Mála­ga: Con­de­nan a la mujer juz­ga­da por “el chu­mino rebel­de” por un deli­to con­tra los sen­ti­mien­tos religiosos

El Juz­ga­do de lo Penal núme­ro 10 de Mála­ga ha con­de­na­do a la mujer acu­sa­da de par­ti­ci­par en la lla­ma­da Gran Pro­ce­sión del San­to Chu­mino Rebel­de a una pena de nue­ve meses de mul­ta con una cuo­ta dia­ria de 10 euros por un deli­to con­tra los sen­ti­mien­tos reli­gio­sos y a pagar las cos­tas del pro­ce­di­mien­to judicial.

La sen­ten­cia, a la que ha teni­do acce­so Efe este lunes, le absuel­ve del deli­to de pro­vo­ca­ción a la dis­cri­mi­na­ción, al odio y la vio­len­cia del que tam­bién esta­ba acu­sa­da; una reso­lu­ción que no es fir­me y con­tra la que cabe recur­so de ape­la­ción ante la Audien­cia Provincial.

La Aso­cia­ción de Abo­ga­dos Cris­tia­nos ejer­ció la acu­sa­ción par­ti­cu­lar, y su pre­si­den­ta, Polo­nia Cas­te­lla­nos, ha cele­bra­do la sen­ten­cia y ha ase­gu­ra­do que “las ofen­sas gra­tui­tas, inne­ce­sa­rias y deli­be­ra­das con­tra los cató­li­cos no pue­den que­dar impu­nes si que­re­mos vivir en un esta­do democrático”.

La reso­lu­ción con­si­de­ra pro­ba­do que la con­de­na­da par­ti­ci­pó el 8 de mar­zo de 2013, duran­te la mani­fes­ta­ción por el Día de la Mujer, en una “espe­cie de pro­ce­sión” ata­via­da con una pei­ne­ta y con una vela gran­de en la mano y por­ta­ba, jun­to a otras per­so­nas con túni­cas, man­ti­llas o pei­ne­tas, “lo que se anto­ja una imi­ta­ción de un paso de Sema­na San­ta, cuya ima­gen es una vagi­na de gran­des dimensiones”.

Des­fi­la­ron por cén­tri­cas calles y se detu­vie­ron ante la Cate­dral y el Pala­cio Epis­co­pal, y ella, en com­pa­ñía de los otros, emi­tía pro­cla­mas como “vamos a que­mar, vamos a que­mar la Con­fe­ren­cia Epis­co­pal”, “Viva el San­to Chu­mino” o “Ni en el nom­bre del Padre, ni del Hijo, sino en el de Nues­tro San­tí­si­mo Coño”.

A viva voz leyó —según los hechos pro­ba­dos— tex­tos como en el que seña­la­ba: “Creo en mi coño todo­po­de­ro­so, crea­dor del cie­lo y de la tie­rra, creo en mi orgas­mo, mi úni­ca nor­ma, nues­tro pla­cer, que fue con­ce­bi­do por obra y gra­cia de mis pul­sio­nes sexua­les, nació de mi deci­sión libre, pade­ció bajo el terro­ris­mo machis­ta, fue con­de­na­do, que­ma­do e insen­si­bi­li­za­do, des­cen­dió a los infiernos…”.

La con­de­na­da se decla­ró ino­cen­te en el jui­cio y afir­mó que no pen­só que pudie­ra ofen­der a los cató­li­cos, mien­tras la acu­sa­ción par­ti­cu­lar recla­mó un año de pri­sión y mul­ta de 24 meses por pro­vo­ca­ción a la dis­cri­mi­na­ción, al odio y a la vio­len­cia y por un deli­to con­tra la liber­tad de con­cien­cia y los sen­ti­mien­tos religiosos.

Fuen­te: Públi­co

Latest posts by Otros medios (see all)

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *