El exter­mi­nio del Paraguay

Por Nico­lás Cen­tu­rión*, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 21 de noviem­bre de 2020.

Lla­mar­le al hecho his­tó­ri­co que nos con­vo­ca hoy, gue­rra, es un eufe­mis­mo y nos posi­cio­na de entra­da, leve­men­te a favor de una his­to­rio­gra­fía afín a los pode­res con­cen­tra­dos de esa épo­ca. Por­que como siem­pre suce­de, la his­to­ria la escri­ben los ven­ce­do­res. Des­de este rin­cón del mun­do pre­ten­de­mos dar una visión des­de la ópti­ca de los eter­nos pos­ter­ga­dos y de los “per­de­do­res”. Por eso no lla­ma­re­mos a este con­flic­to arma­do como la Gue­rra de la Tri­ple Alian­za, sino como el exter­mi­nio del Paraguay.

La his­to­rio­gra­fía libe­ral abo­na la tesis de exce­sos del pre­si­den­te de Para­guay Solano López y que, táci­ta­men­te, eso daría excu­sa para la inva­sión. Des­de los que abo­ga­mos por la uni­dad lati­no­ame­ri­ca­na de sus pue­blos, la influen­cia del impe­rio bri­tá­ni­co fue deter­mi­nan­te para el inten­to de exter­mi­nio del Paraguay.

La par­ti­ci­pa­ción de Uru­guay en este con­flic­to es un capí­tu­lo de nues­tra his­to­ria que se ha que­ri­do ocul­tar. Como esas his­to­rias fami­lia­res que todos cono­cen pero nadie comen­ta. Es una man­cha inde­le­ble que per­du­ra­rá por el res­to de los tiem­pos. Una pági­na escri­ta en el libro de la con­quis­ta ini­cia­da en 1492.

En 1863 Uru­guay esta­ba tra­ba­do en un con­flic­to interno don­de la divi­sa colo­ra­da pre­ten­día arre­ba­tar­le el gobierno a Manuel Ori­be de la divi­sa blan­ca a tra­vés de un gol­pe de Esta­do. Bra­sil, como el Impe­rio que era y pre­sio­na­do por los fazen­dei­ros de Río Gran­de en obte­ner los cam­pos de la Ban­da Orien­tal, deci­dió inmis­cuir­se en los asun­tos inter­nos del Uruguay.

El con­flic­to se des­en­ca­de­nó a fina­les de 1864, cuan­do el maris­cal Solano López, pre­si­den­te para­gua­yo de ese enton­ces, deci­dió otor­gar­le ayu­da al gobierno del Uru­guay de Manuel Ori­be. Con­cre­ta­men­te se soli­ci­ta­ba ir en ayu­da de la defen­sa de Pay­san­dú, zona que se encuen­tra lin­dan­te al río Uru­guay al noroes­te. Pay­san­dú esta­ba en gue­rra civil con­tra el Par­ti­do Colo­ra­do y este era apo­ya­do mili­tar­men­te por Bra­sil. Solano López advir­tió a los gobier­nos de Bra­sil y Argen­ti­na que con­si­de­ra­ría cual­quier agre­sión al Uru­guay “como aten­ta­to­rio del equi­li­brio de los Esta­dos del Pla­ta”. El gobierno de Bra­sil hizo caso omi­so a esta adver­ten­cia y envió a sus tro­pas a inva­dir terri­to­rio uru­gua­yo en octu­bre de 1864.

Las alian­zas que­da­ban con­fi­gu­ra­das de la siguien­te mane­ra, Colo­ra­dos lide­ra­dos por Venan­cio Flo­res jun­to con Bra­sil y Bar­to­lo­mé Mitre de Argen­ti­na. Ori­be era apo­ya­do por Rosas y Solano López enten­dien­do que si Bra­sil se hacía con Uru­guay en alian­za con Argen­ti­na, la pró­xi­ma víc­ti­ma sería el pro­pio Paraguay.

El 12 de noviem­bre de 1864, en repre­sa­lia por la inva­sión bra­si­le­ña a Uru­guay, el gobierno para­gua­yo se apo­de­ró de un buque mer­can­te bra­si­le­ño y del gober­na­dor de la pro­vin­cia bra­si­le­ña de Mato Gros­so, dan­do ini­cio a la Gue­rra y decla­rán­do­la al día siguien­te. La pri­me­ra eta­pa con­sis­tió en la inva­sión del Mato Gros­so, en diciem­bre del mis­mo año, duran­te la cual fuer­zas para­gua­yas ocu­pa­ron y saquea­ron gran par­te de esa provincia.

El inten­to de exter­mi­nio total no pros­pe­ró, pero arra­sar con el Para­guay de esa épo­ca fue un éxi­to para las poten­cias beli­ge­ran­tes. El impe­rio bri­tá­ni­co arras­tró a Argen­ti­na y Bra­sil en esta empre­sa y estos a Uru­guay, como últi­mo vagón del tren de la devas­ta­ción. Cator­ce años atrás del comien­zo de la gue­rra, falle­ció en Asun­ción nues­tro pró­cer José Ger­va­sio Arti­gas. Pro­tec­tor de los pue­blos libres, Karay Gua­zú para los gua­ra­níes. Es una espe­cu­la­ción, una fan­ta­sía poder ima­gi­nar qué hubie­ra pasa­do con Arti­gas vivo a la hora del exter­mi­nio de la Tri­ple Alian­za. Las para­do­jas de la vida hicie­ron que Sar­mien­to, un pro­mo­tor del exter­mi­nio para­gua­yo y argen­tino, aca­ba­ra en sue­lo gua­ra­ní los últi­mos años de su vida.

El papel de Uru­guay en esta gue­rra es el refle­jo de su his­to­ria. Miran­do de un lado al otro a dos enor­mes paí­ses que lo rodean. Mecién­do­se como una peque­ña bal­sa en medio de dos corrien­tes con­ti­nen­ta­les. Inclu­so Uru­guay no tie­ne nom­bre, es una ubi­ca­ción: es la Repú­bli­ca al Orien­te del río Uru­guay. Esa por­ción de tie­rra que for­mó par­te de las pro­vin­cias uni­das del Río de la Pla­ta, que fue inva­di­da por el Bra­sil, que fue un capri­cho de los ingle­ses, “un algo­dón entre dos vidrios” y qui­zá lo más acer­ta­do sería lla­mar­lo Lord Pon­somby­lan­dia. Pero nos des­via­mos del tema central.

“Argen­ti­na que­ría recons­truir el Virrei­na­to del Río de la Pla­ta, cuya capi­tal era Bue­nos Aires y del cual el Para­guay había for­ma­do par­te. Deman­dó ane­xar al Para­guay, pero el Bra­sil se opu­so. Son pun­tos que se cam­bia­ron en el Tra­ta­do“, expli­ca el his­to­ria­dor para­gua­yo Jor­ge Rubiani.

Por su par­te, Bra­sil que­ría libre acce­so a sus ricas pro­vin­cias del Mato Gros­so, don­de ya en 1633, en Cuia­bá, se había encon­tra­do oro. “Con un Para­guay que resul­ta­ra mucho más ade­cua­do a sus pre­ten­sio­nes tras la gue­rra, iba a tener más faci­li­da­des para for­ta­le­cer sus fron­te­ras”, des­ta­ca.

Uno de los fla­ge­los que azo­ta a los pue­blos de Nues­tra Amé­ri­ca es el de la deu­da exter­na. Con intere­ses de deu­da que inau­gu­ra­ron un nue­vo con­cep­to de usu­ra e impo­si­cio­nes que con­di­cio­nan el desa­rro­llo nacio­nal, los orga­nis­mos mul­ti­la­te­ra­les de cré­di­to han eri­gi­do esta arqui­tec­tu­ra finan­cie­ra a nivel mun­dial como meca­nis­mo neo­co­lo­nial de explo­ta­ción. Este fenó­meno no es nue­vo ni de post segun­da gue­rra mun­dial. En ese enton­ces Bra­sil y Argen­ti­na tenían gran­des deu­das con los ban­cos ingle­ses y por ende, sus deci­sio­nes esta­ban con­di­cio­na­das por esto. Por su par­te, Para­guay no tenía nin­gún tipo de deu­da y eso lo deja­ba con un mar­gen de acción sin estar supe­di­ta­do a nin­gún inte­rés financiero.

Fue­ron ase­si­na­dos 700 mil para­gua­yos y para­gua­yas, varios de ellos niños y niñas com­ba­tien­do con lo que tenían al alcan­ce de la mano con­tra ejér­ci­tos pro­fe­sio­na­les. Casi cien mil víc­ti­mas eran pobla­ción civil. Inclu­so la con­tien­da fue tan des­igual que las tro­pas argen­ti­nas de Entre Ríos se nega­ron a inter­ve­nir en la gue­rra. Asti­lle­ros del nor­te de este país deci­die­ron ini­ciar una huel­ga para no cons­truir más bar­cos que sean usa­dos en el exter­mi­nio. “Los agen­tes de la civi­li­za­ción” como iró­ni­ca­men­te los lla­mó Alber­di, des­tru­ye­ron a su paso todo tipo de maqui­na­ria y avan­ce tec­no­ló­gi­co de la épo­ca: una de las pri­me­ras ace­rías de Amé­ri­ca Lati­na, los telé­gra­fos, las vías del ferro­ca­rril, etc.

No hay esti­ma­cio­nes exac­tas de las pér­di­das. Lo que sí es cla­ro, es que las con­se­cuen­cias para el pue­blo para­gua­yo sub­sis­ten has­ta el día de hoy. El país per­dió entre el 50 % y el 85 % de su pobla­ción y qui­zá más del 90 % de su pobla­ción mas­cu­li­na adul­ta. Cada cua­tro muje­res vivía un hom­bre y en algu­nas regio­nes uno cada vein­te muje­res. La bar­ba­rie a ros­tro des­cu­bier­to en nom­bre de la civilización.

En 1949 Geor­ge Orwell escri­bió su céle­bre libro “1984”, una nove­la dis­tó­pi­ca de futu­ro acia­go para la huma­ni­dad. Acu­ñó el tér­mino “neo­len­gua” para refe­rir­se a un nue­vo len­gua­je, den­tro de este el “doble­pen­sar”. Según el autor esto sig­ni­fi­ca “el poder, la facul­tad de sos­te­ner dos opi­nio­nes con­tra­dic­to­rias simul­tá­nea­men­te, dos creen­cias con­tra­rias alber­ga­das a la vez en la men­te.” En la nove­la se pue­den encon­trar fra­ses como “la escla­vi­tud es la liber­tad” y “la gue­rra es la paz”. Las tro­pas inva­so­ras, un siglo antes, prac­ti­ca­ban el doble­pen­sar antes de que fue­ra concebido.

Para­guay per­dió un cuar­to de su terri­to­rio con con­se­cuen­cias que se extien­den has­ta el pre­sen­te. Toda­vía tie­ne la mayor des­igual­dad de pro­pie­dad de la tie­rra en el mun­do: apro­xi­ma­da­men­te el 85% de la tie­rra agrí­co­la está en manos de sólo el 2.5% de los pro­pie­ta­rios, y los peque­ños gru­pos de agri­cul­to­res e indí­ge­nas se enfren­tan a la fal­ta de tie­rras. Al menos el 14% de la tie­rra para­gua­ya está en manos de los agri­cul­to­res bra­si­le­ños, un gru­po que ejer­ce un enor­me poder eco­nó­mi­co y político.

Las pér­di­das que sufrie­ron los ejér­ci­tos ven­ce­do­res ter­mi­na­ron sien­do posi­ti­vas para el pro­yec­to civi­li­za­to­rio que mira­ba de fren­te a Euro­pa y que­da­ba de cos­tas al cen­tro de Amé­ri­ca Lati­na. Vein­te mil sol­da­dos argen­ti­nos, cin­cuen­ta mil sol­da­dos bra­si­le­ños y algu­nos pocos miles de uru­gua­yos murie­ron en la fra­gua. Todos pobres, gau­chos y/​o escla­vos. Se pre­ten­dió hacer una pur­ga del Para­guay e indi­rec­ta­men­te se eli­mi­nó a una pobla­ción que era inde­sea­da por las éli­tes rio­pla­ten­ses y brasileras.

Según el perio­dis­ta bra­si­le­ro Julio José Chia­ve­na­to en su libro «Geno­ci­dio ame­ri­cano: gue­rra de Para­guay» seña­la que varios mili­ta­res recla­ma­ban a sus supe­rio­res que la gue­rra ya esta­ba gana­da. Una de estas figu­ras era el gene­ral Luís Alves de Lima e Sil­va, lue­go duque de Caxias, quien lide­ra­ba las tro­pas bra­si­le­ñas en Para­guay y expre­sa­ba: «¿Cuán­to tiem­po, cuán­tos hom­bres, cuán­tas vidas y cuán­tos ele­men­tos y recur­sos nece­si­ta­re­mos para ter­mi­nar la gue­rra, es decir, para con­ver­tir en humo y pol­vo a toda la pobla­ción para­gua­ya, para matar has­ta el feto en el vien­tre de la mujer?», recla­mó al empe­ra­dor de Brasil.

La saña fue tal que la alian­za infa­me de Uru­guay, Argen­ti­na y Bra­sil con­cer­tó fina­li­zar su empre­sa solo cuan­do Fran­cis­co Solano Lopez fue­ra ase­si­na­do. Hecho que suce­dió el pri­me­ro de mar­zo de 1870.

El exter­mi­nio del Para­guay fue la pri­me­ra gue­rra foto­gra­fia­da en Amé­ri­ca Lati­na. Por ende, la pri­me­ra mues­tra foto­grá­fi­ca de lo que son capa­ces de hacer las oli­gar­quías loca­les, que la tira­nía no sabe de fron­te­ras, como así tam­po­co la soli­da­ri­dad entre los pue­blos. Foto­gra­fías de una pelí­cu­la que aún se sigue rodan­do y parien­do engen­dros que soca­van la dig­ni­dad popu­lar. Recor­dar el exter­mi­nio del Para­guay es res­ca­tar uno de los peo­res capí­tu­los de nues­tra his­to­ria, para no repe­tir­la y poder for­jar nues­tro des­tino con la libe­ra­ción e inde­pen­den­cia como hori­zon­te común. Por­que toda­vía que­da mucha vida por rodar.

* NICOLÁS CENTURIÓN ES ANALISTA URUGUAYO ASOCIADO AL CENTRO LATINOAMERICANO DE ANÁLISIS ESTRATÉGICO (CLAE, ESTRATEGIA.LA)Y MIEMBRO DE LA RED INTERNACIONAL DE CÁTEDRAS, INSTITUCIONES Y PERSONALIDADES SOBRE EL ESTUDIO DE LA DEUDA PÚBLICA (RICDP).
*Fuen­te: Redhargentina

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *