Argen­ti­na. La car­ta de la denun­cian­te de Alpe­ro­vich, a un año de su denuncia

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 23 de noviem­bre de 2020. 

A un año de la denun­cia por abu­so sexual con­tra el sena­dor José Alpe­ro­vich, la denun­cia­te envió una car­ta públi­ca don­de rela­ta los nulos avan­ces de la Jus­ti­cia para inves­ti­gar al ex gober­na­dor tucumano. 

Repro­du­ci­mos carta:

“¡Aquí estoy! Ha pasa­do un año. Sigo espe­ran­do, día a día, res­pues­tas, inves­ti­ga­cio­nes serias, medi­das, jus­ti­cia. Y mien­tras espe­ro, acu­mu­lo demo­ras poco pro­fe­sio­na­les. Y mien­tras acu­mu­lo esas demo­ras miro a mi alre­de­dor y advier­to que ni el horror que me tocó vivir, ni los infier­nos que atra­vie­san miles de muje­res y niñas son sufi­cien­tes para que tra­ten las cau­sas con la res­pon­sa­bi­li­dad y debi­da dili­gen­cia que mere­cen. Me aler­ta y me asus­ta, por­que nos están matan­do. Me para­li­za el hecho de que para este sis­te­ma, que nos “repre­sen­ta” y nos “pro­te­ge”, la muer­te no sig­ni­fi­que un lími­te sino más bien una cons­tan­te. ¿Aca­so la muer­te no es un límite?

Cuan­do deci­dí hacer mi denun­cia sen­tí que era una lucha entre la vida y la muer­te que oca­sio­na el silen­cio, como una enfer­me­dad ter­mi­nal. Ele­gí la vida. Estar bien des­pués de vivir expe­rien­cias trau­má­ti­cas es un tra­ba­jo dia­rio y minu­cio­so por lo que hoy, ante todo, cele­bro la deter­mi­na­ción de denun­ciar y res­pe­to pro­fun­da­men­te mi pro­ce­so y mis avan­ces. Una mujer que des­cu­brió su voz sabe que el silen­cio es asfi­xia y lucha por no vol­ver nun­ca más a esos luga­res de oscu­ri­dad y dolor. Recu­pe­rar­se es difí­cil, no es esta­ble ni cons­tan­te. Tam­po­co hay una fór­mu­la mágica.

Ir a la Jus­ti­cia repre­sen­ta un ver­da­de­ro desa­fío, en el que expe­ri­men­té un vér­ti­go estre­me­ce­dor que logré ali­viar con la tem­plan­za que me otor­ga la cer­te­za de la ver­dad. Así entien­do mi valen­tía, la cual me impul­sa a defen­der­me a pesar del espan­to de lo atra­ve­sa­do y de lo que gene­ra estar fren­te a un sis­te­ma que inti­mi­da, con­tan­do con lujo de deta­lles los abu­sos a los que fui sometida.

Reco­no­cer el valor y la impor­tan­cia de acu­dir a la Jus­ti­cia no me hace ser obse­cuen­te con la reali­dad impe­ran­te. Exis­te una pro­fun­da incohe­ren­cia en el sis­te­ma, que nos hace sen­tir libres al denun­ciar pero nos some­te y nos expo­ne a una len­ta ago­nía de silen­cios y demo­ras. Me resul­ta per­ver­so y con­tra­dic­to­rio. A un año de mi denun­cia quie­ro dar cuen­ta de las des­via­cio­nes, con­tra­tiem­pos y demo­ras que las cau­sas atra­vie­san, accio­nes que hacen que 365 días des­pués con­ti­núe en el pun­to de inicio.

Denun­cié penal­men­te a José Alpe­ro­vich por hechos de vio­len­cia sexual, físi­ca y psi­co­ló­gi­ca con­tra mi per­so­na, ocu­rri­dos tan­to en Bue­nos Aires como en Tucu­mán des­de diciem­bre de 2017 has­ta mayo de 2019. Al día de la fecha mi cau­sa aún no tie­ne defi­ni­da su com­pe­ten­cia, cabe acla­rar que las denun­cias son dis­tin­tas por eso su asen­ta­mien­to en cada juris­dic­ción según corres­pon­da. En ese mar­co, asis­tí a dos ins­tan­cias de rati­fi­ca­ción en las que decla­ré 4hs ante la fis­ca­la Reuter y el juez Mag­gio en Tucu­mán y 5hs en Bue­nos Aires ante el juez Rap­pa, segui­do a ello me puse a ente­ra dis­po­si­ción de la Jus­ti­cia para avan­zar según me requieran.

Tras cara­tu­lar las cau­sas se deter­mi­nó el ini­cio de las inves­ti­ga­cio­nes corres­pon­dien­tes en cada juz­ga­do con pla­zos deter­mi­na­dos has­ta tan­to la Cor­te Supre­ma de la Nación deci­die­ra sobre el asun­to de la com­pe­ten­cia, ante el impe­di­men­to de los jue­ces a car­go en ins­tan­cias ante­rio­res de defi­nir don­de sería tra­ta­da mi causa.

En Tucu­mán la inves­ti­ga­ción nun­ca estu­vo liga­da a la cro­no­lo­gía de los hechos que denun­cié, lo cual me resul­ta lla­ma­ti­vo y preo­cu­pan­te. Asis­tí a dos audien­cias en mi pro­vin­cia. La Jus­ti­cia se dedi­có a inda­gar a los tes­ti­gos de la defen­sa sobre cues­tio­nes vin­cu­la­das a la supues­ta cons­pi­ra­ción polí­ti­ca que inten­tó ins­ta­lar José Alpe­ro­vich, quien ade­más solo se pro­nun­ció públi­ca­men­te para ampliar sus licen­cias en el Sena­do y men­tir que la cau­sa avan­za­ba a su favor.

En el caso de Bue­nos Aires, esti­mo que la inves­ti­ga­ción está dada acor­de a lo decla­ra­do ya que al menos allí acu­dí a una ins­tan­cia de ins­pec­ción ocu­lar orde­na­da por el juez en el lugar de los hechos. Sin embar­go, no cuen­to con mayor infor­ma­ción ni ten­go acce­so a los deta­lles de la cau­sa. Suma­do a ese des­alen­ta­dor pano­ra­ma gene­ral y atra­ve­sa­do por una pan­de­mia que sir­vió de excu­sa para dete­ner­se aún más, reci­bí como últi­ma nove­dad la noti­cia de la sus­pen­sión de los pla­zos de las inves­ti­ga­cio­nes judi­cia­les en Tucu­mán has­ta tan­to la Cor­te Supre­ma de la Nación se expi­die­ra res­pec­to al asun­to de la jurisdicción.

Asu­mí los cos­tos mate­ria­les, físi­cos y emo­cio­na­les de todo este difí­cil pro­ce­so por el cual nun­ca ima­gi­né atra­ve­sar. Este pano­ra­ma de esca­sos avan­ces me hace sen­tir pos­ter­ga­da y mi repa­ra­ción está en jue­go. Pue­do resar­cir­me en lo per­so­nal y expe­ri­men­tar pro­fun­dos avan­ces pero exi­jo al Esta­do que asu­ma su impli­can­cia en mi repa­ra­ción inte­gral, por su obli­ga­ción de impar­tir jus­ti­cia. Lo per­so­nal es colec­ti­vo y el Esta­do es responsable.

Mi denun­cia es con­si­de­ra­da como un hie­rro calien­te por muchas de las per­so­nas a car­go, lo cual evi­den­cia su con­di­ción de pro­ble­má­ti­ca social ¿Por qué en estos casos exis­te una cla­ra vul­ne­ra­ción al dere­cho a la inti­mi­dad? ¿Es nece­sa­rio dar a cono­cer los deta­lles minu­cio­sos de una cau­sa para infor­mar? Pido a la Jus­ti­cia que se res­pon­sa­bi­li­ce en garan­ti­zar la pri­va­ci­dad del tra­ta­mien­to de las cau­sas para evi­tar la revic­ti­mi­za­ción mediá­ti­ca. Cual­quier fil­tra­ción de los deta­lles de mi decla­ra­ción resul­ta de su res­pon­sa­bi­li­dad e incum­ben­cia. No se tra­ta de una acti­tud capri­cho­sa sino moral y bási­ca de garan­tía. Vul­ne­rar mi dere­cho a res­guar­dar mi inti­mi­dad me daña y me revic­ti­mi­za. La gra­ve­dad radi­ca en que se expo­ne una vez más a mi per­so­na a tra­vés del rela­to de los hechos que en car­ne pro­pia atra­ve­sé y que no corres­pon­de que tomen esta­do públi­co, no es nece­sa­rio que todo el mun­do conoz­ca en deta­lle el infierno que pasé. La sen­sa­ción es que me vuel­ven a poner en el lugar de víc­ti­ma, vuel­vo a cada esce­na, a cada hecho. Las con­se­cuen­cias no tie­nen que seguir sien­do para mí, soy una mujer que lucha a dia­rio por sanar­me y recons­truir­me. Los hechos están expues­tos en don­de deben estar, denun­ciar legal­men­te es dejar en manos de quién corres­pon­de dicha infor­ma­ción. Pido sim­ple­men­te res­pe­to. Como socie­dad tene­mos que apren­der a tra­tar los casos con pers­pec­ti­va de géne­ro; empa­ti­zar, tomar posi­ción, apo­yar, no tie­ne que ser a tra­vés de revi­vir el horror de una per­so­na. Pon­ga­mos la mira­da en don­de corresponde.

No nece­si­ta­mos una socie­dad con ham­bre de dolor y deba­te de lo que nos pasó. Nos esta­mos murien­do o nos están ase­si­nan­do ¿No es un lími­te? El dere­cho a la vida es un dere­cho fun­da­men­tal y debe­ría estar garan­ti­za­do, ¿es mucho pedir garan­tía a una vida libre de vio­len­cia? Si denun­cia­mos es por­que lo vivi­mos, ¿cree­mos como socie­dad que una per­so­na se expon­dría a seme­jan­te mons­truo­si­dad que sig­ni­fi­ca denun­ciar deli­tos de este tipo de mala fe? Luche­mos por una socie­dad con ham­bre de jus­ti­cia, de empa­tía, de ser capaz de decir las cosas que suce­den a dia­rio y poner a los abu­sa­do­res y femi­ci­das en su lugar.

No quie­ro ser más la víc­ti­ma aver­gon­za­da, sen­tir­se así supo­ne estar opri­mi­da por par­ti­da doble, pri­me­ro por lo que ocu­rrió y segun­do por la sen­sa­ción de poca valía que lo suce­di­do deja en una. Ocul­tar en for­ma de secre­to me con­vir­tió en una víc­ti­ma, sola con mi sufri­mien­to. Temer que la ver­dad se sepa fue mi con­de­na, rom­per el silen­cio, mi sal­va­ción. Cuan­do logré la for­ta­le­za sufi­cien­te para decir la ver­dad, me comen­cé a libe­rar del horror que me tenía como rehén. Ya no soy una víc­ti­ma, hoy me sien­to una denun­cian­te. En el modo en como reac­ciono a lo que me suce­dió encuen­tro mi supera­ción. Hacer es trans­for­mar­se. Denun­ciar fue libe­rar­me. Hoy cele­bro y reco­noz­co en ese difí­cil pro­ce­so el bien­es­tar y la mejo­ría que cada día expe­ri­men­to y me con­fir­man que callar no es para mí nun­ca más una opción de vida.

A las víc­ti­mas de vio­len­cia de géne­ro quie­ro hablar­les des­de mi vívi­da expe­rien­cia y decir­les que denun­ciar repre­sen­ta una ver­da­de­ra opor­tu­ni­dad de sana­ción inter­na y per­so­nal, más allá de los resul­ta­dos y de las dila­cio­nes a las que nos expo­ne­mos, por­que no ter­mi­na allí, sino que comien­za una nue­va eta­pa de la lucha pero con total con­vic­ción y sen­sa­ción de que no estás nun­ca más sola, con mucho ali­vio de la car­ga, de la ver­güen­za, de la cul­pa trans­fe­ri­da y del horror.

Es por eso que más allá de las incon­gruen­cias del sis­te­ma, estoy con­ven­ci­da de que denun­ciar me hizo bien. “Bien”, una sim­ple pala­bra que duran­te mucho tiem­po no pude usar ni sen­tir natu­ral­men­te. Tran­si­tar este pro­ce­so me devol­vió la vida. Vol­ví a sen­tir, vol­ví a reír­me, encon­tré la feli­ci­dad en vol­ver a tener pro­ble­mas coti­dia­nos, reco­nec­té con mi entorno, mi casa, mi fami­lia, vol­ví a tra­ba­jar con entu­sias­mo, a con­cen­trar­me para estu­diar, a dis­fru­tar de la vida y ver el vaso medio lleno. Logré un ver­da­de­ro cam­bio en la pers­pec­ti­va del mirar, aho­ra no todo es des­es­pe­ran­za. Atra­ve­sar un desier­to de dolor nos ense­ña a dar­le a las cosas su ver­da­de­ra dimen­sión. Así, reto­mé mi vida, mien­tras reco­rro este camino de incer­ti­dum­bre, pro­fun­di­dad y resi­lien­cia. Por eso me cele­bro y me sien­to una mujer libre y des­po­ja­da del peso de mucho pade­ci­mien­to y dolor aun­que muy cons­cien­te y res­pe­tuo­sa de todo lo que esto impli­ca y requie­re de mane­ra per­ma­nen­te de mi ener­gía físi­ca, psí­qui­ca y emocional.

El tiem­po nos apre­mia, los abu­sa­do­res siguen res­pon­dien­do igual, la polí­ti­ca sigue res­pon­dien­do igual, la Jus­ti­cia sigue res­pon­dien­do igual, en este mar­co de indi­fe­ren­cia las muje­res No pode­mos res­pon­der igual, segui­mos lamen­tan­do atro­pe­llos, abu­sos y ase­si­na­tos. El lema de nues­tra lucha se ve vul­ne­ra­do por­que cada día la vio­len­cia de géne­ro impe­ran­te con­tri­bu­ye a que sea­mos menos, vio­len­cia que devie­ne no solo de quie­nes nos abu­san o nos matan sino de aque­llos que no hacen su tra­ba­jo como corres­pon­de, los que nos dejan solas, no nos defien­den, nos expo­nen, nos demo­ran, se corrom­pen. Vio­len­cia coti­dia­na que nos exi­ge que este­mos aler­ta en todos nues­tros con­tex­tos vin­cu­la­res. Nos til­dan de locas y en detri­men­to de eso la jus­ti­cia nos peri­cia pri­me­ro a noso­tras y no a los acu­sa­dos. Somos las exa­ge­ra­das, las pro­vo­ca­ti­vas, las que nos la bus­ca­mos. Nos cues­tio­nan el tiem­po que nos lle­va ani­mar­nos a hablar, ¿por qué mejor no nos cues­tio­na­mos como socie­dad el tiem­po que tar­dan en defen­der­nos y las con­se­cuen­cias irre­ver­si­bles que esas demo­ras oca­sio­nan? Sea­mos “locas”, “exa­ge­re­mos”, ten­ga­mos mie­do, no calle­mos nada, con­fie­mos en la per­cep­ción del dolor, de lo que está mal, de lo que nadie debe hacer­nos y por sobre todo en la reali­dad que nos mues­tra a dia­rio como nos siguen vul­ne­ran­do y asesinando.

¡Aquí estoy! Ha pasa­do un año, e insis­to por­que estoy acá. Por las que callan, por las que no y no fue­ron escu­cha­das, por las que aun muer­tas no encuen­tran un lími­te a la vio­len­cia, a la expo­si­ción y vul­ne­ra­ción a la que nos enfren­ta­mos a dia­rio, por­que ya es tar­de, por­que ya no sir­ve, por­que ya no están. Por­que la muer­te no es un lími­te. El Esta­do es responsable.”

Fuen­te: AnRed

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *