El Sal­va­dor. Buke­le gas­ta 90.000 dóla­res, en empre­sa crea­da hace tres sema­nas, para mejo­rar su ima­gen en Esta­dos Unidos

Por Ricar­do Ave­lar. Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 22 de noviem­bre de 2020.

Invest El Sal­va­dor es la fir­ma de lobis­tas con­tra­ta­da para atraer inver­sio­nes y esta­ble­cer un diá­lo­go en Washing­ton, a dos meses de que Joe Biden tome pose­sión.

El gobierno de El Sal­va­dor ha otor­ga­do un con­tra­to de $780,000 a una fir­ma de lobis­tas for­ma­da hace solo tres sema­nas en Washing­ton DC, capi­tal de Esta­dos Uni­dos. El obej­ti­vo es atraer inver­sio­nes y acer­car­se a la admi­nis­tra­ción de Joe Biden, el pre­si­den­te elec­to que el 3 de noviem­bre derro­tó a Donald Trump.

Antes de las elec­cio­nes, Biden ade­lan­tó que con­tem­pla eje­cu­tar un ambi­cio­so plan de $4,000 millo­nes para la región cen­tro­ame­ri­ca­na en los cua­tro años de su admi­nis­tra­ción. Este plan inclu­ye refuer­zo en la pro­duc­ti­vi­dad, com­ba­te a la corrup­ción, for­ta­le­ci­mien­to ins­ti­tu­cio­nal y el apo­yo en bús­que­da de inver­sio­nes para el istmo.

Este con­tra­to a la fir­ma Invest El Sal­va­dor (Invier­te El Sal­va­dor) es el ter­ce­ro que la admi­nis­tra­ción Buke­le otor­ga a una fir­ma de lobis­tas en Washing­ton des­de agos­to, y se ha ero­ga­do para ello $1.6 millones.

En su sitio web, Invest El Sal­va­dor des­ta­ca la esta­bi­li­dad macro­eco­nó­mi­ca, el acce­so a mer­ca­dos, incen­ti­vos fis­ca­les y la ubi­ca­ción del país, entre otros pun­tos, como fac­to­res que vuel­ven atrac­ti­vo al país para inver­sio­nis­tas extran­je­ros. El direc­tor de la fir­ma, según una nota de Asso­cia­ted Press, es Brian Dean, un espe­cia­lis­ta en Lati­noa­mé­ri­ca que ya ha empren­di­do esfuer­zos para atraer inver­sio­nes en la región.

Invest El Sal­va­dor afir­ma bus­car “infor­mar al públi­co esta­dou­ni­den­se, ofi­cia­les de gobierno y los medios de comu­ni­ca­ción sobre la impor­tan­cia de for­ta­le­cer el diá­lo­go entre El Sal­va­dor y Esta­dos Uni­dos y pro­mo­ver las inversiones”.

Sin embar­go, para lograr esto no bas­ta con mos­trar un país con con­di­cio­nes macro­eco­nó­mi­cas y fis­ca­les favo­ra­bles. Duran­te su año y medio en el poder, Buke­le ha debi­li­ta­do la ima­gen inter­na­cio­nal de El Sal­va­dor al posi­cio­nar­se como un pre­si­den­te con acti­tu­des auto­ri­ta­rias y un cons­tan­te desa­fío al balan­ce de los pode­res y la pren­sa libre.

Eso le ha gana­do cons­tan­tes expre­sio­nes de recha­zo en Washing­ton. Ini­cial­men­te, del ban­do demó­cra­ta, que está a ocho sema­nas de ascen­der a la Casa Blan­ca, pero tam­bién del ban­do repu­bli­cano que ha vis­to en las prác­ti­cas de Buke­le sig­nos de debi­li­ta­mien­to demo­crá­ti­co e institucional.

Esto, ade­más de afec­tar al cli­ma polí­ti­co, supo­ne incer­ti­dum­bre para los inver­sio­nis­tas, que ade­más de desa­fíos a órde­nes judi­cia­les y ata­ques al legis­la­ti­vo, han obser­va­do cómo el pre­si­den­te enfi­la ata­ques a sus opo­si­to­res, inclu­yen­do la inter­ven­ción de empre­sas pri­va­das y el aco­so fiscal.

Un ase­sor legis­la­ti­vo demó­cra­ta, que pidió no ser iden­ti­fi­ca­do, dijo recien­te­men­te a El Dia­rio de Hoy que “Buke­le pue­de gas­tar todo lo que quie­ra, pero no cam­bia­rá el hecho de que hacer ami­gos en Washing­ton se logra res­pe­tan­do la ley”.

Ade­más, afir­mó que muchos pre­si­den­tes creen que con­tra­tar fir­mas de lobis­tas expe­ri­men­ta­dos pesa más que el res­pe­to a las leyes, algo que descartó.

Mari Car­men Apon­te, exem­ba­ja­do­ra de El Sal­va­dor y cer­ca­na al pre­si­den­te elec­to Biden, dijo que la nue­va admi­nis­tra­ción demó­cra­ta no será tan pasi­va con los abu­sos de Bukele.

De alia­do fiel de Trump a bus­car nexos con Biden

Duran­te su pri­mer año y medio de gobierno, Nayib Buke­le ha sido un leal alia­do del pre­si­den­te de Esta­dos Uni­dos, Donald Trump.

Ade­más de expre­sio­nes de sim­pa­tía hacia el líder esta­dou­ni­den­se, su par sal­va­do­re­ño se sumó a los esfuer­zos de limi­tar la migra­ción irre­gu­lar e inclu­so fir­mó un acuer­do de coope­ra­ción migra­to­ria en el que se com­pro­me­tió a reci­bir soli­ci­tan­tes de asi­lo en Esta­dos Uni­dos mien­tras se resuel­ve su peti­ción, a pesar de admi­tir que El Sal­va­dor no esta­ba lis­to para hacerlo.

Y esta leal­tad le tra­jo rédi­tos a Buke­le. Pese a haber pro­ta­go­ni­za­do epi­so­dios que ame­na­za­ron el Esta­do de dere­cho y la ins­ti­tu­cio­na­li­dad del país, las accio­nes del man­da­ta­rio sal­va­do­re­ño se encon­tra­ron con una apa­ren­te indo­len­cia de una admi­nis­tra­ción Trump menos com­pro­me­ti­da con la pro­mo­ción de la demo­cra­cia y más con avan­zar sus polí­ti­cas migra­to­rias draconianas.

Sin embar­go, ante la inmi­nen­te ascen­sión de un demó­cra­ta a la Casa Blan­ca, pare­ce que la admi­nis­tra­ción Buke­le ya está bus­can­do nue­vas for­mas de acer­car­se a Washington.

Los con­tac­tos expe­ri­men­ta­dos pue­den ayu­dar, como dijo recien­te­men­te Apon­te a este medio. Sin embar­go, lo real­men­te fun­da­men­tal para acer­car­se a Esta­dos Uni­dos es que el gobierno sal­va­do­re­ño res­pe­te la ins­ti­tu­cio­na­li­dad y se com­pro­me­ta con la trans­pa­ren­cia, algo que en este año y medio no ha sucedido.

Fuen­te: El Salvador

Foto: EDH /​/​CAPRES

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *