Saha­ra Occi­den­tal. ¿Cómo hace la gue­rra el Ejér­ci­to Popu­lar Saharaui?

Por ECS. Resu­men Medio Orien­te, 26 de noviem­bre de 2020.

El cen­so espa­ñol de 1974 con­ta­bi­li­zó unos 75.000 saha­rauis con dere­cho a voto en el terri­to­rio del Sáha­ra espa­ñol. Tras el éxo­do, la gue­rra (1976−1991) y 29 años de som­len­cia en la hama­da arge­li­na se esti­ma que el pue­blo saha­raui lo com­po­nen apro­xi­ma­da­men­te medio millón de per­so­nas que con­ta­ría con un terri­to­rio de 266.000 kiló­me­tros para cons­ti­tuir su repú­bli­ca independiente.

Fren­te a ese obje­ti­vo sagra­do de enfren­tar­se a una dic­ta­du­ra que dis­po­ne des­po­ti­ca­men­te de la vida de más de 35 millo­nes de marro­quíes y un ejér­ci­to de unos 250.000 hom­bres. No hace fal­ta ser un exper­to mili­tar para dar­se cuen­ta del aplas­tan­te des­equi­li­brio de fuer­za a favor del régi­men marro­quí por lo que habría que pre­gun­tar­se ¿Cómo hace la gue­rra el pue­blo saharaui?

Des­de los años 70 la estra­te­gia ha sido la gue­rra de gue­rri­llas. Con ase­so­ra­mien­to de la izquier­da revo­lu­cio­na­ria mun­dial, los sol­da­dos saha­rauis aco­sa­ban a las pen­sa­das colum­nas marro­quíes con ata­ques relám­pa­go. Se hacían con mate­ria­les muy valio­sos, hacían pri­sio­ne­ros y des­ani­ma­ban a las tro­pas marro­quíes al ver­se éstas inca­pa­ces de defen­der­se en un desier­to gigante. 

Tras años de gue­rra, el régi­men marro­quí reci­bió la ines­ti­ma­ble ayu­da israe­lí y el dine­ro sau­dí que se mate­ria­li­za­ron en la mura­lla defen­si­vas más gran­de del mundo. 

Por pri­me­ra vez en su his­to­ria los nóma­das saha­rauis ya no podían cir­cu­lar en su terri­to­rio con liber­tad y de la mis­ma for­ma, tocó repen­sar la gue­rra. No pasó mucho tiem­po has­ta que los astu­tos «Poli­sa­rios» des­cu­brie­ran las vul­ne­ra­bi­li­da­des del muro: la baja moral de los sol­da­dos que lo guar­da­ban, su tama­ño, la pesa­dez de las uni­da­des que lo pro­te­gían y las incle­men­cias del tiem­po. Pron­to apren­die­ron uti­li­zar la noche para des­ca­ti­var minas, colo­car explo­si­vos para volar par­tes com­ple­tas del muro de pie­dra y coor­di­nar acti­vi­da­des de entre­te­ni­mien­to para poder pene­trar por el pun­to elegido. 

Des­car­ta­da la con­fron­ta­ción tra­di­cio­nal median­te la ocu­pa­ción de pla­zas, ago­tar al enemi­go se con­vir­tió en la tác­ti­ca para ganar la gue­rra: ata­car con arti­lle­ría, volar una par­te del muro, entrar por don­de menos el enemi­go se lo espe­ra, rodear­le, des­tro­zar­lo y salir en tiem­po récord. Un tra­ba­jo rápi­do y lim­pio que requie­re enor­mes esfuer­zos de coor­di­na­ción y obser­va­ción que el ejér­ci­to popu­lar Saha­raui rea­li­za con la pacien­cia que carac­te­ri­za a los saharauis.

Fuen­te: ecsaha​raui​.com

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *