Euro­pa. Por­qué debe­mos defen­der las elec­cio­nes del 6 de diciem­bre en Venezuela

Por Geral­di­na Colot­ti, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 28 noviem­bre 2020.-

Pro­po­ne­mos un resu­men del pro­gra­ma sema­nal Brec­ce, que pue­des escu­char en Radio Qua­ran­te­na.

Este epi­so­dio está dedi­ca­do a Vene­zue­la, en el con­tex­to de Amé­ri­ca Lati­na y en el con­tex­to más gene­ral del enfren­ta­mien­to entre la hege­mo­nía impe­ria­lis­ta nor­te­ame­ri­ca­na y la cons­truc­ción de un mun­do mul­ti­cén­tri­co y mul­ti­po­lar que fre­na su carrera.

Habla­mos de Vene­zue­la en tér­mi­nos de actua­li­dad polí­ti­ca, pero tam­bién en tér­mi­nos sim­bó­li­cos, ya que es bueno enmar­car su impor­tan­cia gene­ral para las espe­ran­zas de cam­bio estruc­tu­ral que se abrie­ron al mun­do a prin­ci­pios del ter­cer mile­nio con la vic­to­ria de Hugo Chá­vez en las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les del 6 de diciem­bre de 1998.

El pró­xi­mo 6 de diciem­bre se cele­bra­rán elec­cio­nes par­la­men­ta­rias. Un even­to de gran impor­tan­cia, qui­zás el más impor­tan­te en com­pa­ra­ción con los 24 ante­rio­res: esta es la elec­ción no. 25 – que han teni­do lugar des­de la vic­to­ria de Chá­vez has­ta hoy. ¿Por­que es la más impor­tan­te? Pri­me­ro, por­que las elec­cio­nes, en la Vene­zue­la boli­va­ria­na, pue­den defi­nir­se como una palan­ca para aumen­tar la con­cien­cia de las masas popu­la­res. Por­que la figu­ra prin­ci­pal de la «demo­cra­cia par­ti­ci­pa­ti­va y pro­ta­gó­ni­ca», como se lla­ma a la vene­zo­la­na, es la bús­que­da de una dia­léc­ti­ca cons­tan­te entre con­flic­to y consenso,

Un con­flic­to per­ma­nen­te deter­mi­na­do por el hecho de que el socia­lis­mo boli­va­riano ‑que se defi­ne como socia­lis­mo del siglo XXI- no eli­gió pros­cri­bir a la bur­gue­sía a tra­vés de la dic­ta­du­ra del pro­le­ta­ria­do, sino con­vi­vir con ella, apos­tan­do por qui­tar­le el sue­lo de deba­jo de los pies, des­man­te­lan­do des­de aden­tro el vie­jo esta­do bur­gués, y ganan­do cada vez más apo­yo al pro­yec­to de socie­dad propuesto.

Eli­gió vivir «dur­mien­do con el enemi­go en casa», como dicen, dejan­do al des­cu­bier­to el ner­vio de la coer­ción revo­lu­cio­na­ria. Sólo enten­dien­do ade­cua­da­men­te este pun­to se pue­de com­pren­der cuán ridí­cu­las son las acu­sa­cio­nes de auto­ri­ta­ris­mo que se hacen con­tra el gobierno bolivariano.

La filo­so­fía del diá­lo­go guía todos los inten­tos de media­ción polí­ti­ca en Vene­zue­la: tan­to a nivel inter­na­cio­nal a tra­vés de la pro­pues­ta de «diplo­ma­cia de paz con jus­ti­cia social», como a nivel interno. Una meto­do­lo­gía com­pa­ra­ble a la que lle­va a cabo el movi­mien­to femi­nis­ta en sus momen­tos de asam­blea más feli­ces: la bús­que­da per­ma­nen­te de con­sen­sos y el uso del «cen­tra­lis­mo demo­crá­ti­co» solo para res­pe­tar las deci­sio­nes colectivas.

Y, por otro lado, la fuer­za de la mujer es visi­ble en todos los nive­les de las estruc­tu­ras de poder de la socie­dad vene­zo­la­na: des­de los bási­cos, don­de las muje­res diri­gen el 80% de los orga­nis­mos de masas, has­ta los pode­res del Esta­do, que son 5, dos más que los canó­ni­cos de las demo­cra­cias repre­sen­ta­ti­vas, a saber, el legis­la­ti­vo, el eje­cu­ti­vo, el judi­cial. La cons­ti­tu­ción boli­va­ria­na pre­vé dos más, el poder Moral, o ciu­da­dano, y el poder Elec­to­ral, todos rigu­ro­sa­men­te ele­gi­dos, como diría­mos, «des­de aba­jo» y revo­ca­bles por refe­rén­dum popu­lar a mitad de perío­do, así como lo es el pre­si­den­te de la Repú­bli­ca. Y para man­te­ner uni­do el equi­li­brio de estos cin­co pode­res está el Tri­bu­nal Supre­mo de Justicia.

En los últi­mos días se ha difun­di­do la noti­cia del nom­bra­mien­to de una com­pa­ñe­ra indí­ge­na al minis­te­rio de des­co­lo­ni­za­ción y des­pa­triar­ca­li­za­ción de Boli­via. Noti­cia obvia­men­te posi­ti­va. En Vene­zue­la, sin embar­go, esto ha exis­ti­do des­de que exis­tió la cons­ti­tu­ción boli­va­ria­na, en 1999, y hay minis­tras que repre­sen­tan, según sus leyes ances­tra­les, a las más de 35 pobla­cio­nes nati­vas regis­tra­das en Venezuela.

El diá­lo­go, en el caso de estas elec­cio­nes, ha dado lugar a nume­ro­sos encuen­tros con todos los com­po­nen­tes de la opo­si­ción, inclui­dos los gol­pis­tas, enca­be­za­dos por el impe­ria­lis­mo esta­dou­ni­den­se que quie­re apo­de­rar­se del país, y que por esta razón siem­pre han aban­do­na­do la mesa de diálogo.

Al final, el sis­te­ma elec­to­ral se ha enri­que­ci­do. Un sis­te­ma auto­ma­ti­za­do con­si­de­ra­do a prue­ba de frau­de, que da resul­ta­dos irre­fu­ta­bles en pocas horas, y que lle­va meses rea­li­zan­do revi­sio­nes y veri­fi­ca­cio­nes, que con­ti­nua­rán inclu­so des­pués de la vota­ción con todos los par­ti­dos pre­sen­tes y con los «acom­pa­ñan­tes» inter­na­cio­na­les de todas ten­den­cias polí­ti­cas. Un sis­te­ma auto­ma­ti­za­do que entre­ga una con­tra­se­ña secre­ta a todas las par­tes, que pue­den con­tro­lar aún más el pro­gre­so de la vota­ción, y que pro­por­cio­na tan­to una res­pues­ta manual con un com­pro­ban­te de voto, así como la recep­ción tele­má­ti­ca del voto median­te la hue­lla. Un sis­te­ma tan segu­ro y cla­ro que pre­vé el inme­dia­to recuen­to manual de los votos de una mues­tra de más de 50% de las pape­le­tas escrutadas.

El pro­ce­so de diá­lo­go ha per­mi­ti­do ampliar el sis­te­ma pro­por­cio­nal, el núme­ro de dipu­tados y par­ti­dos, man­te­nien­do inal­te­ra­da la figu­ra pros­pec­ti­va de la demo­cra­cia par­ti­ci­pa­ti­va y pro­ta­go­nis­ta. El 40% de los can­di­da­tos y can­di­da­tas son meno­res de trein­ta años, la mayo­ría de los can­di­da­tos y can­di­da­tas se pre­sen­tan por pri­me­ra vez y la par­ti­ci­pa­ción de muje­res es del 50%.

Decía­mos antes sobre la exis­ten­cia de los 5 pode­res que deben man­te­ner­se en equi­li­brio, de lo con­tra­rio se des­es­ta­bi­li­za­rá la demo­cra­cia. Por tan­to, es impor­tan­te enten­der que, en 2015, cuan­do se cele­bra­ron las últi­mas par­la­men­ta­rias, ganó la dere­cha. ¿Cómo ganó? Hacien­do polí­ti­ca con la gue­rra eco­nó­mi­ca que el impe­ria­lis­mo libró ya duran­te la enfer­me­dad de Chá­vez, espe­ran­do la debi­li­dad del nue­vo lide­raz­go y jugan­do con las con­tra­dic­cio­nes que que­da­ban abier­tas. La mis­ma tác­ti­ca usa­da con­tra el gobierno de Allen­de en Chile.

Tan pron­to como tomó pose­sión del par­la­men­to, con su amplia mayo­ría, la dere­cha inten­tó inme­dia­ta­men­te retro­ce­der el reloj de la his­to­ria, vol­vien­do al sis­te­ma de demo­cra­cia bur­gue­sa, que había per­ma­ne­ci­do vigen­te des­de 1958 has­ta la cons­ti­tu­ción de 1999. Tra­tó de usar uno de los cin­co pode­res, el legis­la­ti­vo, como palan­ca para des­es­ta­bi­li­zar el Esta­do, mien­tras que la pro­pa­gan­da neo­co­lo­nial en Euro­pa, que con­si­de­ra sólo la demo­cra­cia bur­gue­sa occi­den­tal dig­na de res­pe­to, nos hizo creer que Madu­ro esta­ba cerran­do el Parlamento.

Fue­ron años de furio­sa vio­len­cia des­ata­da por la dere­cha gol­pis­ta, que fue pre­sen­ta­da aquí por los medios hege­mó­ni­cos como demo­crá­ti­ca y pací­fi­ca mien­tras que­ma­ba vidas en la calle para ser con­si­de­ra­das cha­vis­tas (29 per­so­nas ter­mi­na­ron así). La vio­len­cia cesó una vez más con la demo­cra­cia direc­ta, con la par­ti­ci­pa­ción popu­lar, con el poder popu­lar organizado.

El 1 de mayo de 2017, duran­te la fies­ta de las tra­ba­ja­do­ras y tra­ba­ja­do­ras, Madu­ro de hecho con­vo­có al poder popu­lar cons­ti­tu­yen­te, máxi­ma ins­tan­cia de poder para el ágo­ra boli­va­riano y más allá. Una mira­da a las deman­das que se levan­tan des­de Chi­le y des­de otras par­tes de Amé­ri­ca Lati­na nos hace com­pren­der cuán pro­fun­da es la nece­si­dad que la volun­tad popu­lar, la ver­da­de­ra y no media­da por las éli­tes que siem­pre la piso­tean, haga oír su voz en fren­te al colap­so del capi­ta­lis­mo y sus meca­nis­mos de poder en todo el mundo.

Sin embar­go, esa deci­sión, por la cual la mayo­ría de la pobla­ción votó por una Asam­blea Nacio­nal Cons­ti­tu­yen­te, fue vis­ta en estos lares como un acto auto­ri­ta­rio. Madu­ro cie­rra el par­la­men­to, se dijo, mien­tras se pla­nea­ban ata­ques des­es­ta­bi­li­za­do­res des­de ese par­la­men­to en manos de la dere­cha, se pedían y se obte­nían medi­das coer­ci­ti­vas uni­la­te­ra­les que son con­si­de­ra­das como crí­me­nes de lesa huma­ni­dad por la ONU, y se lle­ga­ba a la auto­pro­cla­ma­ción de Guai­dó y al robo lega­li­za­do de los acti­vos vene­zo­la­nos a nivel internacional.

Evi­den­te­men­te, dada la potes­tad ple­ni­po­ten­cia­ria de la Asam­blea Nacio­nal Cons­ti­tu­yen­te, ese bro­te des­es­ta­bi­li­za­dor en el cual se había con­ver­ti­do en el par­la­men­to, y que esta­ba pro­vo­can­do el pro­gre­si­vo des­pren­di­mien­to tam­bién de la par­te no gol­pis­ta de la dere­cha vene­zo­la­na, podría haber­se cerra­do. En cam­bio, tan­to la ANC como el par­la­men­to de opo­si­ción con­ti­nua­ron legis­lan­do en el mis­mo edi­fi­cio, un aula fren­te a la otra. ¿Cuán­tos han refle­xio­na­do sobre esto?

Hay, por supues­to, comu­nis­tas que cri­ti­can, por así decir­lo, des­de la izquier­da, esta filo­so­fía del gobierno boli­va­riano, que pre­fie­re apa­gar el fue­go por sí solo con un míni­mo de coac­ción por par­te del Esta­do. Pero, inclu­so en este caso, debe­ría­mos mirar la his­to­ria de las revo­lu­cio­nes, tan­to las del gran siglo XX, como los pro­ce­sos de cam­bio estruc­tu­ral que se pusie­ron en mar­cha con esme­ro tras la des­apa­ri­ción de ese mun­do: el esfuer­zo por recons­truir un len­gua­je común en la demo­ni­za­ción gene­ral del comu­nis­mo, la difi­cul­tad de unir una izquier­da desin­te­gra­da y silen­cia­da como la que esta­mos vien­do en Euro­pa; el esfuer­zo titá­ni­co por haber reu­ni­do un blo­que social anti­ca­pi­ta­lis­ta y anti­im­pe­ria­lis­ta remo­ti­van­do un nacio­na­lis­mo pro­gre­sis­ta y popu­lar, y recon­vir­tien­do las fuer­zas insu­rrec­tas y gue­rri­lle­ras en cons­truir un pasa­je a la lucha polí­ti­ca por otros medios, pero con los mis­mos prin­ci­pios (un pasa­je por lo con­tra­rio has­ta hoy cerra­do en esta Euro­pa secu­ri­ta­ria); la difi­cul­tad de recons­truir nue­vas rela­cio­nes de poder en un mun­do domi­na­do por el sis­te­ma capitalista.

En este sen­ti­do, Vene­zue­la tam­bién debe ser con­si­de­ra­da un ejem­plo para los revo­lu­cio­na­rios y revo­lu­cio­na­rias de los paí­ses capi­ta­lis­tas, que se enfren­tan, espe­cial­men­te en Ita­lia, con una pre­gun­ta inelu­di­ble: ¿por qué no se lle­gó al poder ni con elec­cio­nes ni con la lucha arma­da? ¿Por qué, inclu­so con el con­sen­so que tenía la izquier­da en Gre­cia, no fue posi­ble pasar? Vene­zue­la, como de otras for­mas y en otras oca­sio­nes lo hizo el peque­ño bar­co Gran­ma en Cuba, nos dice que se pue­de hacer.

Dice que las masas pue­den orga­ni­zar­se en torno a un pro­yec­to de cam­bio estruc­tu­ral tenien­do en cuen­ta las nue­vas con­di­cio­nes, alian­zas y modu­la­cio­nes, pero con la con­di­ción de man­te­ner el mis­mo espí­ri­tu que ani­mó la revo­lu­ción de 1917 y que lle­vó a la Unión Sovié­ti­ca, o la Lar­ga mar­cha chi­na, y que se resis­tió al imperialismo.

Vene­zue­la es un ejem­plo de resis­ten­cia y una mues­tra de los cos­tos a pagar inclu­so por una ver­da­de­ra demo­cra­cia, que solo nos da el socia­lis­mo. ¿Crees que, con todo lo que han pasa­do y están pasan­do los sec­to­res popu­la­res por el feroz blo­queo eco­nó­mi­co-finan­cie­ro impues­to por EE.UU. y Euro­pa, con toda la tra­di­ción de levan­ta­mien­tos popu­la­res que tie­ne Vene­zue­la, no se habrían des­he­cho ya de Madu­ro y del gobierno bolivariano?

Si no lo hacen, si no ter­mi­nan en una tram­pa de dere­cha como ha suce­di­do en Bra­sil y otros paí­ses lati­no­ame­ri­ca­nos, es gra­cias a la alqui­mia que han des­ple­ga­do, pre­ci­sa­men­te, en la dia­léc­ti­ca entre con­flic­to y con­sen­so, don­de la con­cien­cia popu­lar, la del poder popu­lar orga­ni­za­do cons­ti­tu­ye la lin­fa central.

Para mirar la revo­lu­ción boli­va­ria­na es nece­sa­rio qui­tar­se las anteo­je­ras, por­que la insur­gen­cia de Chá­vez ha tras­to­ca­do las cate­go­rías tra­di­cio­na­les entre dere­cha e izquier­da, pero no como lo hemos hecho en Euro­pa, en nom­bre de un pos­mo­der­nis­mo que ha debi­li­ta­do la nece­si­dad de la lucha de cla­ses. Lo hizo relan­zan­do, a su mane­ra, el labo­ra­to­rio del siglo XX en el pre­sen­te, y ponien­do en cono­ci­mien­to del mun­do los lími­tes de la demo­cra­cia bur­gue­sa, los lími­tes de un voto ritual en el que siem­pre deci­den las 60 fami­lias que gobier­nan el mun­do. “En Esta­dos Uni­dos hay un sis­te­ma frau­du­len­to, del ter­cer mun­do ”. ¿Sabes quién lo dijo? El Sr. Donald Trump, res­pon­dien­do a los perio­dis­tas por qué no tie­ne la inten­ción de admi­tir su derro­ta ante el «demó­cra­ta» Biden.

Mien­tras tan­to, las seño­ras y seño­res de la Troi­ka, en Euro­pa, se enfren­tan a la resis­ten­cia de aque­llos paí­ses de la Unión Euro­pea que no quie­ren ofre­cer garan­tías sobre los «dere­chos huma­nos». Pero la Unión Euro­pea san­cio­na pre­ci­sa­men­te a aque­llos paí­ses que, como Vene­zue­la, se cen­tran en los dere­chos bási­cos de las per­so­nas, hogar, tra­ba­jo, salud, edu­ca­ción, sin sepa­rar­los de todos los demás dere­chos, sien­do los pri­me­ros requi­si­tos pre­vios para todos los demás derechos.

Para com­pren­der la par­ti­cu­la­ri­dad del sis­te­ma boli­va­riano, bas­ta con mirar la dife­ren­cia entre lo que ocu­rre en los paí­ses capi­ta­lis­tas en cuan­to a la rela­ción entre la legi­ti­mi­dad de los dere­chos y la lega­li­dad del esta­do bur­gués. Quie­nes no tie­nen casa y la ocu­pan, quie­nes ocu­pan espa­cios des­ti­na­dos a la espe­cu­la­ción y los entre­gan a la ciu­da­da­nía, son des­pla­za­dos y pro­ce­sa­dos, quie­nes no tie­nen tra­ba­jo y pro­tes­tan, son “invi­ta­dos” con la fuer­za a res­pe­tar la «pro­pie­dad pri­va­da». Es más cul­pa­ble quien fun­da un ban­co que quién lo roba, escri­bió el gran poe­ta revo­lu­cio­na­rio Ber­tolt Brecht. Pero, ¿quién sigue hoy sus palabras?

En Vene­zue­la, cuan­do las gran­des empre­sas pri­va­das huyen por la noche ponien­do can­da­dos en las fábri­cas y dejan­do a los tra­ba­ja­do­res en casa, son los pro­pios minis­tros e inclu­so el pre­si­den­te quie­nes van a qui­tar los can­da­dos y entre­gar las fábri­cas a los tra­ba­ja­do­res, dotán­do­los de las herra­mien­tas para continuar.

¿Qué tipo de socie­dad pro­po­ne el socia­lis­mo boli­va­riano? Cual­quie­ra pue­de hacer­se una idea leyen­do al menos tres tex­tos fun­da­cio­na­les: la Cons­ti­tu­ción Boli­va­ria­na, tam­bién dis­po­ni­ble en otros idio­mas, el Libro Rojo, el esta­tu­to del Par­ti­do Socia­lis­ta Uni­do de Vene­zue­la, y el libro Vio­le­to, con las tesis del socia­lis­mo femi­nis­ta. Así se podrá ver cuál es la genea­lo­gía de refe­ren­cia, el pan­teón de madres y padres que van des­de los héroes y heroí­nas indí­ge­nas, has­ta las y los cima­rro­nes, has­ta el árbol de las tres raí­ces: Simón Rodrí­guez, el maes­tro liber­ta­rio del Liber­ta­dor, Simón Bolí­var, padre de la patria vene­zo­la­na cuyo sue­ño era cons­truir una Patria Gran­de para todo el con­ti­nen­te, y el sím­bo­lo de las luchas cam­pe­si­nas, Eze­quiel Zamora.

Lue­go están los pen­sa­do­res y las pen­sa­do­ras del mar­xis­mo y de la inde­pen­den­cia lati­no­ame­ri­ca­na, y las influen­cias de corrien­tes de pen­sa­mien­to como la Teo­lo­gía de la Libe­ra­ción, que nos lle­va a con­si­de­rar a Cris­to como el pri­mer socia­lis­ta. Uno de los prin­ci­pa­les refe­ren­tes es el revo­lu­cio­na­rio peruano Car­los Mariá­te­gui, según el cual el mar­xis­mo no debe ser “ni cal­co ni copia”, sino una ins­pi­ra­ción ideal y con­cre­ta para la reali­dad concreta.

El PSUV se fun­dó en 2007, tras un perío­do de incu­ba­ción que apro­ve­chó todas las suge­ren­cias vivi­das en el labo­ra­to­rio de prác­ti­cas e ideas que se habían pues­to en mar­cha en esos años y que, en torno a la exhor­ta­ción de Simón Rodrí­guez, “o inven­ta­mos o erra­mos”, ter­mi­nó dis­cu­tien­do cues­tio­nes his­tó­ri­cas que han divi­di­do, inclu­so dra­má­ti­ca­men­te, al movi­mien­to obre­ro en el trans­cur­so de la his­to­ria: por ejem­plo, entre cen­tra­li­za­ción y autogestión.

Así, para­le­la­men­te a los pro­ce­sos de nacio­na­li­za­ción que per­mi­tie­ron recu­pe­rar las prin­ci­pa­les indus­trias del país, se desa­rro­lla el esta­do de las comu­nas, don­de se orga­ni­za el poder popu­lar, den­tro pero tam­bién fue­ra del par­ti­do, se orga­ni­za la ges­tión de la polis, en fábri­cas y barrios, o en la eco­no­mía popu­lar, a tra­vés la ges­tión direc­ta del pre­su­pues­to. Una de las prin­ci­pa­les pro­pues­tas del cha­vis­mo por el nue­vo par­la­men­to que sal­drá del 6D es el par­la­men­to comunal.

Lo que pro­po­ne el socia­lis­mo boli­va­riano es una socie­dad de eco­no­mía mix­ta, que lucha con­tra los gran­des mono­po­lios pero inten­ta poner la pro­pie­dad pri­va­da no espe­cu­la­ti­va al ser­vi­cio del desa­rro­llo de las fuer­zas pro­duc­ti­vas, siem­pre que res­pe­te las estric­tas leyes del tra­ba­jo y el medio ambien­te. Una eco­no­mía en la que la pro­pie­dad social y auto­ges­tio­na­ria se desa­rro­lla cada vez más, has­ta el pun­to de redu­cir el peso de la pro­pie­dad pri­va­da, que en todo caso debe man­te­ner­se bajo con­trol estatal.

Y se podría con­ti­nuar, por­que la revo­lu­ción boli­va­ria­na tie­ne un carác­ter ver­da­de­ra­men­te per­ma­nen­te, con­ti­nuo y dia­léc­ti­co, que inten­ta estar a la altu­ra de los desa­fíos del presente.

El desa­fío de cuán­tos y cuán­tas quie­ren reini­ciar un pro­ce­so de cam­bio estruc­tu­ral inclu­so en los paí­ses capi­ta­lis­tas, es decir, que con­si­de­ran que el pri­mer deber de un comu­nis­ta es hacer la revo­lu­ción en su pro­pio país, es aban­do­nar vaci­la­ción y decir enér­gi­ca­men­te a los Esta­dos Uni­dos y la Unión Euro­pea: manos fue­ra de Vene­zue­la. Esto tam­bién se pue­de decir fir­man­do la peti­ción de la Red euro­pea en defen­sa de la revo­lu­ción boli­va­ria­na que se pue­de encon­trar, en varios idio­mas, en el sitio web fran­cés le deux rives: https://​www​.les2​ri​ves​.info/​p​e​t​i​t​i​o​n6d

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *