Bra­sil. Aná­li­sis del resul­ta­do elec­to­ral ante la segun­da vuelta

Por Jurai­ma Almei­da y Aram Aha­ro­nian. Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 23 de noviem­bre de 2020.

La pri­me­ra vuel­ta de las elec­cio­nes muni­ci­pa­les en Bra­sil fue decep­cio­nan­te para el Par­ti­do de los Tra­ba­ja­do­res (PT), que cayó 32,3% en com­pa­ra­ción con los comi­cios de 2016; malo para las hues­tes del pre­si­den­te Jair Bol­so­na­ro y tam­bién para las izquier­das en tér­mi­nos gene­ra­les, pero exce­len­te para los centroderechistas.

Bol­so­na­ro salió debi­li­ta­do pero por demé­ri­to pro­pio (no por méri­to de la izquier­da), lo que pue­de cam­biar un poco con la segun­da vuel­ta si la izquier­da se impo­ne en varias ciu­da­des impor­tan­tes. Pero ese no es el esce­na­rio más posi­ble. La aten­ción mayor recae hoy sobre la centroderecha.

El PT pasó de 257 alcal­días cua­tro años atrás, a 174 y no eli­gió nin­gún alcal­de en las 96 mayo­res ciu­da­des del país. Los prin­ci­pa­les can­di­da­tos de Bol­so­na­ro y la ultra­de­re­cha no fue­ron elec­tos en la pri­me­ra vuel­ta o ape­nas logra­ron pasa­je para el ballo­ta­ge, inclu­so con muchas dificultades.

Aun con el buen desem­pe­ño de Guilher­me Bou­los (PSOL), en São Pau­lo, y con el pase de Manue­la D’Ávila (PCdoB) para la segun­da ron­da en Por­to Ale­gre, el esce­na­rio no pare­ce bueno para nin­guno de ellos, ya que no par­ten como favo­ri­tos. En Sao Pau­lo es evi­den­te que el PT –que obvió la can­di­da­tu­ra de Fer­nan­do Had­dad- per­dió fren­te al PSOL, y pre­sen­cia el pro­ta­go­nis­mo del líder de los sin­te­cho en la ciu­dad más popu­lo­sa del Brasil.

Entre los diez par­ti­dos que eli­gie­ron más alcal­des, solo dos son de izquier­da: PDT e PSB (en la sép­ti­ma y octa­va posi­cio­nes), mien­tras el MDB, PP, PSD, PSDB, DEM e PL, jun­tos, con­quis­ta­ron el 59,91% de todas las alcal­días. Son los fríos núme­ros de los que cada uno saca sus conclusiones

Dis­tri­bu­ción por partidos.

Son 26 las ciu­da­des capi­ta­les de Esta­do, pero como en Ama­pá la vota­ción no pudo rea­li­zar­se por­que se cor­tó la luz, que­da­ron 25. La dis­per­sión de par­ti­dos pro­gre­sis­tas, socia­lis­tas y patrió­ti­co-popu­la­res favo­re­ció a los can­di­da­tos de la dere­cha y de la oli­gar­quía. Los par­ti­dos que pue­den «cele­brar» vic­to­rias son cua­tro: PT (el más gran­de (mar­xis­ta con corrien­tes pro­gre­sis­tas, tros­quis­tas y tam­bién social­de­mó­cra­tas), PSOL, PCdoB y PDT (nacio­na­lis­ta-popu­lar).

Los can­di­da­tos a alcal­de del Par­ti­do de los Tra­ba­ja­do­res (PT) pasan a segun­da vuel­ta en Vitó­ria y Reci­fe con exce­len­tes vota­cio­nes. En la pri­me­ra, Joao Coser obtu­vo 21% ver­sus el 30% del can­di­da­to dere­chis­ta. En Reci­fe el voto pro­gre­sis­ta se divi­dió entre Mari­lia Arraes del PT con 27% y Joao Cam­pos del Par­ti­do Socia­lis­ta (PSB), con 29%.

En Sao Pau­lo el Par­ti­do Socia­lis­mo y Liber­tad (PSOL) obtu­vo más de 20% con su excan­di­da­to pre­si­den­cial Guilherrme Bou­los, con­tra el 32.5% del alcal­de de «dere­cha» que iba por la reelec­ción. Ambos pasa­ron a segun­da vuel­ta. El ter­cer lugar fue para otra can­di­da­tu­ra de «izquier­da», ya que el PSB no qui­so apo­yar a Bou­los y le qui­tó el 13% de los votos. Es posi­ble pero muy difí­cil que Bou­los gane la segun­da vuelta.

La izquier­da tie­ne tres capi­ta­les esta­da­les «muy pro­ba­bles» de ganar ‑Ara­ca­jú y For­ta­le­za para el Par­ti­do Demo­crá­ti­co Tra­balhis­ta (PDT), here­de­ro del nacio­na­lis­mo popu­lar his­tó­ri­co de Getú­lio Var­gas, y Belém para el PSOL‑, y otras cin­co posi­bles en la segun­da vuel­ta. El res­to de las otras 19 capi­ta­les esta­da­les fue­ron gana­das por fuer­zas reac­cio­na­rias en pri­me­ra vuel­ta, o se dispu­tarán entre dos fuer­zas reac­cio­na­rias en segun­da vuelta.

En Ara­ca­jú Edval­do Noguei­ra arra­só con el 45% y que­dó a poco de ganar en pri­me­ra vuel­ta, con­tra ape­nas el 21% de su más cer­cano com­pe­ti­dor. En For­ta­le­za José Sar­to se impu­so con 35% ver­sus 33% del can­di­da­to reac­cio­na­rio. En Belém el can­di­da­to del PSOL Edmil­son Rodrí­guez pasó a segun­da vuel­ta con todas las de ganar, al obte­ner 34% ver­sus el 23% de su per­se­gui­dor de derecha.

El Par­ti­do Comu­nis­ta (PCdoB) se enfo­có en la cam­pa­ña de su excan­di­da­ta a vice­pre­si­den­ta Manue­la D’avila por la alcal­día de Por­to Ale­gre, pasan­do a segun­da vuel­ta con el 29% con­tra el 31% del can­di­da­to de la oli­gar­quía. Si remon­ta ten­drá la alcal­día de ese impor­tan­te puer­to cla­ve del sur brasileño.

Los par­ti­dos dere­chis­tas que que­dan mejor posi­cio­na­dos en las capi­ta­les esta­da­les son los tra­di­cio­na­les MDB, PSDB, PSD, DEM y PP, en ese orden, aque­llos vie­jos par­ti­dos bur­gue­ses que algu­na vez estu­vie­ron alia­dos con Getú­lio Var­gas o Lula/​Dilma pero que lue­go los trai­cio­na­ron (Michel Temer del MDB era vice de Dil­ma y la derrocó).

A los par­ti­dos explí­ci­ta­men­te bol­so­na­ris­tas (REP, POD, etc), no les fue bien tam­po­co. No con­si­guie­ron armar una base elec­to­ral lo sufi­cien­te­men­te fuer­te para enfren­tar a las maqui­na­rias de los par­ti­dos tra­di­cio­na­les, por lo que no gana­ron nin­gu­na capi­tal estadal.

La eva­lua­ción gene­ral de la elec­ción es mala para el cam­po popu­lar, por­que el ascen­so de Michel Temer y sus oli­go­po­lios no es mejor para el país que el fas­cis­mo de Bol­so­na­ro y los suyos. Lo inquie­tan­te es que la «izquier­da» bra­si­le­ña no logra lle­gar a la mayo­ría del pue­blo y se man­tie­ne en sus reduc­tos his­tó­ri­cos, qui­zá por ideo­lo­gis­mo, o por haber per­di­do la dispu­ta por el con­cep­to de «segu­ri­dad» y orden públi­co en un país lleno de cri­mi­na­li­dad, con­cep­to que es coop­ta­do por las fuer­zas reaccionarias.

Los par­ti­dos de izquier­da con his­to­ria elec­to­ral (PT, PSOL, PCdoB, PSTU, UP, PCO, PCB) suma­ron poco menos de 10 millo­nes y medio de votos, sobre un total de más de 102 millo­nes de sufra­gios váli­dos: cer­ca del 10% de los elec­to­res votó can­di­da­tu­ras del núcleo duro de la izquierda.

Los par­ti­dos que son par­te del núcleo duro y que apo­ya­ron colec­ti­va­men­te el impeach­ment (jui­cio polí­ti­co) a Bol­so­na­ro (PSB, PDT, PROS, Rede, Par­ti­do Ver­de), logra­ron 13 millo­nes de votos para sus can­di­da­tu­ras. Suma­dos izquier­da y cen­troiz­quier­da tota­li­za­ron 23,4 millo­nes de votos, 23% de los sufra­gios válidos.

O sea, que unos 77 millo­nes de per­so­nas (77% de los votos váli­dos) fue­ron para par­ti­dos y can­di­da­tos de la dere­cha y ultraderecha.

En la mayo­ría de las ciu­da­des, lamen­ta­ble­men­te, los can­di­da­tos de izquier­da no uti­li­za­ron sus cam­pa­ñas para nacio­na­li­zar la dispu­ta, seña­la un docu­men­to interno del PT. Se tra­tó no solo de un error polí­ti­co sino tam­bién un equí­vo­co elec­to­ral no apro­ve­char la reac­ción que el gobierno de Bol­so­na­ro reci­be en muchas ciudades,

El des­gas­te del bol­so­na­ris­mo no fue –fun­da­men­tal­men­te- resul­ta­do de una crí­ti­ca pro­ve­nien­te de la izquier­da. ¿Hay tiem­po para corre­gir este error político-estratégico?

La dere­cha

Bra­sil se había cons­ti­tui­do en un labo­ra­to­rio mun­dial para un nue­vo tipo de extre­ma dere­cha. No se tra­ta sólo de una nue­va hege­mo­nía de poder sino de un pro­yec­to de cam­bio de la socie­dad, de una revo­lu­ción cul­tu­ral con­ser­va­do­ra, don­de Jair Bol­so­na­ro, con el apo­yo de Donald Trump, repre­sen­ta­ba un pro­yec­to tran­si­to­rio, con cla­ras ten­den­cias fascistas.

El papel de Bol­so­na­ro en este jue­go de poder pare­cie­ra ser el de dis­trac­tor del mode­lo final que se quie­re impo­ner. Con estas muni­ci­pa­les y en medio de una puja de pode­res son­de se entre­mez­clan dispu­tas entre sec­to­res mili­ta­res, gru­pos empre­sa­ria­les, la igle­sia evan­gé­li­ca e inclu­so la Cor­te Supre­ma de Jus­ti­cia, demos­tró que es descartable.

Ya exis­ten mili­cias arma­das de dere­cha, con el plan de “ucra­ni­zar” el país (tér­mino que ellos uti­li­zan), ante la impo­si­bi­li­dad de gober­nar Bra­sil, en la ten­ta­ti­va de lograr un cam­bio radi­cal a tra­vés de un gol­pe de Esta­do o un cogo­bierno con las mili­cias. La estruc­tu­ra se desa­rro­lla des­de las redes socia­les (you­tu­be, whatsapp, twit­ter), don­de los hijos de Bol­so­na­ro tuvie­ron el con­trol del lla­ma­do “gabi­ne­te del terror”.

En estas elec­cio­nes muni­ci­pa­les, den­tro de la dere­cha mere­ce des­ta­car­se el for­ta­le­ci­mien­to de DEM (Demó­cra­tas, ex Par­ti­do del Fren­te Libe­ral), que en 2016 eli­gió 272 alcal­des y este año alcan­zó los 450. El DEM tie­ne con Rodri­go Maia la pre­si­den­cia de Dipu­tados y con Davi Alco­lum­bre la del Sena­do, ade­más de coman­dar los minis­te­rios de Agri­cul­tu­ra y Ciudadanía.

Jun­to al cre­ci­mien­to de DEM se da la caí­da de los “tuca­nos” del Par­ti­do de la Social Demo­cra­cia Bra­si­le­ña (PSDB), que a pesar de lograr la mayor can­ti­dad de alcal­des en las prin­ci­pa­les ciu­da­des, ape­nas man­tu­vo 486 en 2020 con­tra las 805 de cua­tro años antes.

En 2018, la Ope­ração Lava-Jato masa­cró el cen­tro polí­ti­co y Geral­do Alck­min, tuvo el peor desem­pe­ño de un can­di­da­to tucano a la Pre­si­den­cia des­de 1994, al obte­ner menos de 5% dos votos váli­dos. Aho­ra, el men­sa­je cen­tro­de­re­chis­ta de las urnas, posi­bi­li­ta que reto­me pro­ta­go­nis­mo en 2022.

Este éxi­to segu­ra­men­te refor­za­rá la depen­den­cia del Bol­so­na­ro de los par­ti­dos que inte­gran, en el Par­la­men­to, el lla­ma­do Cen­trão. Pero nada habla de una bue­na alqui­mia entre DEM y el PSDB, mien­tras Rodri­go Maia con­ver­sa con Luciano Huck, empre­sa­rio, pre­sen­ta­dor tele­vi­si­vo de la red O Glo­bo y poten­cial can­di­da­to a la pre­si­den­cia, quien tra­ba­ja en la con­for­ma­ción de gru­pos polí­ti­cos finan­cia­dos por empre­sa­rios para reno­var los cua­dros de repre­sen­ta­ción del lla­ma­do cen­tro liberal.

Hay can­di­da­tu­ras vin­cu­la­das y defen­so­ras del bol­so­na­ris­mo en varios par­ti­dos polí­ti­cos, ante la inca­pa­ci­dad de Bol­so­na­ro de deli­near una tác­ti­ca nacio­nal uni­ta­ria. Pero tam­bién, fue que varios can­di­da­tos de la dere­cha y ultra­de­re­cha se abs­tu­vie­ron de vin­cu­lar­se explí­ci­ta­men­te al pre­si­den­te, aun estan­do orgá­ni­ca­men­te e ideo­ló­gi­ca­men­te sin­to­ni­za­dos con el régimen.

Los par­ti­dos tra­di­cio­na­les de la dere­cha (MDB, DEM, PSDB, PSD, PP y simi­la­res) logra­ron el mayor núme­ro de alcal­des y alcal­de­sas, de con­ce­ja­les y con­ce­ja­las y, obvia­men­te, el mayor núme­ro de votos. El MDB –fun­da­do en la dic­ta­du­ra mili­tar- y el PSDB per­die­ron un gran núme­ro de votos, mien­tras el DEM, el Par­ti­do Pro­gre­sis­tas (PP, ex Alian­za Reno­va­do­ra Nacio­nal, ARENA) y el Par­ti­do Social Demo­crá­ti­co (PSD) crecieron.

La izquier­da … y los números

En un Bra­sil jaquea­do por el coro­na­vi­rus, la cri­sis eco­nó­mi­ca, social y sani­ta­ria, y gober­na­do por el ultra­de­re­chis­ta Jair Bol­so­na­ro y su cohor­te de mili­ta­res y gran­des empre­sa­rios ben­de­ci­dos por Washing­ton, el aba­ni­co pro­gre­sis­ta se mos­tró frac­cio­na­do en la ante­sa­la de las pre­si­den­cia­les de 2022.

“No hay uni­dad en la izquier­da. Cada uno va a la suya”, según Car­los Siquei­ra, pre­si­den­te del Par­ti­do Socia­lis­ta Bra­si­le­ño (PSB), sin­te­ti­zan­do el inten­to frus­tra­do de seis par­ti­dos de uni­fi­car los dis­cur­sos en con­tra de Bol­so­na­ro en las muni­ci­pa­les. “Tene­mos con­ver­gen­cias de pen­sa­mien­tos, pero con rela­ción a la dispu­ta elec­to­ral, no con­se­gui­mos unir­nos”, apun­tó Lucia­na San­tos, pre­si­den­ta del PCdoB.

Entre los moti­vos que impi­die­ron for­jar esa alian­za con­tra Bol­so­na­ro fue­ron el desin­te­rés del PT de renun­ciar a su hege­mo­nía en la opo­si­ción, las dispu­tas polí­ti­cas inter­nas en cada muni­ci­pio y la preo­cu­pa­ción de las for­ma­cio­nes más peque­ñas por tener una base de apo­yo pro­pia para las legis­la­ti­vas de 2022, cuan­do aumen­ta­rá el míni­mo de votos nece­sa­rios para seguir exis­tien­do como partido.

Es que sólo reci­bi­rán finan­cia­ción públi­ca y publi­ci­dad gra­tui­ta aque­llos que con­si­gan un 2% de los votos váli­dos a nivel nacio­nal en un ter­cio de los Esta­dos, con un míni­mo del 1% en cada uno, o con­si­gan al menos 11 dipu­tados dis­tri­bui­dos en nue­ve Estados.

Del total de los votos de la izquier­da y cen­troiz­quier­da en las muni­ci­pa­les del domin­go 15, el PT obtu­vo casi 7 millo­nes de sufra­gios (66% del total), el PSOL tuvo 2.236.273 (21%), el PCdoB 1.184.609 (11%) y los demás par­ti­do suma­dos se que­da­ron con cer­ca del tres por cien­to de los votos. El PT logró en pri­mer vuel­ta 174 alcal­días, el PSOL cua­tro y el PCdoB 45.

De las 57 en dispu­ta para la segun­da vuel­ta, el PT dispu­tará 15, el PCdoB Por­to Ale­gre y el PSOL dos, Belén y Sao Paulo.

Para los ana­lis­tas inter­nos del PT, la eva­lua­ción del exmi­nis­tro de Jus­ti­cia Ser­gio Moro y por los medios hege­mó­ni­cos (y tam­bién pro­gre­sis­tas), sobre el sur­gi­mien­to de una izquier­da alter­na­ti­va al PT no encuen­tra su jus­ti­fi­ca­ción al menos en los núme­ros de la pri­me­ra vuel­ta, lo que no sig­ni­fi­ca que el par­ti­do de Lula no enfren­te gran­des problemas.

El pro­ble­ma es mayor: la reduc­ción de los votos de la izquier­da. En 2012 el PT, el PSOL y el PCdoB con­quis­ta­ron –suma­dos- 21.688.830 votos; en 2016 baja­ron a 10.883.557 y en este 2020 los tres par­ti­dos ape­nas suma­ron 10.392.018 votos. O sea, no hubo trans­fe­ren­cia de votos del PT hacia otros par­ti­dos progresistas.

Obvia­men­te, la reno­va­ción de la izquier­da no pasa (sólo) por los pro­ce­sos elec­to­ra­les, sino de la movi­li­za­ción social, la cla­ri­dad ideo­ló­gi­ca, el tra­ba­jo de y con las bases y los millo­nes de des­em­plea­dos, también.

Aho­ra, que­da espe­rar las sor­pre­sas que pue­da depa­rar la segun­da vuel­ta del domin­go 29 de noviembre.

Almei­da es inves­ti­ga­do­ra bra­si­le­ña, ana­lis­ta aso­cia­da al Cen­tro Lati­no­ame­ri­cano de Aná­li­sis Estra­té­gi­co. Aha­ro­nian es perio­dis­ta y comu­ni­có­lo­go uru­gua­yo, fun­da­dor de Tele­sur. Pre­si­de la Fun­da­ción para la Inte­gra­ción Lati­no­ame­ri­ca­na (FILA) y diri­ge el Cen­tro Lati­no­ame­ri­cano de Aná­li­sis Estra­té­gi­co (CLAE)

Fuen­te: estra​te​gia​.la

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *