Nación Mapu­che. Pró­xi­mo eclip­se solar. La cos­mo­vi­sión advier­te el anun­cio de un des­equi­li­brio en el terri­to­rio: «¿Pue­des vol­ver a vivir, Sol Anciano?»

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 22 de noviem­bre de 2020

(Ilus­tra­ción Rocío Griffin)

Se acer­ca el publi­ci­ta­do eclip­se y más allá de la pro­mo­ción turís­ti­ca en la que se han embar­ca­do los gobier­nos, exis­te una señal que debe ser escu­cha­da: la visión mapu­che advier­te el anun­cio de un des­equi­li­brio en el territorio.

Con­tun­den­te ejem­plo del anta­go­nis­mo que exis­te entre la cul­tu­ra mapu­che y la hege­mó­ni­ca en Occi­den­te, el pró­xi­mo eclip­se solar cae­rá lunes y si bien podrá adver­tir­se des­de bue­na par­te de Suda­mé­ri­ca, la zona de máxi­ma será una fran­ja que inclui­rá San Anto­nio Este, Las Gru­tas, Val­che­ta, Minis­tro Ramos Mexía, Sie­rra Colo­ra­da, Pie­dra del Águi­la, Pucón y Villarrica.

Según anti­ci­pan los cien­tí­fi­cos, la Luna oscu­re­ce­rá com­ple­ta­men­te al Sol por el lap­so de 2 minu­tos y 10 segun­dos, entre las 13:05 y 13:25. Ade­más del inte­rés de espe­cia­lis­tas, des­pier­ta expec­ta­ti­vas des­de el pun­to de vis­ta eco­nó­mi­co, ya que varias loca­li­da­des rio­ne­gri­nas, neu­qui­nas y chi­le­nas aguar­dan capi­ta­li­zar la curio­si­dad de miles de visi­tan­tes para sumar algo de oxí­geno que pue­da mode­rar la asfi­xia pandémica. 

Pero para la mane­ra mapu­che de ver las cosas, esta­re­mos fren­te a un des­equi­li­brio que anun­cia­rá nue­vas tra­ge­dias. La expe­rien­cia recien­te argu­men­ta a su favor.

La fran­ja de máxima

Los eclip­ses son acon­te­ci­mien­tos nega­ti­vos para la cul­tu­ra mapu­che. Tan­to los de Luna como de Sol son reci­bi­dos por los ancia­nos y ancia­nas con mucha preo­cu­pa­ción por­que según inter­pre­tan, anun­cian suce­sos funes­tos. Cada vez que acon­te­cen, la socie­dad mapu­che toma nota por­que nada bueno se apro­xi­ma. En el libro “Wenu­ma­pu. Astro­no­mía y cos­mo­lo­gía mapu­che” (Ocho­li­bros 2014), que tie­ne como auto­res a Gabriel Pozo Mena­res y Mar­ga­ri­ta Canio Llan­qui­nao, hay varios tes­ti­mo­nios al respecto.

Si bien la mayo­ría del “tra­ba­jo de cam­po” se con­cre­tó del lado actual­men­te chi­leno, tam­bién par­ti­ci­pa­ron de las con­sul­tas inte­gran­tes de las comu­ni­da­des Chiu­qui­lihuin, Auca­pan y Nahuel­ma­pu (Neu­quén) y de Cha­cay Hua­rru­ca, Coli­to­ro y Kurü­ma­wi­za (Río Negro). Para los auto­res, los eclip­ses son cla­ra­men­te “un fenó­meno nega­ti­vo que se pre­sen­ta cada cier­to tiem­po”, cuan­do se tra­ta de la Luna. Según el sec­tor terri­to­rial de que se tra­te, tales fenó­me­nos se deno­mi­nan en cas­te­llano “Luna que se mue­re”; “Luna que vie­nen a tapar­la”; “Luna que se oscu­re­ce” o “Luna que se oscu­re­ce len­ta­men­te”. En defi­ni­ti­va, “cuan­do ocu­rre esto, pro­vo­ca mucha deses­pe­ra­ción, llan­tos y se reac­cio­na con roga­ti­vas”, seña­la la investigación.

Wenu­ma­pu

En 2008, Juan Canio, de la comu­ni­dad Kusa­ko, apor­tó que des­pués de pro­du­cir­se la ano­ma­lía, “si más o menos den­tro de un año pasa un terre­mo­to o un tem­blor, ahí uno dice ‘fue por el eclip­se’ […] ‘Algo malo va a pasar’, dicen; algo malo, no se sabe qué pue­de pasar, pue­de ser un terre­mo­to, erup­ción o gue­rra. En fin, pero ‘anun­cia algo’, dicen. Va a pasar den­tro de un par de años, un año o antes […] Es un sus­to gran­de que pasá­ba­mos, yo tam­bién pasé por eso. Igual la mamá tenía mie­do y noso­tros igual, y no se sabía qué pasa­ba. Ahí empe­za­ban las lamentaciones”.

Un anun­cio

El cono­ci­mien­to mapu­che es bási­ca­men­te empí­ri­co. Afir­man los auto­res: “La expe­rien­cia de vivir un eclip­se de Luna, hace unos 50 años atrás (en la déca­da de 1960), fue una situa­ción muy preo­cu­pan­te; la gen­te sufría, tenía mie­do. El eclip­se se vivía con tris­te­za cuan­do lo obser­va­ban. Del mis­mo modo, Cle­men­ti­na Necul­fi­lu comen­tó que en su juven­tud vivió un eclip­se de Luna jun­to con su fami­lia, lo cual recuer­da muy bien ya que en aquel tiem­po se pro­du­jo el terre­mo­to más fuer­te que ha presenciado”.

El recuer­do refie­re al sis­mo de 1960, que en Bari­lo­che pro­vo­có el céle­bre lago-moto. “Se regis­tra que aque­llos dos fenó­me­nos tuvie­ron lugar en las siguien­tes fechas: el eclip­se ocu­rrió el 13 de mar­zo, comen­zó a las 1:35 y ter­mi­nó a las 5:15 apro­xi­ma­da­men­te; mien­tras que el terre­mo­to fue el 22 de mayo (con una mag­ni­tud de 9,5 gra­dos) solo dos meses des­pués”. Con­tem­po­rá­nea­men­te, cabe recor­dar que en julio de 2019 se pro­du­jo un eclip­se solar. Que ocho meses des­pués el Covid19 arri­ba­ra al anti­guo terri­to­rio mapu­che, otor­ga vali­dez a la pre­sun­ción de la gen­te anciana.

No obs­tan­te, el que pre­ce­dió a la devas­ta­ción de 1960 fue de Luna. Cle­men­ti­na Necul­fi­lu com­par­tió sus pare­ce­res en 2010, en Chiu­qui­lihuin, comu­ni­dad que que­da un tan­to al nor­te de Junín de los Andes: “Hubo un Puni­kü­yen, la Luna tam­bién oscureció.

Cuan­do esta­ba casi por com­ple­ta oscu­re­ci­da, así un poqui­ti­to fal­ta­ba para que se oscu­re­cie­ra por com­ple­to, en ese momen­to salió mi abue­li­ta falle­ci­da e hizo roga­ti­va en la noche, como a eso de las 4 (de la madru­ga­da), como a esa hora se levan­tó mi abue­la y dijo: ‘¡se está oscu­re­cien­do la Luna, leván­ten­se!’ Nos hizo levan­tar a todos y salir afue­ra, se arro­di­lló e hizo rogativa”.

La abue­la de Cle­men­ti­na can­tó así: “¿Pue­des vol­ver a vivir? Por favor, vuel­ve a vivir Luna Ancia­na, Luna Ancia­na, Anciano Luna, Anciano Luna. Vuel­ve a vivir, vuel­ve a vivir, no nos dejes tira­dos, no nos dejes tira­dos, vuel­ve a vivir”.

Com­ple­ta­ron Pozo Mena­res y Canio Llan­qui­nao que “en sín­te­sis, duran­te gran par­te de la noche y de la madru­ga­da, des­de que comen­zó a oscu­re­cer­se y has­ta que vol­vió a ilu­mi­nar la Luna, la fami­lia Necul­fi­lu ‑con el apo­yo fun­da­men­tal de la abue­li­ta Filo­me­na- desa­rro­lla­ron estas acti­vi­da­des cere­mo­nia­les y la for­ma prác­ti­ca en que se reac­cio­na fren­te a este tipo de fenó­me­nos”. La pasi­vi­dad no se admi­te en la cul­tu­ra mapu­che, no hay mar­gen para los espec­ta­do­res o espec­ta­do­ras. Hay que sumar­se a la rogativa

Tapar el Sol

En la zona cor­di­lle­ra­na, tan­to de Chi­le como de la Argen­ti­na, los tes­ti­mo­nios que reco­gie­ron los inves­ti­ga­do­res esta­ble­cie­ron dife­ren­cias entre los eclip­ses tota­les, de carác­ter nega­ti­vo, y los par­cia­les, posi­ti­vos. “Algu­nas veces, cuan­do le ganan a la Luna, va a ocu­rrir algo muy malo en el mun­do… Cuan­do le ganan a la Luna, cuan­do oscu­re­ce com­ple­ta, a ella le ganan en su lucha. Y si gana la Luna, es señal de que esta­mos del otro lado, enton­ces no le pasa nada al mun­do, se tran­qui­li­za el mun­do. Ella tie­ne domi­na­da a la Tie­rra, lo domi­na todo”. El apor­te corres­pon­de a Jua­na Bel­trán (2010) de la comu­ni­dad Kallaw­ken, terri­to­rio pehuenche.

Con el Sol y sus eclip­ses suce­de otro tan­to. En cas­te­llano, se nom­bran a los fenó­me­nos “vinie­ron a tapar el Sol” o “se oscu­re­ció len­ta­men­te el Sol”. La mis­ma mujer pehuen­che esta­ble­ció para­le­lis­mos: “Cuan­do apa­re­ce para alum­brar a sus hijos e hijas el Antü­rei, el Sol, tam­bién le pasa eso, tam­bién tie­ne su eclip­se: si le ganan, la tie­rra va a estar muy mal, la gen­te va a pasar una muy mala viven­cia, va a pasar por sus­tos, la tie­rra esta­rá con esca­sez, la gen­te no encon­tra­rá cosas para vivir. No sabe qué camino tomar, le tapan su camino. Ese cono­ci­mien­to ten­go en mi memo­ria”. A la luz de la expe­rien­cia en cur­so y si se tie­ne en cuen­ta que menos de dos años atrás se pro­du­jo un fenó­meno simi­lar, más vale preo­cu­par­se por otro tipo de cues­tio­nes y no sólo por la pro­ba­ble afluen­cia turística.

Sin mar­gen para espectadores

La mis­ma Cle­men­ti­na vivió un eclip­se, pro­ba­ble­men­te el que se pro­du­jo el 25 de enero de 1963. Su des­crip­ción es con­mo­ve­do­ra: “Tam­bién hubo un eclip­se de Sol, dejó de ilu­mi­nar. Gri­ta­ban los paja­ri­tos, los ani­ma­les gri­ta­ban, las vacas, los caba­llos relin­cha­ban, las vacas bra­ma­ban, las ove­jas bala­ban, las cabras, todos gri­ta­ron cuan­do se oscu­re­ció el Sol, nada de nada se ilu­mi­na­ba cuan­do oscu­re­ció. Enton­ces sólo con la caña coli­güe se alum­bra­ba, hicie­ron fue­go afue­ra de la casa para hacer el zun­gul­kan (roga­ti­va con can­to küm­pen), saca­ron comi­da, taba­co para hacer la roga­ti­va ahí, alum­bra­mos con caña coli­güe cuan­do todo se oscureció. 

Enton­ces, se hizo el zun­gul­kan y al Sol se le dijo así, se le hizo una roga­ti­va: ¿Pue­des vol­ver a vivir? ¿Pue­des vol­ver a vivir? Antü­kushe, Antü­kushe, Antü­fü­cha, Antü­fü­cha *. ¿Pue­des vol­ver a vivir? ¿Pue­des vol­ver a vivir? Antüül­cha, Antüül­cha, Antü­we­che, Antü­we­che. ¿Pue­des vol­ver a vivir? ¿Pue­des vol­ver a vivir? Ha lle­ga­do, ha lle­ga­do el momen­to de revi­vir, ha lle­ga­do el momen­to de revi­vir. Vuel­ve a vivir, vuel­ve a vivir para que ilu­mi­nes el mun­do. No nos dejes tira­dos, no nos dejes tira­dos, ilu­mi­na nue­va­men­te, ilu­mi­na nue­va­men­te en el mun­do […] Eso sola­men­te es un poqui­to de lo que ten­go en memoria”.

Nadie que man­ten­ga una míni­ma rela­ción con la natu­ra­le­za en el terri­to­rio don­de vive, sea cual fue­ra su ori­gen étni­co, debe­ría desoír la sabi­du­ría de la ancia­ni­dad mapuche. 

* Sol Ancia­na, Sol Anciano, Sol Mujer joven, Sol Hom­bre joven.

FUENTE: En estos días

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *