Argen­ti­na. Mega­fac­to­rías por­ci­nas: la salud hecha un chiquero

Por Nahuel Lag, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 24 de noviem­bre de 2020.

Inves­ti­ga­do­res de uni­ver­si­da­des públi­cas de Argen­ti­na ase­gu­ran que las mega­gran­jas por­ci­nas, como las que el Gobierno impul­sa con Chi­na, gene­ran enor­mes con­se­cuen­cias sani­ta­rias y ambien­ta­les. El ries­go de nue­vos virus, más des­mon­tes y un mode­lo que pro­fun­di­za la dependencia.

“No hay for­ma de garan­ti­zar que las mega­fac­to­rías por­ci­nas fun­cio­nen sin gene­rar daños al ambien­te y a la salud huma­na”. La sen­ten­cia sur­ge a par­tir del aná­li­sis de dece­nas de inves­ti­ga­cio­nes cien­tí­fi­cas res­pec­to del impac­to en la salud socio­am­bien­tal de las mega­gran­jas de cer­dos en paí­ses veci­nos como Chi­le, poten­cias eco­nó­mi­cas como Esta­dos Uni­dos o Chi­na y eco­no­mías euro­peas como la de Espa­ña. “¿Por qué Chi­na se saca de enci­ma estos mode­los de pro­duc­ción si dan tan­to tra­ba­jo? ¿Si son tan bue­nos para las eco­no­mías regio­na­les? ¿Si son tan ino­cuos para la salud?”, lan­za pre­gun­tas Damián Ver­ze­ñas­si, direc­tor del Ins­ti­tu­to de Salud Socio­am­bien­tal (Ins­sa), sobre el acuer­do por­cino duran­te la entre­vis­ta con Tie­rra Viva y las res­pues­tas las deta­lla a par­tir del infor­me que coor­di­nó y se publi­có recien­te­men­te como La salud hecha un chi­que­ro.

Ver­ze­ñas­si jun­to a un equi­po de diez espe­cia­lis­tas del ins­ti­tu­to de la Facul­tad de Medi­ci­na de Rosa­rio y del Cen­tro de Inves­ti­ga­cio­nes del Medio Ambien­te de la Uni­ver­si­dad de La Pla­ta, entre ellos Damián Marino, Lucas Alon­so y Lucía Enri­quez; revi­sa­ron la biblio­gra­fía cien­tí­fi­ca pre­sen­te en los prin­ci­pa­les paí­ses pro­duc­to­res de por­ci­nos para poner sobre la mesa los impac­tos en la salud ambien­tal y comu­ni­ta­ria de las mega­gran­jas que el gobierno nacio­nal, a tra­vés de la Can­ci­lle­ría a car­go de Feli­pe Solá, bus­ca ins­ta­lar en el país para cerrar un acuer­do comer­cial con China.

El acuer­do con Chi­na es una con­ti­nua­ción de la polí­ti­ca de tras­pa­so de indus­trias con­ta­mi­nan­tes de los paí­ses enri­que­ci­dos a los empo­bre­ci­dos, en lo que deno­mi­na­mos la geo­po­lí­ti­ca de la enfer­me­dad“, denun­cia el infor­me del Ins­sa y el Cen­tro de Inves­ti­ga­cio­nes del Medio Ambien­te. Y pre­ci­sa el mode­lo de pro­duc­ción que pre­ten­de mul­ti­pli­car­se en el país: “Se aglu­ti­nan ani­ma­les que son ali­men­ta­dos a base de cerea­les (pre­do­mi­nan­te­men­te trans­gé­ni­cos), anti­bió­ti­cos que pre­vie­nen par­cial­men­te las enfer­me­da­des que el haci­na­mien­to pro­vo­ca y actúan como pro­mo­to­res del cre­ci­mien­to en con­jun­to con hor­mo­nas y meta­les pesa­dos; con una pro­duc­ción de dese­chos por uni­dad de super­fi­cie extra­or­di­na­ria, impo­si­ble de con­tro­lar a tra­vés de pro­ce­sos naturales”.

megafactoria-porcina-cerdos
(Ima­gen: Greenpeace)

Del aná­li­sis de las inves­ti­ga­cio­nes cien­tí­fi­cas pro­du­ci­das alre­de­dor del mun­do, la esca­sa pro­duc­ción local e infor­mes de orga­nis­mos inter­na­cio­na­les, nacio­na­les y pro­duc­cio­nes perio­dís­ti­cas, el infor­me (publi­ca­do por la Fun­da­ción Rosa Luxem­bur­go) reve­la algu­nos impac­tos sig­ni­fi­ca­ti­vos sobre la salud y el ambien­te:

  • Los dese­chos que pro­du­cen estas ins­ta­la­cio­nes alcan­zan entre los 10 y 16 litros de efluen­tes por madre por día.
  • El volu­men inma­ne­ja­ble de dese­chos cons­ti­tu­ye un ver­da­de­ro pro­ble­ma de salud ambien­tal y huma­na que el “Plan de desa­rro­llo de la Pro­duc­ción Por­ci­na de la Repú­bli­ca Chi­na” reco­no­ció como uno de los más gra­ves pro­ble­mas ambien­ta­les del país.
  • El olor pro­ve­nien­te de las gran­jas es una mez­cla de más de 330 com­pues­tos entre gases y orgá­ni­cos volá­ti­les. Pue­den lle­gar a 10 kiló­me­tros de distancia.
  • Los nive­les de micro­or­ga­nis­mos en una casa ron­dan los mil orga­nis­mos por metro cúbi­co de aire, mien­tras que en las ins­ta­la­cio­nes de los cria­de­ros indus­tria­les la con­cen­tra­ción es 100 a 10.000 veces mayor.
  • En la loca­li­dad de Frei­ri­na, Chi­le, se detec­ta­ron en la pobla­ción sín­to­mas como cefa­leas y náu­seas. El Minis­te­rio de Salud dis­pu­so el cie­rre del cria­de­ro industrial.
  • Se regis­tra­ron aumen­tos de sín­to­mas res­pi­ra­to­rios y asma en niños, niñas y ado­les­cen­tes que asis­tían a escue­las cer­ca­nas a los esta­ble­ci­mien­tos de pro­duc­ción de animales.
  • La pro­duc­ción que se inten­ta ins­ta­lar en Argen­ti­na supon­dría una hue­lla hídri­ca de apro­xi­ma­da­men­te 12.000 millo­nes de litros agua.
  • Más de 2.000 pro­duc­tos far­ma­céu­ti­cos vete­ri­na­rios se fabri­can a par­tir de 400 ingre­dien­tes quí­mi­cos acti­vos para tra­tar diver­sas espe­cies de ani­ma­les. No exis­ten datos ofi­cia­les res­pec­to a can­ti­da­des de uso y comer­cia­li­za­ción de estos com­pues­tos en Argentina.

Cro­no­lo­gía porcina

El prin­ci­pio de acuer­do se fil­tró en junio y se con­fir­mó un mes des­pués. La Argen­ti­na acor­da­ba con­ver­tir­se en la pro­duc­to­ra de cer­dos para el con­su­mo de la pobla­ción chi­na y pasa­ría de una pro­duc­ción actual de 700 mil tone­la­das anua­les a nue­ve millo­nes en un pla­zo de ocho años, con la ins­ta­la­ción de 200 mega­fac­to­rías en aso­cia­ción con capi­ta­les chi­nos. La resis­ten­cia fue auto­má­ti­ca para un modo de pro­duc­ción que por el haci­na­mien­to de cien­tos de ani­ma­les y la pro­pa­ga­ción de enfer­me­da­des nos expo­ne a un poten­cial pan­dé­mi­co — “el 60 por cien­to del total de enfer­me­da­des infec­cio­sas que afec­tan a los seres huma­nos tie­nen un ori­gen ani­mal”, pre­ci­sa el infor­me– jus­to en el año de la pan­de­mia mun­dial y dos años des­pués de la epi­de­mia de Pes­te Por­ci­na Afri­ca­na des­ata­da en las mega­gran­jas chi­nas.

Las cifras ofi­cia­les redu­je­ron el acuer­do a 900 mil tone­la­das en 25 gran­jas. Y la pre­sen­ta­ción de un acuer­do final se pos­pu­so a noviem­bre, pero aún no se presentó.

La evi­den­cia cien­tí­fi­ca man­tie­ne en aler­ta lo que pue­da ocu­rrir. Ver­ze­ñas­si coin­ci­de en equi­pa­rar este momen­to con 1996, cuan­do Solá como secre­ta­rio de Agri­cul­tu­ra fir­mó la reso­lu­ción que intro­du­jo la pro­duc­ción y comer­cia­li­za­ción de soja trans­gé­ni­ca, con uso de gli­fo­sa­to. “Aho­ra no pue­de decir ‘no sabía­mos’. Cada ins­ta­la­ción de este tipo a nivel mun­dial ha gene­ra­do evi­den­cia”, sos­tie­ne el direc­tor del Insaa.

Las mega­fac­to­rías chaqueñas

La resis­ten­cia a las mega­fac­to­rías gene­ró cien­tos de char­las vir­tua­les que cru­za­ron a cien­tí­fi­cos con fun­cio­na­rios, repre­sen­tan­tes de pro­duc­to­res por­ci­nos y de mul­ti­na­cio­na­les far­ma­ceú­ti­cas con espe­cia­lis­tas de la salud, la ali­men­ta­ción, la bio­lo­gía y mili­tan­tes socio­am­bien­ta­les. La resis­ten­cia sal­tó el ais­la­mien­to y lle­gó a las calles con la crea­ción de la Coor­di­na­do­ra Bas­ta de Fal­sas Solu­cio­nes para exi­gir al gobierno nacio­nal que decla­re la emer­gen­cia socio­am­bien­tal y no nego­cie memo­rán­dums a espal­das de la socie­dad.

El acuer­do con Chi­na que­dó sus­pen­di­do momen­tá­nea­men­te y el Poder Eje­cu­ti­vo cam­bió su estra­te­gia. El emba­ja­dor argen­tino en Chi­na, Luis María Kre­cler, ase­gu­ró que el acuer­do por­cino que­dó fue­ra de la agen­da ofi­cial y días des­pués se cono­ció la renun­cia de Sil­via Váz­quez al car­go de direc­to­ra de Asun­tos Ambien­ta­les de la Can­ci­lle­ría. En su car­ta de renun­cia ase­gu­ró: “Los cam­bios que debe­mos hacer son aquí, son aho­ra, exi­gien­do un valor tam­bién iné­di­to, y deben ser hechos en una sola direc­ción: hacia una socie­dad más eco­ló­gi­ca, que abra­ce un desa­rro­llo sostenible”.

En para­le­lo, mien­tras Holan­da y Dina­mar­ca lle­ga­ban a la agen­da local por anun­ciar matan­zas masi­vas de pollos y viso­nes por bro­tes de nue­vos virus; el gober­na­dor del Cha­co, Jor­ge Capi­ta­nich, expo­nía una nue­va estra­te­gia de des­em­bar­co de las mega­gran­jas chi­nas al fir­mar un prin­ci­pio de acuer­do para la ins­ta­la­ción de tres plan­tas con cin­co gran­jas de pro­duc­ción por­ci­na cada, una para alcan­zar un total de 12.000 madres –el mode­lo inten­si­vo pro­po­ne que cada madre des­te­te entre 20 y 25 lecho­nes por año – . El pre­acuer­do fir­ma­do por Capi­ta­nich cuen­ta con la fir­ma Feng Tian Food como socio local, la empre­sa de solo un año de crea­ción está inte­gra­da por el ex secre­ta­rio de Agri­cul­tu­ra del kirch­ne­ris­mo, Loren­zo Basso.

Del mode­lo trans­gé­ni­co al mode­lo de poten­cial pandémico

—El Gobierno con­vo­có a cien­tí­fi­cos para esti­mar la pre­sen­cia de agro­quí­mi­cos en el ambien­te a 24 años de la intro­duc­ción del mode­lo trans­gé­ni­co. ¿Con el pro­yec­to de las mega­gran­jas por­ci­nas esta­mos, otra vez, fren­te un mode­lo de pro­duc­ción con­ta­mi­nan­te, pero con la infor­ma­ción al alcan­ce de la mano que lo advier­te antes de empezar? 

—La gran dife­ren­cia que hay entre las mega­fac­to­rías de cer­dos y la ins­ta­la­ción del mode­lo con agro­tó­xi­cos y trans­gé­ni­cos es que en 1996 podían decir­nos –a pesar de la Cons­ti­tu­ción de 1994 y la nor­ma­ti­va que ya con­tem­pla­ba el prin­ci­pio pre­cau­to­rio de ambien­te– “no sabía­mos”. Con aquel mode­lo fui­mos los cone­ji­llos de india. Sobre las mega­gran­jas por­ci­nas no pue­den decir lo mis­mo: cada ins­ta­la­ción de este tipo a nivel mun­dial ha gene­ra­do evi­den­cia. Este mode­lo de cría inten­si­va de gana­do, par­ti­cu­lar­men­te de cer­dos, son dañi­nos para la salud huma­na y para el ambien­te, y no gene­ran los bene­fi­cios pro­me­ti­dos para la socie­dad. No hay mar­gen para dis­cur­sos que digan “no hay evi­den­cia” o el argu­men­to de que se va a rea­li­zar con el con­trol ambien­tal que corres­pon­de, por­que no hay for­ma de que se pue­da garan­ti­zar que este tipo de mode­lo de pro­duc­ción fun­cio­nen sin gene­rar daños en el ambien­te y la salud humana.

—¿Al pre­pa­rar el infor­me se encon­tra­ron con poca biblio­gra­fía de la actual pro­duc­ción por­ci­na en la Argentina? 

—Tuvi­mos que recu­rrir a biblio­gra­fía cien­tí­fi­ca de Esta­dos Uni­dos, Espa­ña, Chi­le, entre otros paí­ses, con un volu­men de inves­ti­ga­ción muy intere­san­tes. En la Argen­ti­na, a pesar de que ya exis­ten cria­do­res indus­tria­les, no encon­tra­mos pro­duc­ción cien­tí­fi­ca acce­si­ble. A lo que se pue­de acce­der es a inves­ti­ga­cio­nes perio­dís­ti­cas como el libro Mal Comi­dos de Sole­dad Barru­ti, que denun­cian las con­di­cio­nes de cría, pero en cuan­to a pro­duc­ción cien­tí­fi­ca fue muy poco lo que encon­tra­mos con datos significativos.

—Ade­más de infor­mes de orga­ni­za­cio­nes como FARN, los estu­dios cien­tí­fi­cos argen­ti­nos que están cita­dos son los de Lucas Alon­so y Damián Marino sobre el impac­to en el ambien­te y la salud del uso de anti­bió­ti­cos en la pro­duc­ción de animales… 

—Sí, esas inves­ti­ga­cio­nes ana­li­zan las impli­can­cias de la indus­tria quí­mi­ca y far­ma­céu­ti­ca para este tipo de pro­duc­ción inten­si­va y qué ocu­rre con los quí­mi­cos que se eli­mi­nan al ambien­te a tra­vés de las excre­tas y ori­na. Los estu­dios de Alon­so y Marino pusie­ron en evi­den­cia cómo estos quí­mi­cos, prin­ci­pal­men­te anti­bió­ti­cos, ter­mi­nan con­ta­mi­nan­do los terri­to­rios don­de se pro­du­ce y los cur­sos de agua. Pero, ade­más el últi­mo tra­ba­jo de Alon­so, eli­mi­na la fala­cia de la sus­ten­ta­bi­li­dad de estos pro­yec­tos a par­tir de la reuti­li­za­ción de los dese­chos de los ani­ma­les como, por ejem­plo, para abono para pro­duc­ción orgá­ni­ca de ali­men­tos. Lo que Alon­so demos­tró es que el abono que se pro­du­ce a par­tir de las excre­tas de los cria­de­ros indus­tria­les de ani­ma­les está con­ta­mi­na­do por anti­bió­ti­cos, que se ter­mi­nan depo­si­tan­do en la tie­rra e inclu­so pue­de ser incor­po­ra­do por las plan­tas que comemos.

—¿Qué efec­tos gene­ra en la salud? 

— Vas a estar comien­do un ali­men­to que podrá decir­se que se pro­du­jo sin vene­nos, pero ten­drá anti­bió­ti­co sin que lo sepas. Esto incre­men­ta el desa­rro­llo de resis­ten­cia bac­te­ria­na en cada per­so­na y gene­ra un ciclo más lar­go, ya que se vuel­ve a libe­rar esos res­tos quí­mi­cos meta­bo­li­za­dos. La Orga­ni­za­ción Mun­dial de la Salud (OMS) ya plan­teó su preo­cu­pa­ción por la resis­ten­cia a los anti­bió­ti­cos como pro­ble­ma de salud a nivel glo­bal, por­que los anti­bió­ti­cos hoy cono­ci­dos no van a tener efi­ca­cia para las super­bac­te­rias que se están gene­ran­do. Con las mega­gran­jas por­ci­nas esta­ría­mos gene­ran­do más espa­cios de pro­duc­ción que moti­van ese tipo de resis­ten­cia. Como tra­ba­ja­do­res de la salud tene­mos la res­pon­sa­bi­li­dad de adver­tir que esos sub­pro­duc­tos de la pro­duc­ción por­ci­na indus­trial son en reali­dad con­ta­mi­nan­tes y no fertilizantes.

—En el infor­me advier­ten tam­bién sobre el poten­cial pan­dé­mi­co de este tipo de pro­duc­ción, en tiem­pos de Covid-19.

—No hay for­ma de garan­ti­zar estos mode­los de pro­duc­ción inten­si­va de ani­ma­les sin la incor­po­ra­ción de anti­bió­ti­cos por la rápi­da pro­pa­ga­ción de micro­or­ga­nis­mos y enfer­me­da­des debi­do a las con­di­cio­nes de haci­na­mien­to de los ani­ma­les. Ese haci­na­mien­to incre­men­ta el poten­cial pan­dé­mi­co, la posi­bi­li­dad de nue­vos casos de zoo­no­sis, o sea, el sal­to de virus ani­ma­les a los seres huma­nos.

—Fren­te a este poten­cial pan­dé­mi­co, ¿por qué no se encen­die­ron las alar­mas regio­na­les con la pro­duc­ción por­ci­na que tam­bién suce­de en Chi­le y Bra­sil? ¿Son de carac­te­rís­ti­cas simi­la­res a las pro­pues­tas por el Gobierno para la Argentina?

—Los de Chi­le y Bra­sil son mode­los simi­la­res, pero el peli­gro del caso argen­tino es que incre­men­ta su pro­duc­ción de mane­ra expo­nen­cial en poco tiem­po. Son varios ele­men­tos que se dan en simul­tá­neo: el modo de pro­duc­ción, los volú­me­nes y el impac­to que ten­dría la quí­mi­ca y la ema­na­ción de sus­tan­cias a par­tir de ese modo y volu­men de pro­duc­ción. Esto impli­ca ade­más un incre­men­to expo­nen­cial en el uso de bie­nes comu­nes como el agua y la fer­ti­li­dad de los sue­los. El con­su­mo de agua que requie­re cada mega­cria­de­ro, aún dis­tri­bui­dos como lo están plan­tean­do en Cha­co, con no más de 5.000 o 6.000 cabe­zas por gran­ja, es altísimo.

—El infor­me mues­tra que paí­ses que son poten­cias eco­nó­mi­cas, don­de este tipo de pro­duc­ción ya se rea­li­za, no se logró con­tro­lar el impac­to ambien­tal, ¿no? 

—Estos mode­los de pro­duc­ción siguen la lógi­ca del memo­rán­dum del Ban­co Mun­dial de 1999, en el que se habla­ba del tras­pa­so de indus­trias sucias a los paí­ses del ter­cer mun­do. ¿Por qué Chi­na se saca de enci­ma estos mode­los de pro­duc­ción si dan tan­to tra­ba­jo? ¿Si son tan bue­nos para las eco­no­mías regio­na­les? ¿Si son tan ino­cuos para la salud? Con la can­ti­dad de millo­nes de habi­tan­tes que tie­nen, ¿no les hace fal­ta gene­rar empleo, garan­ti­zar el cui­da­do del ambien­te y la salud? Cla­ro que sí, por eso se lo saca de enci­ma. Por­que este mode­lo de pro­duc­ción no gene­ra tra­ba­jo, no cui­da el ambien­te y no cui­da la salud. Este mode­lo de pro­duc­ción ha trans­for­ma­do a Chi­na en uno de los prin­ci­pa­les gene­ra­do­res de pan­de­mia en el pla­ne­ta. Nos han hecho creer que los chi­nos nos vie­nen a ofre­cer desa­rro­llo, cuan­do debe­mos decir­les que no pode­mos sos­te­ner los cos­tos en la salud que sig­ni­fi­ca para las pobla­cio­nes que que­dan sin agua, con sus cur­sos con­ta­mi­na­dos, con el aire contaminado.

—En el infor­me uti­li­zan el tér­mino de “zonas de sacri­fi­cio” y de “refu­gia­dos ambien­ta­les” para defi­nir el futu­ro de las comu­ni­da­des en las que se ins­ta­len las megagranjas.

—Las expe­rien­cias a nivel mun­dial de este tipo de ins­ta­la­cio­nes indus­tria­les han evi­den­cia­do que lejos de haber gene­ra­do pro­gre­so, tra­ba­jo y bene­fi­cios a las pobla­cio­nes loca­les; incre­men­ta la des­igual­dad y la des­truc­ción de los terri­to­rios y, por lo tan­to, aumen­ta la nece­si­dad de los refu­gia­dos ambien­ta­les: la migra­ción de la gen­te de esos pue­blos hacia los cor­do­nes de pobre­za de las gran­des ciu­da­des. Esto con­so­li­da la lógi­ca de las zonas de sacri­fi­cio impues­ta por el poder económico.

—Y la biblio­gra­fía indi­ca que los empleos gene­ra­dos no son de cali­dad sino que el 25 por cien­to de los emplea­dos de las mega­gran­jas pre­sen­tan pro­ble­mas res­pi­ra­to­rios y otras afec­cio­nes a la salud. 

—La biblio­gra­fía con­sul­ta­da demues­tra que en los paí­ses don­de se ins­ta­la­ron estas mega­fac­to­rías no se gene­ró el empleo que pro­me­ten. Hablan de 350 pues­tos de tra­ba­jo direc­tos en cada una de las gran­jas con has­ta 5.000 madres. En la publi­ca­ción 10 Mitos y ver­da­des de las mega­fac­to­rías de cer­dos, ya se advir­tió que las gran­jas a gran esca­la que exis­ten hoy en la Argen­ti­na, con entre 5.000 y 4.500 cabe­zas, lejos de emplear a 350 per­so­nas, emplean a 20. ¿Cómo van a hacer las mega­gran­jas de capi­ta­les chi­nos para emplear a 350? Sal­vo que hagan como la cade­na agro­in­dus­trial de trans­gé­ni­cos. Si uno lee los infor­mes de la Bol­sa de Comer­cio de Rosa­rio sobre los pues­tos de tra­ba­jo que gene­ra la agro­in­dus­tria cuen­tan como tra­ba­ja­do­res del sec­tor des­de los emplea­dos del Esta­do dedi­ca­dos a la agri­cul­tu­ra has­ta el ven­de­dor mino­ris­tas del pro­duc­to agroindustrial.

—En las con­clu­sio­nes del infor­me apun­tan a que el mode­lo de mega­fac­to­rías “aten­ta con­tra la posi­bi­li­dad de avan­zar hacia la sobe­ra­nía ali­men­ta­ria, debi­li­tan­do la salud de las per­so­nas, sus comu­ni­da­des y eco­sis­te­mas”. ¿Encon­tra­ron entre la biblio­gra­fía un mode­lo que per­mi­ta com­pa­ti­bi­li­zar pro­duc­ción por­ci­na, sobe­ra­nía ali­men­ta­ria y sustentabilidad? 

—En pri­mer lugar, ser un país pro­duc­tor de com­mo­di­ties, te ale­ja de ser un país sobe­rano en el que la comu­ni­dad eli­ge qué quie­re pro­du­cir, cómo y cuán­do lo quie­re comer, y res­pe­te la iden­ti­dad cul­tu­ral. A par­tir de esta afir­ma­ción, pode­mos seña­lar que en algu­nas regio­nes de Espa­ña e Ita­lia son reco­no­ci­das por su alta cali­dad de cha­ci­na­dos y jamo­nes, a par­tir de gran­jas de cría arte­sa­nal. Allí se res­pe­tan los ciclos bio­ló­gi­cos de los ani­ma­les y no se ace­le­ra su cre­ci­mien­to por­que la cali­dad está en el pro­ce­so de meta­bo­li­za­ción salu­da­ble que lle­van a cabo a lo lar­go de su vida. Este mode­lo es de esca­las peque­ñas de pro­duc­ción y bue­na remu­ne­ra­ción a los emplea­dos, con con­di­cio­nes de salu­bri­dad ade­cua­das y no expues­tas al con­ta­gio por zoo­no­sis. Un tra­ba­ja­dor de una fábri­ca indus­trial pasa has­ta 10 o 12 horas en el tra­ba­jo, mien­tras que en los cria­do­res arte­sa­na­les están entre 4 o 5 horas dia­rias. No hay for­ma de que se pue­da sos­te­ner seria­men­te una dis­cu­sión sobre los mode­los de pro­duc­ción que esti­mu­lan la sobe­ra­nía ali­men­ta­ria plan­tán­do­se en el lugar de trans­for­mar al país en un pro­duc­tor de commodities.

—El plan­teo del gobierno nacio­nal sos­tie­ne que las mega­gran­jas son una for­ma de agre­gar valor a la pro­duc­ción de cerea­les para expor­tar carne.

—Los mega­gran­jas por­ci­nas no son para que coma­mos cer­do de mejor cali­dad y a menor pre­cio en la Argen­ti­na sino para que algu­nos gran­des pro­duc­to­res las ins­ta­len, con sub­si­dio del Esta­do, para lue­go expor­tar la pro­duc­ción a Chi­na. Es fal­so que haya inver­sio­nes pri­va­das por­que lo harán con pla­ta que les pres­ta el Esta­do. Las tres gran­jas anun­cia­das en el Cha­co se rea­li­za­rían con cré­di­tos del Ban­co Nación. Habría que pre­gun­tar­le al Gru­po Vicen­tín cómo hizo para expor­tar su mode­lo de nego­cios al memo­rán­dum con Chi­na. Estos mode­los de pro­duc­ción no van a apor­tar a la sobe­ra­nía ali­men­ta­ria y van a redu­cir la posi­bi­li­dad de pro­du­cir ali­men­tos sanos. Las 200 millo­nes más de hec­tá­reas sem­bra­das de com­mo­di­ties trans­gé­ni­cos a las que aspi­ra lle­gar el Gobierno van de la mano con el ali­men­to que nece­si­ta­rán los cria­de­ros para chi­nos. Esas hec­tá­reas se con­se­gui­rán a expen­sa de bos­ques nati­vos, mon­tes y hume­da­les, luga­res don­de se podría ini­ciar la pro­duc­ción agro­eco­ló­gi­ca para la sobe­ra­nía alimentaria.

Fuen­te: La tin­ta

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *