Femi­nis­mos. Des­igual­dad de géne­ro en la reco­lec­ción de recur­sos naturales

Por Micae­la Gar­cía, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 21 de noviem­bre de 2020.

Las muje­res son las encar­ga­das de reco­lec­tar plan­tas, hier­bas medi­ci­na­les, hon­gos y otros pro­duc­tos fores­ta­les no made­ra­bles para la sub­sis­ten­cia de las fami­lias. A menu­do, estos pro­duc­tos tie­nen un valor eco­nó­mi­co menor que los recur­sos reco­lec­ta­dos por los hom­bres, como la madera. 

Sin embar­go, a pesar de que el rol tra­di­cio­nal de las muje­res en la reco­lec­ción fores­tal impli­ca que sean quie­nes poseen los cono­ci­mien­tos tra­di­cio­na­les y eco­ló­gi­cos rele­van­tes para el mane­jo y la con­ser­va­ción de los bos­ques, toda­vía están subre­pre­sen­ta­das o exclui­das en la ges­tión fores­tal. Ello no sólo da cuen­ta de la des­igual­dad de géne­ro, sino que tam­bién repre­sen­ta una opor­tu­ni­dad per­di­da de capi­ta­li­zar ese cono­ci­mien­to y obte­ner bene­fi­cios eco­nó­mi­cos y ambien­ta­les.

Entre los múl­ti­ples ejem­plos sobre dichas cues­tio­nes que pre­sen­ta este infor­me de géne­ro, se pue­de des­ta­car el caso de un gru­po de muje­res en Méxi­co que alqui­ló una par­ce­la a la auto­ri­dad agra­ria comu­nal para rea­li­zar una peque­ña plan­ta­ción de fru­tas y leña. La mis­ma fue incen­dia­da por hom­bres para indi­car la des­apro­ba­ción de la ini­cia­ti­va. Los mis­mos logra­ron lo que pre­ten­dían, ya que la plan­ta­ción se per­dió por com­ple­to y el esta­ble­ci­mien­to de otra plan­ta­ción colec­ti­va de muje­res nun­ca más se vol­vió a discutir.

mujer-rural-recolección-productos-forestales.jpg-2
(Ima­gen: La Vuel­ta al Mundo)
mujer-rural-recolección-productos-forestales.jpg
(Ima­gen: La Vuel­ta al Mundo)

Una situa­ción simi­lar ocu­rre en el sec­tor pes­que­ro, en el cual las muje­res repre­sen­tan el 46% de los tra­ba­ja­do­res en peque­ña esca­la y el 54% en la pes­ca con­ti­nen­tal. Sin embar­go, las mis­mas gene­ral­men­te se cen­tran en la pes­ca de sub­sis­ten­cia y en el pro­ce­sa­mien­to y comer­cia­li­za­ción de los pro­duc­tos. En cam­bio, los hom­bres se dedi­can a la cap­tu­ra a gran esca­la y de aque­llos peces de mayor valor para la expor­ta­ción. A su vez, muchas muje­res tam­bién sufren dis­cri­mi­na­ción en el acce­so a los órga­nos de ges­tión. En Méxi­co, don­de los pes­ca­do­res se orga­ni­zan en coope­ra­ti­vas, la mem­bre­sía gene­ral­men­te es here­da­da por los hijos en lugar de las espo­sas o hijas.

Eso que lla­man amor es inequi­dad y sobreexplotación

Por otra par­te, en muchas par­tes del mun­do, tener agua no depen­de de abrir una cani­lla en el baño o en la coci­na. Para rea­li­zar acti­vi­da­des bási­cas como coci­nar, beber, higie­ni­zar­se, etc., es nece­sa­rio hacer kiló­me­tros y kiló­me­tros car­gan­do bal­des has­ta la fuen­te de agua más cer­ca­na. Esta tarea recae des­pro­por­cio­na­da­men­te sobre las muje­res y las niñas, quie­nes muchas veces rea­li­zan este tra­yec­to dos o tres veces al día, lle­van­do no sólo bal­des con agua, sino muchas veces tam­bién un bebé ata­do a la espal­da. La IUCN afir­ma que son las res­pon­sa­bles de bus­car agua en 8 de cada 10 hoga­res sin acceso.

A este tra­ba­jo que ya de por sí es ago­ta­dor, muchas veces se le suma la esca­sez de agua debi­do tan­to a la pre­sión cre­cien­te sobre los pozos de agua como tam­bién a las épo­cas de sequía. Este últi­mo pun­to es fun­da­men­tal por­que, en cier­tos luga­res, las sequías cada vez serán más fre­cuen­tes en el con­tex­to del cam­bio cli­má­ti­co. Como resul­ta­do de ello, las muje­res deben rea­li­zar via­jes aún más lar­gos en bús­que­da de agua.

A su vez, beber agua inse­gu­ra pue­de pro­vo­car enfer­me­da­des que se trans­mi­ten por dicho medio. Las muje­res a menu­do son las pri­me­ras víc­ti­mas tan­to de la esca­sez como de la con­ta­mi­na­ción del agua. Si bien estas cues­tio­nes son muy comu­nes en paí­ses de Áfri­ca o en la India, tam­bién suce­den en otros paí­ses, como el nues­tro. En Argen­ti­na, muchos pue­blos ori­gi­na­rios, como los wichis, no tie­nen acce­so al agua, sufrien­do des­hi­dra­ta­ción y pro­ble­mas de salud como afec­cio­nes esto­ma­ca­les por beber agua con­ta­mi­na­da. Situa­ción que se com­pli­ca aún más en el con­tex­to de la pan­de­mia del COVID-19 don­de la higie­ne cobra un papel fundamental.

mujer-rural-recolección-agua-forestales-etiopía.jpg-2
(Ima­gen: Ángel López Soto)
mujer-rural-recolección-agua-forestales-etiopía.jpg
(Ima­gen: Ángel López Soto)

En la reco­lec­ción de leña y otros com­bus­ti­bles sóli­dos, la mujer tam­bién debe gas­tar varias horas al día en su bús­que­da. Este tra­ba­jo, jun­to a la reco­lec­ción de agua, redu­cen su tiem­po dis­po­ni­ble para rea­li­zar otras acti­vi­da­des, como ir a la escue­la, desa­rro­llar sus pro­pias acti­vi­da­des eco­nó­mi­cas o tener tiem­po de recrea­ción. De hecho, hay muje­res a las cua­les se les nie­ga la edu­ca­ción por­que tie­nen que encar­gar­se de la reco­lec­ción de agua en lugar de ir a la escue­la. En India, por ejem­plo, casi el 23% de niñas aban­do­nan la escue­la por fal­ta de agua e ins­ta­la­cio­nes sani­ta­rias en sus hoga­res. Todas estas cues­tio­nes refuer­zan el ciclo de pobre­za en la que se ve sumer­gi­da la mujer.

El ries­go de sufrir agre­sión sexual

Pero, ade­más, tan­to el mane­jo y uso de recur­sos fores­ta­les como los cami­nos hacia la reco­lec­ción de agua con­lle­van el ries­go de ser hos­ti­ga­das, agre­di­das sexual­men­te o inclu­so vio­la­das y ase­si­na­das. Por ejem­plo, este infor­me pre­sen­ta un estu­dio rea­li­za­do en una zona rural de Etio­pía en don­de se iden­ti­fi­có varias for­mas en que las muje­res expe­ri­men­ta­ron vio­len­cia: des­de ten­sio­nes y vio­len­cia domés­ti­ca por la can­ti­dad de agua que se lle­va­ba a la casa, el tiem­po que pasa­ba reco­gién­do­la, has­ta el aco­so, el asal­to sexual, la vio­la­ción en el camino y dispu­tas en el lugar de recolección.

mujer-rural-recolección-agua-forestales-2.jpg
(Ima­gen: La Vuel­ta al Mundo)

Si bien el dere­cho humano al agua pota­ble y sanea­mien­to fue reco­no­ci­do por la ONU en el 2010, aún no se cum­ple en todas las zonas del mun­do. Está cla­ro que pro­veer el acce­so a este ser­vi­cio bási­co es fun­da­men­tal para una mejor cali­dad de vida y salud de las per­so­nas. Pero, ade­más, el acce­so al agua tam­bién pue­de redu­cir la car­ga de tra­ba­jo que recae des­pro­por­cio­na­da­men­te en las muje­res, aumen­tar la asis­ten­cia esco­lar y la gene­ra­ción de ingre­sos, redu­cien­do la pobre­za y des­igual­da­des de géne­ro. En Kenia, se obser­vó una dis­mi­nu­ción en el matri­mo­nio infan­til cuan­do había agua dis­po­ni­ble. Como las fami­lias tenían sufi­cien­te agua y comi­da, no nece­si­ta­ban recu­rrir a casar a sus hijas para ali­viar las ten­sio­nes económicas.

La inequi­dad de géne­ro con­ti­núa sien­do una reali­dad a lo lar­go del mun­do en comu­ni­da­des que depen­den direc­ta e indi­rec­ta­men­te del uso de bie­nes natu­ra­les. Es fun­da­men­tal incor­po­rar esque­mas que vin­cu­len la vio­len­cia de géne­ro y el ambien­te para lograr resul­ta­dos equi­ta­ti­vos y efec­ti­vos. Esto inclu­ye una mejor inves­ti­ga­ción sobre estos temas y polí­ti­cas públi­cas que ayu­den a que se garan­ti­cen los dere­chos de las muje­res. Incluir a las muje­res en la toma de deci­sio­nes no solo con­tri­bu­ye a una mejor ges­tión de los recur­sos natu­ra­les, sino tam­bién a un cam­bio en los roles de géne­ro per­ci­bi­dos que dis­cri­mi­nan a las muje­res y son la base de la vio­len­cia de género.

Fuen­te: La Tin­ta

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *