Para­guay. Habla Miriam Villal­ba, madre de una de las niñas ase­si­na­das por el ejér­ci­to paraguayo

Por María Torre­llas, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 28 de noviem­bre de 2020.

Miriam Villal­ba, es una joven abo­ga­da naci­da en Para­guay y que aho­ra vive en Argen­ti­na. Recien­te­men­te su nom­bre ha adqui­ri­do publi­ci­dad, debi­do a que es la mamá de Lilian Maria­na y la tía de María Car­men, las niñas argen­ti­nas ase­si­na­das cruel­men­te por el gobierno para­gua­yo. La entre­vis­ta­mos des­pués de una acti­vi­dad soli­da­ria en Bue­nos Aires y con ella hemos que­ri­do reco­ger la ver­sión real de los trá­gi­cos hechos y saber cómo está afron­tan­do este duro pre­sen­te: 

-Gra­cias por el espa­cio que me están brin­dan­do para dar la ver­sión como fami­lia de lo que ha suce­di­do con mi hija Lilian y mi sobri­na María. ¿Cómo estoy? For­ta­le­ci­da, siguien­do la lucha. Las niñas me dan fuer­za para seguir pelean­do, para pedir jus­ti­cia, aun­que noso­tras no espe­ra­mos nada del gobierno para­gua­yo. Esta­mos hacien­do los recla­mos a nivel inter­na­cio­nal para que nun­ca más suce­da esto con­tra dos niñas de 11 años que no eran beli­ge­ran­tes, para que no sean víc­ti­mas de la bes­tia­li­dad por par­te de fuer­zas militares. 

-¿Como ocu­rrió exac­ta­men­te ese cri­men de lesa huma­ni­dad al que los medios hege­mó­ni­cos al ser­vi­cio del gobierno para­gua­yo tra­tan de tergiversar?

-Mis niñas nacie­ron en Clo­rin­da (For­mo­sa, Argen­ti­na), tie­nen his­to­ria lar­ga de per­se­cu­cio­nes a la fami­lia. Por esa situa­ción tuvi­mos que pasar, bus­can­do un mejor lugar, algo más tran­qui­lo para que pue­dan cre­cer nues­tros niños de mane­ra más nor­mal. Esa situa­ción hizo que pase­mos del otro lado, a Clo­rin­da, ahí nació en 2008 Lilian y en 2009 María. Tuvi­mos una tra­ge­dia gran­de, mata­ron a mi sobrino en situa­cio­nes dudo­sas, él decía que la patru­lla para­gua­ya pasa­ba y le fumi­ga­ron algo y de un día para el otro esta­ba muer­to. Esta­ba con la boca lle­na de bur­bu­jas, des­pués de eso en vis­ta de los aco­sos con la Pre­fec­tu­ra y la Gen­dar­me­ría de Clo­rin­da, noso­tros pasa­mos a nues­tro terri­to­rio. Bus­ca­mos lugar don­de vivir, está­ba­mos más aco­sa­dos que nun­ca por la fuer­za repre­si­va de Para­guay y nos asen­ta­mos en Misio­nes, don­de hemos vivi­do des­de hace 11 años. Las niñas hicie­ron la escue­la ahí des­de sali­ta de 4 has­ta 4 y 5º gra­do de la escue­la. Ellas que­rían cono­cer a sus padres. Fue una deci­sión fami­liar muy dura que asu­mi­mos, había posi­bi­li­dad de que pudie­ran cono­cer a sus padres, por­que ellas no tenían con­tac­to, no tenían con­tac­to con ellos. Que­rían cono­cer­los, y cum­plien­do sus sue­ños fue­ron a Para­guay. Cuan­do ter­mi­na­ron las cla­ses se fue­ron, estu­vie­ron con sus padres y que­da­ron allá, del lado de Para­guay por la pan­de­mia. No pudi­mos hacer­las pasar de regre­so. Des­pués, ya nos ente­ra­mos, fue­ron secues­tra­das. El 2 de sep­tiem­bre fue­ron que­ma­das vivas, tor­tu­ra­das, fue­ron eje­cu­ta­das esas niñas. Eso se des­pren­de de lo que el pro­pio gobierno expi­dió y publi­có por todos los medios nacio­na­les de Para­guay. Mos­tra­ron los cuer­pos acri­bi­lla­dos de las niñi­tas, ni siquie­ra res­pe­ta­ron el dere­cho de los niños.

-Que hicis­te enton­ces? ¿Via­jas­te al Paraguay?

‑Des­pués de eso ya toma­mos inter­ven­ción como fami­lia. Nos ente­ra­mos de los trá­gi­cos suce­sos, por el Cón­sul que está en Para­guay por­que se comu­ni­có con­mi­go para pedir coope­ra­ción para iden­ti­fi­car las hue­llas dac­ti­la­res. Revi­san­do los datos que tenía el RENAPER me dicen que se tra­ta­ba de mi hija y mi sobri­na. A par­tir de eso nos move­mos como fami­lia para recu­pe­rar los cuer­pi­tos, nos pre­sen­ta­mos allá y por aho­ra no nos dejan pre­sen­tar ni como víc­ti­mas ni como nada. Lue­go de ser eje­cu­ta­das ese 2 de sep­tiem­bre sin tener la iden­ti­dad, fue­ron tira­das en una fosa común en una bol­sa de plás­ti­co, des­nu­das, se que­mó el supues­to uni­for­me gue­rri­lle­ro que tenían. Eso decía la opi­nión públi­ca. Pero en la reali­dad, con sus cuer­pos lle­nos de san­gre se des­hi­cie­ron de todas las evi­den­cias. El gobierno para­gua­yo sos­tie­ne que se tra­ta de dos per­so­nas adul­tas. El médi­co foren­se que inter­vino, el Doc­tor Ferrei­ra dijo que se tra­ta­ba de chi­cas de 15 o 17 años, pero al final , se hizo la exhu­ma­ción, por los recla­mos que hici­mos la fami­lia, orga­nis­mos inter­na­cio­na­les y auto­ri­da­des de Argen­ti­na y se pro­ce­dió a la exhu­ma­ción a los efec­tos de com­pro­bar la edad. Otro médi­co foren­se deter­mi­nó que sí, que real­men­te se tra­ta de niñas de 11 años. Lue­go, nos entre­ga­ron los cuer­pi­tos a mi her­mano y a la abo­ga­da de la fami­lia. Ahí la revi­sión rápi­da se cons­ta­tó que los cuer­pos esta­ban lle­nos de cor­tes, tajos en el mus­lo, tenían cor­tes en los cue­llos como deca­pi­ta­mien­to, no tenían dien­tes, esta­ban lle­nas de gol­pes, los dos cuer­pi­tos tenían que­ma­du­ras. En vis­ta de esa situa­ción soli­ci­ta­mos una nue­va autop­sia del Equi­po Antro­po­ló­gi­co Foren­se Argen­tino para que reali­cen una autop­sia obje­ti­va pero no lo logra­mos. Como te dije la auto­ri­dad para­gua­ya y sus fis­ca­lías no per­mi­ten el acce­so a la fami­lia, ni siquie­ra auna copia de lo que está en la car­pe­ta. Has­ta aho­ra segui­mos pelean­do, hici­mos denun­cia en los orga­nis­mos inter­na­cio­na­les como el Comi­té de Niños de Gine­bra, las Nacio­nes Uni­das, esta­mos pre­sio­nan­do para que entre el Equi­po Antro­po­ló­gi­co y se sepa real­men­te que hicie­ron con nues­tras niñas. 

Jus­ta­men­te este 2511 par­ti­ci­pas­te de un acto que hici­mos fren­te a la Emba­ja­da domi­ni­ca­na por las her­ma­nas Mira­bal. Fíja­te que el caso de las her­ma­nas tie­ne mucho simi­li­tud, fue­ron tor­tu­ra­das y ase­si­na­das y y ade­más se encu­brió la muer­te. Inclu­so se sos­tu­vo mucho tiem­po que se tra­tó de un acci­den­te de trán­si­to por­que pri­me­ro las matan y lue­go las meten en un coche y a ese coche lo des­ba­rran­can. Enton­ces, pare­ce que es un modus ope­ran­di de las dic­ta­du­ras, de los pode­res esta­ta­les patriar­ca­les que cas­ti­gan a las niñas y muje­res por tener que ver con la lucha. En el caso de ellas, esa per­se­cu­ción del esta­do para­gua­yo no es solo con la fami­lia, ya que ocu­rre en ese país con todas las per­so­nas que son repre­sa­lia­das por luchar. 

-Asi­mis­mo María, noso­tros tuvi­mos una dic­ta­du­ra de 35 años que cau­so mucho daños, repre­sión muer­te, des­apa­ri­cio­nes y no debe­mos olvi­dar que el pre­si­den­te para­gua­yo Mario Abdo Bení­tez fue secre­ta­rio pri­va­do de Alfre­do Stroess­ner. O sea es la mis­ma línea de Stroess­ner que ha per­se­gui­do niñas y niñas, vio­lan­do, eje­cu­tan­do, es muy cono­ci­do su modus ope­ran­di. Abdo Bení­tez sigue la mis­ma línea. Las­ti­mo­sa­men­te esta­mos en esa situa­ción y nin­gu­na orga­ni­za­ción de Para­guay se ani­ma a denun­ciar esta situa­ción, a recla­mar nada por la repre­sa­lia que sufren. El pue­blo para­gua­yo que­dó en silen­cio des­pués de la dic­ta­du­ra, había mucho mie­do de la per­se­cu­ción, no hemos logra­do rom­per esa barre­ra. Con rela­ción a la eje­cu­ción de las niñas, unas muje­res indig­na­das se mani­fes­ta­ron fren­te al pan­teón, algu­nos artis­tas tam­bién, un escri­tor muy mayor, y ese día fue­ron indi­vi­dua­li­za­das pro­ce­sa­das y otras estu­vie­ron en pri­sión por ese hecho. Lue­go tuvie­ron que salir del país. Esa es la for­ma y el modus ope­ran­dis que se uti­li­za toda­vía en Paraguay. 

-Como fami­lia han pedi­do el refu­gio en Argen­ti­na, que es una figu­ra que los pro­te­ge­ría judi­cial­men­te de este aco­so del esta­do dic­ta­to­rial para­gua­yo. ¿Cómo está ese trámite? 

-Jus­ta­men­te, en vis­ta de que el esta­do para­gua­yo, el gobierno de Mario Abdo Bení­tez está en la ONU, salió a decir que la res­pon­sa­bi­li­dad es de la fami­lia, o sea que noso­tros tene­mos la cul­pa de que las niñas estu­vie­ron ahí, por ser mili­tan­tes somos cul­pa­bles de que las secues­tra­ron, las vio­la­ran, las tor­tu­ra­ran. Nos per­si­guen como fami­lia, pese a que vivi­mos hace 11 años en Argen­ti­na. Tene­mos muchas cau­sas allá, por eso soli­ci­ta­mos refu­gio polí­ti­co en Argen­ti­na. Está en trá­mi­te, y me atre­ve­ría a decir que es un trá­mi­te avan­za­do. Esta­mos por buen camino, como dijis­te tene­mos segu­ri­dad jurí­di­ca, por­que aún la posi­bi­li­dad de des­apa­re­cer, matar a nues­tros niños siem­pre exis­te. Sabe­mos cómo tra­ba­jan las fuer­zas mili­ta­res en coope­ra­ción en las fronteras. 

Noso­tras no des­can­sa­re­mos has­ta que se haga jus­ti­cia, las cica­tri­ces que­dan, el dolor que­da pero hay que seguir adelante 

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *