Eco­lo­gía social. Man­da­ta­rios demen­tes + des­truc­ción del habi­tat: En Dina­mar­ca los viso­nes sacri­fi­ca­dos salie­ron a la superficie

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 28 de noviem­bre de 2020.

Las auto­ri­da­des afir­ma­ron que esta­ban dis­pues­tas a des­en­te­rrar y que­mar los millo­nes de viso­nes que fue­ron ente­rra­dos apresuradamente.

Un hecho impac­tan­te ocu­rrió en Dina­mar­ca. Lue­go de que el Gobierno deci­die­ra sacri­fi­car viso­nes por una muta­ción del nue­vo coro­na­vi­rus poten­cial­men­te pro­ble­má­ti­ca para los huma­nos, los ani­ma­les comen­za­ron a salir a la superficie.

En Hols­te­bro, en el oes­te del país, los cadá­ve­res de una fosa común impro­vi­sa­da en un terreno mili­tar empe­za­ron a resur­gir debi­do al gas resul­tan­te de la des­com­po­si­ción que mue­ve el terreno. Ade­más, esto puso de relie­ve las con­di­cio­nes en las que se ente­rra­ron los ani­ma­les sacri­fi­ca­dos en zonas de ries­go (ya sea con­ta­mi­na­das o adya­cen­tes a ani­ma­les contaminados). 

Ante este esce­na­rio, el gobierno danés afir­mó que esta­ba dis­pues­to a des­en­te­rrar y que­mar los cadá­ve­res de millo­nes de viso­nes que fue­ron ente­rra­dos apre­su­ra­da­men­te tras ser sacri­fi­ca­dos como par­te de la lucha con­tra la covid-19.

«El deseo de des­ha­cer­me de los viso­nes y de que­mar­los lo tuve des­de el pri­mer día que oí hablar del tema», dijo el nue­vo minis­tro de Agri­cul­tu­ra, Ras­mus Prehn, en la tele­vi­sión públi­ca TV2, adop­tan­do la pos­tu­ra de la mayo­ría de los par­ti­dos del parlamento.

Las auto­ri­da­des dicen que no hay ries­go de que las tum­bas pro­pa­guen el coro­na­vi­rus, pero a los resi­den­tes del sec­tor les preo­cu­pa el ries­go de que los cuer­pos con­ta­mi­nen el agua pota­ble y una lagu­na situa­da a menos de 200 metros de distancia.

En la mis­ma línea, los polí­ti­cos temen que la des­com­po­si­ción de los cuer­pos de los ani­ma­les muer­tos pro­vo­que con­ta­mi­na­ción por fós­fo­ro y nitró­geno y exi­gen que los cadá­ve­res sean des­en­te­rra­dos y des­trui­dos de otras mane­ras, por ejem­plo quemándolos.

Los gases emi­ti­dos podrían, por ejem­plo, con­ta­mi­nar el agua pota­ble y el agua para bañar­se. El minis­tro de Agri­cul­tu­ra advir­tió que cual­quier deci­sión final sobre la inci­ne­ra­ción de los viso­nes solo podía tomar­se con la apro­ba­ción de la agen­cia del medio ambiente.

La deci­sión ofi­cial toma­do a comien­zo de noviem­bre, que sig­ni­fi­có la muer­te de 17 millo­nes de ani­ma­les de cría, tuvo como con­se­cuen­cia la renun­cia la sema­na pasa­da del minis­tro de Ali­men­ta­ción y Agri­cul­tu­ra, Mor­gens Jensen.

Dos sema­nas des­pués de haber dado la alar­ma, y en medio de una cri­sis polí­ti­ca vin­cu­la­da a la fal­ta de fun­da­men­tos jurí­di­cos de la deci­sión de sacri­fi­car­los, el gobierno lle­gó a la con­clu­sión de que esta posi­ble ame­na­za para las vacu­nas «muy pro­ba­ble­men­te se había extin­gui­do» al no haber­se detec­ta­do nue­vos casos.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *