Arme­nia. Azer­bai­yán. Líde­res habla­ron sobre el con­flic­to de Nagorno-Karabaj

Resu­men Medio Orien­te, 24 de noviem­bre de 2020-.

Las hos­ti­li­da­des – ini­cia­das a fina­les de septiembre‑, con­ti­núan en Nagorno-Kara­baj. Aun­que en Mos­cú se logró un acuer­do de alto el fue­go entre las par­tes en con­flic­to, este aún no se cum­ple. El direc­tor del Sput­nik, Dmitry Kise­lev, sos­tu­vo entre­vis­tas para­le­las en con­di­cio­nes simi­la­res con los líde­res azer­bai­yano y arme­nio, don­de se les hicie­ron las mis­mas pre­gun­tas y se les otor­gó el mis­mo tiem­po para responder.

El pre­si­den­te de Azer­bai­yán, Ilham Ali­yev, ofre­ció a Dmitry Kise­lev su eva­lua­ción de la situa­ción actual en la región, así como de las pér­di­das de las par­tes en el con­flic­to y si es cier­to que los mer­ce­na­rios sirios y libios están luchan­do en las filas de Azerbaiyán.

Tam­bién expli­có la posi­ción de Bakú sobre los prin­ci­pios bási­cos de la reso­lu­ción, así como por dón­de debe­ría comen­zar la recon­ci­lia­ción. Ali­yev com­par­tió la visión de Azer­bai­yán de un com­pro­mi­so sobre la cues­tión de Nagorno-Kara­baj y habló sobre las líneas rojas, que el país nun­ca cru­za­ría. El pre­si­den­te azer­bai­yano tam­bién com­par­tió su opi­nión sobre si azer­bai­ya­nos y arme­nios podrían coexis­tir pacíficamente.

Dmitry Kise­lev: Estoy sin­ce­ra­men­te agra­de­ci­do por la opor­tu­ni­dad de hablar con usted en un momen­to tan difí­cil para Azer­bai­yán y el mun­do ente­ro. ¿Cuál es su valo­ra­ción de los resul­ta­dos de las hos­ti­li­da­des, que han teni­do lugar des­de el 27 de sep­tiem­bre? Según sus esti­ma­cio­nes, ¿cuá­les son las pér­di­das de las par­tes? ¿Hay muchos prisioneros?

Ilham Ali­yev: «El 27 de sep­tiem­bre, Azer­bai­yán sufrió otro ata­que del ejér­ci­to arme­nio; ese no fue el pri­mer ata­que en los últi­mos tres meses. Algo simi­lar pero a menor esca­la ocu­rrió en julio en la fron­te­ra esta­tal; ese ata­que fue repelido.

«Hubo otro ata­que en agos­to cuan­do la par­te arme­nia envió un gru­po de sabo­ta­je para lle­var a cabo ata­ques terro­ris­tas con­tra la pobla­ción civil y el ejér­ci­to; el jefe del gru­po que fue dete­ni­do, está ofre­cien­do su tes­ti­mo­nio. A fina­les de sep­tiem­bre, nues­tros asen­ta­mien­tos tam­bién sufrie­ron fue­go de arti­lle­ría, hubo víc­ti­mas civi­les y mili­ta­res en las pri­me­ras horas [del ataque].

«Has­ta aho­ra, tene­mos 43 civi­les muer­tos y más de 200 civi­les heri­dos. Alre­de­dor de 2.000 casas ubi­ca­das en las ciu­da­des y aldeas adya­cen­tes a la línea de con­tac­to fue­ron des­trui­das o daña­das. Lamen­ta­ble­men­te, con­ti­núan los bom­bar­deos de arti­lle­ría por par­te de Arme­nia, inclui­do el sal­va­je bom­bar­deo de la ciu­dad de Gan­ja, en el que murie­ron unos 10 civi­les y otros 40 resul­ta­ron heri­dos. En cuan­to a las bajas en el cam­po de bata­lla, según nues­tra infor­ma­ción, las pér­di­das del lado arme­nio son mucho más altas que las nues­tras. Anun­cia­re­mos las bajas entre nues­tros mili­ta­res cuan­do ter­mi­ne la fase calien­te del conflicto.

«En cuan­to a los resul­ta­dos de la cam­pa­ña mili­tar, las fuer­zas arma­das de Azer­bai­yán han teni­do mucho éxi­to, hemos podi­do rom­per la defen­sa enemi­ga pro­fun­da­men­te esca­lo­na­da. Había has­ta cua­tro líneas de defen­sa en algu­nos lugares.

«El terreno mon­ta­ño­so es mucho más pro­pi­cio para la defen­sa que para los con­tra­ata­ques. Has­ta la fecha, dece­nas de asen­ta­mien­tos se han libra­do de la ocu­pa­ción, inclui­da la ciu­dad de Jabra­yil y la mayo­ría de las aldeas de la región de Jabra­yil, la mayo­ría de las aldeas de la región de Füzu­li y la aldea de Suqo­vuşan, que es de impor­tan­cia estra­té­gi­ca. Hemos expul­sa­do a los ocu­pan­tes de las altu­ras estra­té­gi­cas de la cor­di­lle­ra de Murov­dağ y esta­mos res­tau­ran­do con éxi­to la inte­gri­dad terri­to­rial de nues­tro país.»

Dmitry Kise­lev: Se habla mucho de mer­ce­na­rios de Siria o Libia que luchan en las filas del ejér­ci­to azer­bai­yano, ¿has­ta qué pun­to pode­mos creer esto?

Ilham Ali­yev: «He habla­do de esto muchas veces. Azer­bai­yán no nece­si­ta nin­gu­na par­ti­ci­pa­ción mili­tar extran­je­ra. Nues­tro ejér­ci­to tie­ne más de 100.000 sol­da­dos y, si es nece­sa­rio, esta cifra se pue­de incre­men­tar varias veces median­te la movi­li­za­ción. Hoy, las for­ma­cio­nes arma­das exis­ten­tes son total­men­te capa­ces de rea­li­zar cual­quier tarea asignada.

«En Inter­net, hay imá­ge­nes de la des­truc­ción de equi­po mili­tar arme­nio. Por supues­to, nin­gún mer­ce­na­rio posee tales cali­fi­ca­cio­nes y capa­ci­da­des téc­ni­cas. Hemos des­trui­do más de mil millo­nes de dóla­res en equi­po mili­tar enemi­go solo con avio­nes de ata­que no tri­pu­la­dos, ade­más de otros medios a nues­tra disposición.

«Las capa­ci­da­des del ejér­ci­to azer­bai­yano no son un secre­to para nadie. No nece­si­ta­mos fuer­zas mili­ta­res adi­cio­na­les. Azer­bai­yán siem­pre ha lucha­do cons­tan­te­men­te con­tra el terro­ris­mo internacional.

«Nun­ca per­mi­ti­re­mos que las orga­ni­za­cio­nes terro­ris­tas ten­gan ‘nidos’ en nues­tro terri­to­rio y repre­sen­ten una ame­na­za para nues­tra gen­te y nues­tros veci­nos. Nun­ca per­mi­ti­re­mos esto. Nadie ha pre­sen­ta­do nin­gu­na prue­ba que res­pal­de las afir­ma­cio­nes de que las for­ma­cio­nes arma­das extran­je­ras están pre­sen­tes en el terri­to­rio de Azer­bai­yán y par­ti­ci­pan en los enfren­ta­mien­tos en cur­so. No tene­mos mer­ce­na­rios extran­je­ros, esta es nues­tra posi­ción oficial.»

Dmitry Kise­lev: Los acuer­dos de Mos­cú del 10 de octu­bre men­cio­nan los prin­ci­pios bási­cos para resol­ver este con­flic­to. ¿Podría hablar­nos de estos prin­ci­pios? ¿Cómo los inter­pre­ta usted?

Ilham Ali­yev: «Estos prin­ci­pios se han desa­rro­lla­do a lo lar­go de los años. Más de 10 años, diría yo. Cuan­do tra­ba­ja­ba con el lide­raz­go ante­rior de Arme­nia, está­ba­mos avan­zan­do de mane­ra bas­tan­te acti­va en el pro­ce­so de coor­di­na­ción de posi­cio­nes. Eso fue muy difícil.

«Las nego­cia­cio­nes son un pro­ce­so difí­cil en cual­quier caso, y más aún en un tema tan impor­tan­te. Sin embar­go, ambas par­tes expre­sa­ron su deseo de seguir el camino de un arre­glo político.

«Des­afor­tu­na­da­men­te, cuan­do el actual gobierno lle­gó al poder en Arme­nia, todo lo que se había acu­mu­la­do fue sim­ple­men­te dese­cha­do. Tam­bién hubo un inten­to de cam­biar el for­ma­to de las nego­cia­cio­nes e invo­lu­crar a las auto­ri­da­des de la lla­ma­da Repú­bli­ca de Nagorno-Kara­baj en las con­ver­sa­cio­nes, lo que fue recha­za­do tan­to por Azer­bai­yán como por los copre­si­den­tes del Gru­po de Minsk de la OSCE.

«En cuan­to a los prin­ci­pios bási­cos, todo está cla­ro ahí. El plan esca­lo­na­do sugie­re la libe­ra­ción de las regio­nes ocu­pa­das de Azer­bai­yán. La pri­me­ra eta­pa con­sis­te en [libe­rar] la par­te sur­es­te de los terri­to­rios ocu­pa­dos, cin­co regio­nes en total.

«La segun­da eta­pa impli­ca [libe­rar] los terri­to­rios entre Nagorno-Kara­baj y Arme­nia, las regio­nes de Lachin y Kel­ba­jar. Tam­bién está la aper­tu­ra de todas las comu­ni­ca­cio­nes, inclui­das las ubi­ca­das en otras par­tes de la fron­te­ra entre Arme­nia y Azer­bai­yán, el regre­so de refu­gia­dos y des­pla­za­dos inter­nos a sus luga­res de ori­gen, lo que impli­ca el regre­so de refu­gia­dos azer­bai­ya­nos a Shusha y otras zonas de la anti­gua región autó­no­ma de Nagorno-Kara­baj, así como la cele­bra­ción de con­ver­sa­cio­nes sobre el esta­tu­to defi­ni­ti­vo de Nagorno-Kara­baj, que debe­rían ser acor­da­das por las partes.

«En resu­men, estos son los prin­ci­pios bási­cos que Azer­bai­yán siem­pre ha res­pe­ta­do; somos noso­tros quie­nes los hemos desa­rro­lla­do. Pero el nue­vo gobierno arme­nio ha dicho repe­ti­da­men­te que era inacep­ta­ble; y que no iban a devol­ver ni un solo cen­tí­me­tro de tierra.

«Esto es lo que dijo el Pri­mer Minis­tro [arme­nio]. El minis­tro de defen­sa arme­nio comu­ni­có que Arme­nia se esta­ba pre­pa­ran­do para una nue­va gue­rra por nue­vos terri­to­rios. Hubo cons­tan­tes ame­na­zas e insul­tos con­tra noso­tros, lo que resul­tó en tal con­fron­ta­ción. Creo que la par­te arme­nia debe­ría hacer una esti­ma­ción seria de la nue­va situa­ción y com­pro­me­ter­se con el alto el fue­go, que fue vio­la­do bár­ba­ra­men­te al bom­bar­dear la pací­fi­ca ciu­dad de Ganja.»

Dmitry Kise­lev: Hablan­do de com­pro­mi­sos, ¿qué com­pro­mi­sos esta­ría dis­pues­to a hacer? ¿Exis­te una línea que no cru­za­rá bajo nin­gu­na circunstancia?

Ilham Ali­yev: «Nues­tra pos­tu­ra siem­pre ha sido muy cohe­ren­te y cons­truc­ti­va. Se basó en las nor­mas del dere­cho inter­na­cio­nal en cuan­to a la imple­men­ta­ción de las cua­tro reso­lu­cio­nes del Con­se­jo de Segu­ri­dad de la ONU, que exi­gían la reti­ra­da com­ple­ta, inme­dia­ta e incon­di­cio­nal de las fuer­zas arme­nias de nues­tros territorios.

«Nues­tra pos­tu­ra siem­pre se ha basa­do en el prag­ma­tis­mo y creo que las ideas que ya exis­ten en la mesa de nego­cia­ción lo demues­tran cla­ra­men­te. En cuan­to a las líneas rojas, lo hemos dicho cla­ra­men­te y los copre­si­den­tes del Gru­po de Minsk lo saben muy bien: bajo nin­gu­na cir­cuns­tan­cia se pue­de com­pro­me­ter la inte­gri­dad terri­to­rial de Azer­bai­yán, bajo nin­gu­na cir­cuns­tan­cia Azer­bai­yán pue­de acep­tar reco­no­cer la inde­pen­den­cia de Nagorno- Karabaj.

«Al mis­mo tiem­po, nues­tra pro­pues­ta se basó en el hecho de que la comu­ni­dad arme­nia y la azer­bai­ya­na pue­dan vivir y coexis­tir pací­fi­ca­men­te en Nagorno-Kara­baj en el futu­ro. Como es, por cier­to, en otros asen­ta­mien­tos azer­bai­ya­nos, inclu­so en Bakú, don­de hay una comu­ni­dad arme­nia de miles de per­so­nas, en Rusia, en Geor­gia, en otros paí­ses, don­de arme­nios y azer­bai­ya­nos viven y tra­ba­jan en la mis­ma aldea sin desacuerdos.

«¿Por qué no pode­mos tener­lo aquí? Esta­mos com­pro­me­ti­dos con esto, pero, por supues­to, las con­se­cuen­cias de la ‘lim­pie­za étni­ca’ deben eli­mi­nar­se, todos nues­tros des­pla­za­dos inter­nos deben regre­sar a sus hoga­res. He expli­ca­do un poco más que los prin­ci­pios bási­cos, nues­tro enfo­que de posi­bles compromisos.»

Dmitry Kise­lev: La bru­ta­li­dad de esta gue­rra ya pasó a la his­to­ria. Ya eres par­te de la his­to­ria de esta gue­rra. ¿De qué mane­ra te gus­ta­ría pasar a la historia?

Ilham Ali­yev: «Cual­quier gue­rra sig­ni­fi­ca cruel­dad, víc­ti­mas, sufri­mien­to humano, pér­di­da de seres que­ri­dos, pero la dife­ren­cia es que esta es una gue­rra de libe­ra­ción para Azer­bai­yán y una gue­rra de con­quis­ta para Arme­nia. No es nin­gún secre­to, y es algo que los media­do­res inter­na­cio­na­les cono­cen, que no exis­ten las lla­ma­das fuer­zas arma­das de Nagorno-Karabaj.

«El noven­ta por cien­to de las tro­pas del gru­po al que Arme­nia lla­ma con este nom­bre son ciu­da­da­nos arme­nios. El ejér­ci­to arme­nio los con­vo­ca y los envía a los terri­to­rios ocu­pa­dos de Azer­bai­yán: Agdam, Fizu­li, Gebra­yil, Kal­ba­jar, Qubad­li, Lachin, Zan­gi­lan. La pre­gun­ta es: ¿qué están hacien­do allí?

«Hoy, los terri­to­rios de Azer­bai­yán reco­no­ci­dos inter­na­cio­nal­men­te están ocu­pa­dos por las fuer­zas de ocu­pa­ción arme­nias. Nada pue­de jus­ti­fi­car esto, ya sea des­de la pers­pec­ti­va del dere­cho inter­na­cio­nal o des­de la pers­pec­ti­va de la moral huma­na. No se pue­de seguir una polí­ti­ca que impi­da que los azer­bai­ya­nos entren en sus tie­rras ances­tra­les duran­te 30 años.

«Estos son los terri­to­rios don­de la pobla­ción arme­nia nun­ca ha vivi­do. Otra cues­tión es que allí todo está des­trui­do, y vol­ver allí reque­ri­rá mucho tiem­po y esfuer­zo, pero esa posi­ción no pue­de jus­ti­fi­car­se de nin­gu­na mane­ra. Por tan­to, noso­tros y nues­tros sol­da­dos lucha­mos y mori­mos en sue­lo azer­bai­yano, mien­tras que los sol­da­dos arme­nios mue­ren en la tie­rra que su gobierno quie­re man­te­ner bajo ocupación.

«En cuan­to al papel en la his­to­ria, nun­ca antes lo había pen­sa­do, y más aho­ra. Mi tarea prin­ci­pal es jus­ti­fi­car la con­fian­za del pue­blo azer­bai­yano, cum­plir las pro­me­sas que he hecho a lo lar­go de mis años en el car­go, así como lle­var al país por la sen­da del desa­rro­llo y ase­gu­rar su inte­gri­dad territorial.

«La for­ma en que se eva­lúe mi papel en el futu­ro depen­de­rá de la volun­tad del pue­blo azer­bai­yano, de lo que logre­mos. Por tan­to, creo que esta cues­tión debe­ría dejar­se en manos de aque­llos cuya opi­nión siem­pre he con­si­de­ra­do domi­nan­te a la hora de tomar deter­mi­na­das deci­sio­nes, inclui­da la cues­tión de Nagorno-Karabaj.»

Dmitry Kise­lev: Le he plan­tea­do todas las pre­gun­tas que que­ría hacer­le. ¿Le gus­ta­ría agre­gar algo a lo mencionado?

Ilham Ali­yev: «Me gus­ta­ría apro­ve­char esta opor­tu­ni­dad para diri­gir­me a la enor­me audien­cia rusa. Oja­lá se enten­die­ra mejor la posi­ción de Azer­bai­yán, por­que a veces hay opi­nio­nes dife­ren­tes sobre el con­flic­to, su his­to­ria y la situa­ción actual. Basa­do en los hechos, quie­ro lla­mar la aten­ción de la audien­cia sobre lo que real­men­te suce­dió y está sucediendo.

«A prin­ci­pios del siglo XIX, Kara­bakh y Shusha Khan Ibrahim Kha­lil fir­ma­ron un acuer­do con la Rusia zaris­ta repre­sen­ta­da por el gene­ral Tsitsia­nov sobre la entra­da del Kana­to de Kara­bakh en Rusia. Este acuer­do se deno­mi­na Tra­ta­do de Kurek­chay; se pue­de encon­trar en Inter­net, todos pue­den leerlo.

«Este acuer­do no men­cio­na una pala­bra sobre la pobla­ción arme­nia de Kara­bakh Kha­na­te. La pobla­ción arme­nia comen­zó a migrar en masa a esta región duran­te las dos gue­rras ruso-per­sas de 1813 y 1828. Des­de enton­ces, los arme­nios comen­za­ron a migrar en masa a la región de Kara­baj des­de el terri­to­rio del Irán moderno y en par­te de Ana­to­lia orien­tal. Se tra­ta de a quién per­te­ne­ce his­tó­ri­ca­men­te esta tierra.

«Des­pués del colap­so del Impe­rio Ruso en 1918, se esta­ble­cie­ron la Repú­bli­ca Demo­crá­ti­ca de Azer­bai­yán y el esta­do inde­pen­dien­te de Arme­nia. La Repú­bli­ca Demo­crá­ti­ca de Azer­bai­yán se creó den­tro de todos estos terri­to­rios; ade­más, el día des­pués de que se anun­cia­ra el esta­ble­ci­mien­to de la Repú­bli­ca Demo­crá­ti­ca de Azer­bai­yán, se deci­dió tras­la­dar la ciu­dad de Ere­ván a Arme­nia como capi­tal. Este tam­bién es un hecho histórico.

«En 1921, la Ofi­ci­na del Cáu­ca­so deci­dió dejar Nagorno-Kara­baj como par­te de Azer­bai­yán y no trans­fe­rir­lo, como lo inter­pre­tan algu­nos pseu­do­his­to­ria­do­res. Esta es la his­to­ria de esta región. Creo que todo el mun­do sabe lo que suce­dió en el momen­to del colap­so de la Unión Soviética.

«De hecho, el colap­so de la Unión Sovié­ti­ca comen­zó con el sepa­ra­tis­mo en Nagorno-Kara­baj. Ese fue el deto­nan­te. La gen­te a menu­do se olvi­da de esos míti­nes, quién orga­ni­zó todo esto, quién estu­vo detrás. A menu­do digo que Pashin­yan es un pro­duc­to de [Geor­ge] Soros, y creo que todos esta­rían de acuer­do con eso.

«Soros no es solo un indi­vi­duo, es un con­cep­to. De nin­gu­na mane­ra des­car­to que tales ins­tru­men­tos se usa­ran en ese enton­ces para desin­te­grar la gran nación. Sim­ple­men­te expló­ta­lo des­de aden­tro, siem­bra la dis­cor­dia, jue­ga con la gen­te y desin­te­gra el país. Y, por cier­to, ha sucedido.

«Por lo tan­to, solo me gus­ta­ría lla­mar la aten­ción del públi­co ruso sobre esta evi­den­cia his­tó­ri­ca y decir que Azer­bai­yán y Rusia están vin­cu­la­dos por siglos de amis­tad, coope­ra­ción y enten­di­mien­to mutuo.

«Estoy segu­ro de que nin­gún poder pue­de influir en eso, aun­que vea­mos inten­tos, hechos des­de dife­ren­tes direc­cio­nes, de sem­brar dis­cor­dia y des­con­fian­za. Sin embar­go, gra­cias a las polí­ti­cas con­se­cu­ti­vas de los diri­gen­tes de Rusia y Azer­bai­yán no retro­ce­de­mos, avanzamos.

«Rusia y Azer­bai­yán se refie­ren entre sí como socios estra­té­gi­cos. La rela­ción entre nues­tros paí­ses pue­de ser un ejem­plo para cual­quier vecino. Y estoy segu­ro de que una vez que ter­mi­ne la fase mili­tar del con­flic­to y avan­ce­mos hacia un arre­glo polí­ti­co, lo cual esta­re­mos lis­tos para hacer maña­na mis­mo, siem­pre que Arme­nia deje de inten­tar recu­pe­rar lo per­di­do y aque­llo sobre lo cual no tie­ne dere­cho. Estoy segu­ro de que Rusia segui­rá desem­pe­ñan­do un papel de lide­raz­go en la esta­bi­li­za­ción de nues­tra región.

«Por tan­to, me gus­ta­ría apro­ve­char esta opor­tu­ni­dad para exten­der mis mejo­res deseos a todos los rusos.

«El año pasa­do, un millón de rusos visi­ta­ron Azer­bai­yán. Espe­ro que esta diná­mi­ca se res­ta­blez­ca des­pués de la pan­de­mia. Siem­pre damos la bien­ve­ni­da a nues­tros hués­pe­des de Rusia. Y saben que se sien­ten como en casa cuan­do vie­nen a Azerbaiyán.»

El pri­mer minis­tro arme­nio, Nikol Pashin­yan, expli­có en una entre­vis­ta al direc­tor gene­ral de Ros­si­ya Segodn­ya, Dmitry Kise­lev, cómo ve la situa­ción, el núme­ro de bajas que ha sufri­do Ere­ván y comen­tó sobre la pre­sen­cia de mer­ce­na­rios extran­je­ros en la región. Tam­bién habló sobre quién está detrás del actual agra­va­mien­to del con­flic­to y por qué, qué com­pro­mi­sos está dis­pues­ta a hacer la par­te arme­nia y qué no acep­ta­rá bajo nin­gu­na circunstancia.

Dmitry Kise­lev: Bue­nas tar­des, señor Pri­mer Minis­tro. Le agra­de­ce­mos que haya acep­ta­do res­pon­der a nues­tras pre­gun­tas en este momen­to difí­cil para Arme­nia y el mun­do. ¿Cómo eva­lúa los resul­ta­dos de las ope­ra­cio­nes de com­ba­te des­de el 27 de sep­tiem­bre? ¿Cuá­les son las pér­di­das de los ban­dos y cuán­tos pri­sio­ne­ros hay?

Nikol Pashin­yan: «La situa­ción es muy ten­sa. Hay muchas pér­di­das en ambos lados. El Ejér­ci­to de Auto­de­fen­sa de Nagorno-Kara­baj man­tie­ne la línea, orga­ni­za la defen­sa, y pue­do eva­luar la situa­ción como bas­tan­te difícil.»

Dmitry Kise­lev: En otras pala­bras, ¿aún no es posi­ble esti­mar las pér­di­das de las par­tes y el núme­ro de prisioneros?

Nikol Pashin­yan: «Muchos exper­tos opi­nan que esta es una gue­rra de pro­por­cio­nes sin pre­ce­den­tes en el siglo XXI. Por­que se tra­ta de todo tipo de armas: tan­ques, dro­nes, avio­nes y heli­cóp­te­ros, vehícu­los blin­da­dos, arti­lle­ría, arti­lle­ría de cohe­tes, etc. Y muchos sol­da­dos y tro­pas están invo­lu­cra­dos en estas acti­vi­da­des mili­ta­res. Me refie­ro a que se están libran­do bata­llas a gran esca­la y fero­ces, y en este momen­to, el Ejér­ci­to de Auto­de­fen­sa de Nagorno-Kara­baj está man­te­nien­do la línea.Y prác­ti­ca­men­te pode­mos decir que los pla­nes de “gue­rra relám­pa­go” de Tur­quía y Azer­bai­yán para tomar el con­trol de Nagorno-Kara­baj han fra­ca­sa­do has­ta ahora.»

Dmitry Kise­lev: Señor Pri­mer Minis­tro, a menu­do escu­cha­mos sobre mer­ce­na­rios y terro­ris­tas extran­je­ros que luchan en el lado azer­bai­yano. ¿Tie­ne algu­na prue­ba de eso, y de si hay extran­je­ros luchan­do en el lado armenio?

Nikol Pashin­yan: «El mun­do ente­ro ya está hablan­do de esto. Este es un matiz crí­ti­co, y tam­bién es impor­tan­te por­que te ayu­da­rá a enten­der quién ini­ció esta gue­rra y por qué razo­nes. Por supues­to, hay prue­bas con­cre­tas de que los com­ba­tien­tes terro­ris­tas de Siria están luchan­do con­tra Nagorno-Kara­baj. Este video de evi­den­cia ya ha sido publi­ca­do en redes socia­les y medios de comu­ni­ca­ción. Aho­ra es obvio que Tur­quía es el prin­ci­pal patro­ci­na­dor de esta gue­rra. Tur­quía ha con­tra­ta­do y des­ple­ga­do a estos com­ba­tien­tes terro­ris­tas en la zona de con­flic­to de Nagorno-Kara­baj. Por deci­sión y bajo el patro­ci­nio de Tur­quía, se deci­dió ini­ciar una gue­rra, un ata­que con­tra Nagorno-Karabaj.

«Es impor­tan­te com­pren­der por qué. Por­que era obvio que el ejér­ci­to de Azer­bai­yán por sí solo no es capaz de luchar con­tra el Ejér­ci­to de Auto­de­fen­sa de Nagorno-Kara­baj. Es por eso que Tur­quía deci­dió uti­li­zar terro­ris­tas, tro­pas tur­cas, que están invo­lu­cra­das no solo en las prin­ci­pa­les ope­ra­cio­nes mili­ta­res, sino tam­bién direc­ta­men­te, con las fuer­zas espe­cia­les del ejér­ci­to tur­co [en el terreno].

«Según algu­nos infor­mes, las fuer­zas espe­cia­les del ejér­ci­to paquis­ta­ní tam­bién están invo­lu­cra­das en las hos­ti­li­da­des. Y creo que en lo que res­pec­ta al menos a la par­ti­ci­pa­ción de los com­ba­tien­tes tur­cos, esto ya ha sido pro­ba­do en todo el mun­do, por­que muchos medios inter­na­cio­na­les ya están escri­bien­do sobre ello.

«En los últi­mos días ha lle­ga­do un infor­me muy intere­san­te de Rusia, del Cáu­ca­so Nor­te, don­de fue­ron eli­mi­na­dos mili­tan­tes en Che­che­nia y Dagues­tán, y hubo infor­ma­ción de que estos mili­tan­tes lle­ga­ron a Rusia des­de el exte­rior, vinie­ron de Siria. Y veo una cone­xión direc­ta aquí, en este pro­ce­so: los com­ba­tien­tes de Siria fue­ron tras­la­da­dos por Tur­quía a la zona de con­flic­to en Nagorno-Kara­baj para ini­ciar una gue­rra con­tra Nagorno-Kara­baj, y aho­ra ya están apa­re­cien­do en el nor­te del Cáu­ca­so. Este es un hecho muy nota­ble, que mues­tra que esta situa­ción ya no es solo Nagorno-Kara­baj, sino que fue más allá de sus lími­tes, en su sen­ti­do local. Este es un con­flic­to regio­nal a gran esca­la, que afec­ta los intere­ses espe­cí­fi­cos de los paí­ses de la región. Y creo que espe­cial­men­te Rusia debe­ría ser muy cau­te­lo­sa con este hecho.

«En cuan­to al lado arme­nio: por supues­to, no hay extran­je­ros para luchar en el lado de Nagorno-Kara­baj. Pue­de que haya algu­nos arme­nios de la diás­po­ra que ven­gan a apo­yar a sus com­pa­trio­tas. Pero, por supues­to, no pue­den con­si­de­rar­se mercenarios.»

Dmitry Kise­lev: El Acuer­do de Mos­cú del 10 de octu­bre men­cio­na los prin­ci­pios bási­cos para el arre­glo, por favor expli­que estos prin­ci­pios, ¿cómo los entien­de usted?

Nikol Pashin­yan: «Estos prin­ci­pios son bien cono­ci­dos: el dere­cho de los pue­blos a la auto­de­ter­mi­na­ción, la no uti­li­za­ción de la fuer­za o la ame­na­za de fuer­za y​la inte­gri­dad terri­to­rial. La cues­tión es cómo inter­pre­tan las par­tes estos prin­ci­pios. Por­que duran­te el pro­ce­so de nego­cia­ción, resul­tó que dife­ren­tes par­tes inter­pre­tan estos prin­ci­pios de mane­ra dife­ren­te. Y aho­ra tene­mos una situa­ción en la que ya se ha vio­la­do uno de estos prin­ci­pios tan impor­tan­tes. Ya he habla­do de eso: la no uti­li­za­ción de la fuer­za o la ame­na­za de la fuer­za para resol­ver el pro­ble­ma de Nagorno-Karabaj.»

Dmitry Kise­lev: Señor Pri­mer Minis­tro, cuan­do se tra­ta de com­pro­mi­sos, ¿para qué esta­ría pre­pa­ra­do? ¿Y hay una línea más allá de la cual no retro­ce­de­ría bajo nin­gu­na circunstancia?

Nikol Pashin­yan: «Exis­te esa línea, y esta línea es el dere­cho a la auto­de­ter­mi­na­ción del pue­blo de Nagorno-Kara­baj. Y en todo momen­to, Arme­nia estu­vo dis­pues­ta a acep­tar ese com­pro­mi­so. Y la ini­cia­ti­va más famo­sa es la ini­cia­ti­va de Kazán, cuan­do Arme­nia esta­ba lis­ta para un com­pro­mi­so espe­cí­fi­co. Pero Azer­bai­yán se negó a fir­mar estos acuer­dos por­que Azer­bai­yán no que­ría ni quie­re acep­tar el dere­cho a la auto­de­ter­mi­na­ción de los arme­nios de Nagorno-Kara­baj. Y el dere­cho a la auto­de­ter­mi­na­ción de Nagorno-Kara­baj es para noso­tros una «línea roja» que no pode­mos pasar.»

Dmitry Kise­lev: Dis­cul­pe, ¿podría acla­rar de qué com­pro­mi­so espe­cí­fi­co está hablando?

Nikol Pashin­yan: «Dije que Arme­nia esta­ba lis­ta para com­pro­mi­sos. Y pre­gun­tas­te si había una línea roja que no cru­za­ría­mos. Y dije que sí, es el dere­cho a la auto­de­ter­mi­na­ción del pue­blo de Nagorno-Karabaj.»

Dmitry Kise­lev: ¿Sim­ple­men­te habló de la línea, pero de un com­pro­mi­so espe­cí­fi­co? No le gus­ta­ría dar ejem­plos de tal com­pro­mi­so, ¿ver­dad?

Nikol Pashin­yan: «Como saben, la decla­ra­ción de Mos­cú aho­ra ha esta­ble­ci­do pasos con­cre­tos para res­tau­rar un pro­ce­so de nego­cia­ción con­cre­to. Y en vir­tud de este acuer­do, ya se han des­cri­to pasos con­cre­tos y esta­mos dis­pues­tos a tomar esos pasos para resol­ver el pro­ble­ma de Nagorno-Kara­baj. Y esta­mos lis­tos para tales com­pro­mi­sos, esta­mos lis­tos para com­pro­mi­sos pro­por­cio­na­les, para los que Azer­bai­yán está listo.»

Dmitry Kise­lev: Gra­cias, señor Pri­mer Minis­tro. De hecho, hemos dicho que esta gue­rra es extre­ma­da­men­te cruel, esta cruel­dad ya ha pasa­do a la his­to­ria, y ambos líde­res han pasa­do a la his­to­ria como par­ti­ci­pan­tes de una gue­rra bru­tal. Pero, ¿cómo le gus­ta­ría per­ma­ne­cer en la his­to­ria des­pués de eso?

Nikol Pashin­yan: «No se tra­ta de una ambi­ción per­so­nal. Me gus­ta­ría que el con­flic­to de Nagorno-Kara­baj final­men­te se resol­vie­ra al final. Basa­do en un com­pro­mi­so. Me gus­ta­ría que encon­trá­ra­mos una solu­ción que sea acep­ta­ble para todas las par­tes: Arme­nia, Nagorno-Kara­baj y Azer­bai­yán. Y esa sería la solu­ción final.»

Dmitry Kise­lev: Señor Pri­mer Minis­tro, hice todas las pre­gun­tas pla­ni­fi­ca­das de ante­mano. ¿Qui­zás hay algo más que le gus­ta­ría agregar?

Nikol Pashin­yan: «Cier­ta­men­te. Res­pon­dien­do a su pri­me­ra pre­gun­ta, dije que era muy impor­tan­te pres­tar aten­ción a los obje­ti­vos que Tur­quía tie­ne en este pro­ce­so. Con­fío en que Tur­quía, des­pués de los cono­ci­dos acon­te­ci­mien­tos de prin­ci­pios del siglo XX, bus­que regre­sar al sur del Cáu­ca­so para con­ti­nuar con su polí­ti­ca de geno­ci­dio arme­nio. Es impor­tan­te saber que es un obje­ti­vo prác­ti­co para Tur­quía. No es un obje­ti­vo emo­cio­nal sino un obje­ti­vo prác­ti­co, por­que los arme­nios del sur del Cáu­ca­so son la últi­ma barre­ra para Tur­quía en su camino hacia la expan­sión hacia el nor­te, este y sur­es­te por­que creo que esta es una con­ti­nua­ción de la polí­ti­ca impe­rial de Tur­quía. . Y todo lo que está suce­dien­do aho­ra en el sur del Cáu­ca­so debe con­si­de­rar­se en el con­tex­to de la polí­ti­ca de Tur­quía en el Mar Medi­te­rrá­neo, Libia, Siria, Irak, Gre­cia y Chipre.

«Lo que está suce­dien­do aho­ra, ya lo he dicho, este pro­ce­so ya ha ido más allá del con­flic­to local de Nagorno-Kara­baj y se está rede­fi­nien­do. Tur­quía quie­re redis­tri­buir o, para ser pre­ci­sos, tomar el con­trol del sur del Cáu­ca­so, por lo que ser­vi­ría como pun­to de apo­yo para su mayor expan­sión en las direc­cio­nes nor­te, este y sureste.

«Creo que esta situa­ción ya afec­ta espe­cial­men­te a los intere­ses de segu­ri­dad nacio­nal de muchos paí­ses, inclui­da, ante todo, la Fede­ra­ción de Rusia. No recor­dé acci­den­tal­men­te la infor­ma­ción que pro­vie­ne de Che­che­nia y Dagues­tán. ¿De dón­de vinie­ron esos mili­tan­tes y cómo apa­re­cie­ron en Che­che­nia y Dagues­tán, mili­tan­tes sirios?

«Para mí, es obvio que pro­ce­den de la zona de con­flic­to de Nagorno-Kara­baj. Y la pre­gun­ta es si esto es un acci­den­te o una acción pla­ni­fi­ca­da para des­es­ta­bi­li­zar el Cáu­ca­so del Nor­te con el fin de dis­traer la aten­ción de Rusia de los even­tos que están tenien­do lugar actual­men­te en el Cáu­ca­so del Sur, la zona de con­flic­to de Nagorno-Kara­baj. Este es un matiz crí­ti­co que Rusia debe considerar.»

Fuen­te: Al Mayadeen 

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *