Cuba. ¿Quién está detrás del show anti­cu­bano en San Isidro?

Por Raúl Anto­nio Capo­te, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 25 de noviem­bre de 2020. 

La coti­dia­ni­dad de San Isi­dro, en La Haba­na Vie­ja, se ha vis­to alte­ra­da por un gru­po de per­so­nas ‑14 en total, 4 de ellas per­te­ne­cien­tes al lla­ma­do Movi­mien­to San Isidro‑, quie­nes se han con­ver­ti­do en cen­tro de un nue­vo show con­tra­rre­vo­lu­cio­na­rio, aus­pi­cia­do y apo­ya­do por el gobierno estadounidense.

Des­de fines del siglo XIX, el barrio de San Isi­dro, en La Haba­na Vie­ja, se con­vir­tió en «zona de tolerancia».

Barrio de gen­te humil­de, veja­do por la pre­sen­cia de mari­nes yan­quis que des­em­bar­ca­ban en bus­ca de diver­sión y sexo bara­to. Su vida cam­bió al triun­far la Revo­lu­ción en 1959.

La otro­ra escar­ne­ci­da barria­da haba­ne­ra cuen­ta hoy con 14 con­sul­to­rios médi­cos, una clí­ni­ca de medi­ci­na tra­di­cio­nal, una clí­ni­ca vete­ri­na­ria, tres círcu­los infan­ti­les, un jar­dín infan­til y cua­tro escuelas.

Tuve la opor­tu­ni­dad de com­par­tir con los veci­nos del lugar, en un barrio-deba­te orga­ni­za­do por los cdr hace unos dos años, en home­na­je al Coman­dan­te en Jefe, Fidel Cas­tro Ruz.

Nos reuni­mos, sin tri­bu­nas ni dis­cur­sos pre­ela­bo­ra­dos, al pie de la Cei­ba del par­que. Recuer­do dos inter­ven­cio­nes, una en la que, a nom­bre de todos los veci­nos, un com­pa­ñe­ro, des­de su fe reli­gio­sa, decla­ró su apo­yo incon­di­cio­nal a la Revolución.

La otra fue la de un anciano, quien lla­mó a sus con­ciu­da­da­nos a recor­dar lo que era aquel lugar antes del 59 y cómo muchos de ellos, sien­do niños, cono­cie­ron casos de muje­res que fue­ron ultra­ja­das por los mari­nes yanquis.

Sin embar­go, estas his­to­rias con­mo­ve­do­ras de trans­for­ma­ción social no son las que tras­cien­den a los medios trans­na­cio­na­les de pren­sa y las redes vir­tua­les que por estos días han fija­do su aten­ción en este popu­lo­so barrio.

Nue­vo show anticubano

La coti­dia­ni­dad en esta barria­da se ha vis­to alte­ra­da por un gru­po de per­so­nas ‑14 en total, cua­tro de ellas per­te­ne­cien­tes al lla­ma­do Movi­mien­to San Isidro‑, quie­nes se han con­ver­ti­do en cen­tro de un nue­vo show con­tra­rre­vo­lu­cio­na­rio, aus­pi­cia­do y apo­ya­do por el gobierno estadounidense.

El espec­tácu­lo es muy simi­lar al que, en otras opor­tu­ni­da­des, han esce­ni­fi­ca­do otros gru­pos mer­ce­na­rios o títe­res al ser­vi­cio del gobierno de Esta­dos Uni­dos. No olvi­de­mos la con­no­ta­da, por ridí­cu­la y fal­sa, «huel­ga del agua­ca­te», en la que su pro­mo­to­ra fue sor­pren­di­da degus­tan­do ape­ti­to­sos menús.

No todos desem­pe­ñan el mis­mo papel en el per­for­man­ce: unos dicen estar en huel­ga de pri­va­ción de comi­da y de agua, otros de comi­da y varios gua­ra-chean­do, según se pue­de apre­ciar en las trans­mi­sio­nes en vivo, espe­cie de reality show que acos­tum­bra a rea­li­zar el «movi­mien­to» por las redes socia­les, en actos de auto­pro­mo­ción o de repor­tes a quie­nes los financian.

Com­pro­ban­te de com­pra de comi­da a tra­vés de TuEn­vio Foto: Toma­da de Internet

El gru­po, por el momen­to, exi­ge dos cues­tio­nes: la pri­me­ra, la libe­ra­ción de Denis Solís Gon­zá­lez, pre­sen­ta­do como un joven artis­ta cen­su­ra­do, quien según ale­ga­ban esta­ba des­apa­re­ci­do des­pués de ser dete­ni­do por la Policía.

Denis Solís actual­men­te se encuen­tra san­cio­na­do a ocho meses de pri­va­ción de liber­tad por el deli­to de des­aca­to a las auto­ri­da­des. Este ciu­da­dano no pre­sen­tó recur­so de ape­la­ción con­tra la pena.

La Agen­cia Cuba­na de Rap, ins­ti­tu­ción cul­tu­ral de reco­no­ci­mien­to inter­na­cio­nal, des­mon­tó el bur­do argu­men­to que esgri­men los mani­pu­la­do­res sobre su rela­ción con el arte: «La voz de un prin­ci­pian­te sin obra con­so­li­da­da no pue­de invo­car­se como repre­sen­ta­ti­va de nues­tro hip hop, mucho menos cuan­do se cono­ce que los intere­ses que defien­de hacen par­te del plan sub­ver­si­vo orques­ta­do con­tra la Revo­lu­ción Cubana».

La natu­ra­le­za de esta tra­ma no demo­ró mucho en ser escla­re­ci­da has­ta por el pro­pio Solís Gon­zá­lez, quien, en un video difun­di­do en las redes socia­les, reco­no­ció tener víncu­los con per­so­nas que han finan­cia­do actos vio­len­tos con­tra Cuba, como es el caso de José Luis Fer­nán­dez Figue­ras, acu­sa­do por la jus­ti­cia cuba­na por per­te­ne­cer a un gru­po terro­ris­ta radi­ca­do en Mia­mi, quien le pro­me­tie­ra el envío de 200 dóla­res si cum­plía con sus instrucciones.

¿Qué es el supues­to Movi­mien­to San Isidro?

El fabri­ca­do Movi­mien­to San Isi­dro, cen­tro de un boom mediá­ti­co orques­ta­do por la arti­cu­la­da red de medios al ser­vi­cio de los intere­ses de los EE. UU., no repre­sen­ta para nada al barrio humil­de, labo­rio­so y revo­lu­cio­na­rio del que han toma­do el nom­bre y que repu­dia la pre­sen­cia de per­so­nas que viven del escán­da­lo, come­ten accio­nes degra­dan­tes e inclu­so mani­pu­lan a meno­res de edad para sus per­for­man­ces gro­se­ros y provocadores.

Luis Manuel Ote­ro Alcán­ta­ra, a quien iden­ti­fi­can como cabe­ci­lla del gru­púscu­lo, tie­ne un abul­ta­do expe­dien­te de pro­vo­ca­cio­nes, aupa­das y arro­pa­das por Mara Tekach, cuan­do fun­gía como encar­ga­da de nego­cios de la emba­ja­da esta­dou­ni­den­se en La Haba­na. Entre los polí­ti­cos a los que pro­fe­sa admi­ra­ción des­ta­can con­gre­sis­tas que han impul­sa­do el arre­cia­mien­to del geno­ci­da blo­queo en con­tra del pue­blo de Cuba.

En los reality shows que acos­tum­bran a hacer se pue­de apre­ciar la degra­da­ción exis­ten­cial y cul­tu­ral de su gru­po y el víncu­lo con terro­ris­tas de Mia­mi, que han eje­cu­ta­do accio­nes vio­len­tas con­tra nues­tro país.

En una de las trans­mi­sio­nes en vivo que hicie­ron, uno de los miem­bros del pre­ten­di­do Movi­mien­to salu­dó al terro­ris­ta William Gon­zá­lez Cabre­ra, res­pon­sa­ble de finan­ciar accio­nes con­tra ins­ta­la­cio­nes y esta­ble­ci­mien­tos en Cuba, como fue­ron los inten­tos de incen­dio de una cafe­te­ría, de una bar­be­ría y de una bode­ga, y otro inte­gran­te del gru­po pre­gun­tó por accio­nes que se rea­li­za­rían con coc­te­les Molotov.

Mien­tras se tejía el guion del mon­ta­je de la soli­da­ri­dad con Denis Solís, a sus «her­ma­nos» de cau­sa se les pudo ver fies­tan­do en un video que cir­cu­la­ron por las redes, acti­tud que con­tras­ta con el mar­ti­ro­lo­gio que, con horas de dife­ren­cia, montaron.

El segun­do pre­tex­to que inven­ta­ron, para ganar popu­la­ri­dad con su pro­vo­ca­ción, es la eli­mi­na­ción de las tien­das en MLC, medi­da nece­sa­ria para enfren­tar el recru­de­ci­mien­to del cer­co eco­nó­mi­co implan­ta­do por la admi­nis­tra­ción de Donald Trump, agra­va­do por la cri­sis gene­ra­da por la COVID-19.

Lla­ma la aten­ción que a los mis­mos indi­vi­duos que hacen esta exi­gen­cia les com­pran ali­men­tos des­de el extran­je­ro en estas tien­das a tra­vés de una pla­ta­for­ma onli­ne, en medio de la huel­ga de ham­bre y sed que dicen sostener.

¿Quién mue­ve los hilos?

El nue­vo show, ins­tru­men­ta­do des­de Washing­ton y Mia­mi, for­ma par­te de los pla­nes de sub­ver­sión con­tra Cuba, y tie­ne ante­ce­den­tes en otras accio­nes simi­la­res orga­ni­za­das, eje­cu­ta­das y finan­cia­das por ese gobierno en el afán de des­truir la Revolución.

Si ana­li­za­mos el modus ope­ran­di del lla­ma­do Movi­mien­to San Isi­dro, encon­tra­re­mos muchas regu­la­ri­da­des pre­sen­tes en la estra­te­gia de Gol­pe Sua­ve del manual del poli­tó­lo­go nor­te­ame­ri­cano Gene Sharp, al adver­tir varias simi­li­tu­des entre los pla­nes eje­cu­ta­dos en el Mai­dán ucra­niano, las gua­rim­bas vene­zo­la­nas y las accio­nes de gru­pos de delin­cuen­tes duran­te el gol­pe de esta­do con­tra Evo Mora­les en Bolivia…

Se obser­va, como ten­den­cia, que recu­rren a ban­di­dos y a per­so­nas de baja cata­du­ra moral que se pres­tan para ser­vir como agen­tes de un gobierno extran­je­ro, con el fin de pro­mo­ver el caos y ali­men­tar la narra­ti­va de la vio­len­cia y la repre­sión, pro­pa­la­da por una finan­cia­da y arti­cu­la­da red de medios digi­ta­les y tradicionales.

Fun­cio­na­rios del gobierno de Esta­dos Uni­dos no han escon­di­do su com­pli­ci­dad con lo acae­ci­do en La Haba­na, hecho que con­tras­ta con la acti­tud de nues­tro gobierno de no inter­fe­rir en los asun­tos inter­nos de otros países.

Michael Kozak, sub­se­cre­ta­rio inte­ri­no de la Ofi­ci­na de Asun­tos del Hemis­fe­rio Occi­den­tal del Depar­ta­men­to de Esta­do de Esta­dos Uni­dos, fer­vien­te pro­mo­tor del blo­queo y del cie­rre de reme­sas, ha rea­li­za­do varias decla­ra­cio­nes de apo­yo al Movi­mien­to San Isi­dro, al igual que el sena­dor repu­bli­cano por la Flo­ri­da, Mar­co Rubio, cuyo pron­tua­rio anti­cu­bano es bien sabi­do por nues­tro pueblo.

Tam­po­co podía fal­tar, si de inje­ren­cia se tra­ta, Luis Alma­gro, secre­ta­rio gene­ral de la des­pres­ti­gia­da OEA, quien no tar­dó en mos­trar su apo­yo a esta nue­va acción anticubana.

A los fun­cio­na­rios yan­quis, con­gre­sis­tas anti­cu­ba­nos y al secre­ta­rio gene­ral de la OEA no les intere­sa la afec­ta­ción a la salud que una acti­tud irres­pon­sa­ble pudie­ra tener para algu­nos de los invo­lu­cra­dos. Lo que bus­can a toda cos­ta es des­acre­di­tar la tra­yec­to­ria lim­pia y ejem­plar de la Revo­lu­ción, reco­no­ci­da recien­te­men­te con la elec­ción de Cuba como miem­bro del Con­se­jo de Dere­chos Huma­nos de la ONU, y apo­yar las jus­ti­fi­ca­cio­nes del gobierno de EE. UU. para el man­te­ni­mien­to del blo­queo geno­ci­da que afec­ta a todo nues­tro pueblo.

Esta acción pro­vo­ca­do­ra, cuyos hilos se mue­ven des­de Washing­ton y Mia­mi, pre­ten­de des­co­no­cer la rica his­to­ria de la Revo­lu­ción, que no admi­te ceder a las pre­sio­nes del impe­rio, ni de un puña­do de mario­ne­tas. El pue­blo cubano cono­ció en enero de 1959 el valor de la inde­pen­den­cia, de la sobe­ra­nía y del cul­to a la dig­ni­dad ple­na del hom­bre: a esas con­quis­tas que tan­ta san­gre glo­rio­sa han cos­ta­do no está dis­pues­to a renunciar.

Fuen­te: GranMa

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *