chá­vez y Evo. Tuvo un rol pro­ta­gó­ni­co en la memo­ra­ble cum­bre de Mar del Pla­ta que recha­zó el ALCA.

En el sofo­can­te cli­ma gene­ra­do de la res­tau­ra­ción con­ser­va­do­ra denun­ció el gol­pe en Boli­via y defen­dió a Vene­zue­la con­tra las cons­pi­ra­cio­nes del impe­rio. Siem­pre estu­vo con Madres y Abue­las par­ti­ci­pan­do en las cam­pa­ñas de recu­pe­ra­ción de los hijos de des­apa­re­ci­dos. En su últi­mo men­sa­je de apo­yo al impues­to a las gran­des for­tu­nas des­car­gó furi­bun­das crí­ti­cas a Macri.

Los pode­ro­sos nun­ca le per­do­na­ron esa rebel­día y arre­me­tie­ron con­tra sus incon­ta­bles con­tra­dic­cio­nes y fla­que­zas. No olvi­da­ron sus denun­cias del nego­cio del fút­bol y sus cues­tio­na­mien­tos a la insen­si­bi­li­dad del Vati­cano. En Argen­ti­na lo iden­ti­fi­ca­ron con todas las des­gra­cias del país y esas ten­sio­nes aflo­ra­ron en un caó­ti­co vela­to­rio, que no dilu­yó el últi­mo adiós a una figu­ra tan querida.

AMBIVALENCIAS CON LA SALUD Y LA ECONOMÍA

El final de Mara­do­na coin­ci­dió con el cie­rre del pri­mer año de Fer­nán­dez, que asu­mió el mane­jo de un país ago­bia­do por déca­das de pri­ma­ri­za­ción, endeu­da­mien­to y pre­ca­ri­za­ción. Alber­to afron­tó de entra­da la durí­si­ma car­ga lega­da por el vacia­mien­to finan­cie­ro per­pe­tra­do por Macri. Ima­gi­na­ba para esa adver­si­dad un reme­dio simi­lar al apli­ca­do por el kirch­ne­ris­mo duran­te la déca­da pasada.

Con­ci­bió intro­du­cir mejo­ras popu­la­res, sin cues­tio­nar los pri­vi­le­gios de la mino­ría que lucra con la actual estruc­tu­ra regre­si­va y depen­dien­te. Pero afron­tó la ines­pe­ra­da des­gra­cia del coro­na­vi­rus, en un mar­co de furi­bun­da agre­sión de la dere­cha. Todas sus res­pues­tas a ese doble desa­fío han esta­do sig­na­das por el vai­vén y la indefinición.

El gobierno inten­tó ges­tio­nar la pan­de­mia con ini­cia­ti­vas pro­gre­sis­tas. Pro­pi­ció la pro­tec­ción sani­ta­ria con la cua­ren­te­na y una ace­le­ra­da inver­sión en camas y hos­pi­ta­les, para evi­tar la satu­ra­ción de las tera­pias inten­si­vas. De esa for­ma logró sor­tear el tre­men­do dra­ma atra­ve­sa­do por Ecua­dor, Perú o Bra­sil. No hubo muer­tos en las calles, sepul­tu­ras colec­ti­vas, ni ven­ta de oxí­geno a los deses­pe­ra­dos. Esa acti­va inter­ven­ción ini­cial ali­neó a todo el espec­tro polí­ti­co con la emer­gen­cia, revi­ta­li­zó la auto-esti­ma nacio­nal y gene­ró mayor con­cien­cia de los peli­gros de la infección.

Pero esos pro­mi­so­rios resul­ta­dos dura­ron poco y el ope­ra­ti­vo sani­ta­rio que­dó ero­sio­na­do por la expan­sión de la pan­de­mia. El res­guar­do se dilu­yó, la enfer­me­dad se des­con­tro­ló y el núme­ro de víc­ti­mas esca­ló en for­ma ver­ti­gi­no­sa. Argen­ti­na ya se ubi­ca entre los paí­ses con más con­ta­gios y pro­me­dios de fallecidos.

Nadie ha ofre­ci­do has­ta aho­ra una expli­ca­ción satis­fac­to­ria de ese des­en­la­ce. En paí­ses com­pa­ra­bles ‑que gene­ra­li­za­ron los tes­teos en for­ma más amplia que Argen­ti­na- el por­cen­ta­je de dece­sos fue seme­jan­te. Lo úni­co evi­den­te ha sido la diso­lu­ción de las nor­mas de cui­da­do, bajo la incan­sa­ble cam­pa­ña de ero­sión que moto­ri­zó la derecha.

El dis­cur­so nega­cio­nis­ta y los men­sa­jes anti­cua­ren­te­na soca­va­ron pri­me­ro la con­ten­ción de la pan­de­mia en los gran­des cen­tros urba­nos. Pos­te­rior­men­te faci­li­ta­ron la pro­pa­ga­ción de la infec­ción en el inte­rior. El gobierno se mane­jó a tum­bos y sin res­pon­der a ese sabotaje.

La segun­da ola actual­men­te en cur­so en el hemis­fe­rio nor­te ha deja­do sin argu­men­tos a los dere­chis­tas. Las cua­ren­te­nas reapa­re­cen en Euro­pa y el desas­tre lega­do por Trump en Esta­dos Uni­dos ilus­tra las con­se­cuen­cias de obs­truir las res­tric­cio­nes. En este mar­co la pro­xi­mi­dad de la vacu­na le per­mi­te al gobierno reto­mar la ini­cia­ti­va. Pero ese impul­so exi­gi­rá efi­ca­cia en el monu­men­tal ope­ra­ti­vo de inmu­ni­zar al grue­so de la población.

El resul­ta­do de esa acción inci­di­rá, a su vez, en el cli­ma eco­nó­mi­co impe­ran­te. Tam­bién en este cam­po el gobierno ha nave­ga­do entre dos aguas. Duran­te varios meses espe­ró reto­mar el cre­ci­mien­to por el sim­ple efec­to de un arre­glo de la deu­da. Ese acuer­do fue alcan­za­do con los acree­do­res, pero no con­tu­vo el des­mo­ro­na­mien­to del nivel de acti­vi­dad, ni sus­ci­tó la pro­me­ti­da “con­fian­za” de los mercados.

Como todos sus pares de la región Alber­to inten­tó con­tra­rres­tar el Gran Con­fi­na­mien­to con la expan­sión del gas­to públi­co. Median­te ese auxi­lio evi­tó una retrac­ción que habría dupli­ca­do la caí­da del PBI. La cri­sis igual­men­te poten­ció el que­bran­to fis­cal, el des­plo­me de la recau­da­ción y un des­ba­rran­que mayúscu­lo de la producción.

La dere­cha apro­ve­chó este colap­so para doblar­le el bra­zo al gobierno. Pri­me­ro for­zó la renun­cia a la expro­pia­ción de Vicen­tin y ase­gu­ró la impu­ni­dad de los vacia­do­res, que ya des­gua­zan la com­pa­ñía para entre­gar­la a un pul­po forá­neo. El mis­mo tipo de con­ce­sio­nes logra­ron los fon­dos de inver­sión. Espe­ran­do algu­na tre­gua de los finan­cis­tas, Guz­mán rema­tó las esca­sas divi­sas dis­po­ni­bles en pagos de la deu­da públi­ca y privada.

Este adver­so camino que­da­ría con­va­li­da­do en la nego­cia­ción con FMI, para pos­po­ner las ero­ga­cio­nes que legi­ti­man el mayor frau­de de la his­to­ria. La ima­gi­na­ria bene­vo­len­cia del Fon­do no se veri­fi­ca en esas tra­ta­ti­vas. El Fon­do exi­ge recor­tes en el gas­to social, que ya se veri­fi­can en la nue­va fór­mu­la de ajus­te a la movi­li­dad jubi­la­to­ria. Se eli­mi­na la inci­den­cia de la infla­ción cuan­do el reco­no­ci­mien­to de esa varia­ble per­mi­tía recu­pe­rar par­te de lo per­di­do en los últi­mos tres años.

Pero Fer­nán­dez no acep­ta la mega-deva­lua­ción que exi­ge el esta­blish­ment. Sabe que en un esce­na­rio social seme­jan­te al 2001 ‑con la mitad de pobla­ción bor­dean­do la pobre­za- esa deci­sión con­du­ci­ría al pre­ci­pi­cio. El gobierno resis­te la pre­sión de los ban­que­ros sin con­fron­tar con el aco­so cam­bia­rio que impo­nen al país.

Alber­to bus­ca tam­bién con­tra­pe­sos a ese aho­go con el impues­to a las gran­des for­tu­nas, que lle­gó tar­de y con alcan­ces limi­ta­dos pero con una níti­da impron­ta pro­gre­sis­ta. Ese gra­va­men cons­ti­tu­ye un pre­ce­den­te de pro­gre­si­vi­dad para futu­ros cam­bios en la recau­da­ción y apor­ta recur­sos a varios pro­yec­tos populares.

El gobierno tole­ra la infla­ción y el dete­rio­ro del sala­rio, pero ensa­ya ate­nuan­tes con bonos e incre­men­tos en la tar­je­ta de los ali­men­tos. Mien­tras recor­ta el IFE pro­rro­ga limi­ta­da­men­te los ATP. Des­con­ge­la las tari­fas con auxi­lios a los usua­rios más empo­bre­ci­dos y per­mi­te la expan­sión de los des­pi­dos que for­mal­men­te prohíbe.

En este mar de osci­la­cio­nes Fer­nán­dez no imple­men­ta el ajus­te, ni la redis­tri­bu­ción. Pre­ten­de tran­si­tar por un camino inter­me­dio pero poten­cia la ago­nía de la eco­no­mía. No satis­fa­ce las nece­si­da­des popu­la­res y tam­po­co ava­la las exi­gen­cias de los pode­ro­sos. Por un lado sos­la­ya medi­das de dis­ci­pli­na cam­bia­ria y freno a la cares­tía y por otra par­te resis­te el maxi­ma­lis­mo de la dere­cha. Con emi­sión, recor­tes de gas­to y un nue­vo endeu­da­mien­to va tiran­do a la espe­ra del rebo­te eco­nó­mi­co del 2021.

UN PERFIL CONSERVADOR DENTRO DEL PROGRESISMO

Tam­bién la acción polí­ti­ca del Alber­tis­mo está regi­da por la osci­la­ción. Duran­te gran par­te del año acep­tó la agen­da de la dere­cha, con la espe­ran­za de apa­ci­guar a los odia­do­res seria­les que domi­nan las pan­ta­llas de tele­vi­sión. Recu­rrió al dis­cur­so ins­ti­tu­cio­na­lis­ta y ofre­ció la otra meji­lla, espe­ran­do algu­na res­pues­ta “civi­li­za­da” de sus opo­nen­tes. Pero esa con­ci­lia­ción enva­len­to­nó a la opo­si­ción y des­mo­ra­li­zó al oficialismo.

El des­alo­jo de Guer­ni­ca fue el pun­to cul­mi­nan­te de ese some­ti­mien­to guber­na­men­tal a los pode­ro­sos. Los fun­cio­na­rios cor­ta­ron las nego­cia­cio­nes para per­pe­trar el ope­ra­ti­vo de fuer­za exi­gi­do por el esta­blish­ment. Adop­ta­ron esa deci­sión de cla­se apa­lean­do a los pobres y ben­di­cien­do a los enriquecidos.

La incur­sión se con­su­mó con gases lacri­mó­ge­nos y des­truc­ción de modes­tas casi­llas. Se tum­bó el refu­gio de quie­nes sólo deman­dan una tie­rra para vivir. El gobierno no adop­tó la mis­ma acti­tud con el apro­pia­dor ile­gal extran­je­ro John Lewis en el Lago Escon­di­do. Lim­pió con gen­dar­mes un terreno de Guer­ni­ca que ha sido sos­pe­cho­sa­men­te adqui­ri­do por un ex fun­cio­na­rio de Videla.

Ber­ni puso en prác­ti­ca sus men­sa­jes de bru­ta­li­dad, des­ple­gan­do el macar­tis­mo y una infa­me cam­pa­ña de men­ti­ras. Reci­bió el explí­ci­to aval de todos los medios, que sus­pen­die­ron la grie­ta para difun­dir esas falsedades.

En vez de reco­no­cer la deses­pe­ra­da bús­que­da de un techo, el gobierno cri­mi­na­li­zó la deman­da social y cul­pa­bi­li­zó a las víc­ti­mas por sus caren­cias. Esa vio­len­cia esta­tal ha gene­ra­do serias dudas sobre el per­fil del ofi­cia­lis­mo, pero el ope­ra­ti­vo fue una acción aco­ta­da que no inau­gu­ra un giro repre­si­vo o un cur­so de menemización.

Lo suce­di­do en Guer­ni­ca se ins­cri­be más bien en el tipo de atro­pe­llos que ya se regis­tra­ron en for­ma pun­tual bajo el kirch­ne­ris­mo. No modi­fi­can la natu­ra­le­za de un gobierno que en las últi­mas sema­nas ha pro­pi­cia­do ini­cia­ti­vas tan pro­gre­sis­tas como el impues­to a las gran­des for­tu­nas, la ley de fue­go y el tra­ta­mien­to del aborto.

El impul­so ofi­cial de esa his­tó­ri­ca deman­da del movi­mien­to femi­nis­ta pue­de desem­bo­car en su apro­ba­ción. Por pri­me­ra vez en mucho tiem­po se han reu­ni­do las con­di­cio­nes para con­quis­tar esa ansia­da meta. Para lograr­lo habrá que recu­pe­rar la movi­li­za­ción callejera.

Los vai­ve­nes del gobierno han pre­va­le­ci­do tam­bién en la polí­ti­ca exte­rior. La equi­dis­tan­te estra­te­gia ini­cial de apun­ta­lar el Gru­po de Pue­bla fue segui­da con cam­bian­tes gui­ños hacia todos los públi­cos. La prin­ci­pal ofren­da a la dere­cha fue la con­de­na a Vene­zue­la, acep­tan­do un infor­me ses­ga­do de Bache­let que des­co­no­ce la exis­ten­cia de las mis­mas irre­gu­la­ri­da­des en los paí­ses que vota­ron la sanción.

Alber­to ava­ló los cues­tio­na­mien­tos al gobierno boli­va­riano para bus­car un sos­tén del Depar­ta­men­to de Esta­do en las nego­cia­cio­nes con el FMI. Argen­ti­na podía suma­se a la abs­ten­ción de Méxi­co, pero optó por los con­se­jos de Mas­sa y la renun­cia de Ali­cia Castro.

Fer­nán­dez atem­pe­ró inme­dia­ta­men­te esa deci­sión con el recha­zo a des­co­no­cer las pró­xi­mas elec­cio­nes de Vene­zue­la. Pos­te­rior­men­te acen­tuó el ale­ja­mien­to del Gru­po de Lima, par­ti­ci­pan­do acti­va­men­te en el regre­so de Evo a Boli­via. Con­vie­ne recor­dar que en pleno gol­pe de esta­do, el pre­si­den­te argen­tino le sal­vó la vida a su par del Alti­plano, median­te un ries­go­so ope­ra­ti­vo de auxi­lio internacional.

Fren­te a con­duc­tas tan cam­bian­tes: ¿cómo debe­ría carac­te­ri­zar­se al gobierno actual? Es evi­den­te que no com­par­te el signo dere­chis­ta de su ante­ce­sor y que tran­si­ta por sen­de­ro muy dis­tan­te de la radi­ca­li­dad de Evo o Chá­vez. Es afín al rum­bo que inau­gu­ra­ron Nés­tor y Cris­ti­na, pero en un con­tex­to eco­nó­mi­co-social muy dife­ren­te. Por el momen­to Alber­to se ubi­ca en el cua­dran­te más mode­ra­do del progresismo.

Nadie sabe qué tipo de pero­nis­mo pre­va­le­ce­rá con Fer­nán­dez. El jus­ti­cia­lis­mo inclu­yó his­tó­ri­ca­men­te varian­tes de nacio­na­lis­mo con refor­mas socia­les, viru­len­cia dere­chis­ta, vira­jes neo­li­be­ra­les y rum­bos refor­mis­tas. Menem y Kirch­ner fue­ron los expo­nen­tes más lla­ma­ti­vos de ese prag­ma­tis­mo, que aún no madu­ró una moda­li­dad sin­gu­lar en Alberto.

El ofi­cia­lis­mo con­ti­núa alber­gan­do a una coa­li­ción de figu­ras dere­chis­tas y acti­vos mili­tan­tes de movi­mien­tos popu­la­res. Ese entra­ma­do ha coexis­ti­do bajo la ambi­va­len­te y pasi­va con­duc­ción pre­si­den­cial. Pero ya se obser­van indi­cios de una estra­te­gia más acti­va que el sim­ple aguan­te has­ta las elec­cio­nes. El ofi­cia­lis­mo se ale­ja de la resig­na­ción que sepul­tó a Dil­ma en Bra­sil y de la trai­ción que des­ba­rran­có a Lenin Moreno en Ecuador.

DESTITUYENTES Y DESMOVILIZACIÓN POPULAR

El rum­bo del gobierno tien­de a defi­nir­se por su con­duc­ta fren­te a las pro­vo­ca­cio­nes de la dere­cha. Duran­te la mayor par­te del año la opo­si­ción estu­vo coman­da­da por los sec­to­res que pro­pi­cian accio­nes des­ti­tu­yen­tes. Con ese obje­ti­vo des­es­ta­bi­li­za­dor ener­va­ron a su base social bus­can­do ins­ta­lar una agen­da de caos.

La embes­ti­da fue incan­sa­ble duran­te lapan­de­mia. Los res­pon­sa­bles de la degra­da­ción del Minis­te­rio de Salud acu­sa­ron al gobierno de impre­vi­sión. Sub­ra­ya­ron inefi­cien­cias sin ofre­cer alter­na­ti­vas y omi­tie­ron la afi­ni­dad con el ofi­cia­lis­mo en sus ges­tio­nes pro­vin­cia­les. Fren­te a la pro­xi­mi­dad de la vacu­na tan­tean nue­vas opcio­nes de des­áni­mo (“nada fun­cio­na­rá”, “la apli­ca­ción rusa es peli­gro­sa”, “hay corrup­ción en las com­pras”), pero ya cho­can con la gene­ra­li­za­da espe­ran­za de supe­rar la infección.

La dere­cha no se limi­tó a denun­ciar la «infec­ta­du­ra». Con­vo­có mar­chas anti-todo para cues­tio­nar la cua­ren­te­na, la fal­ta de segu­ri­dad y la refor­ma judi­cial. Aglu­ti­nó una amplia varie­dad de ener­gú­me­nos e inten­tó des­le­gi­ti­mar el Par­la­men­to, para judi­cia­li­zar su fun­cio­na­mien­to y poner en duda los comi­cios. Tra­tó tam­bién de vol­tear la refor­ma judi­cial para pro­te­ger los des­fal­cos de Macri y apun­ta­lar un even­tual poder sus­ti­tu­to del Eje­cu­ti­vo. Fomen­tó, ade­más, la rebe­lión poli­cial a tra­vés de la red de exo­ne­ra­dos y reti­ra­dos que admi­nis­tra los nego­cios de la Bonaerense.

Pero su car­ta pre­di­lec­ta ha sido la ero­sión de la eco­no­mía. Incen­ti­vó el terro­ris­mo de mer­ca­do, el tem­blor del dólar y el páni­co de los peque­ños aho­rris­tas. Sugi­rió inclu­so que el Ban­co Cen­tral se apro­pia­ría de los depó­si­tos en divi­sas para resu­ci­tar la pesa­di­lla del corra­li­to entre la empo­bre­ci­da cla­se media.

La dere­cha ha impues­to un cli­ma de atur­di­mien­to neo­li­be­ral coti­diano con las men­ti­ras que difun­den los prin­ci­pa­les medios de comu­ni­ca­ción. Fal­sea una y otra vez el con­te­ni­do del impues­to a las gran­des for­tu­nas, afir­man­do que pena­li­za­rá a la cla­se media cuan­do sólo afec­ta a menos de 10.000 per­so­nas. Tam­bién des­po­tri­ca con­tra un ajus­te que atri­bu­ye al gobierno y que en los hechos siem­pre ha pro­pi­cia­do. Para soca­var a su adver­sa­rio se indig­na con sus pro­pias propuestas.

Pero los des­ti­tu­yen­tes afron­tan serios lími­tes para lograr sus obje­ti­vos. La mar­gi­na­li­dad polí­ti­ca del ejér­ci­to les impi­de con­ce­bir el gol­pe mili­tar que con­su­ma­ron en Boli­via y el des­pres­ti­gio del poder judi­cial anu­la el pro­ta­go­nis­mo que tuvie­ron los tri­bu­na­les en Bra­sil. En el Con­gre­so sólo pue­den obs­truir algu­nas leyes. Han logra­do una iné­di­ta irrup­ción en las calles, pero los ban­de­ra­zos sin nor­te se des­gas­tan y ya son minoritarios.

El blo­que reac­cio­na­rio afron­ta, ade­más, una seria cri­sis de lide­raz­go interno. El gene­ra­li­za­do recha­zo al pará­si­to que ocu­pó la pre­si­den­cia, que­dó con­so­li­da­do duran­te su paseo por Euro­pa duran­te la pan­de­mia. La dispu­ta entre hal­co­nes (Macri, Bull­rich) y palo­mas (Carrio, Larre­ta, Vidal) retra­ta los temo­res que sus­ci­ta la pró­xi­ma ron­da elec­to­ral. Esa fal­ta de cohe­sión incen­ti­va el pro­ta­go­nis­mo de los deli­ran­tes que divi­di­rán el voto opo­si­tor (Espert, Milei).

Los res­que­mo­res den­tro de las pro­pias filas dere­chis­tas aumen­tan tam­bién con los insul­tos a los docen­tes. Sólo a una tilin­ga el PRO pue­de pre­sen­tar a los maes­tros como una sub­cla­se de pobres, vie­jos, zur­dos y fracasados.Sin el sos­tén ideo­ló­gi­co de loa gran­des medios de comu­ni­ca­ción, los des­va­ríos eli­tis­tas de la dere­cha afron­ta­rían repu­dios de mayor porte.

El lugar pro­ta­gó­ni­co que ocu­pó todo el espec­tro de con­ser­va­do­res y reac­cio­na­rios se expli­ca tam­bién por la infre­cuen­te des­mo­vi­li­za­ción popu­lar que impe­ró duran­te el año. La pan­de­mia afec­tó a los sin­di­ca­tos, en un mar­co de gran retrac­ción de las luchas y deman­das de las orga­ni­za­cio­nes socia­les. La infec­ción des­ar­ti­cu­ló el fun­cio­na­mien­to de esos movi­mien­tos, obs­tru­yó la deli­be­ra­ción, impi­dió las asam­bleas y aco­tó las mani­fes­ta­cio­nes. En este esce­na­rio la CGT y la UIA acor­da­ron reba­jas sala­ria­les del 25%.

Por pri­me­ra vez en mucho tiem­po tam­bién el gobierno en fun­cio­nes pudo des­em­ba­ra­zar­se de la pre­sión direc­ta que impo­ne la movi­li­za­ción social. Si ese dato se revier­te el pano­ra­ma polí­ti­co muta­rá en for­ma súbita.

EL VIRAJE EN AMERICA LATINA

El cli­ma regio­nal de res­tau­ra­ción con­ser­va­do­ra que rodeó la asun­ción de Fer­nán­dez ha cam­bia­do abrup­ta­men­te en los últi­mos dos meses. Ese giro comen­zó con el arro­lla­dor triun­fo del MAS en Boli­via que superó la elec­ción pre­ce­den­te de Evo. Los 20 pun­tos de dife­ren­cia con­fir­ma­ron que el mis­mo triun­fo se habría veri­fi­ca­do fren­te a una can­di­da­tu­ra uni­fi­ca­da de la dere­cha. El gol­pe mili­tar ha que­da­do rever­ti­do en for­ma ful­mi­nan­te y el retorno del gobierno derro­ca­do se con­su­mó en tiem­po récord.

La con­tun­den­cia de la vic­to­ria elec­to­ral impi­dió el frau­de o des­co­no­ci­mien­to de los comi­cios. Tam­po­co pros­pe­ró la ame­na­za de bal­ca­ni­zar el país con manio­bras de los fas­cis­tas san­ta­cru­ce­ños. La dic­ta­du­ra que­dó fago­ci­ta­da por su desas­tro­sa ges­tión de la pan­de­mia y por un fes­ti­val de corrup­ción que enfu­re­ció a la cla­se media. El arro­lla­dor triun­fo en las urnas fue a su vez el resul­ta­do direc­to de una gran bata­lla en las rutas. El ejér­ci­to no se atre­vió a repri­mir los masi­vos blo­queos que impu­sie­ron la rea­li­za­ción de los comicios.

Nue­va­men­te que­dó con­fir­ma­da la enor­me capa­ci­dad arti­cu­la­do­ra del MAS, que cen­tra­li­za una coa­li­ción de movi­mien­tos de lucha direc­ta y acción elec­to­ral. La dere­cha no pudo des­truir ese archi­pié­la­go de orga­ni­za­cio­nes socia­les, que man­tu­vo su pre­sen­cia legis­la­ti­va mayo­ri­ta­ria en medio del terror gol­pis­ta. Una nue­va gene­ra­ción de diri­gen­tes acce­de aho­ra a la con­duc­ción del gobierno, en el cli­ma de eufo­ria obser­va­do duran­te la masi­va recep­ción a Evo.

Los gol­pis­tas no sólo esca­pan en for­ma des­ban­da­da. El enjui­cia­mien­to de los res­pon­sa­bles de las masa­cres comien­za a rever­tir el esce­na­rio de law­fa­re con­tra el pro­gre­sis­mo. La ver­da­de­ra jus­ti­cia retor­na a Latinoamérica.

El segun­do epi­cen­tro de la trans­for­ma­ción en cur­so se loca­li­za en Chi­le. El resul­ta­do de la con­sul­ta sobre la Cons­ti­tu­ción fue tan impac­tan­te como el fes­te­jo popu­lar. Esa vic­to­ria es una con­se­cuen­cia direc­ta de las movi­li­za­cio­nes que per­sis­tie­ron en la adver­si­dad de la pan­de­mia. La infec­ción no disua­dió la con­ti­nua­da pre­sen­cia de los mili­tan­tes en las calles y la con­si­guien­te con­quis­ta de varios logros que anti­ci­pa­ron el éxi­to de la con­sul­ta (reti­ro del 10% de fon­dos de las AFP, prohi­bi­ción de la sus­pen­sión de los ser­vi­cios de luz).

Los jóve­nes fue­ron los prin­ci­pa­les artí­fi­ces de la vic­to­ria, en un ple­bis­ci­to que alcan­zó el 80- 90% de apro­ba­ción en las comu­nas popu­la­res. Ese triun­fo ha cos­ta­do dece­nas de muer­tos, cen­te­na­res de muti­la­cio­nes y miles de atro­pe­llos come­ti­dos por gen­dar­mes, que dis­pa­ra­ron a los ojos y lan­za­ron jóve­nes al río. Chi­le ha des­per­ta­do defi­ni­ti­va­men­te con mani­fes­tan­tes deci­di­dos a ente­rrar el lega­do del pino­che­tis­mo. Ya empie­zan a vis­lum­brar­se los resul­ta­dos de la lar­ga lucha que ini­cia­ron los pin­güi­nos (2006), con­ti­nua­ron los estu­dian­tes (2011) y coro­nó toda la pobla­ción en la insu­rrec­ción social coti­dia­na del últi­mo año.

Aho­ra se abre el camino para des­mon­tar las tram­pas que obs­tru­yen la ins­ta­la­ción de la Cons­ti­tu­yen­te sobe­ra­na y demo­crá­ti­ca, que sepul­ta­rá el régi­men neo­li­be­ral de des­igual­dad, edu­ca­ción pri­va­da y endeu­da­mien­to familiar.

La ter­ce­ra pie­za del nue­vo pano­ra­ma regio­nal se sitúa en Perú. Un esta­lli­do espon­tá­neo y masi­vo de des­con­ten­to impu­so la ful­mi­nan­te renun­cia del repre­sor Merino. Tam­bién allí los jóve­nes con­vo­ca­dos por las redes socia­les fue­ron pro­ta­go­nis­tas de la suble­va­ción con­tra el régi­men ins­tau­ra­do en 1992. Ese sis­te­ma ase­gu­ró la con­ti­nui­dad eco­nó­mi­ca del neo­li­be­ra­lis­mo, median­te una expe­di­ti­va rota­ción de pre­si­den­tes des­pla­za­dos por el Parlamento.

Todas las fala­cias del cre­ci­mien­to y la inver­sión perua­nos salie­ron a flo­te duran­te la pan­de­mia. Se veri­fi­có la mag­ni­tud de la pre­ca­rie­dad labo­ral, en el país que exhi­be la mayor leta­li­dad del pla­ne­ta. La indig­na­ción popu­lar esta­lló con­tra los fuji­mo­ris­tas, libe­ra­les y apris­tas que han dispu­tado en for­ma des­pia­da­da la tor­ta de los des­fal­cos. La des­car­na­da codi­cia empu­jó a cin­co pre­si­den­tes a la cár­cel y a uno al suicidio.

Duran­te varios días se vivió en Perú un esce­na­rio pare­ci­do al 2001 de Argen­ti­na. La demo­li­ción final de la pre­si­den­cia fue pre­ci­pi­ta­da por el ase­si­na­to de dos estu­dian­tes. Pero al igual que en Chi­le la deman­da de una Asam­blea Cons­ti­tu­yen­te empu­ja aho­ra al fin de un régi­men, que comen­za­rá a nau­fra­gar en las elec­cio­nes del pró­xi­mo año.

Las tres gran­des irrup­cio­nes popu­la­res de la región han apun­ta­la­do tam­bién las movi­li­za­cio­nes en Colom­bia, que reto­ma la inte­rrum­pi­da revuel­ta del 2019. Las pro­tes­tas se extien­den con­tra el terro­ris­mo de esta­do de los gru­pos para­mi­li­ta­res que en el cur­so de este año ulti­ma­ron a 225 militantes.

El pol­vo­rín lati­no­ame­ri­cano tam­bién impac­tó sobre Gua­te­ma­la, que fue sacu­di­da por mul­ti­tu­di­na­rias pro­tes­tas con­tra el recor­te de las par­ti­das socia­les del pre­su­pues­to. En todos los rin­co­nes del hemis­fe­rio emer­ge la mis­ma indig­na­ción calle­je­ra con­te­ni­da duran­te la pandemia.

Este nue­vo cli­ma de la región tam­bién se obser­vó en la derro­ta sufri­da por el Bol­so­na­ris­mo en las elec­cio­nes pro­vin­cia­les. La dema­go­gia asis­ten­cia­lis­ta del alo­ca­do man­da­ta­rio no dio resul­ta­do y sus can­di­da­tos fue­ron aplas­ta­dos, crean­do un nue­vo mar­co para el des­pla­za­mien­to del ex capi­tán. Ese vira­je es apun­ta­la­do por la recu­pe­ra­ción de la izquier­da, bajo el nue­vo lide­raz­go de jóve­nes, movi­mien­tos socia­les y par­ti­dos radi­ca­li­za­dos (como el PSOL) que con­ver­gen con la con­ti­nua­da gra­vi­ta­ción de Lula y el PT.

En este esce­na­rio las agre­sio­nes impe­ria­les afron­tan serios esco­llos. La derro­ta de Trump (y la con­si­guien­te eyec­ción de la ultra­de­re­cha) ponen en aprie­tos a muchos cons­pi­ra­do­res. El escan­da­lo­so pro­ce­so elec­to­ral de Esta­dos Uni­dos redu­ce los már­ge­nes del Depar­ta­men­to de Esta­do para impug­nar los comi­cios en los paí­ses hos­ti­li­za­dos. A la OEA no le resul­ta­rá sen­ci­llo obje­tar esta vez las elec­cio­nes de Venezuela.

La actual secue­la de alza­mien­tos popu­la­res en Amé­ri­ca Lati­na podría mar­car el reini­cio de la olea­da de rebe­lio­nes regis­tra­da a prin­ci­pio del mile­nio. La pan­de­mia está deto­nan­do ese mis­mo tipo de levan­ta­mien­tos. Boli­via repi­te su pro­ta­go­nis­mo, mien­tras que Chi­le o Perú comien­zan a ocu­par el lugar que hace dos déca­das tuvie­ron Ecua­dor, Argen­ti­na y Vene­zue­la. Se apro­xi­ma un nue­vo capí­tu­lo del ciclo progresista.

LOS EFECTOS SOBRE ARGENTINA

Las vic­to­rias popu­la­res en la región pro­pi­nan un gol­pe demo­le­dor a la res­tau­ra­ción con­ser­va­do­ra. Piñe­ra ges­tio­na en sole­dad, los fun­cio­na­rios de Añez huyen para elu­dir los tri­bu­na­les, Uri­be pasó varias sema­nas en pri­sión domi­ci­lia­ria, Lenin Moreno sobre­vi­ve en un tobo­gán des­cen­den­te y Guai­dó se ha que­da­do sin cóm­pli­ces. Este gene­ra­li­za­do retro­ce­so de los figu­ro­nes de la reac­ción soca­va drás­ti­ca­men­te los pro­yec­tos des­ti­tu­yen­tes en Argen­ti­na. Macri y Bull­rich pier­den alia­dos y comien­zan a enfren­tar un con­tex­to adverso.

Pero el prin­ci­pal efec­to de las rebe­lio­nes lati­no­ame­ri­ca­nas se veri­fi­ca en el movi­mien­to social. Los éxi­tos obte­ni­dos en paí­ses tan pró­xi­mos incen­ti­van en Argen­ti­na la recu­pe­ra­ción de la movi­li­za­ción por aba­jo. Perú, Boli­via y Chi­le han demos­tra­do cómo obte­ner vic­to­rias en las calles.

Duran­te el 2020 ese ámbi­to de con­fron­ta­ción direc­ta sólo estu­vo ocu­pa­do en el país por los ban­de­ra­zos de la dere­cha y las res­pues­tas del pero­nis­mo (17 de octu­bre, home­na­jes a Nés­tor Kirch­ner). Se impo­ne reto­mar aho­ra las movi­li­za­cio­nes por deman­das socia­les y democráticas.

Argen­ti­na con­ti­núa care­cien­do de una refe­ren­cia efec­ti­va de la izquier­da para apun­ta­lar esos logros y avan­zar en la cons­truc­ción del pro­yec­to alter­na­ti­vo. Ese obje­ti­vo afron­ta actual­men­te dos obs­tácu­los simé­tri­cos. Por un lado, exis­te una fuer­te ten­den­cia a la subor­di­na­ción al gobierno con la con­si­guien­te jus­ti­fi­ca­ción de lo inad­mi­si­ble. Man­te­ner­se en silen­cio fren­te al des­alo­jo de Guer­ni­ca o con­va­li­dar el recor­te de las jubi­la­cio­nes (con dis­pa­ra­ta­dos argu­men­tos de irre­le­van­cia de la infla­ción) cons­ti­tu­yen ejem­plos de esa actitud.

En el flan­co opues­to se ubi­ca la estre­chez sec­ta­ria. Su mani­fes­ta­ción más recien­te ha sido pro­pi­ciar la abs­ten­ción en el Par­la­men­to fren­te al impues­to a las gran­des for­tu­nas a fin de “no encu­brir el ajus­te”. Con ese cri­te­rio habría que rehuir todos los logros demo­crá­ti­cos y mejo­ras socia­les. Bajo la admi­nis­tra­ción capi­ta­lis­ta del esta­do esos avan­ces son siem­pre insu­fi­cien­tes y es equi­vo­ca­do des­co­no­cer­los argu­men­tan­do que “encu­bren” la con­ti­nui­dad de la opresión.

Con­vie­ne tam­bién recor­dar que las pro­pias con­quis­tas obte­ni­das por la izquier­da invo­lu­cran la implí­ci­ta acep­ta­ción de otros males y ese dato no inva­li­da lo con­se­gui­do. Estas dis­yun­ti­vas reapa­re­cen fren­te al inmi­nen­te tra­ta­mien­to del abor­to. ¿Habrá que abs­te­ner­se y pre­sen­tar un pro­yec­to pro­pio tam­bién este caso para “no enmas­ca­rar el ajuste”?

En el esce­na­rio actual resul­ta indis­pen­sa­ble dis­tin­guir las vetas con­ser­va­do­ras de las ini­cia­ti­vas pro­gre­sis­tas del gobierno. La cons­truc­ción polí­ti­ca de la izquier­da sólo pue­de pros­pe­rar, com­bi­nan­do ese reco­no­ci­mien­to con el impul­so de todas las ini­cia­ti­vas de movilización.

Son tan valio­sos los movi­mien­tos que no bajan sus ban­de­ras (asam­blea de auto-con­vo­ca­to­ria de la deu­da exter­na), como las nove­do­sas expe­rien­cias pro­duc­ción agra­ria coope­ra­ti­va que con­fron­tan con los pode­ro­sos (pro­yec­to Arti­gas de Entre Ríos). Con diver­sas accio­nes para apun­ta­lar la redis­tri­bu­ción del ingre­so se irá mol­dean­do el pro­yec­to popu­lar que nece­si­ta el país.

29-11-2020.

RESUMEN

La des­pe­di­da del que­ri­do fut­bo­lis­ta coro­nó un año sig­na­do por las osci­la­cio­nes del gobierno en la ges­tión de la eco­no­mía y la pan­de­mia. El ofi­cia­lis­mo se ubi­ca en el cua­dran­te más con­ser­va­dor del pro­gre­sis­mo fren­te a la dere­cha des­ti­tu­yen­te, en un mar­co de infre­cuen­te des­mo­vi­li­za­ción. La nue­va olea­da de rebe­lio­nes en Amé­ri­ca Lati­na impac­ta sobre el país faci­li­tan­do el des­pe­gue de un pro­yec­to popular. 


[1] Eco­no­mis­ta, inves­ti­ga­dor del CONICET, pro­fe­sor de la UBA, miem­bro del EDI. Su pági­na web es: www​.lahai​ne​.org/​k​atz

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *