Bra­sil. Bou­los y el futu­ro de la izquierda

Por Hugo Albu­quer­que. Resu­men lati­no­ame­ri­cano, 23 de noviem­bre de 2020.

Con pocos recur­sos, Guilher­me Bou­los, uno de los mayo­res líde­res de la lucha por vivien­da dig­na en Bra­sil, lle­ga a la segun­da vuel­ta de las elec­cio­nes muni­ci­pa­les más impor­tan­tes del país en São Pau­lo. Impo­ne, de esta for­ma, una dura derro­ta a Bol­so­na­ro y se posi­cio­na como una alter­na­ti­va para el futu­ro de la izquier­da en la nación más gran­de de Amé­ri­ca Latina.

El últi­mo 15 de noviem­bre, Guilher­me Bou­los, mili­tan­te de la lucha por vivien­da dig­na y estre­lla ascen­den­te de la izquier­da radi­cal bra­si­le­ra, lle­gó a la segun­da vuel­ta en las elec­cio­nes muni­ci­pa­les de la gigan­tes­ca ciu­dad de São Pau­lo, la más gran­de de las Amé­ri­cas y el cen­tro finan­cie­ro de Bra­sil. Afi­lia­do al Par­ti­do Socia­lis­mo y Liber­tad (PSOL), Bou­los dispu­ta con ape­nas 38 años la alcal­día de São Pau­lo jun­to a Lui­za Erun­di­na, una socia­lis­ta vete­ra­na que en los años 80 se con­vir­tió en la pri­me­ra mujer en gober­nar la ciudad.

En la cam­pa­ña, a pesar de con­tar con pocos recur­sos y una legis­la­ción elec­to­ral que no favo­re­ce a los par­ti­dos peque­ños, Bou­los superó a Cel­so Rus­so­manno, can­di­da­to de la extre­ma dere­cha apo­ya­do por Jair Bol­so­na­ro, lo que des­pla­zó el terreno de las elec­cio­nes hacia la izquier­da. Derro­tó tam­bién a Jil­mar Tat­to, pode­ro­so miem­bro del Par­ti­do de los Tra­ba­ja­do­res (PT) de Luiz Inácio Lula da Sil­va, cuya can­di­da­tu­ra dis­gus­tó a quie­nes his­tó­ri­ca­men­te apo­ya­ron al expresidente.

La vic­to­ria de Bou­los tie­ne múl­ti­ples sig­ni­fi­ca­dos. Demos­tró que la izquier­da, con una pla­ta­for­ma radi­cal, pue­de supe­rar a una extre­ma dere­cha pode­ro­sa en las redes socia­les y en las calles, como así tam­bién que es posi­ble supe­rar la dico­to­mía entre lulis­tas y anti­lu­lis­tas al inte­rior de la izquier­da brasilera.

Ade­más de per­mi­tir­le pasar a segun­da vuel­ta, la cam­pa­ña de Bou­los debe ser con­si­de­ra­da como una vic­to­ria en sí mis­ma. Movió las pla­cas tec­tó­ni­cas de la polí­ti­ca bra­si­le­ra y plan­teó las alter­na­ti­vas estra­té­gi­cas, téc­ni­cas e ideo­ló­gi­cas que, sin exa­ge­rar, podrían deter­mi­nar los rum­bos de la izquier­da bra­si­le­ra duran­te los pró­xi­mos años.

Una joven estrella

Con menos de 40 años, Bou­los se hizo cono­ci­do en todo Bra­sil en el año 2003, cuan­do el Movi­mien­to de los Tra­ba­ja­do­res Sin Techo (MTST) ocu­pó un enor­me terreno aban­do­na­do, pro­pie­dad de Volks­wa­gen, en la icó­ni­ca loca­li­dad de São Ber­nar­do do Cam­po (muni­ci­pio indus­trial vecino de São Pau­lo, don­de el expre­si­den­te Lula dejó su nom­bre escri­to en la his­to­ria lide­ran­do las gran­des huel­gas que derro­ta­ron a la dic­ta­du­ra mili­tar bra­si­le­ra de 1964 – 1985).

Este ges­to osa­do y has­ta pro­vo­ca­ti­vo para con el recién elec­to Lula, en un momen­to en que los tra­ba­ja­do­res bra­si­le­ros esta­ban feli­ces y lle­nos de espe­ran­za con su pre­si­den­te obre­ro, colo­có a Bou­los en una posi­ción des­ta­ca­da de un sec­tor que, has­ta ese momen­to, había sido prác­ti­ca­men­te insig­ni­fi­can­te: la opo­si­ción de izquier­da al gobierno del PT.

Pocos años des­pués, con la rup­tu­ra de los deno­mi­na­dos «radi­ca­les del PT», que fue­ron expul­sa­dos del par­ti­do de Lula y for­ma­ron el PSOL, la crí­ti­ca cre­cien­te de los movi­mien­tos socia­les al gobierno de Lula y otros fac­to­res die­ron un nue­vo sig­ni­fi­ca­do al ges­to ico­no­clas­ta de Bou­los que, ade­más de ayu­dar a resol­ver la situa­ción con­cre­ta de las fami­lias, apun­ta­ba a denun­ciar un gra­ví­si­mo défi­cit de vivien­da que sigue afec­tan­do al país has­ta el día de hoy.

Como siem­pre seña­ló Bou­los, aun lue­go de los avan­ces que se die­ron duran­te los años de gobierno del PT, millo­nes de bra­si­le­ros —un equi­va­len­te al 15% de la pobla­ción— no tie­nen techo y viven en las calles o en áreas pre­ca­rias e irre­gu­la­res de las gran­des ciu­da­des. Esta rei­vin­di­ca­ción cons­ti­tu­ye la fuer­za de Bou­los, que diri­gió innu­me­ra­bles ocu­pa­cio­nes de inmue­bles aban­do­na­dos que no eran des­ti­na­dos a la vivien­da por el poder esta­tal brasilero.

Sin embar­go, Bou­los tomó otra dimen­sión duran­te las mani­fes­ta­cio­nes que lle­va­ron a millo­nes de bra­si­le­ros a las calles entre 2013 y 2014, con un MTST for­ta­le­ci­do y estruc­tu­ra­do que se con­vir­tió en uno de los pocos movi­mien­tos socia­les que con­si­guió, al mis­mo tiem­po, movi­li­zar a las per­so­nas y enfren­tar a los movi­mien­tos de extre­ma dere­cha que comen­za­ron a emer­ger en aquel momento.

Ni Lula ni anti-Lula

Dada la nece­si­dad de cons­truir y for­ta­le­cer sus orga­ni­za­cio­nes, dife­ren­cián­do­se del PT, la izquier­da radi­cal bra­si­le­ra se afir­mó hacien­do crí­ti­cas muy duras y una opo­si­ción casi sis­te­má­ti­ca al gobierno de Lula. Al mis­mo tiem­po, otras orga­ni­za­cio­nes siguie­ron ope­ran­do bajo el régi­men de una fir­me obe­dien­cia al par­ti­do que gober­na­ba en ese entonces.

Sin embar­go, Bou­los siguió un camino bas­tan­te sin­gu­lar, sin some­ter­se ni al lulis­mo ni al anti­lu­lis­mo. Esto que­dó cla­ro con las mani­fes­ta­cio­nes de 2013 – 2014, cuan­do Dil­ma Rous­seff, suce­so­ra de Lula en la pre­si­den­cia, sufría ata­ques que pro­ve­nían de todos lados y la dere­cha tra­di­cio­nal se pre­pa­ra­ba para sacar­la del poder a cual­quier cos­to (inclu­si­ve ape­lan­do a una alian­za con la extre­ma dere­cha y los militares).

El MTST de Bou­los salió a las calles todas las veces que fue nece­sa­rio para pro­tes­tar con­tra los movi­mien­tos gol­pis­tas que apun­ta­ban a Dil­ma y, por con­si­guien­te, a la cla­se tra­ba­ja­do­ra. Sin embar­go, lo hacía for­zan­do a que el gobierno toma­ra medi­das de izquier­da que apun­ta­ran a rees­truc­tu­rar su rela­ción con la cla­se tra­ba­ja­do­ra y con los movi­mien­tos sociales.

Cuan­do el expre­si­den­te Lula fue encar­ce­la­do en 2018 lue­go de un com­plot lide­ra­do por Ser­gio Moro, exjuez y exmi­nis­tro de Jus­ti­cia de Bol­so­na­ro, Bou­los y el MTST se con­vir­tie­ron en figu­ras cen­tra­les del movi­mien­to por la libe­ra­ción de Lula, lo cual les garan­ti­zó la sim­pa­tía de muchos mili­tan­tes del PT.

Por cier­to, fue el MTST el que ocu­pó el depar­ta­men­to que Lula supues­ta­men­te había reci­bi­do como pro­pi­na a cam­bio de rea­li­zar lo que el enton­ces juez Moro defi­nió como «actos inde­ter­mi­na­dos». Lula jamás vivió en ese depar­ta­men­to ni lo uti­li­zó. La acción del MTST com­pro­bó que el depar­ta­men­to no era lujo­so y que las supues­tas refor­mas que habrían sido exi­gi­das por el expre­si­den­te no exis­tían, des­min­tien­do toda­vía más la narra­ti­va de la persecución.

Déca­das de enfren­ta­mien­tos entre el PT y la izquier­da radi­cal deja­ron heri­das que toda­vía esta­ban abier­tas duran­te el gol­pe de 2016. Estos sec­to­res fue­ron obli­ga­dos a unir­se para sobre­vi­vir al gobierno de Bol­so­na­ro. Pero Bou­los demos­tró ser una figu­ra que esta­ba más allá y por enci­ma de esto. Lo cual fue fun­da­men­tal para estas elec­cio­nes y es uno de los moti­vos que expli­can su liderazgo.

Las elec­cio­nes de 2020

Cada cua­tro años, los más de cin­co mil muni­ci­pios bra­si­le­ros deci­den al mis­mo tiem­po quién ocu­pa­rá la alcal­día y quié­nes el con­ce­jo. Es decir que se desa­rro­llan miles de elec­cio­nes loca­les, simul­tá­neas y coor­di­na­das, en muni­ci­pios que inclu­yen des­de ciu­da­des muy peque­ñas del Ama­zo­nas has­ta metró­po­lis enor­mes como São Paulo.

En la este­la de la cri­sis per­ma­nen­te de la pre­si­den­cia de Bol­so­na­ro, sus movi­mien­tos cla­ra­men­te gol­pis­tas de 2020 y la pan­de­mia glo­bal de COVID-19, el cua­dro polí­ti­co bra­si­le­ro es com­ple­ta­men­te incier­to. En São Pau­lo, don­de Bol­so­na­ro hizo una gran elec­ción en las pre­si­den­cia­les de 2018, una gigan­tes­ca ola de decep­ción con el pre­si­den­te bra­si­le­ro tomó el lugar de lo que, sobre todo en los barrios más ricos, era un orgu­llo­so y masi­vo antiizquierdismo.

His­tó­ri­ca­men­te a la dere­cha en las elec­cio­nes nacio­na­les, São Pau­lo siem­pre estu­vo divi­di­da en las elec­cio­nes muni­ci­pa­les entre la dere­cha popu­lis­ta y la izquier­da hege­mo­ni­za­da por el PT, que en un momen­to fue más radi­cal, aun­que lue­go se vol­vió más mode­ra­da. A menu­do, las vic­to­rias loca­les lle­va­ron a bue­nas elec­cio­nes nacio­na­les, mos­tran­do que las deci­sio­nes de São Pau­lo tie­nen gran influen­cia en la polí­ti­ca brasilera.

En 2016, Fer­nan­do Had­dad, exmi­nis­tro y exalia­do de Lula, per­dió la reelec­ción fren­te a la cen­tro­de­re­cha tra­di­cio­nal, con el dis­cur­so popu­lis­ta y ultra­con­ser­va­dor de João Doria, per­te­ne­cien­te al Par­ti­do de la Social­de­mo­cra­cia Bra­si­le­ra (PSDB). A pesar de su nom­bre, este es el par­ti­do más impor­tan­te de la cen­tro­de­re­cha neo­li­be­ral bra­si­le­ra y gober­nó Bra­sil por ocho años, entre 1995 y 2002 con Fer­nan­do Hen­ri­que Car­do­so, antí­po­da y ante­ce­sor de Lula.

Eso no impi­dió que Had­dad que­de en segun­do lugar en las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les de 2018, que dis­pu­tó mien­tras Lula esta­ba pre­so. Por su par­te, Doria aban­do­nó el car­go de alcal­de y dis­pu­tó la elec­ción esta­tal ese mis­mo año, sien­do elec­to como gober­na­dor de São Pau­lo a pesar de haber per­di­do en la ciu­dad más gran­de y en la capital.

Bruno Covas, vice de Doria, con­ti­nuó el gobierno asu­mien­do una línea más mode­ra­da, cer­ca­na al cen­tro, algo seme­jan­te a lo que el PSDB hacía a fines de los años 1980, antes de con­ver­tir­se en la opo­si­ción fer­vien­te de Lula, abrien­do la caja de Pan­do­ra de un popu­lis­mo de dere­cha que, a fin de cuen­tas, sir­vió para lle­var a Bol­so­na­ro a la presidencia.

Con la nega­ción de Had­dad a dispu­tar la muni­ci­pa­li­dad de São Pau­lo en 2020, el par­ti­do de Lula esco­gió en mayo, por un peque­ño mar­gen y en un pro­ce­so de pri­ma­rias indi­rec­to, a Jil­mar Tat­to, exdipu­tado fede­ral que tie­ne con­trol elec­to­ral sobre áreas impor­tan­tes de la empo­bre­ci­da Zona Sur de la ciu­dad, pero que es dura­men­te cri­ti­ca­do por ser un frío hom­bre de aparato.

Dada la insa­tis­fac­ción de mili­tan­tes his­tó­ri­cos, inte­lec­tua­les y artis­tas liga­dos al PT con la elec­ción de Tat­to (entre quie­nes pue­de men­cio­nar­se a Cel­so Amo­rin, exmi­nis­tro de Rela­cio­nes Exte­rio­res de Lula, y al icó­ni­co can­tor y escri­tor Chi­co Buar­que), se abrió un nue­vo hori­zon­te para el PSOL. Bou­los ven­ció en las pri­ma­rias del par­ti­do con­tra la dipu­tada fede­ral Sâmia Bom­fim y ganó innu­me­ra­bles apoyos.

La bue­na comu­ni­ca­ción en las redes socia­les com­pen­só el poco espa­cio en la tele­vi­sión que la legis­la­ción pre­vé para los par­ti­dos peque­ños. Fue esta comu­ni­ca­ción cla­ra, fir­me pero dis­ten­di­da, la que hizo que Bou­los se con­vir­tie­ra en una sor­pre­sa en las elec­cio­nes. Lue­go de un ver­da­de­ro due­lo e inter­cam­bio de acu­sa­cio­nes con Cel­so Rus­so­manno, que tenía el apo­yo de Bol­so­na­ro, Bou­los cre­ció duran­te las dos últi­mas sema­nas de la elec­ción y con­si­guió su lugar en la segun­da vuelta.

Los resul­ta­dos del últi­mo domin­go indi­can que el PSOL dupli­có sus votos para la Cáma­ra Muni­ci­pal, aun­que que­dó atrás del PT, que per­dió algu­nos votos pero con­ser­va­rá una mayor can­ti­dad de con­ce­ja­les en un esce­na­rio de gran frag­men­ta­ción par­la­men­ta­ria. Aun así, el par­ti­do de Lula mani­fes­tó su apo­yo al PSOL en la segun­da vuelta.

Con la extre­ma dere­cha fue­ra del jue­go, con la enor­me ale­gría de Lui­za Erun­di­na como vice –que a los 85 años está fir­me y fuer­te en la cam­pa­ña— y jun­to a miles de mili­tan­tes, más que una alcal­día, Bou­los está dispu­tan­do el ima­gi­na­rio de que es posi­ble derro­tar a Bol­so­na­ro y que no es nece­sa­rio que la izquier­da bra­si­le­ra apo­ye a los neo­li­be­ra­les «nor­ma­les» para con­se­guir­lo. En este sen­ti­do, inclu­so si no se cum­ple el des­en­la­ce elec­to­ral que pre­ten­de duran­te las pró­xi­mas dos sema­nas, ya con­si­guió la vic­to­ria que la izquier­da necesitaba.

Tra­duc­ción: Valen­tín Huar­te, para Jaco­bin Amé­ri­ca Latina

Foto: Mídia Ninja

Fuen­te: Jaco­bin­lat /​/​Rebe­lión

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *