Anda­lu­cía. ¿Feria de armas en Sevilla?

Por Rosa­rio Gra­na­do. Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 26 de noviem­bre de 2020.

Mien­tras que en todo el mun­do esta­mos aten­tos a la pan­de­mia, sufrien­do con el cie­rre de empre­sas y el paro, la rui­na y la depre­sión, la enfer­me­dad y la muer­te, ellos, los comer­cian­tes de armas, no des­can­san. Sus lucra­ti­vos nego­cios van vien­to en popa, sus for­tu­nas cre­cen a buen ritmo.

Ellos, en sus zonas resi­den­cia­les y en sus clubs pri­va­dos siguen la vida como siem­pre, como si no pasa­ra nada. Mien­tras la mayo­ría de la gen­te reci­be con angus­tia las mono­no­ti­cias sobre el Covid, ellos, los comer­cian­tes de armas, viven feli­ces aje­nos al sen­tir gene­ral del común de los mor­ta­les. Y es que se están enri­que­cien­do como nun­ca antes con el nego­cio de las armas, el más lucra­ti­vo de todos los nego­cios, el que atrae más inver­sión por­que es el que ofre­ce mayo­res bene­fi­cios. Es tam­bién el más opa­co y el más corrup­to. En Espa­ña es así por­que está ampa­ra­do aún por la ley fran­quis­ta de Secre­tos Ofi­cia­les de 1968, y por el Acuer­do del Con­se­jo de Minis­tros de mar­zo de 1987 que cata­lo­ga como reser­va­das todas sus actas.

Siguien­do la polí­ti­ca beli­cis­ta impues­ta por EEUU, los paí­ses miem­bros de la OTAN se han com­pro­me­ti­do a dedi­car como míni­mo el 2% del PIB a gas­tos mili­ta­res, y a que como míni­mo el 20% de este gas­to se dedi­que a arma­men­to. Las fuer­zas mili­ta­res se refuer­zan día a día de mane­ra alar­man­te en núme­ro y en armas esco­ran­do cada vez más la indus­tria y las finan­zas hacia una eco­no­mía de guerra. 

En el caso de Espa­ña, las expor­ta­cio­nes de armas no lle­ga­ban en el año 2008 a la cifra de 1000 millo­nes de euros mien­tras que hoy la cifra media anual supera los 4000 millo­nes. Las orga­ni­za­cio­nes que rea­li­za­ron la cam­pa­ña Armas bajo con­trol (Amnis­tía Inter­na­cio­nal, Green­pea­ce, Oxfan Inter­món y Fun­di Pau,) han pedi­do al gobierno que sus­pen­da las expor­ta­cio­nes de arma­men­to a Israel, Ara­bia Sau­dí y Emi­ra­tos Ára­bes, por ser una vio­la­ción de la legis­la­ción vigen­te y expo­ner­se a ser cóm­pli­ce de la comi­sión de crí­me­nes de dere­cho Inter­na­cio­nal en los Terri­to­rios Pales­ti­nos Ocu­pa­dos, en Yemen, Siria o Libia.

El incre­men­to de la indus­tria y el comer­cio de armas va para­le­lo a una esca­la­da béli­ca con una serie de des­plie­gues y manio­bras mili­ta­res que nos recuer­da los peo­res años de la gue­rra fría. El des­plie­gue masi­vo de sol­da­dos ame­ri­ca­nos por Euro­pa no se ha para­do por la pan­de­mia. Se esti­ma que las res­tric­cio­nes adop­ta­das ante la pan­de­mia van a redu­cir el trá­fi­co aéreo en Euro­pa en un 60%, por lo que peli­gran sie­te millo­nes de empleo, sin embar­go el trá­fi­co aéreo mili­tar no deja de crecer. 

Des­de el 2018 la fuer­za aérea de EEUU ha rea­li­za­do en Euro­pa más de 200 misio­nes. En Agos­to de este año seis bom­bar­de­ros B‑52 (US Air For­ce) sobre­vo­la­ron los 30 paí­ses de la OTAN en Amé­ri­ca del Nor­te y Euro­pa, escol­ta­dos suce­si­va­men­te por 80 caza­bom­bar­de­ros de la Alian­za. Estos B‑52 pue­den trans­por­tar cada uno 35 tone­la­das de bom­bas y misi­les, con­ven­cio­na­les o nuclea­res. Estas manio­bras de entre­na­mien­to para la gue­rra son silen­cia­das en los medios de información.

Sus gas­tos son desor­bi­ta­dos. Para hacer­nos una idea un F‑35, (que pue­de trans­por­tar dos de las nue­vas bom­bas nuclea­res B61-12), cues­ta 130 millo­nes de dóla­res. Cada hora de vue­lo de este F‑35 cues­ta unos 42.000 dóla­res. Cada hora de vue­lo de un Euro­figh­ter cues­ta unos 66.000 dóla­res. Dóla­res que paga­mos entre todos. Los recor­tes en sani­dad, edu­ca­ción, vivien­da, cul­tu­ra… son inver­sa­men­te pro­por­cio­na­les al aumen­to de los gas­tos mili­ta­res. Para cubrir la nece­si­dad de este comer­cio se rea­li­zan las ferias de arma­men­to, como la que ten­drá lugar en Sevi­lla, en el mes de Mayo del 2021.

En este mes de Noviem­bre esta­ba pre­vis­ta la cele­bra­ción de una feria de arma­men­to en Liver­pool, pero ha sido can­ce­la­da. Los orga­ni­za­do­res han dicho que se ha sus­pen­di­do por la pan­de­mia, y en par­te tie­nen razón, ya que la lle­ga­da a la ciu­dad de miles de per­so­nas de todo el mun­do, sin duda, iba a tener una gran reper­cu­sión en el avan­ce de la pan­de­mia en la ciudad.

Pero hay algo más que no dicen, y es que ha habi­do una poten­te cam­pa­ña en con­tra de esta feria por par­te de la pobla­ción, del movi­mien­to paci­fis­ta y del movi­mien­to BDS de boi­cot a Israel. Han con­se­gui­do ade­más de la sus­pen­sión de la feria, que el alcal­de de la ciu­dad se com­pro­me­ta a no rea­li­zar nin­gún even­to de este tipo en el futu­ro. Y esta feria, la Elec­tro­nic War­fa­re Euro­pe, es la que se cele­bra­rá en Sevi­lla del 25 al 27 de Mayo del 2021.

Para noso­tros es una mala noti­cia por­que la pan­de­mia segui­rá pro­ba­ble­men­te en Mayo y aun­que supon­ga­mos que ya esté con­tro­la­da, la lle­ga­da a Sevi­lla de miles de per­so­nas de todas par­tes del mun­do, lo mis­mo que en Liver­pool, es un ries­go que no debe­mos correr. Pero aun­que no hubie­ra pan­de­mia debe­mos opo­ner­nos a que esta feria se celebre. 

No pode­mos per­mi­tir sin más, que estos mer­ca­dos se reali­cen con total nor­ma­li­dad. Las armas que se expo­nen son las mis­mas que están matan­do a tan­ta gen­te ino­cen­te en Yemen; son las mis­mas que matan día a día a la pobla­ción pales­ti­na. Son las mis­mas que se uti­li­zan en las fron­te­ras con­tra los refu­gia­dos y son las mis­mas que ya se uti­li­zan o se uti­li­za­rán con­tra las pro­pias poblaciones.

Nos escan­da­li­za y nos con­mue­ve pen­sar cómo eran en otro tiem­po esos mer­ca­dos de escla­vos en los que se mer­ca­dea­ba con seres huma­nos y a los que la gen­te asis­tía con total natu­ra­li­dad. Sal­van­do las dife­ren­cias, que­re­mos pen­sar que las gene­ra­cio­nes futu­ras se escan­da­li­za­rán y se con­mo­ve­rán al ver cómo se mer­ca­dea hoy con las armas, al ver cómo se expo­nen estas armas des­ta­can­do sus cua­li­da­des mor­tí­fe­ras, su efi­ca­cia des­truc­ti­va, su pre­ci­sión en el blan­co con­tra un enemi­go que en las gue­rras actua­les es siem­pre la pobla­ción civil.

En esta feria esta­rán las prin­ci­pa­les empre­sas del mun­do. Israel lide­ra el sec­tor en los nue­vos desa­rro­llos tec­no­ló­gi­cos. Sus empre­sas, como Elbit Sys­tem, se pro­mo­cio­nan hacien­do gala de su expe­rien­cia tan­to en com­ba­te como en segu­ri­dad fron­te­ri­za, El cineas­ta Yotam Feld­man en su docu­men­tal “The lab. Ven­deurs de gue­rre” fil­mó en 2013 los argu­men­tos uti­li­za­dos por los con­fe­ren­cian­tes en la feria cele­bra­da en París aquel año. Ante un públi­co for­ma­do en su mayor par­te por mili­ta­res y polí­ti­cos de varias nacio­nes pue­de escu­char­se: «Miren qué mara­vi­lla, han sido pro­ba­das en Gaza con exce­len­tes resul­ta­dos… su leta­li­dad está garan­ti­za­da». Ante el estu­por del públi­co fren­te a las imá­ge­nes de ase­si­na­tos selec­ti­vos en Cis­jor­da­nia, el con­fe­ren­cian­te bro­mea: «Todos vamos a morir a fin de cuen­tas, noso­tros y ellos, noso­tros sim­ple­men­te les ade­lan­ta­mos la fecha».

Con­tra la cele­bra­ción de la feria anun­cia­da en Sevi­lla, como ya pasa­ra en Liver­pool, ha sur­gi­do una ini­cia­ti­va anda­lu­za des­de nume­ro­sos colec­ti­vos socia­les con el obje­ti­vo de lograr la sus­pen­sión de este even­to abe­rran­te. La cul­tu­ra anda­lu­za se ha carac­te­ri­za­do his­tó­ri­ca­men­te por ser una cul­tu­ra de paz y no sola­men­te por­que así lo expre­se el esta­tu­to de autonomía. 

Nadie quie­re la gue­rra, ni los pre­pa­ra­ti­vos de gue­rra, ni los gas­tos de gue­rra. Que­re­mos que se gas­te el dine­ro en sani­dad, en ense­ñan­za, en polí­ti­cas de empleo. Sería una ver­güen­za que en medio de las nece­si­da­des acu­cian­tes del sis­te­ma sani­ta­rio enfren­tan­do una pan­de­mia mun­dial, nues­tras ins­ti­tu­cio­nes se gas­ta­ran el dine­ro en ali­men­tar los con­flic­tos béli­cos pro­pi­cian­do el comer­cio de armas y las inmo­ra­les comi­sio­nes inhe­ren­tes a este tipo de trá­fi­co. No debe­mos per­mi­tir­lo; todo nues­tro esfuer­zo y todo nues­tro empe­ño en impedirlo.

Fuen­te: La otra Andalucía

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *