Para­guay. La tra­ge­dia del trabajo

Por Miguel H. López*, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 20 de noviem­bre de 2020.

Por estos días la Comi­sión Eco­nó­mi­ca para Amé­ri­ca Lati­na y el Cari­be (CEPAL) y la Orga­ni­za­ción Inter­na­cio­nal del Tra­ba­jo (OIT), ambos orga­nis­mos de la ONU, die­ron a cono­cer un infor­me (Coyun­tu­ra Labo­ral en Amé­ri­ca Lati­na y el Cari­be. La diná­mi­ca labo­ral en una cri­sis de carac­te­rís­ti­cas iné­di­tas: desa­fíos de polí­ti­ca) con unas cifras para el desahu­cio sobre los altí­si­mos nive­les de pér­di­da de pues­tos de tra­ba­jo for­ma­les en Amé­ri­ca Lati­na, sin repa­rar en los empleos infor­ma­les que des­apa­re­cie­ron [1].

La situa­ción de Para­guay en estos índi­ces nos colo­ca en la nece­si­dad de refle­xio­nar y tra­tar de enten­der el mayor empeo­ra­mien­to de la cri­sis socio­eco­nó­mi­ca que se ave­ci­na; y dimen­sio­nar que vol­ver a los ya de por sí famé­li­cos nive­les en pla­zas labo­ra­les exis­ten­tes en 2019, antes de la pan­de­mia glo­bal por Covid-19, toman­do la tasa pro­me­dio del PIB ano­ta­da duran­te el últi­mo sexe­nio (6 años) de 0,4%, no será posi­ble ni en el 2030.

El capi­ta­lis­mo nos tie­ne muy mal y nos pue­de tener peor.

La pan­de­mia del nue­vo coro­na­vi­rus vino a des­nu­dar todo lo mise­ra­ble que ya era la situa­ción de la pobla­ción en el país por efec­to de las polí­ti­cas eco­nó­mi­cas impues­tas a san­gre y fue­go por los suce­si­vos gobier­nos –casi en su tota­li­dad colo­ra­dos– ceba­dos con corrup­ción de la más diver­sa carac­te­rís­ti­ca y con pre­ben­da­rio popu­lis­mo. Esta polí­ti­ca se tra­du­ce ade­más en la abe­rran­te des­igual­dad tri­bu­ta­ria que impac­ta demo­le­do­ra sobre las capas de menor ingre­so, exo­ne­ran­do y has­ta sub­si­dian­do a los gran­des patro­nes del agro­ne­go­cio extrac­ti­vo, eva­so­res de impues­tos y tra­fi­can­tes de todo lo nego­cia­ble en el mer­ca­do negro bajo ropa­je de res­pe­ta­ble empresarialidad.

Enton­ces, ya en 2019 el des­em­pleo real, no el defi­ni­do bajo el esmal­te del tra­ba­jo for­mal, tre­pa­ba a cifras que ni el mis­mo Esta­do podía ras­trear por lo ele­va­das en el sub regis­tro. Este sub regis­tro es don­de habi­ta y es invi­si­bi­li­za­da toda esa pobla­ción que se desem­pe­ña por su cuen­ta en acti­vi­da­des mise­ra­bles, pre­ca­rias e inse­gu­ras, sin ingre­so fijo ni posi­bi­li­da­des de pro­tec­ción social y/​o labo­ral. Entre este seg­men­to y los lla­ma­dos cuen­ta­pro­pis­tas se halla el 71% del empleo de mano de obra en el país. En este nivel tam­bién situa­mos al “tra­ba­jo” en negro que sos­tie­nen nume­ro­sos “emplea­do­res”, explo­tan­do y sub­yu­gan­do a hom­bres y muje­res por pagas infe­rio­res al míni­mo legal, bajo ame­na­za per­ma­nen­te, situa­ción de “moder­na” escla­vi­tud y des­po­ja­dos de toda pro­tec­ción estatal.

En este con­tex­to, de acuer­do a los estu­dios de CEPAL y OIT, por efec­to de la para­li­za­ción rela­ti­va del 70% de los cen­tros de tra­ba­jo en Para­guay duran­te 3 meses, se per­dió casi el 50% (48,4%) de los pues­tos de empleo for­ma­les. Expre­sa­do de otro modo, casi la mitad del total de los tra­ba­ja­do­res for­ma­les del país fue­ron echa­dos, en muchí­si­mos casos sin cau­sa y sin cum­plir­se los resar­ci­mien­tos lega­les corres­pon­dien­tes en ley. La labor del Minis­te­rio del Tra­ba­jo, Empleo y Segu­ri­dad Social, fue ver­gon­zo­sa; ya que se dedi­ca­ba más a brin­dar pro­tec­ción a quie­nes eje­cu­ta­ban los des­pi­dos que en sal­va­guar­dar los dere­chos de los des­pe­di­dos, el esla­bón más débil en la rela­ción laboral.

Para agre­gar mayor dra­ma­tis­mo al pano­ra­ma que se con­fi­gu­ra en el hori­zon­te, des­de la Direc­ción Gene­ral de Empleo del Minis­te­rio del Tra­ba­jo, es adver­ti­da la situa­ción de que duran­te la pan­de­mia, unas 217.000 per­so­nas deja­ron de bus­car empleo lue­go de haber­lo inten­ta­do duran­te 3 meses sin éxi­to [2]. El desis­ti­mien­to por des­es­pe­ran­za pro­vo­ca una impor­tan­te caí­da de la fuer­za labo­ral en el país, con sus múl­ti­ples impli­can­cias socia­les, eco­nó­mi­cas y emotivas.

Estas cifras son ape­nas una foto­gra­fía de un momen­to de este mal­ha­da­do 2020 para su regis­tro. Des­pués de la toma de mues­tras y encues­tas, los des­pi­dos y la des­apa­ri­ción de pues­tos de tra­ba­jo for­ma­les siguen ocu­rrien­do, con altos nive­les de des­am­pa­ro y vio­la­cio­nes de bási­cos dere­chos labo­ra­les. Algu­nas agru­pa­cio­nes sin­di­ca­les eje­cu­tan titá­ni­ca labor acom­pa­ñan­do a una deses­pe­ra­da y cre­cien­te deman­da de ayu­da ante los abu­sos y con­tra­ven­cio­nes de las patro­na­les y la indo­len­cia de las auto­ri­da­des del Trabajo.

Si CEPAL y la OIT inclu­ye­ran en sus aná­li­sis estos otros aspec­tos de la reali­dad del tra­ba­jo en el país, la que no apa­re­ce en los regis­tros for­ma­les, las expli­ca­cio­nes y pro­yec­cio­nes no pasa­rían de una sim­ple men­ción gené­ri­ca de empleo infor­mal. No obs­tan­te, el estu­dio per­mi­te tener pis­tas de algu­nas nue­vas ten­den­cias que tam­bién car­ga­rán de pre­sión la situa­ción socio­eco­nó­mi­ca en los pró­xi­mos meses y años, con pan­de­mia y pos­pan­de­mia. Para­guay y Perú regis­tran un aumen­to sig­ni­fi­ca­ti­vo de empleo rural, situa­ción inter­pre­ta­da como resul­ta­do de la pér­di­da de tra­ba­jo en las égi­das urba­nas y el refu­gio en hoga­res fami­lia­res que resi­den en el campo.

Esta migra­ción en sen­ti­do inver­so con­ti­nua­rá y aumen­ta­rá la deman­da en el cam­po, aten­dien­do que tam­bién se pro­du­jo y sigue pro­du­cién­do­se el pro­fu­so retorno de com­pa­trio­tas del exte­rior don­de igual­men­te hay expul­sión de mano de obra. En este ámbi­to, debe­mos con­si­de­rar ade­más la reduc­ción a míni­mos insig­ni­fi­can­tes de las dis­po­ni­bi­li­da­des de tie­rras cul­ti­va­bles para la agri­cul­tu­ra fami­liar cam­pe­si­na, que es aca­pa­ra­da por el agro­ne­go­cio que ape­nas emplea un minúscu­lo volu­men de mano de obra como deri­va­ción de la alta tec­no­lo­gi­za­ción de los cul­ti­vos exten­si­vos e inten­si­vos, y sus corres­pon­dien­tes efec­tos de con­ta­mi­na­ción y des­truc­ción de natu­ra­le­za con su nefas­to efec­to en cadena.

El encua­dre es aún más preo­cu­pan­te. Según los estu­dios, la recu­pe­ra­ción de los pues­tos de tra­ba­jo para equi­pa­rar los índi­ces y nive­les –de por sí injus­tos y des­igua­les- de 2019 antes de que se des­ata­ra la pan­de­mia, no será fácil. De acuer­do a la pro­yec­ción de los orga­nis­mos de ONU, si en Amé­ri­ca Lati­na se man­tu­vie­ra el 3,0% de cre­ci­mien­to pro­me­dio del PIB de los últi­mos años, la recu­pe­ra­ción se daría den­tro de 3 años. Sin embar­go, con­si­de­ran­do la tasa pro­me­dio de la últi­ma déca­da situa­da en 1,8%, se tar­da­rían 5 años. Pero si la recu­pe­ra­ción se die­ra sobre la base del cre­ci­mien­to de los últi­mos seis años, de un 0,4%, no se logra­ría igua­lar ni en 2030.

La pobla­ción eco­nó­mi­ca­men­te acti­va en Para­guay aumen­ta cada año entre 150 a 200 mil per­so­nas. A los cer­ca de 3.500.000 ya exis­ten­tes, se suma­ron los nue­vos de 2019, lue­go los de 2020 y a estos los con­na­cio­na­les retor­nan­tes –en núme­ro pro­gre­si­vo- del extran­je­ro en edad pro­duc­ti­va. Fácil­men­te se esta­ría en poco más de 4 millo­nes de per­so­nas en edad pro­duc­ti­va, en un con­tex­to de retrac­ción de la pla­za labo­ral y de la inver­sión en la gene­ra­ción de pues­tos de tra­ba­jo. Así las cosas, el año 2021 se anti­ci­pa com­pli­ca­do, con esce­na­rios de con­flic­tos por defen­der y man­te­ner los empleos y los dere­chos en el Esta­do y en las empre­sas privadas.

Na ipo­rãi esta ame­ná­sa (no es bue­na esta ame­na­za). Pasar de rojo a mora­do en la situa­ción del país pue­de resul­tar más catas­tró­fi­ca de la que uno pudie­ra pre­ver. Como esta­bón más vul­ne­ra­ble, la cla­se tra­ba­ja­do­ra –con mayor impac­to en muje­res, jóve­nes y migran­tes- y las per­so­nas que depen­den de sus ingre­sos, pue­den resul­tar mucho más per­ju­di­ca­das de lo que ya están.

¿Qué nos que­da? La his­to­ria siem­pre demos­tró que la orga­ni­za­ción es la úni­ca mane­ra de resis­tir a las patro­na­les y a los Gobier­nos corrup­tos, para defen­der dere­chos, rei­vin­di­car con­quis­tas y sal­va­guar­dar dig­ni­da­des. No exis­te otro modo…


[1] https://​www​.cepal​.org/​e​s​/​c​o​m​u​n​i​c​a​d​o​s​/​c​e​p​a​l​-​o​i​t​-​a​d​v​i​e​r​t​e​n​-​q​u​e​-​m​e​r​c​a​d​o​-​l​a​b​o​r​a​l​-​a​m​e​r​i​c​a​-​l​a​t​i​n​a​-​c​a​r​i​b​e​-​t​e​n​d​r​a​-​l​e​n​t​a​-​r​e​c​u​p​e​r​a​c​ion

[2] https://​www​.lana​cion​.com​.py/​p​a​i​s​/​2​0​2​0​/​0​8​/​2​4​/​a​l​-​m​e​n​o​s​-​2​1​7​0​0​0​-​p​e​r​s​o​n​a​s​-​d​e​j​a​r​o​n​-​d​e​-​b​u​s​c​a​r​-​e​m​p​l​e​o​-​d​u​r​a​n​t​e​-​l​a​-​p​a​n​d​e​m​ia/

*Fuen­te: Adelante!

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *