Pen­sa­mien­to crí­ti­co. Las tuer­cas de la censura

Por Andrey Man­chuk. Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 27 de noviem­bre de 2020.

Joe Biden aún no se ha ase­gu­ra­do ofi­cial­men­te el esta­tus de pre­si­den­te de Esta­dos Uni­dos, pero ya está for­man­do su equi­po de tran­si­ción. Entre otros, inclu­ye al pro­pa­gan­dis­ta Richard Sten­gel, que cola­bo­ró en los medios Radio Liberty Voi­ce of Ame­ri­ca y que orgu­llo­sa­men­te se auto­de­fi­nió como “prin­ci­pal pro­pa­gan­dis­ta” del Depar­ta­men­to de Esta­do. Según los obser­va­do­res, podría con­ver­tir­se en una de las figu­ras cla­ve que deter­mi­ne la polí­ti­ca infor­ma­ti­va del futu­ro gabinete.

“No estoy en con­tra de la pro­pa­gan­da. Todos los paí­ses par­ti­ci­pan en ella y debe hacer­se hacia la pro­pia pobla­ción. No creo que sea nada terri­ble”, afir­mó abier­ta­men­te este repre­sen­tan­te del esta­blish­ment libe­ral, que a la vez cri­ti­ca la pri­me­ra enmien­da de la Cons­ti­tu­ción, que garan­ti­za a los ciu­da­da­nos el dere­cho a expre­sar libre­men­te sus creen­cias. Según Sten­gel, debe­ría ser revi­sa­da con el pro­pó­si­to de luchar con­tra la des­in­for­ma­ción. Está cla­ro que la pren­sa mun­dial va a seguir luchan­do con­tra la disi­den­cia, mar­gi­nan­do cual­quier visión alter­na­ti­va. Como ya hacen las pla­ta­for­mas digitales.

Ucra­nia sigue obe­dien­te­men­te el camino de su Esta­do pro­tec­tor y tam­bién aprie­ta las tuer­cas de la cen­su­ra, limi­tan­do a la pren­sa con ban­de­ras rojas de prohi­bi­ción. El Comi­té de Polí­ti­ca Huma­ni­ta­ria del Par­la­men­to, pre­si­di­do por el odia­do dipu­tado Potu­raev, ha apro­ba­do una pro­pues­ta de ley que plan­tea prohi­bir “el flu­jo de expre­sio­nes que nie­guen el hecho de la agre­sión mili­tar de la Fede­ra­ción Rusa en Ucra­nia, la ocu­pa­ción de la Fede­ra­ción Rusa del terri­to­rio ucra­niano y la gue­rra híbri­da de la Fede­ra­ción Rusa con­tra Ucrania”.

¿Qué quie­re decir esto en la prác­ti­ca? Cual­quie­ra que vio­le esta prohi­bi­ción (por ejem­plo, men­cio­nan­do que Ucra­nia jamás ha decla­ra­do la gue­rra a Rusia y que man­tie­ne unas rela­cio­nes comer­cia­les por valor de millo­nes de dóla­res), algo que no es tan extra­ño en la tele­vi­sión ucra­nia­na, pue­de supo­ner para el canal una mul­ta del 25% de su licen­cia o la revo­ca­ción de esta. El tema ha sido lle­va­do al Con­se­jo Nacio­nal de Radio­di­fu­sión, con­tro­la­do hace tiem­po por las auto­ri­da­des y con­ver­ti­do en un orga­nis­mo puni­ti­vo para la cen­su­ra de los perio­dis­tas. Y la defi­ni­ción de “nega­ción de la agre­sión rusa” está escri­ta de la for­ma más ambi­gua posi­ble, para que casi cual­quier fra­se pro­nun­cia­da por des­cui­do pue­da caer bajo la prohibición.

Pero eso solo es el prin­ci­pio. Al mis­mo tiem­po, el Par­la­men­to ha empe­za­do a con­si­de­rar una pro­pues­ta de ley sobre las nue­vas fun­cio­nes del Ser­vi­cio de Segu­ri­dad de Ucra­nia (SBU), que rea­li­za­rá ofi­cial­men­te fun­cio­nes de cen­su­ra polí­ti­ca en el espa­cio infor­ma­ti­vo. Esta ley, pro­pues­ta por ofi­cia­les de alto car­go del entorno del pre­si­den­te Zelensky ‑el líder de la fac­ción de Ser­vi­dor del Pue­blo David Ara­kam­ya, el con­fi­den­te de Zelensky en el Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal, Fyo­dor Venis­lavsky, y la excan­di­da­ta a la alcal­día de Kiev Iri­na Vereschuk‑, auto­ri­za la “moni­to­ri­za­ción del terro­ris­mo y el sepa­ra­tis­mo” en el con­te­ni­do de la prensa.

Los con­cep­tos de terro­ris­mo y sepa­ra­tis­mo tam­bién están defi­ni­dos según los tér­mi­nos más ambi­guos. Y eso sig­ni­fi­ca que el SBU podrá uti­li­zar casi cual­quier afir­ma­ción crí­ti­ca con las auto­ri­da­des ale­gan­do que hacen el jue­go a los enemi­gos de Ucra­nia. Los perio­dis­tas de la pren­sa opo­si­to­ra ten­drán que pro­bar que sus publi­ca­cio­nes o sus tex­tos no son un ata­que terro­ris­ta con­tra la con­cien­cia patrió­ti­ca de los ucra­nia­nos. Des­pués podrán ser cas­ti­ga­dos a deci­sión del Con­se­jo de Radio­di­fu­sión con mul­tas o cie­rre de cana­les de tele­vi­sión o sitios web.

Todo esto no es más que la pun­ta del ice­berg de la cen­su­ra. Los dipu­tados ucra­nia­nos no están luchan­do acti­va­men­te con­tra la catás­tro­fe del coro­na­vi­rus, sino que están pre­pa­ran­do toda una serie de leyes diri­gi­das a la lucha con­tra la liber­tad de expre­sión. Hace unos meses, el Par­la­men­to reci­bió una pro­pues­ta de ley espe­cial diri­gi­da a lim­piar ideo­ló­gi­ca­men­te la pren­sa onli­ne. Entre otras cosas, debía prohi­bir cual­quier refe­ren­cia posi­ti­va a miem­bros del Par­ti­do Comu­nis­ta de la Unión Sovié­ti­ca ‑des­de secre­ta­rios de distrito‑, así como a los emplea­dos de las agen­cias de la ley de la Unión Sovié­ti­ca, inclu­yen­do cual­quier inves­ti­ga­dor poli­cial. Y los perio­dis­tas no podrán publi­car nin­gún mate­rial que jus­ti­fi­que el régi­men comu­nis­ta o mues­tre sím­bo­los comu­nis­tas ile­ga­li­za­dos como la estre­lla roja o la hoz y el martillo.

La ley pro­po­ne tam­bién prohi­bir cual­quier refe­ren­cia que “mues­tre des­pre­cio hacia la len­gua del Esta­do”, es decir, cual­quier crí­ti­ca a la ucra­ni­za­ción for­za­da. Tam­bién prohí­be “la popu­la­ri­za­ción o pro­pa­gan­da de órga­nos del Esta­do agre­sor, sus ofi­cia­les, per­so­nas y orga­ni­za­cio­nes con­tro­la­das por el agre­sor y accio­nes indi­vi­dua­les que jus­ti­fi­quen o legi­ti­men la agre­sión arma­da, ane­xión y ocu­pa­ción del terri­to­rio de Ucrania”.

Un párra­fo espe­cial de este extra­or­di­na­rio docu­men­to cri­mi­na­li­za cual­quier afir­ma­ción favo­ra­ble a lo que ocu­rre en la Fede­ra­ción Rusa o en la par­te de Don­bass no con­tro­la­da por Kiev, hacien­do que la cober­tu­ra obje­ti­va de lo que ocu­rra en Rusia sea con­si­de­ra­da pro­pa­gan­da cri­mi­nal del Krem­lin. Aun­que sea hablar de la cons­truc­ción de nue­vas esta­cio­nes de metro en Mos­cú, el desa­rro­llo de nue­vas vacu­nas o de la media­ción rusa para parar la gue­rra en Nagorno Karabaj.

Sin embar­go, eso no es lo más impor­tan­te. El Con­se­jo Nacio­nal de Radio­di­fu­sión de Ucra­nia no pla­nea limi­tar­se al espa­cio infor­ma­ti­vo del país en su lucha con­tra las webs opo­si­to­ras. Los ofi­cia­les ucra­nia­nos pre­ten­den diri­gir­se a bus­ca­do­res y redes socia­les extran­je­ras para exi­gir blo­quear y borrar la infor­ma­ción prohi­bi­da por Ucra­nia. Así que la cen­su­ra ucra­nia­na aspi­ra a lle­gar a las pla­ta­for­mas infor­ma­ti­vas líde­res en el mun­do y a las prin­ci­pa­les redes socia­les. No hay duda de que esta ini­cia­ti­va reci­bi­rá el com­ple­to apo­yo del equi­po de tran­si­ción que aho­ra for­ma, al otro lado del Atlán­ti­co, el futu­ro presidente.

Ucra­nia espe­ra el tiem­po de la cen­su­ra com­ple­ta. Aumen­ta­rá cons­tan­te­men­te a medi­da que empeo­re la situa­ción socio­eco­nó­mi­ca y mien­tras siga cayen­do la popu­la­ri­dad de los “ser­vi­do­res del pue­blo”. Sin embar­go, lo absur­do de estas prohi­bi­cio­nes es evi­den­te inclu­so para los más apo­lí­ti­cos y la polí­ti­ca prohi­bi­ti­va de Ban­ko­va pue­de tener un efec­to con­tra­rio, con el aumen­to del inte­rés por la infor­ma­ción de los medios opo­si­to­res que sobre­vi­van. Por­que la tec­no­lo­gía moder­na nos per­mi­te supe­rar cual­quier barre­ra de la cen­su­ra, pri­van­do de sen­ti­do a las pro­pues­tas inqui­si­to­ria­les de Poturaev.

Fuen­te: Slavyangrad

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *