Femi­nis­mos. Una ren­ta bási­ca incon­di­cio­nal como ins­tru­men­to con­tra el mal­tra­to a las mujeres

Por Sole Cas­ti­llo, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 26 de noviem­bre de 2020.

La pobre­za es unas de las cau­sas prin­ci­pa­les de mal­tra­to y el ori­gen de la desigualdad.

Todos nos pre­gun­ta­mos por­qué cada día aumen­tan las agre­sio­nes, los malos tra­tos, las con­duc­tas machis­tas y las muer­tes a muje­res. Los dife­ren­tes Gobier­nos y Admi­nis­tra­cio­nes Públi­cas no dejan de rea­li­zar pla­nes, actua­cio­nes, pro­pa­gan­da de con­cien­cia­ción, car­te­les, cor­tos… y pare­ce que lejos de erra­di­car esta lacra, cada vez los malos tra­tos a muje­res son más generalizados.

Esta­dís­ti­ca­men­te que­da demos­tra­do obser­van­do el núme­ro tan ele­va­do de muje­res que han reci­bi­do malos tra­tos y de muer­tes a manos de sus pare­jas (según la OMS, una de cada tres muje­res en el mun­do sufren vio­len­cia físi­ca o sexual). En Espa­ña el 25% de las muje­res dicen haber sido mal­tra­ta­das por su pare­ja por lo menos una vez en la vida. En 2019 se come­tie­ron 55 ase­si­na­tos machis­tas, lo que se pue­de con­si­de­rar la pun­ta del ice­berg ya que por cada caso de ase­si­na­to hay un núme­ro ele­va­do de situa­cio­nes de mal­tra­to. A su vez, si pre­gun­ta­mos a cada una de las muje­res en este país, casi todas nos hemos sen­ti­do dis­cri­mi­na­das por razón de sexo a lo lar­go de nues­tra vida, en varias ocasiones.

Y es que las muje­res, en gene­ral, par­ti­mos de una posi­ción social y eco­nó­mi­ca infe­rior a los hom­bres. Hemos avan­za­do mucho en la lucha por la igual­dad, pero no se pue­de obviar que si la socie­dad es injus­ta y hay des­igual­dad eco­nó­mi­ca y social, los colec­ti­vos más vul­ne­ra­bles nos vamos a lle­var la peor par­te y vuel­ven a des­apa­re­cer los dere­chos con­se­gui­dos en las luchas sociales.

Los dife­ren­tes colec­ti­vos de lucha y la socie­dad en gene­ral recla­ma­mos la liber­tad de la mujer, pero tene­mos que tener cla­ro que tan ansia­da liber­tad no se tie­ne sólo por desear­la, eso es una fala­cia del sis­te­ma en el que vivi­mos. La liber­tad se tie­ne por­que exis­ten una serie de cir­cuns­tan­cias que rodean tu vida, que te per­mi­ten deci­dir sobre ella. Nin­gu­na per­so­na quie­re depen­der de otra, nadie quie­re ser mal­tra­ta­da o humi­lla­da. Hay que hacer hin­ca­pié en las terri­bles cir­cuns­tan­cias que pue­de estar atra­ve­san­do una mujer mal­tra­ta­da y pre­gun­tar­nos si con los recur­sos que actual­men­te cuen­ta el sis­te­ma se pue­de sin­ce­ra­men­te cam­biar la vida de dicha persona.

La liber­tad no se desea o se sien­te, por­que todos desea­mos liber­tad, la liber­tad se tie­ne o no se tie­ne, y en nume­ro­sas oca­sio­nes no depen­de de noso­tras. Si la socie­dad no nos da una opor­tu­ni­dad, no pode­mos avan­zar. Ya lo decía Orte­ga y Gas­set “Yo, soy yo y mis cir­cuns­tan­cias”, por lo que hay que cam­biar las cir­cuns­tan­cias para ter­mi­nar con la lacra del mal­tra­to a las mujeres.

La pobre­za es unas de las cau­sas prin­ci­pa­les de mal­tra­to y el ori­gen de la des­igual­dad. Ya la pobre­za sí mis­ma ya es un mal­tra­to, es una repre­sión, es una escla­vi­tud, nin­gu­na per­so­na pobre pue­de ser libre. Una mujer pobre que no tie­ne sus nece­si­da­des bási­cas cubier­tas está mal­tra­ta­da, es depen­dien­te y total­men­te vul­ne­ra­ble. Pue­de ser víc­ti­ma de explo­ta­ción labo­ral, pros­ti­tu­ción, vien­tre de alqui­ler, malos tra­tos y un lar­go etc … ya lo dice muy cla­ro empre­sa­rios sin escrú­pu­los: “dejas este tra­ba­jo por­que no tie­nes necesidad”.

Cuan­do una mujer con­si­gue esca­par de su mal­tra­ta­dor pero no tie­ne recur­sos, empie­za el cal­va­rio de la depen­den­cia institucional.

Las ayu­das ins­ti­tu­cio­na­les que exis­ten en la actua­li­dad, dejan mucho que desear, resu­mien­do, se tra­ta de peque­ñas ayu­das eco­nó­mi­cas y en espe­cie que lle­gan tar­de y siem­pre menos de lo nece­sa­rio, ade­más tie­nen un tiem­po deter­mi­na­do y se aca­ban aun­que no haya mejo­ra­do la situa­ción de la víc­ti­ma, van acom­pa­ña­das de muchos requi­si­tos y buro­cra­cia. Todo esto hace que muchas muje­res se que­den sin reci­bir­las. Ade­más están sus hijos, ¿Qué pasa con ellos? Tam­bién dicen que son excu­sas para no sepa­rar­se, pero hay que arran­car­los de la como­di­dad de un hogar, de su entorno, para que mal­vi­ven en un cen­tro has­ta no se sabe cuan­do se arre­gle la situación.

Por todas estas razo­nes, no pode­mos ser libres, si no tene­mos inde­pen­den­cia eco­nó­mi­ca. La situa­ción de nece­si­dad de una gran par­te de la pobla­ción, es la cau­sa de la explo­ta­ción y la gran des­igual­dad en el mun­do. Y la mal lla­ma­da liber­tad en los paí­ses neo­li­be­ra­les, es la liber­tad de unos pocos que se apro­ve­chan de la nece­si­dad de la gran mayoría.

Una socie­dad pro­gre­sis­ta que defien­da los dere­chos huma­nos debe empo­de­rar eco­nó­mi­ca­men­te a la mujer a tra­vés del ins­tru­men­to de una Ren­ta Bási­ca, para garan­ti­zar unas con­di­cio­nes de vida dig­na y este será el pri­mer paso para ver­da­de­ra­men­te erra­di­car la lacra de los malos tratos.

Todas las demás accio­nes o son com­ple­men­ta­rias a ésta o sólo ser­vi­rán para par­chear o tapar el pro­ble­ma, pero nun­ca lle­va­rá a la solu­ción del mismo.

Así que “¡En defen­sa de las muje­res, Ren­ta Bási­ca ya!”.

Apo­ya esta ini­cia­ti­va para poner en mar­cha Ren­tas Bási­cas Incon­di­cio­na­les en la Unión Euro­pea www​.ren​ta​ba​si​cain​con​di​cio​nal​.eu

Sole Cas­ti­llo, acti­vis­ta y Tra­ba­ja­do­ra Social

Fuen­te: https://​www​.mala​gal​dia​.es/​2​0​2​0​/​1​1​/​2​4​/​u​n​a​-​r​e​n​t​a​-​b​a​s​i​c​a​-​i​n​c​o​n​d​i​c​i​o​n​a​l​-​c​o​m​o​-​i​n​s​t​r​u​m​e​n​t​o​-​c​o​n​t​r​a​-​e​l​-​m​a​l​t​r​a​t​o​-​a​-​l​a​s​-​m​u​j​e​r​e​s​/​?​f​b​c​l​i​d​=​I​w​A​R​0​O​B​S​X​k​1​1​n​c​i​Y​B​X​I​h​A​a​0​h​A​Q​t​J​m​U​c​L​1​2​N​Z​Y​N​J​V​n​g​g​T​I​h​r​K​C​P​E​f​7​K​G​P​6​Q​3Ss, Kao­sen­la­red.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *