Viet­nam. Pre­pa­rar y rea­li­zar con efi­cien­cia el XIII Con­gre­so Nacio­nal del Par­ti­do Comu­nis­ta: Lle­var al país a un nue­vo perío­do de desarrollo

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 23 de noviem­bre de 2020.

foto: Ngu­yen Phu Trong, pre­si­den­te de la República.

En oca­sión del 75 Ani­ver­sa­rio de la Revo­lu­ción de Agos­to y del Día Nacio­nal del país (2 de sep­tiem­bre de 1945) y en vís­pe­ras de las asam­bleas de los comi­tés a nivel cen­tral del Par­ti­do Comu­nis­ta de Viet­nam (PCV) ‑que for­man par­te de los pre­pa­ra­ti­vos del XIII Con­gre­so Nacio­nal de esta orga­ni­za­ción polí­ti­ca- el Secre­ta­rio Gene­ral del PCV, Pre­si­den­te de la Repú­bli­ca y jefe del Sub­co­mi­té de Docu­men­tos de la pró­xi­ma mag­na cita, com­pa­ñe­ro Ngu­yen Phu Trong, escri­bió un artícu­lo titu­la­do “Pre­pa­rar y rea­li­zar con efi­cien­cia el XIII Con­gre­so Nacio­nal del Par­ti­do Comu­nis­ta, para lle­var al país a un nue­vo perío­do de desa­rro­llo”. A con­ti­nua­ción, pre­sen­ta­mos la tra­duc­ción del tex­to ínte­gro del artículo.

A lo lar­go de casi un siglo (a 90 años de la fun­da­ción del PCV), para el pue­blo viet­na­mi­ta cada Con­gre­so Nacio­nal del Par­ti­do cons­ti­tu­ye un even­to de espe­cial impor­tan­cia y sig­ni­fi­ca­ción his­tó­ri­ca, que mar­ca un nue­vo hito en el desa­rro­llo del país. El XIII Con­gre­so Nacio­nal ten­drá lugar en un con­tex­to regio­nal y glo­bal reple­to de trans­for­ma­cio­nes rápi­das, com­pli­ca­das e impre­de­ci­bles; mien­tras que la nación avan­za, tan­to con opor­tu­ni­da­des como desa­fíos plan­tea­dos por nue­vos acon­te­ci­mien­tos; y los fun­cio­na­rios, mili­tan­tes y el pue­blo depo­si­tan su con­fian­za en las deci­sio­nes acer­ta­das, fir­mes y correc­tas del Partido.

Con la guía de acción: “Uni­dad – Demo­cra­cia – Dis­ci­pli­na – Crea­ti­vi­dad – Desa­rro­llo”, la pró­xi­ma mag­na cita no sólo revi­sa­rá el cum­pli­mien­to de la Reso­lu­ción del XII Con­gre­so Nacio­nal del PCV, sino tam­bién los 35 años del pro­ce­so de Doi Moi (Reno­va­ción), 30 años de la imple­men­ta­ción del Pro­gra­ma Polí­ti­co de 1991, 10 años del des­plie­gue de este Pro­gra­ma (com­ple­men­ta­do en 2011), y la Estra­te­gia de desa­rro­llo socio­eco­nó­mi­co 2011 – 2020;y defi­ni­rá las orien­ta­cio­nes y obje­ti­vos para el man­da­to 2021 – 2026 y has­ta 2030, cuan­do se cele­bra­rá el cen­te­na­rio de la fun­da­ción del PCV, así como la visión del desa­rro­llo nacio­nal has­ta 2045, año que mar­ca el cen­te­na­rio de la pro­cla­ma­ción de la Repú­bli­ca Demo­crá­ti­ca de Viet­nam (actual Repú­bli­ca Socia­lis­ta de Vietnam).

Por todo ello, se tra­ta de un hito impor­tan­te en el cre­ci­mien­to del PCV, el pue­blo y la nación, que podrá con­fi­gu­rar el futu­ro de Viet­nam, al impul­sar de for­ma inte­gral y sin­cró­ni­ca la reno­va­ción, la inte­gra­ción inter­na­cio­nal y el desa­rro­llo del país.

Se han pre­pa­ra­do de for­ma meticu­losa, metó­di­ca y pro­fun­da los borra­do­res de los docu­men­tos que se pre­sen­ta­rán en el Con­gre­so, los cua­les refle­jan el prin­ci­pio de com­bi­na­ción armó­ni­ca entre la teo­ría y la prác­ti­ca, entre la cohe­ren­cia y la reno­va­ción, así como entre el lega­do y el pro­gre­so; sobre la base del máxi­mo cum­pli­mien­to de los prin­ci­pios de demo­cra­cia, es decir, aten­der las opi­nio­nes de los cien­tí­fi­cos, fun­cio­na­rios, mili­tan­tes y la pobla­ción, al igual que apli­car de mane­ra selec­ti­va las pro­pues­tas sin­ce­ras y res­pon­sa­bles, para sin­te­ti­zar la inte­li­gen­cia y la crea­ti­vi­dad de todo el Par­ti­do, el pue­blo y el Ejército.

El Infor­me Polí­ti­co es el docu­men­to cen­tral del XIII Con­gre­so, jun­to con el Infor­me de Resu­men de la imple­men­ta­ción de la Estra­te­gia de desa­rro­llo socio­eco­nó­mi­co en el perío­do 2011 – 2020 y el dise­ño de las orien­ta­cio­nes al res­pec­to para el dece­nio 2021 – 2030, el Infor­me de Eva­lua­ción del cum­pli­mien­to de las tareas del desa­rro­llo socio­eco­nó­mi­co en el pla­zo 2016 – 2020, las pau­tas y obje­ti­vos para el quin­que­nio 2021 – 2025, y el Infor­me que resu­me el tra­ba­jo de cons­truc­ción de las filas par­ti­dis­tas y el cum­pli­mien­to del Esta­tu­to del PCV.

Estos docu­men­tos refle­jan los pun­tos de vis­ta, direc­tri­ces y gran­des orien­ta­cio­nes que con­cre­tan la visión y el pen­sa­mien­to estra­té­gi­co del PCV, la aspi­ra­ción al desa­rro­llo del pue­blo y la deter­mi­na­ción polí­ti­ca de todo el Par­ti­do, el pue­blo y el Ejér­ci­to en la cau­sa de cons­truc­ción y sal­va­guar­da de nues­tro que­ri­do Viet­nam socia­lis­ta, prós­pe­ro, fir­me, demo­crá­ti­co, equi­ta­ti­vo y civi­li­za­do. Duran­te las recien­tes asam­bleas de base y de nive­les supe­rio­res, se ana­li­za­ron pro­fun­da­men­te todos los docu­men­tos. He cono­ci­do que las opi­nio­nes, muy diver­sas y mul­ti­di­men­sio­na­les, pre­sen­ta­ron dife­ren­tes enfo­ques y aspectos.

Los Sub­co­mi­tés de Docu­men­tos reco­pi­la­ron, reajus­ta­ron y per­fec­cio­na­ron los infor­mes. Duran­te las asam­bleas de los comi­tés par­ti­dis­tas a nivel cen­tral y en el Con­gre­so Nacio­nal, los mili­tan­tes con­ti­nua­rán los deba­tes al res­pec­to. No tra­ta­ré de repe­tir el con­te­ni­do de los docu­men­tos, sino de refe­rir­me a los temas gene­ra­les y sin­té­ti­cos, al tiem­po que suge­ri­ré otros asun­tos impor­tan­tes sobre los cua­les se pue­da con­sul­tar opi­nio­nes de los par­ti­ci­pan­tes en el Con­gre­so Nacional.

I. Al hacer una retros­pec­ti­va del XII Con­gre­so Nacio­nal, nos com­pla­ce­mos al ver que todo el Par­ti­do, el pue­blo y el Ejér­ci­to se empe­ña­ron en for­ta­le­cer la uni­dad, la fuer­za de volun­tad, la inte­li­gen­cia y la crea­ti­vi­dad para supe­rar las difi­cul­ta­des y desa­fíos, cum­plir con éxi­to los obje­ti­vos, tareas cla­ves y alcan­zar logros muy impor­tan­tes, gra­cias a lo cual la nación ha avan­za­do de for­ma rápi­da e inte­gral, con cam­bios posi­ti­vos y resul­ta­dos destacados.

– En medio de la des­ace­le­ra­ción eco­nó­mi­ca y comer­cial glo­bal, y des­pués de la gra­ve rece­sión cau­sa­da por la pan­de­mia de la COVID-19, la eco­no­mía de Viet­nam aún man­tu­vo un cre­ci­mien­to rela­ti­va­men­te alto (cer­ca de seis por cien­to), sien­do una de las mejo­res en la región y el mun­do. La cali­dad del cre­ci­mien­to mejo­ró; la esta­bi­li­dad macro­eco­nó­mi­ca se man­tu­vo; las prin­ci­pa­les balan­zas de la eco­no­mía se ase­gu­ra­ron, mien­tras que la dis­ci­pli­na de las finan­zas y del pre­su­pues­to esta­tal se for­ta­le­ció. La inver­sión social y la capa­ci­dad de pro­duc­ción aumen­ta­ron. Las poten­cia­li­da­des, los indi­ca­do­res de cali­dad y la com­pe­ti­ti­vi­dad de la eco­no­mía se ele­va­ron. La esta­bi­li­dad social se man­tu­vo y las con­di­cio­nes de vida mejo­ra­ron, al caer la tasa de pobre­za de 58 por cien­to en 1993 a 9,88 por cien­to en 2016 y, según lo pre­vis­to, a tres por cien­to este año). Las labo­res rela­cio­na­das con el bien­es­tar social, la salud, la edu­ca­ción y for­ma­ción, la cien­cia y tec­no­lo­gía, la pro­tec­ción de los recur­sos natu­ra­les y el medioam­bien­te, así como el desa­rro­llo de la cul­tu­ra y los valo­res huma­nos etc.., alcan­za­ron cam­bios posi­ti­vos y resul­ta­dos notables.

– La cons­truc­ción y for­ta­le­ci­mien­to de las filas par­ti­dis­tas y del sis­te­ma polí­ti­co siguió atra­yen­do espe­cial aten­ción y se reali­zó de for­ma inte­gral, en todos los aspec­tos de la polí­ti­ca, la ideo­lo­gía, la éti­ca, la orga­ni­za­ción y el per­so­nal, con resul­ta­dos des­ta­ca­dos. La pre­ven­ción y lucha con­tra la corrup­ción, el des­pil­fa­rro y otros fenó­me­nos nega­ti­vos se ace­le­ró, con pasos drás­ti­cos y metó­di­cos, para resol­ver la raíz de los pro­ble­mas, gene­rar cam­bios sus­tan­cia­les y alcan­zar resul­ta­dos con­cre­tos, evi­den­tes y prácticos.

La corrup­ción y los fenó­me­nos nega­ti­vos, entre ellos las mani­fes­ta­cio­nes de “auto­evo­lu­ción” y “auto­trans­for­ma­ción”, den­tro del Par­ti­do y el sis­te­ma polí­ti­co se fre­na­ron gra­dual­men­te. Una serie de casos de corrup­ción y deli­tos eco­nó­mi­cos, espe­cial­men­te los gra­ves, se lle­va­ron a la jus­ti­cia, lo que evi­den­cia que no hay zona prohi­bi­da ni excep­ción en esta lucha y gene­ra un gran efec­to de disua­sión y con­cien­ti­za­ción, de ahí que reci­be el apo­yo uná­ni­me de los fun­cio­na­rios, mili­tan­tes y pobladores.

– En medio de las evo­lu­cio­nes com­pli­ca­das en los esce­na­rios regio­nal y glo­bal, así como las acti­vi­da­des sub­ver­si­vas de las fuer­zas hos­ti­les, la defen­sa y segu­ri­dad de Viet­nam se for­ta­le­cie­ron de for­ma con­ti­nua. La segu­ri­dad polí­ti­ca y el orden social se man­tu­vie­ron. Las rela­cio­nes exte­rio­res y la inte­gra­ción inter­na­cio­nal se amplia­ron y pro­fun­di­za­ron, con­tri­bu­yen­do a fomen­tar un entorno pací­fi­co y esta­ble para el desa­rro­llo nacio­nal, sal­va­guar­dar la inde­pen­den­cia, la sobe­ra­nía, los dere­chos sobe­ra­nos, la inte­gri­dad terri­to­rial y los intere­ses estra­té­gi­cos del país, y ele­var su posi­ción y pres­ti­gio en la are­na internacional.

– Espe­cial­men­te, en 2020, gra­cias al lide­raz­go acer­ta­do y sagaz del Par­ti­do y el Esta­do, la ges­tión drás­ti­ca y opor­tu­na del Gobierno, la par­ti­ci­pa­ción de todo el sis­te­ma polí­ti­co y el gran apo­yo de los con­na­cio­na­les den­tro y fue­ra del país, Viet­nam logró con­tro­lar y fre­nar el con­ta­gio de la COVID-19 en la comu­ni­dad, de ahí que redu­jo nota­ble­men­te con­se­cuen­cias cau­sa­das por la enfer­me­dad, garan­ti­zó el bien­es­tar social, recu­pe­ró gra­dual­men­te la eco­no­mía y apun­ta a cum­plir al máxi­mo los obje­ti­vos de desa­rro­llo socio­eco­nó­mi­co tra­za­dos para este año y el perío­do 2016 – 2020. Viet­nam se con­vir­tió en un refe­ren­te impor­tan­te en el con­trol y la pre­ven­ción de la pan­de­mia, hecho que reci­bió el reco­no­ci­mien­to de la comu­ni­dad inter­na­cio­nal y con­tri­bu­yó a con­so­li­dar la con­fian­za del pue­blo en el Par­ti­do, el Esta­do y el sis­te­ma socialista.

Los logros alcan­za­dos duran­te los últi­mos cin­co años se atri­bu­yen a cau­sas obje­ti­vas y sub­je­ti­vas, sobre todo la con­duc­ción y el lide­raz­go acer­ta­do del Comi­té Cen­tral, el Buró Polí­ti­co, el Secre­ta­ria­do y los comi­tés del PCV en el des­plie­gue de la Reso­lu­ción del XII Con­gre­so Nacio­nal, y en la solu­ción opor­tu­na y efec­ti­va de los pro­ble­mas emer­gen­tes; la ges­tión fir­me y sagaz del Gobierno y las admi­nis­tra­cio­nes de dife­ren­tes nive­les; los esfuer­zos de la Asam­blea Nacio­nal para reno­var sus acti­vi­da­des; la uni­dad y coor­di­na­ción sin­cró­ni­ca del sis­te­ma polí­ti­co; la tra­di­ción patrió­ti­ca y la gran uni­dad nacio­nal; la con­sa­gra­ción de los mili­tan­tes; el espí­ri­tu labo­ral diná­mi­co, crea­ti­vo y res­pon­sa­ble del pue­blo; y la con­fian­za y el res­pal­do de la comu­ni­dad internacional.

Esos logros son fru­to de la crea­ti­vi­dad y el empe­ño per­sis­ten­te y con­ti­nuo de todo el Par­ti­do, el pue­blo y el Ejér­ci­to, los cua­les con­tri­bu­ye­ron a crear hitos de impor­tan­cia his­tó­ri­ca para la nación.

He repe­ti­do en nume­ro­sas oca­sio­nes que, con toda humil­dad, pode­mos afir­mar que: “La capa­ci­dad, el poten­cial, la posi­ción y el pres­ti­gio inter­na­cio­nal de nues­tro país han alcan­za­do nive­les más altos que nun­ca”. De un país peque­ño, pobre, atra­sa­do y con muy pocas capa­ci­da­des, que era casi invi­si­ble en el mapa mun­dial, Viet­nam se con­vir­tió hoy en una nación en vías de desa­rro­llo con una pobla­ción de casi 100 millo­nes de per­so­nas e ingre­sos medios, que tie­ne rela­cio­nes con la mayo­ría de los Esta­dos, par­ti­ci­pa en casi todas las orga­ni­za­cio­nes inter­na­cio­na­les y es miem­bro y socio con­fia­ble y res­pon­sa­ble de la comu­ni­dad internacional.

Con esos resul­ta­dos, pode­mos tener más con­fian­za, entu­sias­mo y orgu­llo para seguir afir­man­do que hemos ele­gi­do un camino correc­to y apro­pia­do con las leyes obje­ti­vas, la situa­ción pro­pia de Viet­nam y las ten­den­cias de la épo­ca; que los linea­mien­tos del Par­ti­do son correc­tos y crea­ti­vos; que el lide­raz­go acer­ta­do del PCV es el fac­tor deci­si­vo de todas las con­quis­tas de la revo­lu­ción viet­na­mi­ta; y que el Pro­gra­ma Polí­ti­co del PCV sigue sien­do la ban­de­ra ideo­ló­gi­ca y teó­ri­ca que guía a nues­tro pue­blo en el impul­so fir­me de la reno­va­ción, al tiem­po que cons­ti­tu­ye la pla­ta­for­ma para que el Par­ti­do per­fec­cio­ne los linea­mien­tos sobre la cons­truc­ción y sal­va­guar­da de la Patria en el nue­vo período.

Los resul­ta­dos alcan­za­dos en el cum­pli­mien­to de la Reso­lu­ción del XII Con­gre­so Nacio­nal duran­te los últi­mos cin­co años cons­ti­tu­yen la base prác­ti­ca actua­li­za­da y mul­ti­di­men­sio­nal para que con­ti­nue­mos enfa­ti­zan­do, com­ple­men­tan­do y pro­fun­di­zan­do las expe­rien­cias saca­das en los últi­mos mandatos:

En pri­mer lugar, la cons­truc­ción y reor­ga­ni­za­ción de las filas del Par­ti­do (orga­ni­za­cio­nes y per­so­nal) debe imple­men­tar­se de mane­ra inte­gral, sin­cró­ni­ca y regu­lar en tér­mi­nos de ideo­lo­gía, polí­ti­ca, mora­li­dad, orga­ni­za­ción y per­so­nal. La per­sis­ten­cia y la fir­me­za sobre la base ideo­ló­gi­ca del Par­ti­do van en para­le­lo con la cons­truc­ción del apa­ra­to orga­ni­za­ti­vo y el sis­te­ma polí­ti­co real­men­te racio­na­li­za­do que ope­ra con eficacia.

Pro­fun­da­men­te imbui­dos del lega­do del Pre­si­den­te Ho Chi Minh “el cua­dro es la raíz de todos los tra­ba­jos”, “todos los tra­ba­jos que tie­nen éxi­to o fra­ca­san, se deben a fun­cio­na­rios bue­nos o malos”, la tarea de orga­ni­za­ción y per­so­nal es “cru­cial”, que se rela­cio­na con la super­vi­ven­cia del Par­ti­do y del des­tino del régi­men polí­ti­co; el desa­rro­llo rápi­do y sos­te­ni­ble del país. Ade­más, requie­re pres­tar aten­ción espe­cial a la cons­truc­ción y la pure­za de los cua­dros en sus filas, sobre todo aque­llos en nive­les estra­té­gi­cos que sean cali­fi­ca­dos y capa­ces de cum­plir sus fun­cio­nes; pro­mo­ver la res­pon­sa­bi­li­dad de dar ejem­plo a los cua­dros y mili­tan­tes; cuan­to más alto sea el car­go, más ejem­plar debe­rá ser.

En segun­do lugar, en el lide­raz­go, admi­nis­tra­ción y orga­ni­za­ción debe tener una deter­mi­na­ción muy alta, un gran esfuer­zo, el dina­mis­mo y la crea­ti­vi­dad, con énfa­sis en la crea­ción de avan­ces para el desa­rro­llo; con­ce­der impor­tan­cia a la cali­dad y la efi­cien­cia prác­ti­ca del tra­ba­jo y resal­tar la res­pon­sa­bi­li­dad de los diri­gen­tes. Es impor­tan­te esfor­zar­se para supe­rar las debi­li­da­des y retro­ce­sos en la direc­ción e imple­men­ta­ción de linea­mien­tos y polí­ti­cas, a medi­da que man­tie­ne fir­me la dis­ci­pli­na en la eje­cu­ción de leyes, polí­ti­cas y ser­vi­cios públi­cos; pro­te­ger a cua­dros y mili­tan­tes con alta volun­tad de lucha, ejem­plo en el cum­pli­mien­to de los prin­ci­pios y dis­ci­pli­na del Par­ti­do y leyes del Esta­do; atre­ver­se a reno­var, pen­sar, decir, hacer, asu­mir la res­pon­sa­bi­li­dad y afron­tar difi­cul­ta­des y retos y actuar de mane­ra drástica.

En ter­cer lugar, en la imple­men­ta­ción de las tareas, es fun­da­men­tal pres­tar espe­cial aten­ción a la sin­cro­ni­za­ción y la inte­gri­dad para cum­plir los obje­ti­vos urgen­tes, solu­cio­nar a fon­do las debi­li­da­des y atra­sos; al mis­mo tiem­po que cons­truir de mane­ra sin­cró­ni­ca una ins­ti­tu­ción para imple­men­tar los obje­ti­vos a lar­go pla­zo, fun­da­men­ta­les y sos­te­ni­bles del país, garan­ti­zan­do la armo­nía entre la refor­ma eco­nó­mi­ca, polí­ti­ca, cul­tu­ral y social; entre el cre­ci­mien­to socio­eco­nó­mi­co con el desa­rro­llo cul­tu­ral y humano, la rea­li­za­ción del pro­gre­so y la igual­dad social; la solu­ción de los pro­ble­mas socia­les, la pro­tec­ción de los recur­sos natu­ra­les y el medio ambien­te; entre el desa­rro­llo socio­eco­nó­mi­co y la garan­tía de defen­sa y segu­ri­dad; entre la inde­pen­den­cia y la auto­de­ter­mi­na­ción y el for­ta­le­ci­mien­to de las rela­cio­nes exte­rio­res y la inte­gra­ción inter­na­cio­nal; así como pro­mo­ver el papel de la edu­ca­ción y for­ma­ción, la cien­cia y tec­no­lo­gía en las nue­vas condiciones.

En cuar­to lugar, para garan­ti­zar la defen­sa, la segu­ri­dad y los asun­tos exte­rio­res, es nece­sa­rio inves­ti­gar, seguir de cer­ca y pre­de­cir acer­ta­da­men­te la situa­ción para tener pla­nes de res­pues­ta proac­ti­vos sin ser pasi­vos ni apre­su­ra­dos; tra­tar de mane­ra ade­cua­da y efec­ti­va las rela­cio­nes con las poten­cias y socios estra­té­gi­cos, ami­gos tra­di­cio­na­les y nacio­nes veci­nas; al mis­mo tiem­po que se pres­ta aten­ción a ele­var el pres­ti­gio y la ima­gen del país, así como man­te­ner­se aler­tas ante las intri­gas cada vez más sofis­ti­ca­das y sinies­tras de las fuer­zas hos­ti­les, reac­cio­na­rias y opor­tu­nis­tas polí­ti­cas que siem­pre bus­can sabo­tear a nues­tro Par­ti­do, Esta­do y pue­blo, sobre todo en el fren­te polí­ti­co e ideológico.

En quin­to lugar, en todo el tra­ba­jo el Par­ti­do y el Esta­do siem­pre con­si­de­ran “el pue­blo como raíz”, con­fían, res­pe­tan y pro­mue­ven su dere­cho de ser due­ño del país; cum­plien­do per­sis­ten­te­men­te con el prin­ci­pio: “el pue­blo sabe, dis­cu­te, hace, com­prue­ba, super­vi­sa y dis­fru­ta”. El pue­blo es el cen­tro y suje­to de la reno­va­ción; todas las polí­ti­cas deben pro­ve­nir de las aspi­ra­cio­nes, los dere­chos e intere­ses legí­ti­mos del pue­blo; cons­truir una rela­ción estre­cha con el pue­blo; basar­se en el pue­blo para cons­truir el Par­ti­do, con­si­de­rar los resul­ta­dos del tra­ba­jo, la satis­fac­ción y la con­fian­za del pue­blo como cri­te­rios impor­tan­tes para eva­luar la cali­dad del apa­ra­to orga­ni­za­ti­vo y de cua­dros y mili­tan­tes. Con el fin de con­so­li­dar la con­fian­za del pue­blo en el Par­ti­do, requie­re depu­rar las filas de mili­tan­tes par­ti­dis­tas, erra­di­car los fenó­me­nos de dete­rio­ro de la éti­ca y esti­lo de vida de una par­te de los cua­dros y mili­tan­tes, refor­zar y cons­truir orga­ni­za­cio­nes par­ti­dis­tas lim­pias y fuer­tes, hacien­do del Par­ti­do el líder ver­da­de­ro y ser­vi­dor leal del pueblo.

Esas valio­sas lec­cio­nes son una base impor­tan­te para que nues­tro Par­ti­do con­ti­núe apli­can­do y pro­mo­vien­do el lide­raz­go y la direc­ción, ayu­dán­do­nos a ganar más fuer­za de volun­tad y con­fian­za fren­te a nue­vas y seve­ras difi­cul­ta­des y desa­fíos plan­tea­dos por el impac­to de la pan­de­mia de la COVID-19 y la rece­sión eco­nó­mi­ca mun­dial al entrar en el deci­mo­ter­cer mandato.

II. Orien­ta­cio­nes y tareas del XIII Con­gre­so Nacio­nal del Par­ti­do Comu­nis­ta y el pró­xi­mo período:

Se pre­vé que en los pró­xi­mos años, la situa­ción inter­na­cio­nal y regio­nal regis­tra­rá cam­bios com­ple­jos, rápi­dos e impre­de­ci­bles. Bajo el impac­to de la pan­de­mia de COVID-19, el mun­do cae en una gra­ve cri­sis en diver­sos aspec­tos, tan­to en tér­mi­nos de salud, eco­no­mía, socie­dad como gober­na­bi­li­dad. Las com­pe­ten­cias estra­té­gi­cas, eco­nó­mi­cas y comer­cia­les siguen sien­do feroces.

La cuar­ta Revo­lu­ción Indus­trial se ha desa­rro­lla­do con fuer­za, crean­do avan­ces en muchos cam­pos y gene­ran­do tan­to opor­tu­ni­da­des como retos para todas las nacio­nes. Los paí­ses se esfuer­zan por ajus­tar las estra­te­gias y modos de desa­rro­llo para adap­tar­se a la nue­va situa­ción. La región Asia-Pací­fi­co tie­ne una posi­ción cada día más impor­tan­te. En el Sudes­te Asiá­ti­co, el entorno de segu­ri­dad y las dispu­tas en el Mar del Este siguen com­ple­jos. El cam­bio cli­má­ti­co, los desas­tres natu­ra­les, epi­de­mias y otros pro­ble­mas de segu­ri­dad no con­ven­cio­na­les han impac­ta­do fuer­te­men­te en múl­ti­ples aspec­tos, lo que ame­na­za seria­men­te el desa­rro­llo esta­ble y sos­te­ni­ble del mun­do, la región y el país.

Mien­tras tan­to, pese a los resul­ta­dos alen­ta­do­res, el país aún enfren­ta nume­ro­sas difi­cul­ta­des y desa­fíos. El desa­rro­llo eco­nó­mi­co aún no seha corres­pon­di­do con sus poten­cia­li­da­des. Tras los pri­me­ros cua­tro años de alto cre­ci­mien­to con­se­cu­ti­vos, la eco­no­mía en 2020, que enfren­ta con los impac­tos nega­ti­vos de la pan­de­mia de COVID-19, regis­tra­rá una reduc­ción fuer­te y podría caer en tres por cien­to. La auto­no­mía y la resi­lien­cia de la eco­no­mía son bajas.

La eco­no­mía esta­tal, sobre todo las empre­sas de pro­pie­dad esta­tal ope­ran con inefi­cien­cia y afron­tan difi­cul­ta­des y obs­tácu­los. La eco­no­mía pri­va­da y con inver­sión extran­je­ra expe­ri­men­ta un desa­rro­llo rápi­do, pero toda­vía no es sos­te­ni­ble. Las limi­ta­cio­nes en el lide­raz­go y ges­tión socio­eco­nó­mi­ca del Esta­do, la garan­tía de segu­ri­dad polí­ti­ca, orden social y la pro­tec­ción ambien­tal cau­san frus­tra­cio­nes socia­les. La defen­sa de la sobe­ra­nía nacio­nal e inte­gri­dad terri­to­rial se ve com­ple­ja. Los valo­res his­tó­ri­cos y cul­tu­ra­les de la nación y el pue­blo viet­na­mi­ta no se han pro­mo­vi­do plenamente.

La capa­ci­dad de cons­truc­ción ins­ti­tu­cio­nal es aún limi­ta­da; las leyes y polí­ti­cas tie­nen baja cali­dad; la capa­ci­dad com­ba­ti­va de varias orga­ni­za­cio­nes par­ti­dis­tas y mili­tan­tes no res­pon­den a sus fun­cio­nes; y el meca­nis­mo de con­trol de poder en el Par­ti­do y el Esta­do es insu­fi­cien­te y care­ce de la sin­cro­nía y efi­ca­cia nece­sa­rias. Estas difi­cul­ta­des y defi­cien­cias requie­ren que todo el Par­ti­do, el pue­blo y el sis­te­ma polí­ti­co ten­gan una alta deter­mi­na­ción, reali­cen gran­des esfuer­zos y des­plie­guen accio­nes más drás­ti­cas para resol­ver­las. Para seguir pro­mo­vien­do el pro­ce­so de reno­va­ción, nues­tro Par­ti­do debe man­te­ner fir­me la natu­ra­le­za revo­lu­cio­na­ria y cien­tí­fi­ca y una estre­cha rela­ción con el pue­blo para ganar su con­fian­za y supe­rar todas las difi­cul­ta­des y retos, cum­plien­do con éxi­to las metas de cons­truc­ción y pro­tec­ción de la Patria y el socialismo.

Todo el Par­ti­do, el pue­blo y Ejér­ci­to per­sis­ten en apli­car y desa­rro­llar de mane­ra crea­ti­va el mar­xis­mo-leni­nis­mo y el pen­sa­mien­to de Ho Chi Minh; en la meta de inde­pen­den­cia nacio­nal y el socia­lis­mo; y en la reno­va­ción del Par­ti­do para cons­truir y defen­der Viet­nam socia­lis­ta. Esto es una cues­tión vital para nues­tro régi­men y una base sóli­da del Par­ti­do, que no per­mi­te que nadie transgreda.

Es nece­sa­rio domi­nar y mane­jar bien la rela­ción entre la per­sis­ten­cia de los linea­mien­tos y la reno­va­ción, y apli­car­los de mane­ra crea­ti­va en la reali­dad del país. Si solo per­sis­ten mecá­ni­ca­men­te, es fácil lle­gar a lo dog­má­ti­co, rígi­do y con­ser­va­dor. Pero si no per­sis­ten y “renue­van” incon­tro­la­ble­men­te, es muy sen­ci­llo caer en el revi­sio­nis­mo, la des­via­ción y el “cam­bio de colo­res”. Por eso, se debe com­pren­der cla­ra­men­te y apli­car correc­ta­men­te el méto­do dia­léc­ti­co del mar­xis­mo-leni­nis­mo: Per­sis­tir debe estar aso­cia­do a la crea­ti­vi­dad y la crea­ti­vi­dad debe estar sobre la base de la per­sis­ten­cia acor­de con la reali­dad y con las exi­gen­cias de reno­va­ción, inte­gra­ción y desa­rro­llo nacional.

La estra­te­gia gene­ral de nues­tro país en el pró­xi­mo perio­do es alcan­zar un desa­rro­llo rápi­do y sos­te­ni­ble, ase­gu­ran­do una cone­xión estre­cha y la imple­men­ta­ción sin­cró­ni­ca de tareas, en las que: el desa­rro­llo socio­eco­nó­mi­co es el cen­tro; la con­so­li­da­ción del Par­ti­do es cla­ve; el desa­rro­llo de la cul­tu­ra es la base espi­ri­tual de la socie­dad; la garan­tía de defen­sa y segu­ri­dad es fun­da­men­tal y permanente.

La fuer­za motriz y los recur­sos para el desa­rro­llo nacio­nal en el nue­vo perío­do son des­per­tar fuer­te­men­te el patrio­tis­mo, la volun­tad de resi­lien­cia nacio­nal y la fuer­za de todo el sis­te­ma polí­ti­co y la cul­tu­ra, el ser humano de Viet­nam; así como com­bi­nar la fuer­za nacio­nal y la de la época.

Es una pre­cio­sa tra­di­ción de la nación, que ha sido apli­ca­da crea­ti­va­men­te por nues­tro Par­ti­do duran­te los últi­mos 90 años en las luchas por la inde­pen­den­cia nacio­nal, la reuni­fi­ca­ción y la cons­truc­ción del socia­lis­mo, que tie­ne un sig­ni­fi­ca­do impor­tan­te cuan­do el país se encuen­tra en un pun­to de infle­xión his­tó­ri­co y nece­si­ta movi­li­zar gran­des recur­sos mate­ria­les y espi­ri­tua­les para seguir avanzando.

La pre­ven­ción y el con­trol exi­to­so de la pan­de­mia de la COVID-19 es un ejem­plo elo­cuen­te que afir­ma la supe­rio­ri­dad de nues­tro régi­men, la tra­di­ción de soli­da­ri­dad, el patrio­tis­mo, la com­pa­sión y la deter­mi­na­ción de nues­tro pue­blo; sin embar­go, nun­ca debe­mos ser com­pla­cien­tes, sub­je­ti­vos o negli­gen­tes; cuan­tas más difi­cul­ta­des y desa­fíos, más se deben pro­mo­ver y mul­ti­pli­car estas cua­li­da­des y tradiciones.

El fac­tor deci­si­vo para el éxi­to de la cau­sa de cons­truc­ción, desa­rro­llo y defen­sa de la Patria es for­ta­le­cer la cons­truc­ción del Par­ti­do, mejo­rar la capa­ci­dad direc­ti­va y com­ba­ti­va del Par­ti­do; cons­truir el Esta­do y el sis­te­ma polí­ti­co trans­pa­ren­te, fuer­te, racio­na­li­za­do, efi­caz y efi­cien­te; un con­tin­gen­te de cua­dros y mili­tan­tes, sobre todo a nivel estra­té­gi­co, que sean cali­fi­ca­dos, capa­ces y res­pe­ta­dos y con estre­chos víncu­los con el pueblo.

Con un par­ti­do revo­lu­cio­na­rio genuino, trans­pa­ren­te, fir­me, con fuer­za de volun­tad, sabi­du­ría, expe­rien­cia y pres­ti­gio como nues­tro Par­ti­do, que reci­be la con­fian­za y el apo­yo del pue­blo, ten­dre­mos una enor­me fuer­za para supe­rar todas las difi­cul­ta­des y desa­fíos y que nin­gu­na fuer­za pue­da impe­dir el pro­gre­so de la nación, esta­ble­cien­do nue­vos éxi­tos en la cau­sa de cons­truir y desa­rro­llar el país cada vez más digno y her­mo­so como deseó el Tío Ho.

Pro­mo­vien­do la volun­tad y la fuer­za de la gran uni­dad nacio­nal, en el pró­xi­mo Con­gre­so, debe­mos adop­tar una visión más amplia para media­dos del siglo XXI: Esfor­zar­nos por con­ver­tir a Viet­nam en un país desa­rro­lla­do con orien­ta­ción socia­lis­ta, defi­nir metas y tareas espe­cí­fi­cas por cum­plir en cada perío­do; demos­trar cla­ra­men­te el carác­ter autóc­tono y el desa­rro­llo, la con­ti­nui­dad y la inte­gri­dad en el pro­ce­so de cons­truc­ción del socia­lis­mo en nues­tro país; al mis­mo tiem­po refle­jar­la dedi­ca­ción, la inte­li­gen­cia y la con­fian­za, la “volun­tad del Par­ti­do, la aspi­ra­ción del pue­blo”, y el deseo y la deter­mi­na­ción hacia un futu­ro bri­llan­te del país y de toda la nación. 

El Infor­me Polí­ti­co que será pre­sen­ta­do en este Con­gre­so esta­ble­ce los siguien­tes obje­ti­vos gene­ra­les: Mejo­rar la capa­ci­dad direc­ti­va, la capa­ci­dad de gober­nan­za y la com­ba­ti­vi­dad del Par­ti­do; cons­truir un Par­ti­do y sis­te­ma polí­ti­co trans­pa­ren­te, fuer­te de for­ma inte­gral; for­ta­le­cer la con­fian­za del pue­blo en el Par­ti­do, el Esta­do y el sis­te­ma socia­lis­ta; pro­mo­ver la crea­ti­vi­dad, la volun­tad, la aspi­ra­ció­nal desa­rro­llo y la fuer­za de la gran uni­dad nacio­nal, com­bi­na­da con el ímpe­tu de la épo­ca; impul­sar de mane­ra inte­gral y sin­cró­ni­ca el pro­ce­so de reno­va­ción, indus­tria­li­za­ción, moder­ni­za­ción, desa­rro­llo rápi­do y sos­te­ni­ble del país; defen­der fir­me­men­te la Patria, man­te­ner un ambien­te pací­fi­co y esta­ble; esfor­zar­se por con­ver­tir a Viet­nam en un país desa­rro­lla­do con orien­ta­ción socia­lis­ta a media­dos del siglo XXI.

Basa­do en el prin­ci­pio de garan­ti­zar el carác­ter cien­tí­fi­co, via­ble y prác­ti­co; here­dar e imple­men­tar de for­ma apro­pia­da los cam­bios en cada perío­do de desa­rro­llo del país y con­sul­tar expe­rien­cias de los paí­ses y están­da­res de pro­gre­so comu­nes en el mun­do, tene­mos que deter­mi­nar los obje­ti­vos con­cre­tos para enca­mi­nar­nos hacia los hitos de desa­rro­llo impor­tan­tes de nues­tro país:

– Has­ta 2025: Viet­nam se con­ver­ti­rá en un país en vía de desa­rro­llo conu­na indus­tria orien­ta­da a la moder­ni­dad y de ingre­so mediano bajo.

– Has­ta 2030, cuan­do se con­me­mo­ra el Cen­te­na­rio de la fun­da­ción del PCV: Viet­nam será un país en vía de desa­rro­llo con una indus­tria moder­na y de ingre­so mediano alto.

– Has­ta 2045, cuan­do se con­me­mo­ra el Cen­te­na­rio de la Inde­pen­den­cia de Viet­nam. Se con­ver­ti­rá en un país desa­rro­lla­do de ingre­so alto.

Los obje­ti­vos gene­ra­les y espe­cí­fi­cos tra­za­dos por el Con­gre­so se con­si­de­ran una base de espe­cial impor­tan­cia para deter­mi­nar las orien­ta­cio­nes, tareas y solu­cio­nes para la cons­truc­ción, el desa­rro­llo y la defen­sa nacio­nal, que debe ase­gu­rar la sin­cro­nía y via­bi­li­dad tan­to para cum­plir con los requi­si­tos a lar­go pla­zo como para iden­ti­fi­car enfo­ques y avan­ces estra­té­gi­cos por imple­men­tar con prio­ri­dad; así como crear con­sen­so tan­to en la con­cien­cia como en las accio­nes de todo el Par­ti­do, el pue­blo, y el Ejér­ci­to en el perío­do actual has­ta media­dos del siglo XXI. En concreto:

En pri­mer lugar, seguir reno­van­do enér­gi­ca­men­te el pen­sa­mien­to, cons­truir y per­fec­cio­nar de for­ma sin­cró­ni­ca las ins­ti­tu­cio­nes para el desa­rro­llo sos­te­ni­ble de la eco­no­mía, polí­ti­ca, cul­tu­ra, socie­dad y pro­tec­ción del entorno, entre otros obje­ti­vos, en pos de opti­mi­zar todas las poten­cia­li­da­des y los recur­sos, y crear nue­vas fuer­zas impul­so­ras para el pro­gre­so diná­mi­co y sos­te­ni­ble del país. Pri­me­ro, debe­mos cen­trar­nos en per­fec­cio­nar las ins­ti­tu­cio­nes de la eco­no­mía de mer­ca­do con orien­ta­ción socia­lis­ta sobre la base de la per­cep­ción común de que se tra­ta de un mode­lo eco­nó­mi­co gene­ral del país en el perío­do de tran­si­ción al socia­lis­mo. Se debe, ade­más, pres­tar aten­ción en esta­ble­cer y per­fec­cio­nar las ins­ti­tu­cio­nes y polí­ti­cas des­ti­na­das a solu­cio­nar de mane­ra satis­fac­to­ria y armó­ni­ca las rela­cio­nes entre el Esta­do, el mer­ca­do y la socie­dad. En espe­cial, hay que adop­tar cam­bios cru­cia­les en el aspec­to ins­ti­tu­cio­nal, en aras de sol­ven­tar los pro­ble­mas que sur­gen en la prác­ti­ca como movi­li­zar, ges­tio­nar y uti­li­zar de for­ma efi­cien­te los recur­sos para el desa­rro­llo, com­ba­tir la corrup­ción, el des­pil­fa­rro y las acti­vi­da­des inde­bi­das en la ges­tión, uso de tie­rras, recur­sos natu­ra­les y bie­nes públi­cos; acu­mu­lar y con­cen­trar el terreno para el desa­rro­llo agrí­co­la de alta tec­no­lo­gía; desa­rro­llar de for­ma sin­cró­ni­ca y crear la cone­xión entre los entes eco­nó­mi­cos y los mode­los orga­ni­za­ti­vos de la pro­duc­ción; reno­var y ele­var la efi­cien­cia de las acti­vi­da­des de la eco­no­mía esta­tal y las empre­sas esta­ta­les; resol­ver­la dis­con­for­mi­dad, la con­tra­dic­ción y la super­po­si­ción en la ela­bo­ra­ción y eje­cu­ción de leyes, estra­te­gias y pla­ni­fi­ca­ción que obs­ta­cu­li­zan hoy el desa­rro­llo y el fun­cio­na­mien­to de la eco­no­mía de mer­ca­do inte­gral y moder­na, así como la inte­gra­ción internacional.

En segun­do lugar, reno­var enér­gi­ca­men­te el mode­lo de cre­ci­mien­to, rees­truc­tu­rar la eco­no­mía, impul­sar la indus­tria­li­za­ción, moder­ni­za­ción y ele­var la cali­dad de cre­ci­mien­to, la pro­duc­ti­vi­dad labo­ral y la com­pe­ti­ti­vi­dad de la eco­no­mía sobre la base de la con­cien­cia de que se tra­ta de una misión prin­ci­pal, esen­cial y deci­si­va para el cum­pli­mien­to de las metas de desa­rro­llo diná­mi­co y sos­te­ni­ble del país. Hay que gene­rar un cam­bio fun­da­men­tal en la eco­no­mía hacia un mode­lo de cre­ci­mien­to basa­do en el apro­ve­cha­mien­to efi­cien­te de los recur­sos, avan­ces cien­tí­fi­cos y tec­no­ló­gi­cos y de las inno­va­cio­nes; y de las poten­cia­li­da­des y las ven­ta­jas de las ramas, sec­to­res, pro­vin­cias y de todo el país. Ade­más, se debe impul­sar los cam­bios cru­cia­les en la cons­truc­ción de una infra­es­truc­tu­ra moder­na y sin­cró­ni­ca en pos de crear una base sóli­da para el desa­rro­llo de nue­vos sec­to­res y cam­pos, en espe­cial la eco­no­mía, socie­dad y gobierno digi­ta­les. Hay que cons­truir un sec­tor indus­trial nacio­nal sóli­do y fuer­te; desa­rro­llar la agri­cul­tu­ra mer­can­til a gran esca­la y apli­car altas tec­no­lo­gías; impul­sar el sec­tor de los ser­vi­cios basa­do en la eco­no­mía digi­tal y apli­ca­ción de tec­no­lo­gías moder­nas. Hay que con­si­de­rar el cum­pli­mien­to con­se­cuen­te de los linea­mien­tos sobre cien­cia y tec­no­lo­gía, con­si­de­rán­do­los como una polí­ti­ca nacio­nal pri­mor­dial y tam­bién la fuer­za impul­so­ra más impor­tan­te para desa­rro­llar el con­tin­gen­te pro­duc­ti­vo moderno, reno­var el mode­lo de cre­ci­mien­to, ele­var la pro­duc­ti­vi­dad, cali­dad, efi­cien­cia y com­pe­ti­ti­vi­dad de la eco­no­mía. Hay que adop­tar cam­bios cru­cia­les y enér­gi­cos en el desa­rro­llo de los recur­sos huma­nos, en espe­cial los cali­fi­ca­dos, median­te la reno­va­ción inte­gral, radi­cal y uni­for­me de la edu­ca­ción y for­ma­ción, con énfa­sis en el esta­ble­ci­mien­to sin­cró­ni­co de ins­ti­tu­cio­nes y polí­ti­cas, reno­va­ción efi­cien­te de las metas, con­te­ni­dos, for­mas y méto­dos de la edu­ca­ción y la ense­ñan­za hacia la moder­ni­dad, la inte­gra­ción inter­na­cio­nal, el esta­ble­ci­mien­to de un entorno de edu­ca­ción sano, el fomen­to de la lucha con­tra la lla­ma­da “enfer­me­dad” u obse­sión por los logros y san­cio­nar rígi­da­men­te las acti­vi­da­des nega­ti­vas en la edu­ca­ción y formación.

En ter­cer lugar, hay que cum­plir de for­ma correc­ta e inte­gral los asun­tos refe­ren­tes al desa­rro­llo social sos­te­ni­ble; sol­ven­tar de for­ma armó­ni­ca las rela­cio­nes socia­les, mien­tras las rela­cio­nes entre la prác­ti­ca de la demo­cra­cia y el for­ta­le­ci­mien­to del esta­do de dere­cho, y la garan­tía del orden social deben abor­dar­se de mane­ra efi­caz. Se debe ase­gu­rar el pro­gre­so y la equi­dad social; garan­ti­zar la sos­te­ni­bi­li­dad de las polí­ti­cas demo­grá­fi­cas, de desa­rro­llo y socia­les, en espe­cial las de bien­es­tar social, segu­ri­dad social, hacia el tra­ba­jo sos­te­ni­ble, el desa­rro­llo inte­gral del sis­te­ma de bien­es­tar social y la cober­tu­ra del mis­mo a toda la pobla­ción, median­te la refor­ma del sis­te­ma de segu­ro social mul­ti­ca­pas y sus­ten­ta­ble sobre la base del prin­ci­pio de pago y dis­fru­te; esta­ble­cer y desa­rro­llar los valo­res cul­tu­ra­les y la fuer­za del pue­blo viet­na­mi­ta; per­fec­cio­nar e imple­men­tar el esta­ble­ci­mien­to del sis­te­ma de valo­res nacio­na­les y cul­tu­ra­les y están­da­res del ser humano aso­cia­dos con la volun­tad, las aspi­ra­cio­nes por el pro­gre­so y la fuer­za de los viet­na­mi­tas en la nue­va era; adop­tar solu­cio­nes cru­cia­les y drás­ti­cas des­ti­na­das a pre­ve­nir con efi­cien­cia la degra­da­ción moral y com­ba­tir los fenó­me­nos nega­ti­vos y los males sociales.

En cuar­to lugar, hay que imple­men­tar de for­ma sin­cro­ni­za­da, crea­ti­va y efi­cien­te las rela­cio­nes exte­rio­res; esta­ble­cer la diplo­ma­cia moder­na por los intere­ses del país y del pue­blo, con los pobla­do­res y las empre­sas en el cen­tro; adop­tar una posi­ción proac­ti­va hacia una inte­gra­ción inter­na­cio­nal inte­gral, amplia y pro­fun­da; man­te­ner la deter­mi­na­ción y la per­sis­ten­cia en la sal­va­guar­dia de la inde­pen­den­cia, la sobe­ra­nía, el dere­cho sobe­rano, la inte­gri­dad terri­to­rial de la Patria y la pro­tec­ción del PCV, el Esta­do, el pue­blo y el socia­lis­mo; cons­truir un con­tin­gen­te de fuer­zas arma­das revo­lu­cio­na­rias de éli­te y moderno paso a paso; pre­ve­nir los ries­gos de gue­rra y avi­zo­rar con­flic­tos; detec­tar de for­ma tem­pra­na y solu­cio­nar opor­tu­na­men­te los fac­to­res des­fa­vo­ra­bles, en espe­cial los que pue­den pro­vo­car cam­bios brus­cos; y frus­trar todas las intri­gas y manio­bras de las fuer­zas hostiles.

En quin­to lugar, hay que inten­si­fi­car la cons­truc­ción y rec­ti­fi­ca­ción de las filas par­ti­dis­tas, el Esta­do y el sis­te­ma polí­ti­co trans­pa­ren­te, sóli­do, racio­na­li­za­do y con un fun­cio­na­mien­to efi­cien­te; fomen­tar la pro­tec­ción del fun­da­men­to ideo­ló­gi­co del PCV; man­te­ner la lucha cons­tan­te y per­sis­ten­te para refu­tar los argu­men­tos ter­gi­ver­sa­dos y hos­ti­les, com­ba­tir la degra­da­ción del pen­sa­mien­to polí­ti­co, la éti­ca, el esti­lo de vida y las mani­fes­ta­cio­nes de “auto­evo­lu­ción” y “auto­trans­for­ma­ción”; man­te­ner la per­sis­ten­cia en la lucha con­tra la corrup­ción y el des­pil­fa­rro con una deter­mi­na­ción más alta y accio­nes más drás­ti­cas, sin la exis­ten­cia de áreas prohi­bi­das ni excep­cio­nes; seguir cen­trán­do­se en el esta­ble­ci­mien­to de un con­tin­gen­te de fun­cio­na­rios de dis­tin­tos nive­les, en espe­cial del estra­té­gi­co, con habi­li­da­des, capa­ci­dad y pres­ti­gio para cum­plir sus misio­nes; ele­var la auto­for­ma­ción de la éti­ca y la res­pon­sa­bi­li­dad de des­car­tar­se como ejem­plos de los fun­cio­na­rios y mili­tan­tes; com­bi­nar la inten­si­fi­ca­ción de la dis­ci­pli­na, supre­ma­cía de la ley, cons­truc­ción par­ti­dis­ta con la for­ma­ción de la per­so­na­li­dad, la éti­ca revo­lu­cio­na­ria, para luchar con­tra las “enfer­me­da­des” del indi­vi­dua­lis­mo; cum­plir con efi­cien­cia las nor­mas con­tra el abu­so de poder en las labo­res rela­ti­vas al per­so­nal, luchar con­tra el soborno para alcan­zar el car­go desea­do; cen­su­rar drás­ti­ca y sin­cró­ni­ca­men­te con las medi­das dis­ci­pli­na­rias par­ti­dis­tas y admi­nis­tra­ti­vas y tam­bién según las leyes a los cua­dros que vio­len las nor­mas; reno­var enér­gi­ca­men­te, ele­var la efi­cien­cia de las labo­res de examen, super­vi­sión y de con­trol dis­ci­pli­na­rio par­ti­dis­ta median­te la coor­di­na­ción estre­cha y sin­cró­ni­ca entre los órga­nos espe­cia­li­za­dos en el examen, super­vi­sión, audi­to­ría, pes­qui­sa, pro­ce­sa­mien­to y enjui­cia­mien­to y los esta­ta­les, del Fren­te de la Patria y las orga­ni­za­cio­nes sociopolíticas.

El pro­ce­so de 35 años de imple­men­ta­ción de la reno­va­ción, 30 años del cum­pli­mien­to del Pro­gra­ma Polí­ti­co, 10 años de la obser­van­cia de este Pro­gra­ma com­ple­men­ta­do en 2011, la Estra­te­gia de desa­rro­llo socio­eco­nó­mi­co 2011 – 2020 y cin­co años de la Reso­lu­ción del XII Con­gre­so Nacio­nal del PCV evi­den­cia la nece­si­dad de pro­fun­di­zar aún más la con­cien­cia, de seguir ele­van­do la cali­dad y la efi­cien­cia en la solu­ción de las gran­des rela­cio­nes en el aspec­to ideo­ló­gi­co y teó­ri­co, adop­tar deci­sio­nes, eli­mi­nar las barre­ras, impul­sar el desa­rro­llo rápi­do y sos­te­ni­ble del país, en espe­cial, pres­tar aten­ción a las rela­cio­nes entre: la reno­va­ción, la esta­bi­li­dad y el desa­rro­llo; la reno­va­ción eco­nó­mi­ca y reno­va­ción polí­ti­ca; el cum­pli­mien­to de las reglas de la eco­no­mía de mer­ca­do y la garan­tía de la orien­ta­ción socia­lis­ta; el Esta­do, el mer­ca­do y la socie­dad; el cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co y el desa­rro­llo cul­tu­ral; el pro­gre­so, la equi­dad social, y la pro­tec­ción del entorno; la cons­truc­ción del socia­lis­mo y sal­va­guar­da de la Patria socia­lis­ta; la inde­pen­den­cia, auto­de­ter­mi­na­ción e inte­gra­ción inter­na­cio­nal; el PCV lide­ra, el Esta­do admi­nis­tra y el pue­blo se hace due­ño; la prác­ti­ca de la demo­cra­cia, el for­ta­le­ci­mien­to del esta­do de dere­cho y la garan­tía del orden social. Esas son las gran­des rela­cio­nes que refle­jan las reglas dia­léc­ti­cas, y los asun­tos cla­ve sobre los linea­mien­tos de reno­va­ción en el país y que requie­ren que todo el PCV, el pue­blo y el ejér­ci­to ten­gan una con­cien­cia inte­gral, la inte­rio­ri­cen pro­fun­da­men­te y la cum­plan de mane­ra eficiente.

Se acer­ca el XIII Con­gre­so Nacio­nal del PCV. Que­da aún un gran tra­ba­jo por rea­li­zar, mien­tras que ya no res­ta mucho tiem­po. Por esa razón, las ins­tan­cias par­ti­dis­tas y los miem­bros del Comi­té Cen­tral del PCV deben ele­var aún más sus res­pon­sa­bi­li­da­des ante el PCV y el pue­blo y esfor­zar­se por cum­plir exi­to­sa­men­te las metas tra­za­das en la Reso­lu­ción del XII Con­gre­so Nacio­nal y las emi­ti­das en las asam­bleas par­ti­dis­tas de dis­tin­tos nive­les del man­da­to 2015 – 2020. En este momen­to tras­cen­den­tal, tene­mos que inte­rio­ri­zar la reco­men­da­ción del que­ri­do Tío Ho: “El Con­gre­so Nacio­nal del Par­ti­do se vin­cu­la estre­cha­men­te con el futu­ro de nues­tra revo­lu­ción y de nues­tro pue­blo. El Con­gre­so lle­va­rá a nues­tro Par­ti­do, que ya es muy uni­do, a ser más uni­do, y a que el pen­sa­mien­to y la volun­tad, que ya son uná­ni­mes, a ser más uná­ni­mes”. Todo el Par­ti­do, el pue­blo y el ejér­ci­to deben fomen­tar la una­ni­mi­dad y pre­pa­rar­se para cele­brar con éxi­to el XIII Con­gre­so Nacio­nal, para lle­var a Viet­nam hacia un nue­vo perío­do de desa­rro­llo por el obje­ti­vo de lograr“un pue­blo prós­pe­ro, un país fuer­te, demo­crá­ti­co, equi­ta­ti­vo y civi­li­za­do” y cum­plir exi­to­sa­men­te los deseos del Pre­si­den­te Ho Chi Minh y el anhe­lo del pueblo.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *