Bra­sil. El emplea­do de segu­ri­dad de Carre­four se arro­di­lló sobre la espal­da de João Alber­to duran­te 4 minu­tos has­ta cau­sar­le la muerte

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 23 de noviem­bre de 2020.

El vigi­lan­te Magno Braz Bor­ges y el ofi­cial de poli­cía mili­tar Gio­va­ne Gas­par da Sil­va fue­ron arres­ta­dos en el acto.

Imá­ge­nes de una cáma­ra de segu­ri­dad en el esta­cio­na­mien­to de Carre­four en Por­to Ale­gre mues­tran que uno de los guar­dias de segu­ri­dad res­pon­sa­ble de la muer­te del sol­da­dor João Alber­to Sil­vei­ra Frei­tas, per­ma­ne­ció con la rodi­lla pre­sio­na­da con­tra la espal­da de la víc­ti­ma duran­te cua­tro minu­tos has­ta su muer­te el pasa­do jue­ves 19.

El cri­men tuvo lugar en la plan­ta baja del esta­ble­ci­mien­to y fue pre­sen­cia­do por más de diez per­so­nas, entre ellas la espo­sa de Frei­tas, Mile­na Bor­ges Alves, que inten­tó inter­ve­nir para fre­nar las agresiones.

El vigi­lan­te Magno Braz Bor­ges y el ofi­cial de poli­cía mili­tar tem­po­ral Gio­va­ne Gas­par da Sil­va fue­ron arres­ta­dos en el acto por ase­si­na­to tri­ple cali­fi­ca­do y se les decre­tó la pri­sión pre­ven­ti­va el viernes.

Frei­tas, un hom­bre afro­ame­ri­cano, fue gol­pea­do por los dos guar­dias de segu­ri­dad y esta­ba inmo­vi­li­za­do cuan­do uno de ellos se que­dó con la pier­na en la espal­da. Los aná­li­sis ini­cia­les de exper­tos apun­tan a la asfi­xia como la cau­sa más pro­ba­ble de muerte.

La esce­na reve­la­da por las cáma­ras de Carre­four se refie­re al epi­so­dio que des­en­ca­de­nó una serie de pro­tes­tas con­tra el racis­mo en Esta­dos Uni­dos en mayo de este año. En ese momen­to, Geor­ge Floyd, un hom­bre negro de 46 años, murió asfi­xia­do por el ofi­cial de poli­cía Derek Chau­vin. Chau­vin per­ma­ne­ció con la rodi­lla pre­sio­na­da con­tra el cue­llo de Floyd duran­te 8 minu­tos y 46 segun­dos e igno­ró las súpli­cas de la víc­ti­ma de que no podía respirar.

La muer­te de João Alber­to Frei­tas fue obje­to de pro­tes­tas con­tra el racis­mo en dife­ren­tes par­tes del país el vier­nes pasado.

Frei­tas era padre de cua­tro hijos. Su cuer­po fue ente­rra­do este sába­do (21) en el cemen­te­rio de São João, a solo 1,7 km del lugar don­de fue agre­di­do has­ta la muer­te, en el barrio Pas­so D´Areia, al nor­te de Por­to Alegre.

“Beto”, como le lla­ma­ban, tenía su fére­tro cubier­to por la ban­de­ra azul y blan­ca del Espor­te Clu­be São José, club del que era un apa­sio­na­do afi­cio­na­do. El entie­rro se lle­vó a cabo entre ora­cio­nes, aplau­sos, súpli­cas de jus­ti­cia y gri­tos de indig­na­ción por el ase­si­na­to de otro hom­bre negro.

Unas 50 per­so­nas siguie­ron la pro­ce­sión en el inte­rior del cemen­te­rio, des­de la capi­lla mor­tuo­ria has­ta el cemen­te­rio, en un ambien­te de incon­for­mi­dad y revuel­ta con el suce­so. «Eso fue pre­me­di­ta­do. Con una per­so­na blan­ca, con ojos azu­les, estas cosas no pasan», dijo el padre de la víc­ti­ma, João Batis­ta Rodri­gues Frei­tas, a Correio do Povo.

Fuen­te: Bra­sil de Fato

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *