Pen­sa­mien­to crí­ti­co. Debi­li­da­des, desa­fíos y vic­to­rias electorales

Por Adal­ber­to San­ta­na. Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 22 de noviem­bre de 2020.

En Amé­ri­ca Lati­na y el Cari­be siguen desa­rro­llán­do­se una serie de trans­for­ma­cio­nes hacia el espec­tro polí­ti­co de la lla­ma­da izquier­da lati­no­ame­ri­ca­na. Así lo con­fir­man los más recien­tes comi­cios que se han rea­li­za­do en paí­ses lati­no­ame­ri­ca­nos como tam­bién los mani­fies­tos gobier­nos que pro­fun­di­zan sus polí­ti­cas pro­gre­sis­tas en la región y que se iden­ti­fi­can con esas alter­na­ti­vas fren­te al mode­lo neo­li­be­ral que vive en una fase de mayor decadencia.

Esta situa­ción sin embar­go, tam­bién gene­ra con­vul­sas reac­cio­nes de los sec­to­res tra­di­cio­na­les de las dere­chas regio­na­les. Inclu­so estas pos­tu­ras y cri­sis con­ser­va­do­ras coin­ci­den con las pos­tu­ras deca­den­tes y de la ultra­de­re­cha esta­dou­ni­den­se repre­sen­ta­da por el pre­si­den­te Donald Trump y el espec­tro polí­ti­co de esas exiguas fuer­zas que esos sec­to­res del poder impe­rial representan. 

Esta situa­ción es la que a nues­tro jui­cio ha crea­do las mejo­res con­di­cio­nes para el aplas­tan­te triun­fo elec­to­ral del can­di­da­to del Movi­mien­to al Socia­lis­mo (MAS), Luis Arce Cota­co­ra, en Boli­via, quien arro­lló con más del 55.1 del elec­to­ra­do el pasa­do 18 de octu­bre de 2020. Comi­cios en los que el triun­fo del socia­lis­mo boli­viano fue tam­bién con­tun­den­te para los car­gos de sena­do­res y dipu­tados del Esta­do Plu­ri­na­cio­nal de Boli­via. Es así como se mos­tró que a pesar del gol­pe de Esta­do gene­ra­do en noviem­bre de 2019 con­tra el pre­si­den­te Evo Mora­les, en ese her­mano país sud­ame­ri­cano, se puso en evi­den­cia que la corre­la­ción de fuer­zas era y es muy favo­ra­ble a las fuer­zas pro­gre­sis­tas loca­les, e inclu­so regionales. 

Situa­ción que tam­bién puso en evi­den­cia la debi­li­dad de los gru­pos y par­ti­dos con­ser­va­do­res que de nin­gu­na mane­ra pudie­ron capi­ta­li­zar el supues­to des­con­ten­to que pre­go­na­ban los medios infor­ma­ti­vos boli­via­nos e inter­na­cio­na­les. Coyun­tu­ra que si bien fue más que favo­ra­ble para las fuer­zas pro­gre­sis­tas, fue tam­bién des­fa­vo­ra­ble en el mis­mo sen­ti­do para la reac­ción y el gol­pis­mo boli­viano en un mis­mo con­tex­to don­de iba cre­cien­do la des­com­po­si­ción de su sus­ten­to inter­na­cio­nal como era la can­di­da­tu­ra de Trump y del movi­mien­to de pro­tes­ta en los mis­mos EU. Es decir, la cri­sis polí­ti­ca que se gene­ra­ba en el impe­rio, a su vez cola­bo­ra­ba para dar­le más fuer­za al movi­mien­to insur­gen­te en Bolivia.

Sin embar­go, tam­bién hay que com­pren­der que si el tiem­po que gobierno Evo Mora­les fue una cons­tan­te acu­mu­la­ción de fuer­zas para el MAS, es tam­bién un perio­do en que la izquier­da lati­no­ame­ri­ca­na avan­za­ba con sus fuer­zas motri­ces e inclu­so con sus debi­li­da­des ideo­ló­gi­cas, don­de la pro­pa­gan­da mediá­ti­ca de los sec­to­res con­ser­va­do­res bus­ca­ban debi­li­tar polí­ti­ca­men­te al pro­yec­to socia­lis­ta boliviano.

En todo este espec­tro, con­vie­ne con­si­de­rar que para alcan­zar este desa­rro­llo polí­ti­co, las luchas del pue­blo boli­viano, acu­mu­la­ban una serie de ante­ce­den­tes que le daban fuer­za al pro­yec­to eman­ci­pa­dor. Por ejem­plo, pen­se­mos que uno de los fun­da­do­res del MAS fue Filo­meno Esco­bar (1934−1917) diri­gen­te y acti­vis­ta obre­ro boli­viano, de for­ma­ción mar­xis­ta que: “Se for­jó en los sin­di­ca­tos y en el trots­kis­mo duran­te 40 años, y
des­pués de esa expe­rien­cia cues­tio­nó la esen­cia de la izquier­da en Boli­via”(…) “Para él (File­món), la izquier­da boli­via­na se carac­te­ri­za por copiar ‑en la for­ma más orto­do­xa- las revo­lu­cio­nes inter­na­cio­na­les (…). Lo que no se com­pren­dió, dijo, que el pro­le­ta­ria­do en Boli­via tie­ne ori­gen en la civi­li­za­ción andi­na-ama­zó­ni­ca, que hace fuer­za por la com­ple­men­ta­rie­dad y no por la con­fron­ta­ción” (https://rimaypampa.com/la-praxis-pedagogica-politica‑e/).

A la par el mis­mo dis­cur­so con­fron­ta­ti­vo y des­pia­da­do de la dere­cha boli­via­na, (por ejem­plo el de la ex pre­si­den­ta de fac­to Jani­ne Añez Chá­vez y del ex can­di­da­to Luis Fer­nan­do Car­mo­na, fue­ron diri­gi­dos a una mino­ría de boli­via­nos, los cua­les des­pre­cian las cul­tu­ras y a los pue­blos andi­nos. Esos seg­men­tos de las cla­ses ricas y medias boli­via­nas, ni siquie­ra quie­ren o inten­tan hablar las len­guas ori­gi­na­rias de su país. Es decir, tie­ne una rup­tu­ra cul­tu­ral con la mayo­ría de la pobla­ción. En otras pala­bras, cuan­do los diri­gen­tes del MAS cop­ta­ron al grue­so del pue­blo indí­ge­na y popu­lar boli­viano, garan­ti­za­ron la vic­to­ria de la can­di­da­tu­ra de Luis Arce Cota­co­ra y de su can­di­da­to a vice­pre­si­den­te, David Cho­quehuan­ca. Dos ex minis­tros del gobierno de Evo Mora­les. El pri­me­ro de Eco­no­mía y Finan­zas y el segun­do canciller. 

En todo este con­tex­to, las futu­ras elec­cio­nes par­la­men­ta­rias que se ave­ci­nan en la región espe­cial­men­te en Vene­zue­la (6 de diciem­bre de 2020), están ya reci­bien­do las ofen­si­vas de la dere­cha local, regio­nal y mun­dial para tra­tar de empa­ñar la ima­gen de otro con­tun­den­te triun­fo del Par­ti­do Socia­lis­ta Uni­fi­ca­do de Vene­zue­la (PSUV) y sus alia­dos. Su apues­ta por el auto­de­sig­na­do pre­si­den­te, “Juan Guai­dog”, es un car­tu­cho que­ma­do que sin embar­go quie­ren seguir sacán­do­le pólvora.

Un triun­fo más de las izquier­das cari­be­ñas, pero menos nota­ble fue el de la elec­ción que lle­vó de nue­va cuen­ta a rati­fi­car como man­da­ta­rio a Ralph Gon­sal­ves en San Vicen­te y las Gra­na­di­nas, con triun­fo del Par­ti­do Labo­ris­ta de Uni­dad (ULP). Enti­dad par­ti­da­ria que por quin­ta vez vuel­ve a triun­far en los comi­cios de ese archi­pié­la­go cari­be­ño, don­de obtu­vo 9 de los 15 esca­ños en dispu­ta el pasa­do 5 de noviembre. 

La ola pro­gre­sis­ta en Amé­ri­ca Lati­na y el Cari­be, sin duda sigue ade­lan­te y tie­ne más futu­ro de vic­to­rias elec­to­ra­les que las dere­chas lati­no­ame­ri­ca­nas. Para abril de 2021 en Perú se rea­li­za­rán nue­vas elec­cio­nes pre­si­den­cia­les, no hay que des­car­tar a las izquier­das de ese país andino que sumen sus fuer­zas y capi­ta­li­cen el des­con­ten­to popu­lar a su favor. Segu­ro que si logran avan­zar en ese obje­ti­vo, será otro triun­fo con­tun­den­te de las fuer­zas popu­la­res y de las izquier­das perua­nas emu­lan­do a lo rea­li­za­do en Bolivia. 

Fuen­te: TeleSUR

Foto: ABI

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *