Pen­sa­mien­to crí­ti­co. Phi­lip­pe Blan­chet: «En Fran­cia hay 10 millo­nes de per­so­nas que han sido víc­ti­mas de dis­cri­mi­na­ción lingüística»

Por Idoia Era­so. Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 27 de noviem­bre de 2020.

Este jue­ves pasa­do ha avan­za­do en la Asam­blea Nacio­nal la pro­po­si­ción de ley para cas­ti­gar la glo­to­fo­bia y aña­dir la dis­cri­mi­na­ción por el acen­to a la de la homo­fo­bia, la xeno­fo­bia. Phi­lip­pe Blan­chet expli­ca la mag­ni­tud de dicha discriminación.

La glo­to­fo­bia pue­de pare­cer de algo menor, pero la dis­cri­mi­na­ción lin­güís­ti­ca está muy exten­di­da en el Esta­do fran­cés, el 16% de la pobla­ción dice haber sido víc­ti­ma por hablar con un acen­to que no se corres­pon­de con los están­da­res pari­si­nos, en la bús­que­da de empleo. Phi­lip­pe Blan­chet es pro­fe­sor de socio­lin­güís­ti­ca y didác­ti­ca de len­guas en la Uni­ver­si­dad de Ren­nes 2 en Bre­ta­ña, y crea­dor del neo­lo­gis­mo ‘glo­to­fo­bia’, cons­ti­tui­do por el pre­fi­jo ‘glo­to’ (len­gua) y ‘fobia’ (odio o recha­zo). Defien­de la nece­si­dad de una ley que cas­ti­gue dicha dis­cri­mi­na­ción, jun­to con otras dis­cri­mi­na­cio­nes como la de raza, orien­ta­ción sexual, creen­cia reli­gio­sa…, y este jue­ves se dio el pri­mer paso en ese sen­ti­do tras haber sido apro­va­da en la Asam­blea Nacio­nal. Aho­ra, para ser ins­cri­ta en el Códi­go Penal nece­si­ta­rá ser acep­ta­da tam­bién en el Senado.

La pro­ble­má­ti­ca de la glo­to­fo­bia liga­da al acen­to tie­ne doble actua­li­dad, ya que el pri­mer minis­tro, Jean Cas­tex tie­ne acen­to meri­dio­nal, uno de los más estig­ma­ti­za­dos, y cuan­do el 3 de julio de este año se dio a cono­cer su nom­bra­mien­to las bur­las sobre su acen­to se exten­die­ron en los redes socia­les, inclu­so en algu­nos medios de comu­ni­ca­ción pari­si­nos de ámbi­to estatal.

Para enten­der el por­qué de está pro­po­si­ción de ley, es nece­sa­rio cono­cer la situa­ción que se vive en el Esta­do fran­cés, que no es la mis­ma que los esta­dos que la rodean. Usted ha decla­ra­do repe­ti­da­men­te que el Esta­do fran­cés es espe­cial­men­te glotófobo…

-Sí, toda la his­to­ria de la cons­truc­ción de Fran­cia moder­na, sobre todo des­pués de la Revo­lu­ción Fran­ce­sa, está basa­da en ello. En Fran­cia vivi­mos en una dic­ta­du­ra lin­güís­ti­ca, los dere­chos lin­güís­ti­cos no se res­pe­tan, y para hacer­los valer hay un com­ba­te. Hay que hacer valer el dere­cho de hablar en otra len­gua que no sea el fran­cés, que se tie­ne dere­cho de hablar en vas­co cuan­do se es vas­co en el País Vas­co, que se tie­ne dere­cho a tener un acento.

Esta­mos ante un esta­do que ha eri­gi­do la glo­to­fo­bia como prin­ci­pio de la iden­ti­dad nacio­nal. El fran­cés es la len­gua sagra­da de la iden­ti­dad nacio­nal fran­ce­sa. Se obli­ga a hablar fran­cés y a hacer­lo como los parisinos.

La ley fue dis­cu­ti­da la sema­na pasa­da, y ha sido vota­da en la Asam­blea Nacio­nal en pri­me­ra lec­tu­ra este jue­ves. Usted fue con­sul­ta­do por el Comi­té de Leyes den­tro del pro­ce­so ins­ti­tu­cio­nal...

-Antes de que se pre­sen­ta­se en la Asam­blea Nacio­nal, me pre­gun­ta­ron cuál era el pro­ble­ma que debía de tra­tar, y qué efec­to pue­de tener hacer una ley. Fue muy intere­san­te por­que había par­la­men­ta­rios que son favo­ra­bles al pro­yec­to de ley y que tra­ta­ban de ima­gi­nar las obje­cio­nes. Les ayu­dé a encon­trar respuestas.

¿Cuá­les fue­ron las obje­cio­nes y sus respuestas?

-No se tra­ta solo de las obje­cio­nes par­la­men­ta­rias, son siem­pre las mis­mas obje­cio­nes. Es decir, que se tra­ta de un pro­ble­ma menor, no ser­vi­ría de nada tra­tar­lo legal­men­te, y hay que dejar de crear leyes en gene­ral, y tra­tar de judi­cia­li­zar todo. Yo les res­pon­dí que había inves­ti­ga­cio­nes cua­li­ta­ti­vas y cuan­ti­ta­ti­vas, hay una encues­ta pre­sen­ta­da este año que mos­tra­ba que se tra­ta de una dis­cri­mi­na­ción muy exten­di­da. Se cal­cu­la que en Fran­cia hay 10 millo­nes de per­so­nas que han sido víc­ti­mas de dis­cri­mi­na­ción real, sobre todo en lo que repre­sen­ta el acce­so al tra­ba­jo debi­do a su acento.

Crear la ley supon­dría que el pre­tex­to del acen­to no es legí­ti­mo y no es acep­ta­ble para tra­tar a la gen­te de mane­ra dife­ren­te, por­que la len­gua y su mane­ra de hablar­la es un atri­bu­to de la per­so­na, como el color de su piel, la for­ma de sus ojos, su ape­lli­do, sus con­vic­cio­nes polí­ti­cas o su orien­ta­ción sexual, y que por lo tan­to se tra­ta de recha­zar la per­so­na en sí mis­ma, por lo que es impor­tan­te cas­ti­gar­lo. Les recor­dé que las leyes inter­na­cio­na­les prohí­ben la dis­cri­mi­na­ción lin­güís­ti­ca y que Fran­cia no las res­pe­ta, o por lo menos no de mane­ra correc­ta. Y que era impor­tan­te tras­la­dar a la ley fran­ce­sa, las leyes inter­na­cio­na­les, para que se apli­quen mejor.

En 2016 se empe­zó a ins­cri­bir la dis­cri­mi­na­ción lin­güís­ti­ca en la legis­la­ción fran­ce­sa, que prohi­be la dis­cri­mi­na­ción de las per­so­nas que hablen otra len­gua que no sea el fran­cés, aho­ra fal­ta la cues­tión de la varia­ción del fran­cés. Hay varia­cio­nes regio­na­les del fran­cés, al igual que hay len­guas regio­na­les, y tam­bién varia­cio­nes socia­les. En Fran­cia está bien bur­lar­se de una per­so­na por su acen­to, es nor­mal no con­tra­tar­las por­que su pro­nun­cia­ción no es acep­ta­ble… Como mucha gen­te pien­sa eso en Fran­cia, la idea es que la ley ten­ga tan­to el efec­to con­cre­to, que per­mi­ta denun­ciar­lo si se dice cla­ra­men­te. Y que tam­bién ten­ga un efec­to edu­ca­ti­vo; si es puni­ble por la ley, es que no está bien.

Las reac­cio­nes en París han sido con­tra­rias a la ley en muchos ámbi­tos, inclui­dos los medios…

-Sí, por­que ellos no se dan cuen­ta de que for­man par­te de los pri­vi­le­gia­dos, o no se dan cuen­ta de lo que sufren los domi­na­dos, por decir­lo de una mane­ra polí­ti­ca. Se tra­ta de una dis­cri­mi­na­ción en el ori­gen mis­mo, ya que la for­ma de hablar el fran­cés está liga­da a la pro­ce­den­cia regio­nal, y que los acen­tos son el con­tac­to con otras len­guas. Es por­que ese ha sido el idio­ma de ori­gen, his­tó­ri­ca­men­te, como el alsa­ciano, el vas­co… Es el com­ple­jo de Colón, yo soy el mode­lo, yo soy la ver­dad, el asi­mi­la­cio­nis­mo es una idea muy exten­di­da en Francia.

Se tra­ta, por lo tan­to, de una dis­cri­mi­na­ción que está liga­da a la dis­cri­mi­na­ción de las len­guas regio­na­les del Estado.

-Sí. Cuan­do se oye hablar a los polí­ti­cos de la Ter­ce­ra y Cuar­ta Repú­bli­ca, es decir la pri­me­ra mitad del siglo XX, inclu­so el pre­si­den­te tie­ne un acen­to mar­ca­do. Has­ta 1950, el com­ba­te del Esta­do era con­tra las otras len­guas de Fran­cia; con que la gen­te habla­ra fran­cés, ya era sufi­cien­te, esa era la vic­to­ria, daba igual cómo. A par­tir de 1950 – 1960, ese com­ba­te ya lo ganó, casi todos los fran­ce­ses saben fran­cés, es la épo­ca en la que se empie­za a edu­car a los niños en fran­cés, inclu­so en las fami­lias. Los padres renun­cian a su len­gua por­que han apren­di­do el fran­cés en la escue­la y se lo ense­ñan a sus hijos, en vez de hablar­les en bear­nés, vas­co, pro­ven­zal o picar­dí. De modo que el pri­mer com­ba­te lin­güís­ti­co del Esta­do fran­cés se ha ganado.

Y enton­ces se pasa a la segun­da fase, ya que prác­ti­ca­men­te se han ven­ci­do las len­guas regio­na­les (no del todo, pero glo­bal­men­te sí). Se pasa a hacer des­apa­re­cer la iden­ti­dad regio­nal. Por­que en la ideo­lo­gía nacio­nal fran­ce­sa hay un cen­tra­lis­mo lin­güís­ti­co muy fuer­te, un pro­yec­to de uni­fi­ca­ción, y de uni­for­mi­za­ción, de la población.

Es decir, todo el mun­do va a hablar la mis­ma len­gua, e ideal­men­te (aun­que yo no estoy de acuer­do, y no creo que sea posi­ble) de la mis­ma mane­ra. Por lo que se tra­ta del mis­mo com­ba­te, es un com­ba­te asi­mi­la­cio­nis­ta de ideo­lo­gía colo­nial. Muchos estu­dios han mos­tra­do que la polí­ti­ca lin­güís­ti­ca que se ha lle­va­do a cabo en Fran­cia es la mis­ma que el Esta­do impu­so en sus colo­nias exte­rio­res, en Magreb, en Mar­ti­ni­ca… Una polí­ti­ca asi­mi­la­cio­nis­ta que en el fon­do, es un pen­sa­mien­to colo­nial: «Somos supe­rio­res, somos el mode­lo, os hemos con­quis­ta­do, y aho­ra debéis asi­mi­lar­nos a noso­tros, ser como exac­ta­men­te noso­tros, hablar como noso­tros, pen­sar como nosotros».

¿Podría dar­nos un ejem­plo de esas dis­cri­mi­na­cio­nes cualitativas?

-Publi­ca­mos un libro que se titu­la ‘Je n’ai plus osé ouvrir la bou­che’ (Ya no me he atre­vi­do a abrir la boca), que reco­ge tes­ti­mo­nios, y no solo liga­das al empleo, tam­bién hay de dis­cri­mi­na­ción al acce­so a la edu­ca­ción, a ser­vi­cios, a dere­chos… Siguien­do con el ejem­plo del empleo, ten­go muchí­si­mos ejem­plos de per­so­nas que pasan una entre­vis­ta de tra­ba­jo, o a opo­si­cio­nes, en la par­te oral una vez apro­ba­do la par­te escri­ta. Sobre todo si se tra­ta de ser pro­fe­sor, administrativo…

Un ejem­plo recu­rren­te es el que, tras haber pasa­do el examen escri­to para ser pro­fe­sor de mate­má­ti­cas, se le dice explí­ci­ta­men­te que con ese acen­to no pue­de ser­lo. Otro tes­ti­mo­nio es de una per­so­na que es de Gas­co­ña, una per­so­na con muy bue­na for­ma­ción, y en la entre­vis­ta en cuan­to se pone a hablar todo el mun­do se echa a reír, y dice que en ese momen­to enten­dió que no con­se­gui­ría el tra­ba­jo, y efec­ti­va­men­te no lo consiguió.

Tam­bién están las per­so­nas que han sido con­tra­ta­das, a las que se les ha dicho que si quie­ren ser ascen­di­das debe­rán de corre­gir su pro­nun­cia­ción. Hay gen­te que va al logo­pe­da como si fue­se una pato­lo­gía, por­que si no su carre­ra se da por perdida.

Ade­más de esa dis­cri­mi­na­ción tan paten­te, están los peque­ños comen­ta­rios, que cuan­do se repi­ten cons­tan­te­men­te resul­tan difí­ci­les de soportar.

-Sí, pre­ci­sa­men­te esa es la dife­ren­cia entre la dis­cri­mi­na­ción y la estig­ma­ti­za­ción. Para que la gen­te sea dis­cri­mi­na­da, es nece­sa­rio que una de sus carac­te­rís­ti­cas sea estig­ma­ti­za­da, su reli­gión, su color de piel, su orien­ta­ción sexual… su len­gua, o su mane­ra de pro­nun­ciar­la. Esta estig­ma­ti­za­ción no siem­pre aca­ba sien­do una dis­cri­mi­na­ción. Mucha gen­te no ha enten­di­do lo que supo­ne la ley, hay gen­te que dice que aho­ra no podrá reír­se del acen­to del sur, la ley no pre­ten­de prohi­bir las bur­las, sino de la dis­cri­mi­na­ción, que no es lo mismo.

Esta estig­ma­ti­za­ción está muy pre­sen­te, y la gen­te la vive muy mal, hay mucho sufri­mien­to en ello, hay gen­te que es humi­lla­da regu­lar­men­te y repre­sen­ta­da de una mane­ra cari­ca­tu­res­ca. Esos comen­ta­rios de todos los días que des­acre­di­tan a la per­so­na y que son des­pec­ti­vos –inclu­so aun­que algu­nas veces no sea malin­ten­cio­na­do, la gen­te cree que es sola­men­te para reír– son una for­ma de humi­lla­ción. Para la gen­te que vive eso todo el tiem­po es inso­por­ta­ble, es casi una for­ma de aco­so, aco­so lingüístico.

A nivel cuan­ti­ta­ti­vo, un son­deo ha mos­tra­do que son un núme­ro muy impor­tan­te de per­so­nas las que se han sen­ti­do discriminadas.

-Sí, se tra­ta de un son­deo que se ha dado a cono­cer a pri­me­ros de año. Ha sido publi­ca­do en el libro de Jean-Michel Apathie y Michel Fel­tin-Palas que se titu­la ‘J’ai un accent, et alors?’ (Ten­go un acen­to, ¿y qué?’). Es un libro que denun­cia las esti­ma­cio­nes y las dis­cri­mi­na­cio­nes que sufre la gen­te en Fran­cia, y no solo los acen­tos regio­na­les, sino todos los tipos de acentos.

Esta encues­ta mues­tra lo que noso­tros ya había­mos vis­to en nues­tras inves­ti­ga­cio­nes cua­li­ta­ti­vas; hay un fran­cés de cada dos, una fran­ce­sa de cada dos, que dice tener acen­to, un cuar­to que dice tener un acen­to mar­ca­do, que se nota fácil­men­te al hablar, y entre esa gen­te, la mitad dice haber sido víc­ti­ma de bro­mas, de bur­las o de humi­lla­cio­nes, y hay un 16% de la pobla­ción que dicen haber sido dis­cri­mi­na­dos en la bús­que­da de empleo. Eso repre­sen­ta alre­de­dor de 10 millo­nes de per­so­nas. Tie­ne efec­to en todas las capas socia­les, se expre­sa públi­ca­men­te en todos los sec­to­res socio-económicos.

-Inclu­so Jean Cas­tex, el pri­mer minis­tro, ha sufri­do dicha glotofobia…

-Cuan­do fue nom­bra­do, ense­gui­da se vio en las redes socia­les, inclu­so en la pren­sa, algu­nos perio­dis­tas se bur­la­ban de él de mane­ra real­men­te des­pec­ti­va. A veces se tra­ta­ban tan solo de bro­mas, pero a veces era cla­ra­men­te des­pre­cio. No me sor­pren­dió, por­que en la ideo­lo­gía nacio­nal fran­ce­sa se supo­ne que no se pue­de acce­der a un pues­to de alta res­pon­sa­bi­li­dad, que encar­na la nación, si se tie­ne un acen­to. Estos pues­tos están reser­va­dos a la éli­te pari­si­na, y a los que han deci­di­do hacer­lo de tal manera.

La nomi­na­ción sor­pren­dió, por­que es la pri­me­ra vez. Des­de el comien­zo de la Quin­ta Repú­bli­ca, en 1958, no ha habi­do nin­gún polí­ti­co que haya lle­va­do una carre­ra a nivel nacio­nal de muy alto nivel que ten­ga un acen­to mar­ca­do. Ha habi­do algu­nos minis­tros, pero se pue­den con­tar con los dedos de la mano. De hecho Cas­tex se ha teni­do que jus­ti­fi­car, y dijo que el acen­to for­ma­ba par­te de él, y tie­ne dere­cho de ser así.

Lo que me ha lla­ma­do la aten­ción es que esta vez tam­bién ha habi­do un movi­mien­to de apo­yo. Es algo raro, mues­tra que hay algo que está cam­bian­do en la socie­dad. Este pro­yec­to de ley se vota­rá en la Asam­blea Nacio­nal, fue acep­ta­do por la Comi­sión de Leyes por todos los gru­pos par­la­men­ta­rios repre­sen­ta­dos en ella, se está avan­zan­do. No hay que olvi­dar que es el ter­ce­ro que se pro­po­ne, y los otros dos no lle­ga­ron a votar­se en el Par­la­men­to. Se tra­ta de una ley muy sim­ple, ya que se tra­ta de aña­dir el acen­to al artícu­lo 225 del Códi­go Penal.

¿Cree que hay posi­bi­li­da­des de que la ley sea aprobada?

-Sí, he habla­do mucho con el dipu­tado que ha pro­pues­to la ley, y apa­ren­te­men­te tie­ne apo­yo de varios gru­pos par­la­men­ta­rios, por lo que espe­ra que está vez será aprobada.

¿El hecho de que Jean Cas­tex sea pri­mer minis­tro pue­de ayudar?

-Sí, el dipu­tado que ha pro­pues­to la ley es del mis­mo gru­po par­la­men­ta­rio que el pri­mer minis­tro y tie­nen la mayo­ría en la Asam­blea Nacio­nal, aun­que no en el Sena­do. Pue­de ser que por soli­da­ri­dad con su pri­mer minis­tro, des­pués de haber sido víc­ti­ma de bur­las, voten a favor.

Fuen­te: Naiz

Foto: Bob Edme

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *