Migran­tes. Fami­lias afri­ca­nas bus­can a sus des­apa­re­ci­dos de la ruta canaria

Por Daniel Millet, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 27 de noviem­bre de 2020.

Un fran­cés y dos cana­rias crean una red para ayu­dar a cien­tos de per­so­nas a hallar a fami­lia­res per­di­dos en la tra­ve­sía a las Islas.

El mar­fi­le­ño Dieu lle­va días en Daj­la (Sáha­ra Occi­den­tal) a la espe­ra de noti­cias de su hija. Ya no sabe a quién acu­dir para encon­trar algu­na infor­ma­ción. No quie­re faci­li­tar el nom­bre de la menor por­que la madre, que se que­dó en Cos­ta de Mar­fil, no sabe que su mari­do la bus­ca. Con solo 9 años, la niña reco­rrió jun­to a una veci­na más de 3.000 kiló­me­tros para alcan­zar las cos­tas del Sáha­ra Occi­den­tal, des­de don­de poder via­jar a Cana­rias de for­ma clan­des­ti­na. A la deses­pe­ra­ción de no encon­trar a su hija se une el sen­ti­mien­to de cul­pa por dejar­la mar­char. Lo hizo para evi­tar que sufrie­ra la muti­la­ción geni­tal, una prác­ti­ca prohi­bi­da por las Nacio­nes Uni­das al aten­tar con­tra los dere­chos de las muje­res que se prac­ti­ca en muchos paí­ses africanos.

Es solo uno de los cien­tos de nom­bres que se acu­mu­lan en la lis­ta de Her­vé Akoun. Este fran­cés de ori­gen mar­fi­le­ño que resi­de en Niza, al sur­es­te de Fran­cia, ha ini­cia­do una tarea titá­ni­ca: ayu­dar a los afri­ca­nos que bus­can de for­ma deses­pe­ra­da a fami­lia­res que se embar­ca­ron en la ruta migra­to­ria hacia Cana­rias. Algu­nos al menos saben que sus des­apa­re­ci­dos toca­ron tie­rra pero otros ni siquie­ra saben si lle­ga­ron a las Islas, fra­ca­sa­ron antes de par­tir o se per­die­ron en la inmen­si­dad del Atlán­ti­co. Inclu­so hay un caso, el de un joven de Cos­ta de Mar­fil, al que su fami­lia bus­ca des­de noviem­bre de 2017. “Todos los días reci­bo alre­de­dor de 40 men­sa­jes y la mis­ma can­ti­dad de lla­ma­das de Áfri­ca y Euro­pa. Con­tac­tan pre­gun­tan­do por sus hijos, sobri­nos, novios, ami­gos… Seres que­ri­dos con los que no han vuel­to a con­tac­tar. Ima­gí­ne­se qué sufri­mien­to”, rela­ta Akoun.

De for­ma espon­tá­nea, Her­vé Zogoué Akoun mon­tó hace unas sema­nas una red de cola­bo­ra­do­res para ayu­dar a estas fami­lias afri­ca­nas de Sene­gal, Gui­nea, Cos­ta de Mar­fil, Mali y Mau­ri­ta­nia. Fue gra­cias a la pági­na que Akoun abrió en Face­book y en la que desa­rro­lla, jun­to a un blog del mis­mo títu­lo, par­te de su tra­ba­jo como acti­vis­ta de los dere­chos huma­nos. El per­fil se lla­ma Pro­té­geons Les Migrants, Pas Les Fron­tiè­res (Pro­te­ger a los migran­tes, no a las fron­te­ras) y el fran­cés ya cuen­ta con la cola­bo­ra­ción de dos cana­rias, Sara Fresno y María Ouko, ambas tam­bién resi­den­tes en Fran­cia. “Nos con­tac­ta­mos por la red social y están sien­do de gran ayu­da para inten­tar loca­li­zar a estos jóve­nes afri­ca­nos que no se sabe dón­de están”, ase­gu­ra Akoun.

Sole­dad y ansiedad

El acti­vis­ta, volun­ta­rio de Amnis­tía Inter­na­cio­nal en Fran­cia, rela­ta que se sien­te sobre­co­gi­do por la sole­dad y ansie­dad de estas fami­lias afri­ca­nas que con­tac­tan con él. “Son per­so­nas sin recur­sos que mue­ven todo lo que pue­den para encon­trar a sus seres que­ri­dos, de los que no tie­nen noti­cias des­de hace sema­nas, meses o años. Recu­rren sobre todo a las redes socia­les”. ¿Dón­de están? ¿Por qué no lla­man? ¿Lle­ga­ron a Cana­rias? ¿Des­apa­re­cie­ron en el mar? “Estas pre­gun­tas se repi­ten entre quie­nes nos piden ayu­da”, deta­lla Akoun, quien ha cono­ci­do casos de per­so­nas que repa­san todas las fotos e imá­ge­nes de vídeo que lle­gan de Cana­rias para ver si pue­den loca­li­zar a sus des­apa­re­ci­dos. Unos pocos lo logra­ron de esta mane­ra pero la inmen­sa mayo­ría sigue man­dan­do men­sa­jes, repa­san­do noti­cias y uti­li­zan­do cual­quier res­qui­cio para encon­trar al menos un peque­ño atis­bo de esperanza.

Las enor­mes difi­cul­ta­des que encuen­tran en la bús­que­da les han impe­di­do lograr el pri­mer con­tac­to. Pero Her­vé, María y Sara no desis­ten. De hecho, empie­zan a con­se­guir los pri­me­ros resul­ta­dos satis­fac­to­rios. Por­que trans­mi­tir a una de estas per­so­nas algu­na infor­ma­ción, por peque­ña que sea, de los fami­lia­res a los que bus­can “ya se pue­de con­si­de­rar un avan­ce”. Esto cuen­ta María Ouko des­de Sois­sons, la ciu­dad al nores­te de París en la que vive esta tiner­fe­ña afin­ca­da en Fran­cia des­de hace 25 años y casa­da con un keniata.

Pro­fe­so­ra de espa­ñol y siem­pre sen­si­bi­li­za­da con la defen­sa de los dere­chos huma­nos, María rela­ta una de esas infor­ma­cio­nes que al menos ha supues­to un peque­ño ali­vio en medio de este océano de tris­te­za y angus­tia. “Hemos reci­bi­do noti­cias de que un cayu­co que par­tió el 24 de sep­tiem­bre de El Aaiún, en el Sáha­ra Occi­den­tal, pudo lle­gar a Fuer­te­ven­tu­ra. Iban 15 muje­res y otros 40 varo­nes. En ella iba una de las per­so­nas que con­fi­gu­ran nues­tra lis­ta de des­apa­re­ci­dos”, con­cre­ta al otro lado del telé­fono. Hay otras ges­tio­nes, sin embar­go, que no fruc­ti­fi­can. “Un cayu­co salió de Daj­la con 24 muje­res y otros tan­tos hom­bres alre­de­dor del 30 de sep­tiem­bre. No se ha sabi­do nada de ellos. ¿Lle­ga­ron a salir a Cana­rias? ¿Se que­da­ron en el camino? ¿Lle­ga­ron a las Islas? No se sabe nada de nada”.

Nun­ca sabrán qué pasó

Es muy pro­ba­ble que algu­nas de estas fami­lias afri­ca­nas no sepan nun­ca qué pasó con sus seres que­ri­dos. Y es que como sub­ra­ya Her­vé Zogoué Akoun, la ruta de Cana­rias es “muy peli­gro­sa” y “está dejan­do muchas vidas de jóve­nes que par­tie­ron car­ga­dos de ilu­sión por el camino”. La Orga­ni­za­ción Inter­na­cio­nal para las Migra­cio­nes cal­cu­la que uno de cada 20 pere­ce en la tra­ve­sía, la mayo­ría por ina­ni­ción. Solo duran­te las últi­mas sema­nas, unas 480 per­so­nas han muer­to o des­apa­re­ci­do en el mar cuan­do tra­ta­ban de alcan­zar la cos­ta de Cana­rias pro­ce­den­tes de Sene­gal en embar­ca­cio­nes pre­ca­rias que no resis­tie­ron los más de 1.300 kiló­me­tros que sepa­ran las cos­tas sene­ga­le­sas de un archi­pié­la­go que, para ellos, repre­sen­ta la puer­ta de entra­da a Euro­pa, don­de les espe­ran fami­lia­res y ami­gos, en espe­cial en Fran­cia, Espa­ña y Ale­ma­nia. De ahí que el vier­nes, Sene­gal cele­bra­se un día de luto en las redes con las eti­que­tas #Sene­ga­lEn­Due­lo o #Whatshap­pe­nin­gin­se­ne­gal.

Sara Fresno cola­bo­ra des­de Amiens, al nor­te de Fran­cia. La psi­có­lo­ga gran­ca­na­ria que vivió muchos años en Tene­ri­fe cuen­ta que cuan­do se ente­ró de la tarea que había empren­di­do Her­vé Zogoué Akoun no pudo que­dar­se de bra­zos cru­za­dos. Su acti­tud ha sido siem­pre la con­tra­ria, con múl­ti­ples cola­bo­ra­cio­nes en orga­ni­za­cio­nes socia­les. De hecho, estu­vo de coope­ran­te en Gua­te­ma­la. A Sara le sor­pren­de que los migran­tes des­apa­re­ci­dos no hayan con­tac­ta­do con su país. “Las per­so­nas con las que habla­mos no com­pren­den que no les lla­men. Es muy raro por­que los afri­ca­nos nun­ca pier­den el con­tac­to con sus luga­res de ori­gen. Eso incre­men­ta la angus­tia”, comen­ta. “¿Cómo es posi­ble que no se les faci­li­te una for­ma de comu­ni­car­se una vez lle­gan a las Islas? No lo entien­de nadie”, insis­te Sara.

La Poli­cía y la Cruz Roja

La Poli­cía Nacio­nal y la Cruz Roja tam­po­co lo entien­den. El cuer­po de segu­ri­dad seña­la que les reti­ran los móvi­les bajo su cus­to­dia pero que, cuan­do los migran­tes pasan a un cen­tro de aco­gi­da des­pués de supe­rar los test de Covid-19 y la iden­ti­fi­ca­ción, se les devuel­ve. Es lo úni­co que traen todos sin excep­ción: un telé­fono móvil. Los inte­gran­tes del pro­gra­ma de aten­ción a los migran­tes de Cruz Roja expli­can que hay dos for­mas para que estas per­so­nas pue­dan comu­ni­car­se a uno y otro lado: “Poner­se en con­tac­to con la sede de Cruz Roja más cer­ca­na de Cana­rias para quie­nes lle­gan o hacer­lo con la Media Luna Roja más cer­ca­na para las fami­lias que quie­ran con­tac­tar con ellos. Les ayu­da­rán a tra­vés de un ser­vi­cio deno­mi­na­do Res­ta­ble­ci­mien­to del con­tac­to entre familiares”.

“Tam­bién pue­den poner­se en con­tac­to con el Pro­gra­ma de Aten­ción a Per­so­nas Inmi­gran­tes de San­ta Cruz de Tene­ri­fe, a tra­vés de correo o telé­fono, y con los datos de la per­so­na que no encuen­tran pue­den bus­car en la base de datos que tene­mos de quie­nes han lle­ga­do a nues­tras Islas”, expli­ca la orga­ni­za­ción huma­ni­ta­ria más invo­lu­cra­da en la aten­ción a los migran­tes del Archipiélago.

Los jóve­nes que vie­nen de los paí­ses afri­ca­nos más pró­xi­mos a Cana­rias –y de algu­nos bas­tan­te ale­ja­dos– han reto­ma­do esta ruta por­que “cru­zar el Medi­te­rrá­neo es más com­pli­ca­do tras el acuer­do fron­te­ri­zo entre Euro­pa y cier­tos paí­ses como Libia y Túnez”. “Los migran­tes que huyen de Libia a veces son inter­cep­ta­dos en aguas inter­na­cio­na­les y traí­dos de regre­so a este país con la ayu­da de Fron­tex”, la Agen­cia Euro­pea de la Guar­dia de Fron­te­ras y Cos­tas crea­da en 2004, mani­fies­ta Akoun, para quien es “escan­da­lo­so y ver­gon­zo­so” por­que “Libia, por ejem­plo, no es un país seguro”.

Según el acti­vis­ta de ori­gen mar­fi­le­ño, “algu­nos inmi­gran­tes lle­gan a Cana­rias para esca­par de la gue­rra y la per­se­cu­ción, mien­tras que otros lo hacen sim­ple­men­te por­que es la úni­ca solu­ción para sacar a sus fami­lias de la pobre­za”. “La juven­tud afri­ca­na pone en peli­gro la vida en bus­ca de una vida mejor”, resu­me Akoun, que guar­da algu­nas his­to­rias espe­cial­men­te duras: “Des­ta­co la de una mujer gui­nea­na que via­jó a Áfri­ca Occi­den­tal con su hija de 20 años. Iban a Daj­la para de allí par­tir a Cana­rias. El con­voy de 30 pasa­je­ros par­tió hace más de un mes. A día de hoy, no hay noti­cias de este con­voy, ni de los pasa­je­ros. La mujer había hecho creer a su mari­do, que tam­bién es padre de su hija, que ambas se iban de vaca­cio­nes a Marrue­cos. Solo que aquí las cosas no salie­ron según lo pla­nea­do. Las dos siguen des­apa­re­ci­das. ¿Qué le pode­mos decir a su marido?”.

Detrás de cada uno de ellos

La mayo­ría de las bar­ca­zas salen del Saha­ra Occi­den­tal, Mau­ri­ta­nia, Sene­gal y Marrue­cos. Ada­ma lo hizo el 8 de agos­to, jun­to con Ibrahim, Fily y Ade­li­fou. Alcan­za­ron la isla de Gran Cana­ria pero sus fami­lias no saben qué ha sido de ellos. Ndia­ga salió de El Aaiún el 24 de sep­tiem­bre pero ni siquie­ra se sabe si le pasó algo al cayu­co. Tou­ré par­tió el 30 de sep­tiem­bre de Daj­la pero tam­po­co hay noti­cias sobre su para­de­ro. Mou­sa, Dje­nab, Dem­ba, Cheik, Mama­dou… 30 años de edad, 17 años, 9 meses, 20 años y con un bebé en camino… Detrás de cada uno de ellos hay fami­lias angus­tia­das por saber qué les pasó.

“Solo pedi­mos un tra­to digno”

El acti­vis­ta de los dere­chos huma­nos Her­vé Zogoué Akoun ase­gu­ra des­de Fran­cia que lo úni­co que pide es que Cana­rias tra­te de for­ma “dig­na” a las per­so­nas que lle­gan estos días a sus cos­tas pro­ce­den­tes de Áfri­ca y que faci­li­te la infor­ma­ción de que dis­pon­ga para que las per­so­nas que bus­can a sus des­apa­re­ci­dos en la ruta cana­ria sepan al menos si han lle­ga­do o no a las Islas y pue­dan con­tac­tar con ellos. “Me gus­ta­ría que Cana­rias die­ra una bien­ve­ni­da dig­na a los migran­tes, por­que nadie aban­do­na la tie­rra de sus ante­pa­sa­dos sin moti­vo alguno. El exi­lio no es un cri­men; el asi­lo es un dere­cho“, seña­la, espe­cial­men­te con res­pec­to a los migran­tes que huyen de los con­flic­tos y la per­se­cu­ción y a los que no se está dan­do una asis­ten­cia ni tra­to ade­cua­do. “No pode­mos mirar para otro lado”, con­clu­ye Akoun.

Fuen­te: Eldia.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *