Esta­do espa­ñol. Saha­rauis en Valen­cia: “Marrue­cos es una dic­ta­du­ra, hay gen­te que no pue­de vol­ver a su casa tras una manifestación”

Por Enric Llo­pis, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 26 noviem­bre 2020.- 

300 per­so­nas se mani­fies­tan en Beni­ma­clet (Valen­cia) con­tra el ata­que del ejér­ci­to marro­quí a civi­les saha­rauis en Guer­gue­rat.

“Apo­yo a mi pue­blo, que­re­mos nues­tra liber­tad des­pués de 45 años espe­ran­do con la mis­ma pelí­cu­la; lo que ha ocu­rri­do es la gota que col­ma el vaso y no tene­mos mie­do”, afir­ma Dah­ba, saha­raui que resi­de en Valen­cia des­de hace una déca­da con una fami­lia de aco­gi­da. Ves­ti­da con la mel­fa típi­ca de la mujer saha­raui, par­ti­ci­pó en una con­cen­tra­ción el 21 de noviem­bre en el barrio de Beni­ma­clet (Valen­cia), tras la recien­te rup­tu­ra del alto el fue­go por par­te del Rei­no de Marrue­cos. Cer­ca de 300 per­so­nas asis­tie­ron al acto rei­vin­di­ca­ti­vo, con­tra la ocu­pa­ción mili­tar y por la auto­de­ter­mi­na­ción del pue­blo saha­raui, con­vo­ca­do pocos días antes a tra­vés de las redes socia­les y car­te­les. “El Gobierno espa­ñol nos hace el vacío”, cri­ti­ca la joven.

El pasa­do 13 de noviem­bre fuer­zas mili­ta­res marro­quíes ata­ca­ron a civi­les saha­rauis que pro­tes­ta­ban pací­fi­ca­men­te ‑des­de el 21 de octu­bre- en la zona de Guer­gue­rat, en el sur­oes­te del Saha­ra Occi­den­tal fron­te­ri­zo con Mau­ri­ta­nia. De este modo, Marrue­cos vio­la­ba el alto el fue­go fir­ma­do en 1991 entre el rei­no alaui­ta y el Fren­te Poli­sa­rio. El Ejér­ci­to Popu­lar de Libe­ra­ción Saha­raui (EPLS) res­pon­dió el mis­mo día con accio­nes mili­ta­res con­tra bases marro­quíes en el “muro de la ver­güen­za” (2.700 kiló­me­tros), que sepa­ra el Saha­ra Occi­den­tal ocu­pa­do por Marrue­cos del área con­tro­la­da por el Fren­te Poli­sa­rio. Los acam­pa­dos saha­rauis en Guer­gue­rat habían blo­quea­do esta “bre­cha ile­gal” por don­de camio­nes marro­quís expor­tan mer­can­cías y se tra­fi­ca con dro­gas. Al Ara­bi-TV de Mau­ri­ta­nia seña­ló que, tras la agre­sión, las fuer­zas de ocu­pa­ción esta­ban cons­tru­yen­do un muro roco­so con minas anti­per­so­na en el paso fronterizo.

El colec­ti­vo de perio­dis­tas Equi­pe Media ha infor­ma­do de las vio­la­cio­nes de los dere­chos huma­nos que per­pe­tra Marrue­cos. Por ejem­plo, el 19 de noviem­bre, sobre el arres­to de la acti­vis­ta saha­raui Sul­ta­na Kha­ya en la ciu­dad de Buja­dor, tras su regre­so de Espa­ña; “fue mal­tra­ta­da y pues­ta en liber­tad horas des­pués. Se encuen­tra en casa jun­to a su fami­lia, bajo un blo­queo poli­cial”, denun­ció la ONG en las redes sociales.

Equi­pe Media tam­bién des­ta­có, el 17 de noviem­bre, que las fuer­zas de segu­ri­dad marro­quís esta­ban repri­mien­do con vio­len­cia mani­fes­ta­cio­nes en El Aaiun y Buja­dor: “Han ase­dia­do ciu­da­des, y los pues­tos de con­trol blo­quean todas las carre­te­ras. Las casas de los mili­tan­tes saha­rauis han sido espe­cial­men­te vigi­la­das”. Dos días antes denun­cia­ron el alla­na­mien­to de hoga­res por par­te de coman­dos espe­cia­les y una cam­pa­ña de arres­tos a gran esca­la, ante la inac­ción de la MINURSO (Misión de Nacio­nes Uni­das para el Refe­rén­dum en el Saha­ra Occidental).

En la movi­li­za­ción de Valen­cia se lan­za­ron con­sig­nas como “¿Dón­de están los dere­chos huma­nos?; “Ni paz ni cal­ma vol­ve­mos a las armas” (el Minis­te­rio de Defen­sa saha­raui infor­mó el 23 de noviem­bre de 11 días con­se­cu­ti­vos de ata­ques y bom­bar­deos con­tra posi­cio­nes marro­quíes a lo lar­go del muro mili­tar) o “Espa­ña atien­de el Saha­ra no se ven­de”, en refe­ren­cia a los Acuer­dos Tri­par­ti­tos de Madrid, fir­ma­dos en noviem­bre de 1975, por los que la el Esta­do espa­ñol se reti­ró del Saha­ra Occi­den­tal, entre­ga­ba los terri­to­rios de la anti­gua colo­nia a Marrue­cos y Mau­ri­ta­nia y, denun­cia el Fren­te Poli­sa­rio, “trai­cio­na­ba” a los saha­rauis. “Saha­ra libre ya” o “Podéis matar un revo­lu­cio­na­rio pero no la revo­lu­ción”, afir­ma­ban algu­nas pan­car­tas en Benimaclet.

En la orga­ni­za­ción del acto ha cola­bo­ra­do Ahmed Moha­med Saleh, quien vive des­de hace 21 años en Valen­cia, don­de tam­bién tra­ba­ja. ¿Por qué razo­nes se mani­fies­ta? “Por el sta­tu quo. Se tenía que haber resuel­to el con­flic­to por la vía demo­crá­ti­ca, la cla­ve es eco­nó­mi­ca: los fos­fa­tos, el pes­ca­do, los yaci­mien­tos petro­lí­fe­ros o los recur­sos hidráu­li­cos sub­te­rrá­neos para la agri­cul­tu­ra inten­si­va, de los están apro­ve­chán­do­se las mul­ti­na­cio­na­les, la Unión Euro­pea y Marrue­cos”. Estos fac­to­res, agre­ga el joven acti­vis­ta, “son los que retra­san la solu­ción, que pasa­ría por el refe­rén­dum pre­vis­to en los Acuer­dos de 1991”.

En la pri­me­ra línea de la con­cen­tra­ción de Beni­ma­clet se da una pre­sen­cia nota­ble de muje­res y pobla­ción joven. Naci­da en valen­cia, de fami­lia saha­raui y gra­dua­da en Dere­cho, Dory Emba­rec, de 24 años, se pro­nun­cia sobre esta cues­tión: “Las muje­res siem­pre tuvie­ron, des­de los orí­ge­nes del Fren­te Poli­sa­rio en 1973, un papel impor­tan­te en la lucha; nos halla­mos actual­men­te en un pun­to de no retorno: hemos per­di­do 29 años que nos han pedi­do la ONU y los orga­nis­mos inter­na­cio­na­les” (la Reso­lu­ción 658 ‑junio de 1990- y 690 ‑abril de 1991- del Con­se­jo de Segu­ri­dad de Nacio­nes Uni­das sobre la cele­bra­ción de un refe­rén­dum de auto­de­ter­mi­na­ción y el esta­ble­ci­mien­to de la MINURSO).

¿Qué reali­da­des des­co­no­ce la opi­nión públi­ca espa­ño­la sobre el Saha­ra Occi­den­tal? “Marrue­cos es una dic­ta­du­ra”, sos­tie­ne Dory Emba­rec; “hay mucho ocul­ta­mien­to, por ejem­plo se des­co­no­ce la repre­sión en las zonas ocu­pa­das por par­te de la poli­cía y la gen­dar­me­ría marro­quís. De esto no se habla en los medios de comu­ni­ca­ción espa­ño­les. Hay gen­te que se mani­fies­ta y no vuel­ve a su casa, por­que les matan, pegan pali­zas o torturan”.

Sah­la Has­sa­ma, de 27 años, ha vivi­do seis en Valen­cia y otros nue­ve en Gra­na­da. Es la vice­pre­si­den­ta de la aso­cia­ción Jai­ma Ver­de, sur­gi­da en 2019 para la coope­ra­ción entre los cam­pos de refu­gia­dos saha­rauis en Tin­douf (Arge­lia) y cole­gios del País Valen­ciano. “Los terri­to­rios ocu­pa­dos son la gran ver­güen­za de Espa­ña y Nacio­nes Uni­das. Con­ti­nua­mos espe­ran­do el refe­rén­dum, vivi­mos bajo una ocu­pa­ción ile­gal”; sos­tie­ne asi­mis­mo que el pue­blo saha­raui “nun­ca ha esta­do a favor de la gue­rra, pero no nos dejan otro medio; de hecho, ya hemos pasa­do 45 años como refu­gia­dos en los cam­pa­men­tos y no vamos a espe­rar más”. Sah­la Has­sa­ma estu­dió Admi­nis­tra­ción y Finan­zas en Espa­ña. “Mi com­pa­ñe­ra está en los cam­pa­men­tos y me cuen­ta –por video­con­fe­ren­cia- que la juven­tud saha­raui que estos días va a la gue­rra lo hace obli­ga­da por la situa­ción, pero con alegría”.

El 15 de noviem­bre tuvo lugar en Valen­cia otra con­cen­tra­ción, fren­te al con­su­la­do marro­quí, con­vo­ca­da por el Movi­ment d’Ajuda al Poble Saha­raui (MoVAPS), la Aso­cia­ción de Saha­rauis en Valen­cia Zem­mur y la Pla­ta­for­ma Valen­cia­na de Soli­da­ri­tat amb el Poble Saha­raui (PVSPS). El obje­ti­vo de la pro­tes­ta era denun­ciar la vio­la­ción del alto el fue­go por Marrue­cos; en los car­te­les se difun­dió la con­sig­na “Cuan­do la repre­sión es un hecho, la revo­lu­ción se vuel­ve un dere­cho” y el hash­tag #Yo estoy en Guer­gue­rat. “Dia­ria­men­te Marrue­cos vio­la los dere­chos huma­nos en el Saha­ra Occi­den­tal, como el ase­dio duran­te más de dos meses con­tra la paci­fis­ta Ami­na­tou Hai­dar”, cri­ti­có Zemmur.

Un hecho des­ató la con­tro­ver­sia. Par­ti­ci­pan­tes en la mani­fes­ta­ción pací­fi­ca acce­die­ron al más­til de la lega­ción diplo­má­ti­ca, con el fin de reti­rar la ban­de­ra de Marrue­cos y colo­car la ense­ña saha­raui. El mis­mo 15 de noviem­bre, el Minis­te­rio de Asun­tos Exte­rio­res espa­ñol, la Emba­ja­da del Rei­no de Marrue­cos en Madrid y la Secre­ta­ría Auto­nó­mi­ca para la UE y Rela­cio­nes Exter­nas de la Gene­ra­li­tat Valen­cia­na se apre­su­ra­ron a con­de­nar la acción. Zem­mur res­pon­dió que se tra­ta­ba de un acto ais­la­do y ajeno a los orga­ni­za­do­res, y cri­ti­có el doble rase­ro del Gobierno de Espa­ña: “El encar­ce­la­mien­to de civi­les saha­rauis por Marrue­cos no ha mere­ci­do ni una sola nota de preocupación”.

De hecho, el pasa­do 13 de noviem­bre –día de la inva­sión mili­tar de Marrue­cos en Guer­gue­rat- el Minis­te­rio de Asun­tos Exte­rio­res espa­ñol se limi­tó, en un escue­to comu­ni­ca­do de 10 líneas, a apo­yar a Nacio­nes Uni­das para una garan­tía del alto el fue­go; ade­más ape­ló a la “res­pon­sa­bi­li­dad”, la “con­ten­ción” y sub­ra­yó “la impor­tan­cia de la esta­bi­li­dad en esta región estra­té­gi­ca, eje cla­ve entre Áfri­ca y Euro­pa”. Mien­tras, la PVSPS recor­dó que se cum­ple una déca­da de la mani­fes­ta­ción de Gdeim Izik, el deno­mi­na­do Cam­pa­men­to de la Dig­ni­dad; en octu­bre de 2010, cer­ca de 30.000 saha­rauis levan­ta­ron una acam­pa­da de 8.000 jai­mas en las afue­ras de El Aaiun, para pro­tes­tar con­tra la ocu­pa­ción, el expo­lio y rei­vin­di­car dere­chos socia­les. Un mes des­pués, la poli­cía y el ejér­ci­to de Marrue­cos des­man­te­la­ron por la fuer­za el cam­pa­men­to con balas, gases lacri­mó­ge­nos, deten­cio­nes masi­vas y torturas. 

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *