Argen­ti­na. No hubo erro­res (Sobre el velo­rio de Die­go Maradona)

Por Rubén Mira*, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 28 de noviem­bre de 2020.

La muer­te de Die­go Mara­do­na ten­drá con­se­cuen­cias polí­ti­cas pro­fun­das que en medio de un dolor tan iné­di­to como inex­pli­ca­ble obli­ga­rían hoy al bal­bu­ceo. Ya habrá tiem­po para pro­ce­sar­las a nivel orgá­ni­co y de meta­bo­li­zar su efec­to sobre nues­tra posi­bi­li­dad de hacer comu­nes, de vol­ver­nos otros. Estas líneas, escri­tas des­de un dolor tan agre­ga­do como inne­ce­sa­rio, se limi­tan a des­aho­gar par­te de lo ocu­rri­do en Pla­za de Mayo, la Casa Rosa­da y sus alrededores.

Quie­nes estu­vi­mos reu­ni­dos en la pla­za vimos cómo nues­tro legí­ti­mo dolor, nues­tra her­man­dad en él, fue recon­du­ci­da a un apre­tu­je de con­ve­nien­cias, a una ansie­dad de suce­sos. Es decir, fui­mos des­alo­ja­dos de nues­tra expe­rien­cia aní­mi­ca para ser obli­ga­dos a vivir el paso a paso de un fun­cio­na­mien­to. Este des­pla­za­mien­to es más cana­lla aún que la repre­sión. Diría, inclu­so, que la repre­sión es un com­po­nen­te alea­to­rio, cir­cuns­tan­cial. Por­que este des­pla­za­mien­to sig­ni­fi­ca una derro­ta polí­ti­ca mayor, de otra enver­ga­du­ra. Quie­nes ahí debe­ría­mos haber esta­do tra­tan­do de poner­le pala­bras a nues­tra deso­la­ción ter­mi­na­mos hablan­do sobre la posi­bi­li­dad de que a Die­go se lo lle­va­sen en heli­cóp­te­ro igual que a de la Rúa. En lugar de inte­rro­gar­nos sobre que nos pasa­ba en las lágri­mas y los can­tos que com­par­tía­mos, fui­mos obli­ga­dos a los celu­la­res, al cálcu­lo de tra­yec­to­rias posi­bles del cor­te­jo, de hora­rios de sali­da. En lugar de expe­ri­men­tar lo que nos esta­ba pasan­do en nues­tro dolor ter­mi­na­mos pen­dien­tes de lo que ellos esta­ban hacien­do con el dolor ajeno.

Todo, de ante­mano, pin­ta­ba mal. Un velo­rio de diez horas para una con­cu­rren­cia esti­ma­da en un millón de per­so­nas como míni­mo, según los datos que mane­ja­ba el gobierno. La cons­tan­te acu­mu­la­ción poli­cial fren­te a una mul­ti­tud dolien­te y fies­te­ra, dis­pues­ta a cele­brar su dolor a como dé, en tan­to y en cuan­to su aguan­te por Die­go es tam­bién par­te de un aguan­te anti escla­vo, anti che­to, pero, sobre todo, anti yuta. Todo esta­ba dado, cua­dri­cu­la­ción de con­trol y esca­sez de posi­bi­li­da­des, mucha gen­te jun­ta, poco tiem­po, cir­cuns­tan­cias emo­cio­na­les excep­cio­na­les, poten­cias mal eva­lua­das. Hacía fal­ta que sola­men­te alguien pren­die­se la mecha. Bas­tó con que la ros­ca se ante­pu­sie­se a la sen­si­bi­li­dad bási­ca y que el flu­jo de mara­do­neanxs que pasa­ban fren­te al fére­tro se inte­rrum­pie­se momen­tá­nea­men­te para que Cris­ti­na pudie­se sacar­se tran­qui­la y en sole­dad la foto fren­te al cajón y comen­zó el des­con­trol. Repri­mie­ron en la puer­ta de la casa rosa­da y aden­tro tam­bién. Los ojos que habían entra­do llo­ro­sos salían des­trui­dos por el gas que la segu­ri­dad de la Rosa­da les había arro­ja­do en la cara.

Se comen­za­ba a des­truir así una posi­bi­li­dad úni­ca: el encuen­tro dolien­te en torno a la muer­te de Die­go Mara­do­na, una expe­rien­cia colec­ti­va extra­or­di­na­ria que solo podía ocu­rrir acá, en Argen­ti­na, y que tal vez podría haber sig­ni­fi­ca­do una nue­va ins­tan­cia de auto reco­no­ci­mien­to. ¿Quién podía pen­sar que no iba a pasar nada cuan­do anun­cia­ron que el velo­rio de Mara­do­na solo dura­ría has­ta las 16 hs.? ¿Quien podía dudar de que todo se sal­dría de cau­ce cuan­do a las 14 hs. aun había una cola mul­ti­tu­di­na­ria que lle­ga­ba has­ta la ave­ni­da Garay y que espe­ra­ba bajo el rayo del sol des­de tem­prano, su turno para pasar unos segun­dos por delan­te del fére­tro de Die­go? ¿Quién podía con­je­tu­rar que se iban a que­dar en el mol­de cuan­do les dije­ran que dos horas antes de lo pre­vis­to debían vol­ver­se a sus casas con su dolor a cues­tas sin poder des­pe­dir­se de Mara­do­na? ¿Quién pen­só que esto podía salir bien?

¿Nadie eva­luó que esa mul­ti­tud nece­si­ta­ba más que en cual­quier otra cir­cuns­tan­cia pre­sen­ciar tan­ta muer­te en ese cuer­po, ver, aun­que sea en un cajón, el tes­ti­mo­nio de que Mara­do­na había muer­to? Pero todo empe­zó antes, y no es excu­sa lo sor­pre­si­vo, la fal­ta de tiem­po. Hubo tiem­po de sobra para pla­ni­fi­car. Nosotrxs, los que embar­ca­dos en la nega­ción del dolor fren­te a lo evi­den­te, podía­mos dar­nos el lujo de la espe­ran­za; pero se supo­ne que nues­tros gober­nan­tes deben pre­ver situa­cio­nes de cri­sis a nivel nacio­nal cuan­do el des­en­la­ce está fren­te a sus nari­ces. ¿Cómo pue­de ser que el gobierno, des­pués de la ope­ra­ción de Die­go, no se haya intere­sa­do a fon­do sobre su salud y al menos rea­li­za­do con­je­tu­ras acer­ca de su posi­ble muer­te, y sobre las con­se­cuen­cias de orga­ni­zar el dolor mul­ti­tu­di­na­rio que ven­dría con ella? ¿Cómo pue­de ser que los polí­ti­cos pro­fe­sio­na­les no hayan cal­cu­la­do al menos la pro­ba­bi­li­dad y el modo de admi­nis­trar una situa­ción libi­di­nal úni­ca, que mar­ca­ría pro­fun­da­men­te las posi­bi­li­da­des de esta­ble­cer dife­ren­cias polí­ti­cas iden­ti­ta­rias a nivel de las vidas y las sen­si­bi­li­da­des que están repre­sen­tan­do? ¿No es aca­so en el modo de cons­truir comu­nes en torno al dolor por nues­tros muer­tos a don­de se jue­ga la dife­ren­cia fun­da­men­tal entre nosotrxs y nues­tros enemigos?

Es indigno echar­le la cul­pa a la Poli­cía de la Ciu­dad. Ellos, era sabi­do, harían su “tra­ba­jo”. Y lo hicie­ron. ¿Por qué los deja­ron hacer­lo? ¿Que hacían ahí? ¿Si los veía­mos nosotrxs, no los veían ellos, que tie­nen la fun­ción de diri­gir? ¿Fue la Ciu­dad la que acor­dó la dura­ción del velo­rio, la que deci­dió cerrar las puer­tas para que entre la vice pre­si­den­ta? ¿Fue la Ciu­dad la que anun­ció un alar­gue que no se cum­plió y la que cam­bió el iti­ne­ra­rio del cor­te­jo en una bur­la final? La dele­ga­ción de res­pon­sa­bi­li­da­des hacia la fami­lia de Die­go hace aún más paté­ti­ca la sim­pli­fi­ca­ción. En el comu­ni­ca­do ofi­cial, en las decla­ra­cio­nes de Fer­nán­dez, en la vul­ga­ta de los medios ofi­cia­les, se hace res­pon­sa­ble a la fami­lia de haber pedi­do un velo­rio cor­to, de haber ele­gi­do la Casa Rosa­da, de haber deci­di­do no con­ti­nuar con el velo­rio y lle­var­se a Die­go casi a escon­di­das, evi­tan­do la mul­ti­tud, de espal­das a nues­tro dolor y a nues­tra nece­si­dad dolien­te. Se ampa­ra esta dele­ga­ción en una cer­te­za pue­ril: la fami­lia debe deci­dir por­que ellos son los más afec­ta­dos por el dolor. ¡Increi­ble! Como si la muer­te de Die­go Mara­do­na fue­se una situa­ción fami­liar y no una cir­cuns­tan­cia polí­ti­ca excep­cio­nal para el país que con­du­cen, con reper­cu­sio­nes en todo el mun­do. ¡El pre­si­den­te dice que él solo se puso a dis­po­si­ción de la fami­lia! ¿Pero no era ésta, a todas luces, una cir­cuns­tan­cia polí­ti­ca tras­cen­den­te, en tan­to ponía en jue­go no solo avien­tes posi­cio­na­mien­tos polí­ti­cos, la afi­ni­dad de Die­go por el pero­nis­mo, su cer­ca­nía con los des­po­seí­dos, sino sobre todo la dispu­ta por los regí­me­nes de deseos, ela­bo­ra­ción de sue­ños y fan­ta­sías y, sobre todo, los modos de pen­sar­nos en común?

El desas­tre ocu­rri­do es con­se­cuen­cia de una decli­na­ción o de un ador­me­ci­mien­to polí­ti­co que a esta altu­ra resul­ta pro­gra­má­ti­co. Esta­mos hablan­do de los mis­mos diri­gen­tes que hace años vela­ron en encuen­tro popu­lar mul­ti­tu­di­na­rio al jefe epo­cal del pero­nis­mo, Nés­tor Kit­cher, de mane­ra pro­li­ja y pro­fe­sio­nal, sin daños cola­te­ra­les. Enton­ces supie­ron hacer­lo, ¿Por qué aho­ra no? ¿No era ésta una opor­tu­ni­dad mayor aun, más rele­van­te, que recla­ma­ba deci­sio­nes más cer­te­ras? ¿Qué nece­si­dad polí­ti­ca fun­cio­nal se fun­da­men­ta en el des­pre­cio fác­ti­co por los sec­to­res más expues­tos a la des­igual­dad eco­nó­mi­ca y el des­am­pa­ro afectivo?

Era impo­si­ble no velar a Mara­do­na, por más Covid que hubie­ra. Era impo­si­ble. Tal vez en eso hay que coin­ci­dir con Fer­nán­dez. Pero para hacer­lo así , hubie­se sido mejor no hacer­lo. ¿No hubo nadie que supie­se plan­tear blan­co sobre negro la situa­ción a la fami­lia logran­do con­sen­suar un velo­rio como se había pla­nea­do ini­cial­men­te, de 48 hs.? ¿Nadie pudo ir más allá del com­pren­si­ble dolor y llan­to de Clau­dia Mara­do­na y tomar la con­duc­ción de un acto mul­ti­tu­di­na­rio y un dolor sin pre­ce­den­tes? ¿Nadie supo expli­car­le a ella y a sus hijas que ahí afue­ra había millo­nes de fami­lia­res de Die­go espe­ran­do para des­pe­dir­lo, que ellos tam­bién eran su fami­lia, tan­to o más que ella y sus hijas? ¿No hubo, en todo caso, nadie capaz de ir mas allá de lo emo­ti­vo y, lle­ga­do el caso, plan­tar ban­de­ra de auto­ri­dad y deci­dir que el velo­rio debía seguir has­ta que todos los que que­rían pudie­sen des­pe­dir­se? No es mucho lo que esta­mos pidien­do con estas pre­gun­tas. Con­mo­ver, nego­ciar, impo­ner, for­man par­te bási­ca de la tarea de gober­nar. En defi­ni­ti­va, argu­men­tar que en la pla­za de mayo el desas­tre vivi­do se debió al res­pe­to por las deci­sio­nes de la fami­lia res­pon­de a la mis­ma lógi­ca que sos­tu­vo que el des­alo­jo a los palos en Guer­ni­ca tuvo que ver con una orden de un juez.

Orden del juez, volun­tad de la fami­lia. Dele­ga­ción de la ima­gi­na­ción polí­ti­ca a una resig­na­ción pusi­lá­ni­me de res­tau­ra­ción de un sen­ti­do común de escla­vos. Mis­mo sus­ten­to de lógi­ca polí­ti­ca para dos hechos que pare­cen estar solo liga­dos por la acti­tud repre­si­va, pero que sig­ni­fi­can un avan­ce pro­gre­si­vo hacia una derro­ta peli­gro­sa y abis­mal. Des­pués de ver las casi­llas pren­di­das fue­go en Guer­ni­ca, fue posi­ble pen­sar que no podía haber una rup­tu­ra más pro­fun­da entre la base social pro­pia y el gobierno, entre la ros­ca y la fies­ta, entre ellos y nosotxs. Las casi­llas pren­di­das fue­go fue­ron no solo una reali­dad inelu­di­ble liga­da a la repre­sión insó­li­ta, sino una heri­da sim­bó­li­ca cla­va­da por su autor, Ser­gio Ber­ni, como una cabe­za en una pica en la mura­lla de la cul­tu­ra de la ima­gen. Pero hoy, de mane­ra cha­pu­ce­ra y has­ta podría decir incon­sis­ten­te, fue­ron aún mas allá, trans­for­man­do con sus mane­jos impre­sen­ta­bles esa reu­nión de her­ma­nos en una arre­ba­ti­ña, como si el fére­tro hubie­se sido ya no el fue­go de un fogón igua­li­ta­rio de voces y llan­to y encuen­tro, sino un puña­do de hue­sos tira­dos a la mar­chan­ta. Y lle­ga­ron al reduc­to de lo que toda­vía podía unir­nos, con con­se­cuen­cias que aún no se pue­den medir, pero de las que sin duda son responsables.

Cuan­do se pro­du­jo el des­alo­jo de Guer­ni­ca pedi­mos la renun­cia de Ber­ni. Hoy, ¿quién debe­ría renun­ciar? ¿Cafie­ro, De Pedro? Los efec­tos del desas­tre son disi­mu­la­dos por el ámbi­to fut­bo­le­ro del velo­rio popu­lar. No pasó nada, corri­das de can­cha. Pero si nos dete­ne­mos en el comu­ni­ca­do ofi­cial y las decla­ra­cio­nes de Fer­nán­dez las simi­li­tu­des son aún mayo­res: allá en el sur fue­ron las orga­ni­za­cio­nes de izquier­da, hoy se habla de faná­ti­cos y gen­te subi­da a las rejas, como si no hubie­se pasa­do nada antes, como si no hubie­se habi­do una ren­di­ción pre­via a lo que, sin duda, si se lo mane­ja­ba de esta mane­ra iba a pasar. ¿No será el momen­to de dejar de pedir renun­cias para exi­gir de todas las mane­ras posi­bles el cam­bio de una lógi­ca polí­ti­ca que nos sigue empu­jan­do hacia un des­aso­sie­go que va mas allá inclu­so de una posi­ble derro­ta elec­to­ral y se aven­tu­ra hacia un derrum­be aní­mi­co nece­sa­rio para la deni­gra­ción final de lo polí­ti­co como modo de estar juntos?

Murió Die­go y no pudi­mos llo­rar­lo como mere­cía y como mere­cía­mos. Los cul­pa­bles fue­ron “los inadap­ta­dos de siem­pre”. Una nue­va tram­pa polí­ti­ca fue plan­ta­da, nos trans­for­ma­mos en lo que dicen que somos y nos revin­di­ca­mos fies­ta enfren­tan­do a la cana, copan­do la Rosa­da, sepa­ra­dos una vez más de los que están ahí, los care­tas, los yutas, los cor­ba­tas. Pero el dolor por la muer­te de Die­go es tan sabio que inclu­so este orgu­llo del agi­te, este dife­ren­cial en sí mis­mo no nos con­for­ta del todo: ellos se zar­pa­ron y nosotrxs la pudri­mos, sí, pero lo que nece­si­tá­ba­mos que ocu­rra no pudo ocu­rrir, hay un dolor adicional.

El dolor por la muer­te de Die­go sos­tie­ne diá­lo­gos abier­tos sin ter­mi­nar, seña­la incer­ti­dum­bres, nos impi­de situar­nos afue­ra. La muer­te no pudo evi­tar­se, el dolor agre­ga­do, en cam­bio, se podría haber evi­ta­do. Y en su muer­te Die­go hubie­se podi­do lle­var, como suce­de con todos los gran­des temas vita­les que su sig­ni­fi­ca­ción pone en jue­go, la fun­ción repa­ra­do­ra del dolor a dimen­sio­nes colec­ti­vas nun­ca antes pen­sa­das; hacer­nos común, vol­ver­nos otros. ¿No es tam­bién la his­to­ria la eva­lua­ción de aque­llos posi­bles laten­tes que lo ocu­rri­do trans­for­mó en impo­si­bles? ¿No debe­ría­mos habi­li­tar lo con­tra­fác­ti­co para sope­sar res­pon­sa­bi­li­da­des his­tó­ri­cas con­cre­tas? ¿No es líci­to desear con­je­tu­ral­men­te un velo­rio repa­ra­dor en lugar del mama­rra­cho en el que nos metie­ron y la ence­rro­na iden­ti­ta­ria a la que nos empujaron?

Una repa­ra­ción mara­do­nea­na, inclu­so de la idea de cui­da­do y de auto­cui­da­do, mano­sea­da y des­trui­da como valor polí­ti­co dife­ren­cial en el tra­ta­mien­to que el gobierno hizo de la cri­sis pan­dé­mi­ca, pero que se remon­ta a la des­mo­vi­li­za­ción pos­te­rior a las PASO y se ejem­pli­fi­ca en el des­mo­vi­li­za­dor trá­mi­te de la ley de abor­to legal en cur­so, impul­sa­da sin deba­te ni par­ti­ci­pa­ción de la marea ver­de y sus poten­cias. Por­que si algo carac­te­ri­za a este gobierno es su pro­gre­si­vo dis­tan­cia­mien­to de la fies­ta como modo de res­pal­do aní­mi­co para ges­tio­nar la polí­ti­ca como ima­gi­na­ción de nue­vos posi­bles, un temor a la vita­li­dad insu­mi­sa de ese nosotrxs que la pro­pia Cris­ti­na le seña­lo a Fer­nán­dez como apo­yo inelu­di­ble, en aque­lla otra pla­za espe­ran­za­do­ra, tan leja­na y bastardeada.

Aho­ra sabe­mos con una cer­te­za for­ta­le­ci­da por el daño reci­bi­do que de lo que debe­mos cui­dar­nos es de esta lógi­ca polí­ti­ca pusi­lá­ni­me, que siem­pre se incli­na hacia el lugar común, la lega­li­dad más paca­ta y sen­si­ble­ra para fun­da­men­tar un prag­ma­tis­mo tan débil como reac­cio­na­rio. En tér­mi­nos de la apli­ca­ción de esa lógi­ca hoy no hubo erro­res, su ejer­ci­cio es rigu­ro­so y vuel­ve a poner otra vez de nues­tro lado la ges­tión autó­no­ma, no repre­sen­ta­da ni repre­sen­ta­ble, de la fies­ta. Expre­sa­da tam­bién como pasó en el enfren­ta­mien­to anti yuta, anti care­ta, anti pro­fe­sio­nal, en el ran­cheo a lo que dé, en la corri­da para ver el cajón de Diego…

Con Guer­ni­ca muchos deja­mos defi­ni­ti­va­men­te de tener empa­tía afec­ti­va con esta ges­tión, pero nun­ca, tal vez, pen­sa­mos que lle­ga­ría­mos a des­pre­ciar sus con­se­cuen­cias de una mane­ra tan direc­ta y feroz como suce­dió en la pla­za, en el día más dolo­ro­so, en el dolor más impen­sa­do. Tal vez des­de el mis­mo dolor agre­ga­do, para los que los vota­mos, y los vamos a vol­ver a votar, lle­gó la hora de decir­les cla­ra­men­te que dejen de hacer las cosas de mane­ra cobar­de. Y que si van a hacer­las como cobar­des pro­fe­sio­na­les por lo menos las hagan de mane­ra efi­cien­te, de modo tal que no nos obli­guen, ade­más del recha­zo, tam­bién a la ver­güen­za. Por­que lo que vie­ne des­pués es la nega­ción y la indiferencia.

* Ensa­yis­ta, humo­ris­ta, comu­ni­ca­dor, edi­tor, coau­tor jun­to a Ser­gio Lán­ger de la tira La Nelly (dia­rio Cla­rín), autor de la nove­la Gue­rri­lle­ros (una sali­da al mar para Boli­via). Publi­có Burroughs para prin­ci­pian­tes y Cer­van­tes para prin­ci­pian­tes (jun­to a Ser­gio Lán­ger). Codi­rec­tor de Red Edi­to­rial y Revis­ta Ignorantes.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *