Pen­sa­mien­to crí­ti­co. Pen­sar o ser pensado

Por Mar­ce­lo Val­ko, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 23 de noviem­bre de 2020. 

«Pien­so que es bas­tan­te cla­ra la enor­me dife­ren­cia que exis­te entre alguien que “mue­re” y otro que es “ase­si­na­do”. Plan­tear que murió es una coar­ta­da del sis­te­ma que pue­de con­fun­dir inclu­so a los mejores.»

I La cabe­za te la lava­ron siem­pre de una u otra mane­ra comen­zan­do por el cole­gio don­de nos con­ta­ron muchas cosas des­de una posi­ción deter­mi­na­da obli­gán­do­nos a adop­tar­la de modo subli­mi­nal. Dije­ron por ejem­plo que Colón des­cu­brió un con­ti­nen­te que nun­ca estu­vo escon­di­do y que se encon­tra­ba habi­ta­do por innu­me­ra­bles pue­blos con diver­sos sis­te­mas de orga­ni­za­ción social des­de caza­do­res reco­lec­to­res como los tehuel­ches de pata­go­nia a los mayas con sus sofis­ti­ca­das cons­truc­cio­nes pro­duc­to de minu­cio­sos cono­ci­mien­tos mate­má­ti­cos. A todos ellos los metie­ron en una mis­ma bol­sa de gatos uti­li­zan­do una sola pala­bra indios ori­gi­na­da en un per­ti­naz error geo­grá­fi­co aun­que estu­vie­ran muy lejos de la India. Nos con­ta­ron los pesa­res de Her­nán Cor­tes y los suyos cuan­do aquel 30 de junio de 1520 se pro­du­jo “La noche tris­te”. Los estu­dian­tes asi­mi­lan des­de el mis­mo títu­lo un posi­cio­na­mien­to des­de un “noso­tros” inclu­si­vo fren­te a los “ellos”, los otros ins­ta­lan­do la angus­tia de los con­quis­ta­do­res. Ese epi­so­dio narra las pena­li­da­des de las tro­pas espa­ño­les que huye­ron de Tenoch­titlan tras haber mata­do a man­sal­va, vio­la­do, des­trui­do y roba­do todo lo que estu­vo a la mano. Per­der par­te del botín en la hui­da “fue tris­te” y esta tris­te­za la siguen tras­la­dan­do qui­nien­tos años des­pués. Recor­de­mos que en la visión de la his­to­ria ofi­cial, todas las rique­zas de los pue­blos ori­gi­na­rios se trans­for­ma­ban auto­má­ti­ca­men­te en teso­ros o boti­nes que los euro­peos encon­tra­ban y se apo­de­ra­ban natu­ral­men­te. Algo simi­lar suce­de en Chi­le. Los libros narran el “Desas­tre de Cura­la­ba” que con­sis­tió en una bata­lla don­de los mapu­ches al man­do del caci­que Pelan­ta­ro triun­fa­ron sobre los con­quis­ta­do­res. Al hablar de “desas­tre” ubi­can al lec­tor en for­ma auto­má­ti­ca en uno de los bandos.

II Otro caso se refie­re al Inca Atahual­pa. En su momen­to en Perú se pro­du­jo un aca­lo­ra­do deba­te que inclu­so se tras­la­dó al mis­mo Con­gre­so y que lle­vo al cono­ci­do his­to­ria­dor Raúl Porras Barre­ne­chea a escri­bir Atahual­pa no murió el 29 de agos­to de 1533. Es decir se tra­ta­ba de una dispu­ta sobre el día en que murió el Inca. Aho­ra bien, tan­to el deba­te par­la­men­ta­rio como el tex­to esta­ban erra­dos des­de todo pun­to de vis­ta comen­zan­do por el títu­lo. Atahual­pa NO MURIÓ LO ASESINARON. Dete­ner­se en tal o cual día solo posi­bi­li­ta des­viar la aten­ción del aspec­to cen­tral. Recor­de­mos que las hues­tes de Piza­rro median­te un ardid secues­tra­ron al Inca en Caja­mar­ca y tras pedir como res­ca­te las famo­sas habi­ta­cio­nes reple­tas de oro y pla­ta que el secues­tra­do pago escru­pu­lo­sa­men­te para lograr su liber­tad, el secues­tra­dor ase­si­nó al secues­tra­do. Es decir no murió fue ase­si­na­do. Atahual­pa no falle­ció de vie­jo o debi­do a una enfer­me­dad repen­ti­na, fue un secues­tra­do que pese al pago pun­tual del res­ca­te exi­gi­do fue ase­si­na­do por sus secues­tra­do­res. Pien­so que es bas­tan­te cla­ra la enor­me dife­ren­cia que exis­te entre alguien que “mue­re” y otro que es “ase­si­na­do”. Plan­tear que murió es una coar­ta­da del sis­te­ma que pue­de con­fun­dir inclu­so a los mejo­res.
III Por ejem­plo el 25 de noviem­bre en Tie­rra del Fue­go se cele­bra el Día del Indí­ge­na Fue­guino. Alguien podría decir, ¡qué bien! al menos los res­ca­tan de la invi­si­bi­li­dad, pero no… Si inda­gan en las cró­ni­cas para cono­cer el moti­vo de tal fecha no sal­drán del estu­por. El 25 de noviem­bre de 1886 a poco de des­em­bar­car en la isla de Tie­rra del Fue­go el coman­dan­te Ramón Lis­ta sin moti­vo alguno pro­du­ce una matan­za de indí­ge­nas que se cono­ce como “masa­cre de San Sebas­tián” toman­do ade­más pri­sio­ne­ros a una can­ti­dad de muje­res y niños muchos de ellos heri­dos que fue­ron remi­ti­dos a Bue­nos Aires. Esa fecha nefas­ta, esa jor­na­da de san­gre es la que eli­gió ale­gre­men­te el Esta­do para cele­brar al indí­ge­na fue­guino cuan­do es un día de luto que con­me­mo­ra el geno­ci­dio selk´nam.
IV Agre­go una últi­ma fru­ti­lla al pos­tre. Vea­mos la auto­de­no­mi­na­da “Con­quis­ta del Desier­to” que en 1879 eje­cu­tó el gene­ral Julio Roca en la Pata­go­nia que con­sis­tió en eli­mi­nar a los indí­ge­nas y depor­tar a los sobre­vi­vien­tes. En pri­mer lugar no era un desier­to sino que esta­ba habi­ta­do y en segun­do tér­mino no fue una con­quis­ta sino un des­po­bla­mien­to masi­vo que cons­tru­yó un desier­to. Los estu­dian­tes que cur­san his­to­ria repi­ten mecá­ni­ca­men­te “Con­quis­ta del Desier­to”. En un desier­to dada su defi­ni­ción no hay nadie a quien con­quis­tar o con­tra quien com­ba­tir a excep­ción de la sole­dad. En fin, tene­mos un Inca que no murió, una noche no nece­sa­ria­men­te tris­te, un día que cele­bra un geno­ci­dio y un terri­to­rio que no era desier­to y que fue cons­trui­do… La cabe­za te la lava­ron siem­pre y así domes­ti­ca­dos nos ense­ña­ron a apren­der todos estos con­tra­sen­ti­dos en for­ma dis­ci­pli­na­da. No en vano el poe­ta León Feli­pe en un ver­so cer­te­ro afir­ma “me han dor­mi­do con todos los cuen­tos”.
V Tem­pra­na­men­te Anto­nio Grams­ci al ana­li­zar que las ideas domi­nan­tes son las ideas de las cla­ses domi­nan­tes nos aler­tó acer­ca de las cate­go­rías men­ta­les que uti­li­za­mos para pen­sar. Con una agu­de­za que impac­ta seña­ló que se tra­ta de cate­go­rías men­ta­les opre­so­ras, con ellas nos move­mos por la vida y con ellas pen­sa­mos, si no adver­ti­mos la pro­fun­di­dad de la tram­pa jamás sal­dre­mos del labe­rin­to hege­mó­ni­co en que esta­mos inmer­sos. Repe­tir como una leta­nía “noche tris­te” y los demás ítems men­cio­na­dos nos ubi­can y posi­cio­nan sus­ten­tan­do la ideo­lo­gía del poder quié­ra­se o no. Tam­bién la indi­fe­ren­cia actúa pode­ro­sa­men­te en la his­to­ria. Actúa pasi­va­men­te, pero no deja de inter­ve­nir colo­ni­zan­do nues­tros pen­sa­mien­tos. Frantz Fanon expli­ca que la colo­ni­za­ción es cul­tu­ral, no solo físi­ca y ase­gu­ra que “el colo­ni­za­do es un inven­to del colo­ni­za­dor” eso quie­re decir que se tra­ta de una coar­ta­da, una crea­ción que bus­ca man­te­ner pri­vi­le­gios median­te un meca­nis­mo ideo­ló­gi­co absur­do pero que des­gra­cia­da­men­te resul­ta muy. Sin embar­go es posi­ble eva­dir­se des­en­mas­ca­ran­do el meca­nis­mo men­tal opre­sor.
VI Los unos y los otros. Pen­sar o ser pen­sa­do, deva­luar el hecho y ela­bo­rar el rela­to desem­bo­ca en esas cons­truc­cio­nes irrea­les. Pese a tra­tar­se de una his­to­ria guio­na­da y fic­cio­nal, la peda­go­gía de la des­me­mo­ria es cen­tral en la curri­cu­la aca­dé­mi­ca, es una suer­te de pato­lo­gía que pro­vo­ca amne­sia colec­ti­va al domes­ti­car una gene­ra­ción tras otra. Para esta­ble­cer rela­cio­nes asi­mé­tri­cas des­de un rela­to de igual­dad se dise­mi­na­ron tex­tos canó­ni­cos y manua­les esco­la­res y repre­sen­ta­cio­nes que des­de sus pedes­ta­les actúan como hitos modé­li­cos, para­dig­mas embal­sa­ma­dos, mojo­nes de la obra maes­tra del poder que cus­to­dian un pasa­do ina­mo­vi­ble uti­li­zan­do una prác­ti­ca dis­cur­si­va aco­mo­da­ti­cia al gus­to de las eli­tes que se bene­fi­cia­ron des­de siem­pre. Median­te esa ope­ra­ción sim­bó­li­ca se ter­gi­ver­sa y suplan­ta la reali­dad a tra­vés de un ima­gi­na­rio social que nos obtu­ra la posi­bi­li­dad de pen­sar y nos con­de­na a ser pen­sa­dos con cate­go­rías men­ta­les opre­so­ras. Cuan­do uno no pien­sa siem­pre exis­te otro dis­pues­to a hacer­lo a nues­tro cos­to y por su cuen­ta para expli­car­nos quie­nes somos y que nece­si­ta­mos. La depen­den­cia no solo es eco­nó­mi­ca sino epis­té­mi­ca, la reali­dad vie­ne enva­sa­da, eti­que­ta­da y pen­sa­da para todos. No en vano Her­nán­dez Arre­gui acier­ta en diag­nos­ti­car que la his­to­ria ofi­cial es la Obra Maes­tra de la oli­gar­quía. Ten­ga­mos pre­sen­te que la dis­cur­si­vi­dad emer­gen­te de esta situa­ción tie­ne como ejes la nega­ción, la dis­tor­sión, la sus­ti­tu­ción de los hechos y el silen­cio cuyos efec­tos tie­nen pro­fun­da inci­den­cia en la cons­truc­ción del sta­tus quo y la rela­ción de asi­me­tría que sur­ge. La memo­ria es la mejor herra­mien­ta de com­ba­te, es un bien común que logra enfren­tar a la hege­mo­nía. La cabe­za te la lava­ron siem­pre. Se tra­ta de adver­tir­lo y de pen­sar en lugar de ser pen­sa­dos por el sistema

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *