Ucra­nia. ¿Que ha cam­bia­do des­pués del «Euro­mai­dan»?

Por Ale­xey Zotiev. Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 27 de noviem­bre de 2020.

¿Qué ha supues­to para Ucra­nia Euro­mai­dan? ¿Qué es lo que ver­da­de­ra­men­te ha cam­bia­do para nues­tros veci­nos ucra­nia­nos des­de los hechos de 2013 – 2014 en Kiev y el cam­bio de régi­men? Los entu­sias­tas ucra­nia­nos habla­ban de revo­lu­ción, de liber­tad y de nue­vas pers­pec­ti­vas mien­tras noso­tros insis­tía­mos en que lo que pasa­ba en el país no era más que un gol­pe de Esta­do armado. 

Por supues­to, quie­nes esta­ban den­tro creían que sabían mejor que los demás los moti­vos por los que los mani­fes­tan­tes esta­ban allí y por qué no esta­ban satis­fe­chos con el Gobierno del momen­to. Noso­tros, los rusos, a cien­tos o miles de kiló­me­tros de lo que esta­ba ocu­rrien­do, com­pren­di­mos que solo se tra­ta­ba de un cam­bio en las éli­tes, aque­llas que cíni­ca­men­te habían redis­tri­bui­do los recur­sos del Esta­do, sin olvi­dar lle­nar­se los bolsillos.

En ese momen­to, en la pri­ma­ve­ra de 2014, era abso­lu­ta­men­te inú­til dis­cu­tir sobre nada con nues­tros veci­nos. Cual­quier crí­ti­ca pro­ce­den­te de Rusia era per­ci­bi­da como envi­dia de quie­nes no habían podi­do hacer lo mis­mo o un inten­to del “régi­men tota­li­ta­rio” de des­acre­di­tar los pro­ce­sos demo­crá­ti­cos que se esta­ban pro­du­cien­do en Ucra­nia para que así no pudie­ra repe­tir­se en nues­tro país.

Pero, como se sue­le decir, el tiem­po lo cura todo, ya que es inevi­ta­ble poner cada cosa en su sitio. El fer­vor revo­lu­cio­na­rio pasó como una resa­ca y la pobla­ción, ago­ta­da de la gue­rra civil que siguió al cam­bio de régi­men no vio­len­to, comen­zó a hacer­se una pre­gun­ta: ¿qué ha sido todo esto? ¿Un pro­ce­di­mien­to demo­crá­ti­co basa­do en la volun­tad de los ciu­da­da­nos o un gol­pe de Esta­do arma­do resul­tó en apar­tar a un gru­po cri­mi­nal para poner a otros en el poder?

La reeva­lua­ción de los hechos está en pleno apo­geo hoy en día. El mito de las “cen­tu­rias celes­tia­les” cae por su pro­pio peso, el heroís­mo de los “héroes de ATO” se cues­tio­na a dia­rio y los “desin­te­re­sa­dos” líde­res de ayer han resul­ta­do no ser más que ordi­na­rios popu­lis­tas mercantiles.

Esta sema­na se ha cono­ci­do que el dipu­tado del par­ti­do de Poroshen­ko Andriy Paru­biy y otra serie de dipu­tados de Euro­mai­dan han sido lla­ma­dos a decla­rar en la cau­sa penal que inves­ti­ga el gol­pe. El caso se ini­ció a peti­ción del dipu­tado de la Pla­ta­for­ma Opo­si­to­ra Por la Vida Rinat Kuz­min y se basa en las reve­la­cio­nes del exdipu­tado David Zhvanya.

“Me sor­pren­de ver esta com­ple­ta his­te­ria por la inves­ti­ga­ción sobre los hechos decla­ra­dos por el exdipu­tado y excon­fi­den­te del pre­si­den­te Poroshen­ko David Zhvan­ya de lo ocu­rri­do en Mai­dan en 2014. Al fin y al cabo, es la res­pon­sa­bi­li­dad de las auto­ri­da­des judi­cia­les inves­ti­gar cau­sas pena­les. ¿O es que alguien pien­sa que, aun­que se estén pro­du­cien­do las elec­cio­nes más impor­tan­tes del pla­ne­ta, las decla­ra­cio­nes de Zhvan­ya sobre los crí­me­nes come­ti­dos iban a pasar des­aper­ci­bi­das en nues­tro país y en el extran­je­ro?”, pre­gun­tó Kuz­min a los periodistas.

Tras abrir la caja de Pan­do­ra hace unos meses, Zhvan­ya lle­va tiem­po dicien­do muchas cosas sobre aque­llos hechos leja­nos, sobre los actos de sus anti­guos cole­gas y sobre las moti­va­cio­nes que les guia­ron. Par­ti­ci­pan­te acti­vo en Mai­dan, el exdipu­tado Zhvan­ya, en un vídeo gra­ba­do diri­gi­do a Zelensky, acu­só a sus exco­le­gas de come­ter el gol­pe por moti­vos per­so­na­les, con­cre­ta­men­te para enri­que­cer­se. Aho­ra, las agen­cias de la ley de Ucra­nia ten­drán que inves­ti­gar, con todas las con­se­cuen­cias, las acu­sa­cio­nes de Zhvan­ya y las decla­ra­cio­nes de Kuz­min, que insis­te en que Mai­dan fue un derro­ca­mien­to ile­gal del Gobierno.

Muchos espe­ra­ban este momen­to. Que Yanu­ko­vich fue derro­ca­do por medio de un gol­pe de Esta­do había que­da­do cla­ro para todos excep­to para los ucra­nia­nos que par­ti­ci­pa­ron en los hechos. Pero, a juz­gar por el hecho de que el sis­te­ma judi­cial ucra­niano ha sido bom­bar­dea­do con ese tipo de decla­ra­cio­nes y que los polí­ti­cos impor­tan­tes de tiem­pos de Poroshen­ko abier­ta­men­te admi­ten la ile­ga­li­dad de los hechos, la socie­dad ucra­nia­na pare­ce pre­pa­ra­da para ir un paso más allá de la reeva­lua­ción del pasa­do. Alguien tie­ne que poner nom­bre a lo que hicie­ron y quié­nes fue­ron quie­nes lo perpetraron.

Es difí­cil ima­gi­nar hacia dón­de lle­va­rá a cier­tos repre­sen­tan­tes de la éli­te ucra­nia­na. Por una par­te, no es difí­cil pro­bar que Paru­biy, Yatse­niuk, Tur­chi­nov y Poroshen­ko son sim­ples cri­mi­na­les que derro­ca­ron al Gobierno y que lle­va­ron al país al abis­mo de la gue­rra civil. Pero, ¿y enton­ces qué? ¿Qué se hace enton­ces con Yanu­ko­vich, que fue con­de­na­do en ausen­cia en Ucra­nia? Si reco­no­cen que fue un gol­pe, será pre­ci­so hablar de él no como un cri­mi­nal, como sue­le hacer­se aho­ra en Ucra­nia, sino como una víctima.

¿Qué pasa con la legi­ti­mi­dad de los dos pre­si­den­tes que lle­ga­ron des­pués, Poroshen­ko y Zelensky? Hay más pre­gun­tas que res­pues­tas. Pero hay algo que tran­qui­li­za: repre­sen­tan­tes de la socie­dad ucra­nia­na han comen­za­do a ana­li­zar crí­ti­ca­men­te los hechos del pasa­do en su país, lo que sig­ni­fi­ca que no todo está per­di­do y que en el futu­ro pue­de comen­zar un pro­ce­so cons­truc­ti­vo en Ucra­nia con el que, antes o des­pués, todo que­de en su sitio.

Fuen­te: Slav­yan­grad

Artícu­lo Original

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.