Argen­ti­na. La noche que cono­ci­mos de la muer­te de Fidel

Por Ores­tes Pérez Pérez, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 25 de noviem­bre de 2020. 

Era ince­san­te el aje­treo de los ami­gos de la soli­da­ri­dad ese vier­nes. Lle­va­ban varios días orga­ni­zan­do el XV Encuen­tro Nacio­nal de Soli­da­ri­dad con Cuba en Argen­ti­na, para el que había via­ja­do des­de La Haba­na Fer­nan­do Gon­za­lez Llort, Héroe de la Repú­bli­ca de Cuba y pre­si­den­te del Ins­ti­tu­to Cubano de Amis­tad con los Pue­blos (ICAP).

El Movi­mien­to Argen­tino de Soli­da­ri­dad (MASCUBA), en par­ti­cu­lar su filial de Bue­nos Aires, daba los toques fina­les a ese even­to, que con­ta­ría con la pre­sen­cia de repre­sen­tan­tes de gru­pos y casas de amis­tad de la mayo­ría de las 24 pro­vin­cias del país.

Esa noche del 25 de noviem­bre de 2016, des­pués de con­ver­sar sobre los desa­fíos y retos del movi­mien­to de soli­da­ri­dad con nues­tro país en dife­ren­tes regio­nes del mundo,en espe­cial en Argen­ti­na, Fer­nan­do, mi espo­sa y yo nos fui­mos a dor­mir. Se inau­gu­ra­ba al otro día el Encuen­tro y debía­mos estar en la sede de Casa Alsi­na sobre las 9 de la mañana.

Minu­tos des­pués de apa­gar las luces de la habi­ta­ción sonó insis­ten­te­men­te mi telé­fono celu­lar. Del otro lado de la línea esta­ba Niur­ka, la Con­se­je­ra de Turis­mo de la Emba­ja­da, quien regre­sa­ba a Bue­nos Aires des­pués de pro­mo­ver el des­tino Cuba en Perú. Con voz entre­cor­ta­da, me comen­tó que esta­ba en el aero­puer­to de Lima y la CNN difun­día per­ma­nen­te­men­te la noti­cia del dece­so del Coman­dan­te en Jefe.

Al ins­tan­te, y sin salir del asom­bro, encen­dí el tele­vi­sor del cuar­to y des­per­té a Day­le­nis. La CNN trans­mi­tía mate­ria­les his­tó­ri­cos, al pare­cer de archi­vo, del líder de Revo­lu­ción cuba­na, con una secuen­cia que me lla­mó mucho la aten­ción y que casi no ofre­cía dudas sobre una ver­dad que me resis­tía a aceptar.

De súbi­to toqué la puer­ta del cuar­to don­de dor­mía Fer­nan­do y le comen­té lo que esta­ba suce­dien­do. Nos mira­mos ató­ni­tos y deci­di­mos lla­mar al MINREX y al ICAP para con­fir­mar o no lo que la CNN esta­ba divul­gan­do como noti­cia tras­cen­den­te y de últi­mo minuto.

Al mar­car a la Secre­ta­ría del minis­tro en la Can­ci­lle­ría, me lla­mó la aten­ción que el telé­fono lo levan­tó la VM Ana Tere y no uno de los com­pa­ñe­ros que habi­tual­men­te hacen guar­dia en el piso 8. A mi pre­gun­ta de si era cier­to lo que la CNN y otros medios de pren­sa esta­ban difun­dien­do sobre Fidel, me res­pon­dió bre­ve: “Ore, lamen­ta­ble­men­te sí”.

Des­pués de varios segun­dos de silen­cio, me comen­tó que debía lla­mar a los bue­nos ami­gos que tenía el Coman­dan­te en Jefe en Argen­ti­na y tras­la­dar­les la tris­te noti­cia “para que no se ente­ra­ran solo por la prensa”.

Des­pués de tener la con­fir­ma­ción de lo ocu­rri­do, Fer­nan­do y yo, casi sobre las 2 de la madru­ga­da del sába­do 26 de noviem­bre, y cono­cien­do que la mayo­ría de los par­ti­ci­pan­tes ya esta­ban en Bue­nos Aires, nos pre­gun­tá­ba­mos qué era lo correc­to, si sus­pen­der el Encuen­tro o rea­li­zar­lo en home­na­je y recor­da­ción a Fidel.

Al final, y des­pués de con­ver­sar por telé­fono con varios ami­gos de la soli­da­ri­dad, deci­di­mos que lo más pru­den­te era realizarlo.

Esa madru­ga­da, en el reco­rri­do de varios minu­tos des­de la resi­den­cia has­ta la emba­ja­da, fui sor­pren­di­do por varios gru­pos de la soli­da­ri­dad que se diri­gían a la sede diplo­má­ti­ca con ban­de­ras cuba­nas y corean­do con­sig­nas a favor de la Revolución.

Una vez en la emba­ja­da, me dis­pu­se a rea­li­zar las lla­ma­das a los ami­gos argen­ti­nos más cer­ca­nos a Fidel: la actual vice­pre­si­den­ta Cris­ti­na Fer­nán­dez de Kirch­ner, la perio­dis­ta y escri­to­ra Este­la Callo­ni, el poli­tó­lo­go Ati­lio Borón, el Pre­mio Nobel de la Paz Adol­fo Pérez Esqui­vel, la pre­si­den­ta de la aso­cia­ción Abue­las de Pla­za de Mayo, Este­la de Car­lot­to, y la pre­si­den­ta de la aso­cia­ción Madres de Pla­za de Mayo, Hebe de Bonafini.

Ate­so­ro en mi memo­ria la con­ver­sa­ción con Hebe. Fue bre­ve, tris­te. Me dijo que lle­va­ba horas sin poder arti­cu­lar pala­bra algu­na y que la noti­cia que difun­dían los medios le pro­vo­ca­ba esca­lo­fríos y se resis­tía a creer. Que espe­ra­ba no fue­ra cier­ta, pero mi lla­ma­da, “la que nun­ca hubie­ra que­ri­do reci­bir”, no hacía sino confirmarlo.

Y es que para Hebe el Coman­dan­te es de las pocas per­so­nas que son impres­cin­di­bles. “Fue nues­tra ins­pi­ra­ción cuan­do unas pocas madres comen­za­mos las mar­chas silen­cio­sas alre­de­dor de la pirá­mi­de de la Pla­za de Mayo ‑en los años de la dic­ta­du­ra mili­tar- para pedir por nues­tros fami­lia­res, ami­gos y com­pa­ñe­ros desaparecidos”.

Al final de la con­ver­sa­ción, sin poder con­te­ner las lágri­mas y visi­ble­men­te afli­gi­da, me dijo: “don­de quie­ra que esté, que no nos abandone”.

Los días pos­te­rio­res al dece­so del Coman­dan­te fue­ron de dolor y gra­ti­tud. Miles de argen­ti­nos y cuba­nos, con flo­res, ban­de­ras, can­cio­nes, poe­sías, fotos y velas se acer­ca­ron a la emba­ja­da para fir­mar el Libro de Con­do­len­cia que había­mos abier­to para la oca­sión. Ini­cial­men­te pre­vi­mos tres, pero fue nece­sa­rio habi­li­tar otros dos por la afluen­cia de público.

Rodea­da de cien­tos de sus segui­do­res y sim­pa­ti­zan­tes se acer­có a la sede diplo­má­ti­ca por esos días la actual vice­pre­si­den­ta de la Nación, Cris­ti­na Fer­nán­dez de Kirch­ner. Per­ma­ne­ció por espa­cio de dos horas. Fir­mó el Libro, hizo decla­ra­cio­nes a la pren­sa y con­ver­só con varios diplo­má­ti­cos cuba­nos y per­so­nal de la emba­ja­da que está­ba­mos en el lugar.

Antes de aban­do­nar la sede de Virrey del Pino, escri­bió en el Libro: “Con el reco­no­ci­mien­to de una gene­ra­ción que se for­mó en los idea­les de sobe­ra­nía, inde­pen­den­cia y justicia”.

Con su inse­pa­ra­ble pañue­lo blan­co y su len­to andar, Hebe fue tam­bién a ren­dir­le home­na­je al líder his­tó­ri­co de la Revo­lu­ción. Tras­pa­só en dos oca­sio­nes el por­tón de la emba­ja­da para “con­ver­sar muy baji­to, casi en susu­rros”, con Fidel, un hom­bre por el que sien­te gran amor y cari­ño. En ambas estu­vo acom­pa­ña­da de varias de las madres que han esta­do a su lado en todos estos años.

Foto: Cor­te­sía Ores­tes Pérez Pérez.

La pri­me­ra vez escri­bió: “A la fami­lia de Fidel, al que­ri­do pue­blo cubano, reci­ban mis lágri­mas, mis abra­zos y mis besos en este momen­to tan duro para todos, que nun­ca hubie­ra que­ri­do que lle­ga­ra. Él, don­de quie­ra que esté, segu­ro esta­rá acom­pa­ñan­do nues­tras luchas y alum­bra­rá con su sabi­du­ría nues­tro camino. Sin él Lati­noa­mé­ri­ca no será la mis­ma, el sol no bri­lla­rá como antes y la luna deja­rá caer sus lágri­mas cada noche”.

Her­mo­sas pala­bras que refle­jan la cer­ca­nía de Hebe y las Madres a Fidel y la admi­ra­ción que sien­ten por él. “No tenía fuer­zas para venir. Cuan­do me ente­ré no podía creer­lo. Solo cuan­do reci­bí tu lla­ma­da, supe que era cier­to y pen­sé que el mun­do se había que­da­do a oscu­ras”, me dijo con lágri­mas en los ojos cuan­do la reci­bí en la puer­ta de la embajada.

Una vez me con­fe­só que le agra­de­ce­rá siem­pre al Coman­dan­te en Jefe el inigua­la­ble ges­to de ser el pri­me­ro en lla­mar­la cuan­do tor­tu­ra­ron a su hija. “Siem­pre se preo­cu­pó por mi fami­lia. Ese es Fidel, pen­dien­te de todo y de todos”.

Con un “Has­ta siem­pre Fidel” aban­do­nó la emba­ja­da la segun­da vez que nos visi­tó para ren­dir­le home­na­je a su ami­go. En sus rejas, jun­to a rosas blan­cas, poe­sías y men­sa­jes, dejó un pañue­lo blan­co, el mis­mo que las acom­pa­ña des­de hace más de 40 años.

Foto: Cor­te­sía Ores­tes Pérez Pérez.

Fuen­te: Cuba Deba­te

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *