Ecua­dor. Des­gra­cia ambien­tal en el nor­te de Esmeraldas

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 27 de noviem­bre de 2020.

Des­de San Loren­zo, en la pro­vin­cia de Esme­ral­das, lle­gó la noti­cia des­ga­rra­do­ra del derrum­be de una mina en el sec­tor de Los Ajos de Bal­zar, pro­vo­can­do has­ta el momen­to la pér­di­da de la vida de 4 muje­res y un niño de 12 años. Esta es una de las des­gra­cias más gran­des pro­vo­ca­das por el extrac­ti­vis­mo mine­ro en Ecuador.

Estos hechos evi­den­cian la situa­ción de inde­fen­sión y de vul­ne­ra­ción de dere­chos de los pobla­do­res de los can­to­nes Eloy Alfa­ro y San Loren­zo de Esme­ral­das, ante la fal­ta de medi­das por par­te del Esta­do para dete­ner y evi­tar que la mine­ría, el agro­ne­go­cio y el extrac­ti­vis­mo que han gol­pea­do esos terri­to­rios, sigan des­tru­yen­do los terri­to­rios y la natu­ra­le­za. En esta oca­sión con la pér­di­da de vidas humanas.

Ya exis­ten reso­lu­cio­nes judi­cia­les de medi­das cau­te­la­res emi­ti­das en el 2011 por el Juz­ga­do Mul­ti­com­pe­ten­te de San Loren­zo, en res­pues­ta a las denun­cias de las comu­ni­da­des loca­les ampa­ra­das con la Defen­so­ría del Pue­blo. La sen­ten­cia de las medias cau­te­la­res dis­po­nía la total para­li­za­ción de los fren­tes mine­ros y la sus­pen­sión de nue­vas con­ce­sio­nes mine­ras, sin embar­go, auto­ri­da­des encar­ga­das del con­trol como ARCOM, el Minis­te­rio de Ener­gía y Recur­sos Natu­ra­les No Reno­va­bles, el Minis­te­rio del Ambien­te y el Minis­te­rio de Gobierno omi­tie­ron el con­trol efi­caz del cum­pli­mien­to de la orden del Juez.

A pesar de la sen­ten­cia de las medi­das cau­te­la­res que dis­po­nían que no se otor­guen nue­vos per­mi­sos de ope­ra­ción mine­ra, la Empre­sa Nacio­nal Mine­ra del Ecua­dor, ini­ció sus ope­ra­cio­nes en el 2013, sin haber rea­li­za­do un pro­ce­so de con­sul­ta pre­via a las comu­ni­da­des afro­ecua­to­ria­nas e indí­ge­nas que habi­tan la zona. La ENAMI habría ope­ra­do con tec­no­lo­gía muy pre­ca­ria y aún aho­ra se obser­van los efec­tos de su ope­ra­ción, pues tras­pa­só sus con­ce­sio­nes sin haber rea­li­za­do el res­pec­ti­vo cie­rre de mina y reme­dia­ción ambiental.

Las medi­das cau­te­la­res fue­ron amplia­das en el 2018 con la prohi­bi­ción de todos los per­mi­sos y con­ce­sio­nes de mine­ría legal, adi­cio­nal­men­te el juez orde­nó la repa­ra­ción total y abso­lu­ta del daño ambien­tal cau­sa­do, Sin embar­go, la mine­ría con­ti­nuó defo­res­tan­do, con­ta­mi­na­do los ríos, afec­tan­do la salud de las pobla­cio­nes loca­les a vis­ta y pacien­cia de las auto­ri­da­des competentes.

En el 2019, las comu­ni­da­des afro­ecua­to­ria­nas, indí­ge­nas Epe­ra y Cha­chi, con­jun­ta­men­te con la Defen­so­ría del Pue­blo, la Pas­to­ral Social y Acción Eco­ló­gi­ca, plan­tea­ron una acción de incum­pli­mien­to de las medi­das cau­te­la­res en la Cor­te Cons­ti­tu­cio­nal. Esta deman­da se encuen­tra en espe­ra de ser tramitada.

Tam­bién, como muchas veces Acción Eco­ló­gi­ca ha denun­cia­do, que estos terri­to­rios son víc­ti­mas de un racis­mo ambien­tal que se cier­ne sobre las pobla­cio­nes afro­des­cen­dien­tes en el Ecua­dor. Racis­mo que con­de­na a estas comu­ni­da­des a vivir en medio de la pobre­za, la con­ta­mi­na­ción, las enfer­me­da­des y la muerte.

Des­gra­cias como estas que ocu­rren ante la indi­fe­ren­cia del Esta­do, son par­te de una lar­ga his­to­ria de un terri­to­rio que ha sido racia­li­za­do y dis­cri­mi­na­do, a don­de no lle­ga la edu­ca­ción, ni ser­vi­cios bási­cos, don­de exis­ten los mayo­res índi­ces de nece­si­da­des bási­cas insa­tis­fe­chas y los mayo­res indi­ca­do­res de vio­len­cia. En estos terri­to­rios el extrac­ti­vis­mo sal­va­je es de una sola vía, sale el oro, la made­ra, la pal­ma, el cono­ci­mien­to, la bio­di­ver­si­dad y solo per­ma­ne­ce una pobla­ción empo­bre­ci­da y una natu­ra­le­za devas­ta­da, con ríos muer­tos y el bos­que con­ver­ti­do en desierto.

Ante esta catás­tro­fe, es nece­sa­rio cues­tio­nar­nos las for­mas en que la extrac­ción de oro “legal” se arti­cu­la con todo el sis­te­ma del oro ”ile­gal”. Es de cono­ci­mien­to públi­co la exis­ten­cia de fren­tes mine­ros en Esme­ral­das, la vio­len­cia alre­de­dor de los mis­mos, los impac­tos en la salud de las comu­ni­da­des afros, la con­ta­mi­na­ción y des­truc­ción de la natu­ra­le­za. Le pre­gun­ta­mos al Esta­do ¿por qué no aca­tó la orden del juez?

El derrum­be de la mina, es un espe­jo de este sis­te­ma des­pia­da­do con­tra la natu­ra­le­za y las comu­ni­da­des, que se cier­ne en los cuer­pos de los más vul­ne­ra­bles, en don­de se inter­sec­cio­nan pobre­za, etnia, géne­ro y llo­ra­mos la muer­te de muje­res y niños de comu­ni­da­des afro­des­cen­dien­tes de la tan cas­ti­ga­da fron­te­ra norte.

Cau­sa sor­pre­sa la devas­ta­ción del bos­que del Cho­có, sobre todo cuan­do se cae en cuen­ta que es uno de los diez «hot spot» del pla­ne­ta, debi­do a su alti­si­mo ende­mis­mo, bio­di­ver­si­dad y al gra­do de ame­na­za sobre él. Este eco­sis­te­ma esta habi­ta­do his­to­ri­ca­men­te por comu­ni­da­des afro­des­ce­dien­tes, indí­ge­nas Cha­chis, Epe­ras y Awás, quie­nes ha sido los defen­so­res del Cho­có, pese al poco apo­yo del esta­do y las pre­sio­nes que empre­sas made­re­ras, pal­mi­cul­to­ras, y mine­ras, ejer­cen sobre este bosque.

Acción Eco­ló­gi­ca se soli­da­ri­za con las fami­lias y las comu­ni­da­des que han sufri­do estas per­di­das irre­me­dia­bles y uni­mos nues­tra voz a su voz en una exi­gen­cia de justicia.

Fuen­te: https://​www​.accio​ne​co​lo​gi​ca​.org/​d​e​s​g​r​a​c​i​a​-​a​m​b​i​e​n​t​a​l​-​e​n​-​e​l​-​n​o​r​t​e​-​d​e​-​e​s​m​e​r​a​l​d​as/, Rebe­lión.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *