Eus­kal Herria. Lin­chan mediá­ti­ca­men­te y lo apar­tan de la Igle­sia a un sacer­do­te por apa­re­cer en un docu­men­tal jus­ti­fi­can­do la lucha por la inde­pen­den­cia del pue­blo vasco

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 24 de noviem­bre de 2020.

Que ETA haya deja­do las armas no sig­ni­fi­ca que el con­flic­to de Eus­kal Herria con los impe­rios ocu­pan­tes del terri­to­rio vas­co (espa­ño­les y fran­ce­ses) se haya resuel­to. Ni mucho menos. Cien­tos de pre­sos y pre­sas siguen en las cár­ce­les, con­ti­núan las per­se­cu­cio­nes a la izquier­da revo­lu­cio­na­ria (recien­te­men­te se pro­du­je­ron nue­vas deten­cio­nes) y el gobierno espa­ñol sigue tra­tan­do a Eus­kal Herria como una colo­nia dís­co­la. De allí que no sor­pren­da lo que ha ocu­rri­do con el ex párro­co de la loca­li­dad de Lemoa, Mike Azpei­tia, quien al ser entre­vis­ta­do para un docu­men­tal (de los tan­tos que bus­can impo­ner el «rela­to» de los dos demo­nios) este curi­ta peleón y cora­ju­do expre­sa­ra su defen­sa de la lucha del pue­blo por su auto­de­ter­mi­na­ción y no «con­de­na­ra» enfá­ti­ca­men­te ‑como bus­ca­ba el docu­men­ta­lis­ta- el accio­nar de ETA en el pasa­do. No lo jus­ti­fi­ca pero si expre­sa su opi­nión que si hubo «terro­ris­mo» (seña­la que no le gus­ta esa pala­bra) es por­que hubo (y hay) ava­sa­lla­mien­to de los dere­chos de todo un pue­blo que resis­te como pue­de al inva­sor y su pre­po­ten­cia represiva.

Tras el lin­cha­mien­to mediá­ti­co espa­ñol, vinie­ron las decla­ra­cio­nes ver­gon­zo­sas pero espe­ra­das, de los polí­ti­cos (espa­ño­les y vas­cos) amo­nes­tan­do al sacer­do­te, y por supues­to la san­ción (dura, inne­ce­sa­ria, alcahue­ta del impe­rio) de la auto­ri­dad reli­gio­sa local, apar­tán­do­lo de su fun­ción como cura. Sin embar­go, muchos sacer­do­tes y per­so­na­li­da­des salie­ron en defen­sa de Mikel Azpei­tia. De todas esas decla­ra­cio­nes publi­ca­mos la siguien­te por ser cla­ra­men­te repre­sen­ta­ti­va de una línea que siem­pre exis­tió en Eus­kal Herria, a pesar de la repre­sión y el fas­cis­mo imperante.

La Voz de Mikel Azpeitia

Cir­cu­la en Face­book esta misi­va en soli­da­ri­dad con Mikel Azpei­tia, el cura/​párroco de Lemoa, quien recien­te­men­te reci­bie­se el pasei­llo y pos­te­rior fusi­la­mien­to mediá­ti­co por el solo cri­men de haber­le dado voz a su pue­blo, un pue­blo opri­mi­do, un pue­blo que lucha por su auto­de­ter­mi­na­ción, un pue­blo que des­de hace déca­das ha pues­to el dedo en una lla­ga muy par­ti­cu­lar del euro­cen­tris­mo, su nega­ti­va a dejar atrás su apo­lo­gía del colo­nia­lis­mo y del etnocidio.

Nos ale­gra mucho que se alce la voz en favor de Mikel Azpei­tia en par­ti­cu­lar y de la liber­tad de expre­sión en general.

Aquí el texto:

Los nece­sa­rios rela­tos para una paz justa

Maria Fer­nán­dez Trun­ca­do, Agus­tin Gil y Jose Javier Huar­te Oroz | (Comu­ni­da­des Cris­tia­nas Popu­la­res, Coor­di­na­do­ra de Sacer­do­tes de Eus­kal Herria y Herria 2000 Eliza)

Hemos teni­do opor­tu­ni­dad de leer frag­men­tos y escu­char el audio en el que el pres­bí­te­ro viz­caíno Mikel Azpei­tia, en el ejer­ci­cio de su liber­tad de expre­sión, ha dado su opi­nión sobre el últi­mo capí­tu­lo del con­flic­to vas­co, en el docu­men­tal “Bajo el silen­cio”, de Iña­ki Arte­ta. Las cita­das mani­fes­ta­cio­nes han teni­do eco en todos los medios de comu­ni­ca­ción, han sido cri­ti­ca­das por el lehen­da­ka­ri Urku­llu, que las encuen­tra «incom­pren­si­bles», y han lle­va­do a los obis­pos de Bil­bao, por con­si­de­rar­las «inacep­ta­bles», a reti­rar a Mikel Azpei­tia de su minis­te­rio pas­to­ral en la parro­quia de Lemoa.

En reali­dad Mikel Azpei­tia no ha hecho más que mani­fes­tar, con auda­cia y sin­ce­ri­dad, lo que un amplio sec­tor de la socie­dad vas­ca, tam­bién cris­tiano, en el que nos inclui­mos, con sus dudas y con­tra­dic­cio­nes, ha man­te­ni­do y man­tie­ne sobre la recien­te his­to­ria de Eus­kal Herria: que fue un nue­vo epi­so­dio de levan­ta­mien­to ante la fal­ta de reco­no­ci­mien­to de sus dere­chos fun­da­men­ta­les, el cual, como en ante­rio­res epi­so­dios, ha teni­do su ver­tien­te vio­len­ta, con el con­si­guien­te rosa­rio de sufri­mien­to y muer­tes; pero tam­bién de dignidad.

Como colec­ti­vos cris­tia­nos reco­no­ce­mos la nece­si­dad de un cli­ma de recon­ci­lia­ción basa­da en el res­pe­to de los dere­chos mutuos, des­de el que se pue­de disen­tir de la opor­tu­ni­dad y las for­mas uti­li­za­das, pero en un docu­men­tal que quie­re reco­ger la memo­ria de un con­flic­to, mien­tras no se fal­te a la ver­dad, no pue­de dejar­se de reco­ger opi­nio­nes con­tra­rias, váli­das en cuan­to opi­nio­nes y nece­sa­rias para un rela­to plu­ral –que no úni­co– que tra­ta de acer­car­nos a la his­to­ria real. Expre­sa­mos nues­tra fra­ter­nal soli­da­ri­dad al sacer­do­te repre­sa­lia­do, para el que no ha vali­do ni su peti­ción de «per­dón a las víc­ti­mas», ni su decla­ra­ción de que a lo lar­go de sus años de minis­te­rio ha apo­ya­do «diver­sas ini­cia­ti­vas de la dió­ce­sis a favor de la paz», ni su deseo «de seguir hacién­do­lo» para evi­tar un cas­ti­go injusto.

No pode­mos menos de encua­drar el eco de estas mani­fes­ta­cio­nes en el inten­to de impo­ner un rela­to úni­co lleno de intere­ses, logís­ti­cos e ideo­ló­gi­cos, con todo lujo de medios públi­cos, eco­nó­mi­cos, peda­gó­gi­cos e ins­ti­tu­cio­na­les, sobre los últi­mos 65 años de la his­to­ria de nues­tro país, con el úni­co inte­rés de que las nue­vas gene­ra­cio­nes comul­guen, acrí­ti­ca­men­te con el mis­mo, y recha­cen, sin cono­cer­la sufi­cien­te­men­te, cual­quier otra ver­sión pre­via­men­te des­pres­ti­gia­da. Noso­tros nos opo­ne­mos con toda con­vic­ción a seme­jan­te mani­pu­la­ción de la his­to­ria, que pre­ten­de impo­ner una lec­tu­ra par­cial, que quie­re ser úni­ca e indis­cu­ti­ble, mien­tras se judi­cia­li­za y per­si­gue la con­tra­ria. Y de ese inten­to y de esa mani­pu­la­ción no son aje­nos, tris­te­men­te, ni las cabe­zas de la dió­ce­sis viz­caí­na, ni el lehen­da­ka­ri de la CAV, ni EITB (pro­gra­ma QMEC).

Hablan­do de «éti­ca» y del «valor supre­mo de la vida» a algu­nos se les olvi­da que en tiem­po del Gobierno del lehen­da­ka­ri Agi­rre, se con­de­na­ron a muer­te y fusi­la­ron en Eus­ka­di a «trai­do­res», que los guda­ris y mili­cia­nos vas­cos se levan­ta­ron en armas con­tra el fas­cis­mo, sin que nin­gu­na ins­ti­tu­ción vas­ca haya hecho una «revi­sión crí­ti­ca» ni asu­mie­ra «sus res­pon­sa­bi­li­da­des» por el sufri­mien­to gene­ra­do, más bien son obje­to cons­tan­te de home­na­je; que la Ertzain­tza tor­tu­ró en nume­ro­sas oca­sio­nes y mal­tra­tó en no pocas a ciu­da­da­nos y ciu­da­da­nas que lucha­ban por sus dere­chos, sin que se sepa que nun­ca nadie se arre­pin­tie­ra, ni pidie­ra per­dón por esos hechos, antes bien se pro­te­gió a sus auto­res; que la gue­rra sucia y los crí­me­nes de Esta­do, con nom­bres y ape­lli­dos, gozan aún de muy bue­na salud.
Recor­da­mos a los obis­pos de Bil­bao que no bas­ta con decla­rar que han «con­de­na­do sin mati­ces toda for­ma de terro­ris­mo y vio­len­cia», por­que es más cier­to que en muchas oca­sio­nes hemos sufri­do su silen­cio cóm­pli­ce ante nues­tra denun­cia, año tras año, de hechos fla­gran­tes de vio­len­cia, tor­tu­ra y vio­len­cia poli­cial, y que lamen­ta­mos su silen­cio cla­mo­ro­so ante el dolor de los fami­lia­res de pre­sas y pre­sos polí­ti­cos vas­cos, y la cri­mi­nal polí­ti­ca car­ce­la­ria que rezu­ma ven­gan­za con ais­la­mien­tos, dis­per­sión, des­am­pa­ro sani­ta­rio, malos tratos…

Una vez más, las Comu­ni­da­des Cris­tia­nas Popu­la­res, la Coor­di­na­do­ra de Sacer­do­tes de Eus­kal Herria y el colec­ti­vo Herria 2000 Eli­za afir­ma­mos: nues­tro pue­blo, Eus­kal Herria, sigue sufrien­do las con­se­cuen­cias de un con­flic­to polí­ti­co no resuel­to y lejos aún de la recon­ci­lia­ción y con­vi­ven­cia sin violencias.

Nos sigue impor­tan­do que el men­sa­je libe­ra­dor de Jesús y la uto­pía de muchas muje­res y hom­bres de hoy sea el motor que «nos impul­se a cola­bo­rar a que no triun­fe el libe­ra­lis­mo, ni que sigan las gue­rras, ni que impe­re la cul­tu­ra del odio y la ven­gan­za, ni que exis­ta inmi­gra­ción for­za­da por fal­ta de dere­chos bási­cos, ni que se impi­da a los pue­blos su liber­tad e inde­pen­den­cia, ni que no se afron­te en Eus­kal Herria el final del con­flic­to y la excar­ce­la­ción en el camino hacia una autén­ti­ca Amnistía».

Des­de el com­pro­mi­so por no fal­sear ni nin­gu­near los diver­sos y nece­sa­rios rela­tos del tiem­po pasa­do, segui­re­mos inten­tan­do apor­tar nues­tro com­pro­mi­so soli­da­rio en esta nue­va eta­pa de Eus­kal Herria en pos de su liber­tad, su sobe­ra­nía y su dere­cho a deci­dir para optar demo­crá­ti­ca­men­te por la cons­truc­ción de un mode­lo de eco­no­mía sos­te­ni­ble, de igual­dad, para ser un pue­blo due­ño de su des­tino en soli­da­ri­dad libe­ra­do­ra con todos los pue­blos de la tie­rra, cons­tru­yen­do la paz des­de la justicia.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *