Esta­dos Uni­dos. Las luchas actua­les en los luga­res de trabajo

Por Adam Shils, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 20 de noviem­bre de 2020 

Para noso­tros, está cla­ro que desea­ría­mos que hubie­ra más con­flic­tos como estos, pero así están las cosas hoy.

La pro­ba­ble caí­da de Trump ha domi­na­do las noti­cias en las últi­mas sema­nas. En este artícu­lo nos pro­po­ne­mos exa­mi­nar un aspec­to muy dife­ren­te de la situa­ción de los Esta­dos Uni­dos. ¿Cuál es el esta­do de la lucha de cla­ses? ¿Dón­de se encuen­tra hoy el con­flic­to entre empre­sa­rios y trabajadores?

Peque­ñas huelgas

El pri­mer pun­to que hay que seña­lar es que el nivel de las huel­gas es muy bajo. Los últi­mos datos con los que se cuen­ta son los de setiem­bre. Las huel­gas de setiem­bre se divi­den en dos cate­go­rías. En pri­mer lugar, está la huel­ga muy impor­tan­te del Hos­pi­tal de la Uni­ver­si­dad de Illi­nois que ya fue ana­li­za­da en este sitio web. Esa huel­ga invo­lu­cró a apro­xi­ma­da­men­te 4.500 tra­ba­ja­do­res. En segun­do lugar, hubo algu­nas huel­gas loca­les muy peque­ñas. Las mis­mas inclu­ye­ron accio­nes en los luga­res de tra­ba­jo en Reith Riley Cons­truc­tion, Hood River Dis­ti­llers, Lan­ge­loth Meta­llur­gi­cal, Miller Tool & Die, NLMK Steel, John­son Con­trols y en el Cen­tro de Reha­bi­li­ta­ción y Enfer­me­ría High­land Park en Michi­gan. En total, todas esas huel­gas invo­lu­cra­ron sólo a 5.618 tra­ba­ja­do­res. Esa cifra repre­sen­ta el total de huel­gas repor­ta­das por los Ser­vi­cios Fede­ra­les de Media­ción y Con­ci­lia­ción en todo el país.

El BLS (Bureau of Labor Sta­tis­tics) reco­ge sola­men­te esta­dís­ti­cas de las huel­gas que lle­ga­ron a las ins­tan­cias de nego­cia­ción y en cen­tros de tra­ba­jo que cuen­tan con más de 1.000 tra­ba­ja­do­res. Este orga­nis­mo cal­cu­ló que los días per­di­dos por paros o huel­gas en setiem­bre equi­va­len a menos del 0,005% del tiem­po total de tra­ba­jo. La pro­por­ción es la mis­ma en los luga­res de tra­ba­jo de mayor tamaño.

La razón por la que los tra­ba­ja­do­res son rea­cios a arries­gar­se a una huel­ga en este momen­to no es nin­gún mis­te­rio. La com­bi­na­ción de la cri­sis eco­nó­mi­ca y el resur­gi­mien­to del COVID19 han pues­to a la cla­se obre­ra en una situa­ción muy difí­cil. Los tra­ba­ja­do­res de los res­tau­ran­tes y de la hos­te­le­ría han sido afec­ta­dos por los cie­rres de sus empre­sas. Muchos pues­tos de tra­ba­jo van a des­apa­re­cer para siem­pre. La esta­bi­li­dad labo­ral es muy frá­gil. En esta situa­ción, la mejor opción para muchos tra­ba­ja­do­res es la pre­cau­ción, no la confrontación.

La huel­ga en ReConserve

Si obser­va­mos una de esas peque­ñas huel­gas con más deta­lle, enten­de­re­mos mejor la situa­ción. ReCon­ser­ve es un fabri­can­te de ali­men­tos para ani­ma­les, ins­ta­la­do en las afue­ras de Chica­go, en Hodg­kins. Se pue­de reco­no­cer la plan­ta gra­cias a una alta torre que per­te­ne­cía a un vie­jo molino. El tra­ba­jo es sucio y el mate­rial es peli­gro­so. Vein­ti­séis tra­ba­ja­do­res, prin­ci­pal­men­te lati­nos repre­sen­ta­dos por el sin­di­ca­to UFCW Local 881 están en huel­ga en recla­mo de un pri­mer con­tra­to. La pari­dad sala­rial con otras plan­tas de ReCon­ser­ve y con otras fábri­cas en el par­que indus­trial de Hodg­kins es tam­bién un tema central.

El pique­te que­da algo ocul­to tras una auto­vía que mar­ca el lími­te de la zona indus­trial, fue­ra de la carre­te­ra prin­ci­pal. Los tra­ba­ja­do­res están moti­va­dos y acep­tan el apo­yo de los inte­gran­tes de la UFCW, Ari­se Chica­go (una orga­ni­za­ción reli­gio­sa de defen­sa de los tra­ba­ja­do­res) y de los miem­bros de otros sin­di­ca­tos. «Scabby», la rata gigan­te infla­ble1, domi­na la esce­na. Los camio­ne­ros que pasan tocan boci­na en apo­yo al con­flic­to. Los tra­ba­ja­do­res son cons­cien­tes de que son un peque­ño gru­po en lucha con­tra una gran empre­sa. Pero están con­ven­ci­dos de que vale la pena luchar por la pari­dad sala­rial y la segu­ri­dad de un con­ve­nio colec­ti­vo. Esta huel­ga refle­ja el carác­ter actual de las peque­ñas huel­gas en este país.

En la salud

Ya que­da­ron atrás todas las gran­des huel­gas de este año: en Asar­co, Bath Iron Works y el Hos­pi­tal de la Uni­ver­si­dad de Illi­nois. Sin embar­go, una lucha impor­tan­te se aso­ma en el hori­zon­te. Unas 2.500 enfer­me­ras de cua­tro hos­pi­ta­les del sec­tor de Fila­del­fia vota­ron la huel­ga. Su sin­di­ca­to, la Pennsyl­va­nia Asso­cia­tion for Nur­ses and Allied Pro­fes­sio­nals, tie­ne una his­to­ria mili­tan­te. El tema cen­tral es el mis­mo que en todas las otras luchas en los hos­pi­ta­les des­de que comen­zó la pan­de­mia: la pro­por­ción entre enfer­me­ras y pacien­tes. En la lucha por la «pro­por­ción de segu­ri­dad», como dice el lema del sin­di­ca­to, las enfer­me­ras luchan a la mis­ma vez por la cali­dad de la aten­ción médi­ca que se brin­da a los pacien­tes y por sus pro­pias con­di­cio­nes de tra­ba­jo. Los mili­tan­tes del sin­di­ca­to ten­drán que vigi­lar de cer­ca la situa­ción de las enfer­me­ras de Fila­del­fia y pre­pa­rar­se para cons­truir la solidaridad.

En otros cen­tros de salud, la hos­ti­li­dad de la direc­ción hacia los sin­di­ca­tos ha toma­do un cariz a la vez polé­mi­co y extra­ño. Cin­co enfer­me­ras del enor­me Hos­pi­tal Stro­ger de Chica­go reci­bie­ron una san­ción dis­ci­pli­na­ria en una cir­cuns­tan­cia extra­or­di­na­ria. Efec­ti­va­men­te, la Aso­cia­ción de Enfer­me­ras de Illi­nois del hos­pi­tal Stro­ger, ini­ció recien­te­men­te una nue­va ron­da de nego­cia­cio­nes sobre los con­ve­nios. En una mani­fes­ta­ción públi­ca, las enfer­me­ras deci­die­ron dar a cono­cer sus pro­pues­tas de con­tra­to y uti­li­za­ron el ambien­te de la fies­ta de Hallo­ween para dis­fra­zar­se y así fue­ron a pre­sen­tar sus deman­das a la direc­ción. ¡Los jefes dije­ron que ese era un com­por­ta­mien­to ame­na­za­dor! La direc­ción pre­sen­tó car­gos con­tra cin­co enfer­me­ras que podrían desem­bo­car en la sus­pen­sión o en el des­pi­do de las mis­mas. Aun­que la acu­sa­ción es ridí­cu­la, debe­ría­mos tomar­nos en serio las ame­na­zas de la direc­ción y debe­mos sumar­nos a la defen­sa de estas acti­vis­tas sindicales.

En la enseñanza

Cada dis­tri­to esco­lar toma su pro­pia deci­sión sobre cómo hacer fren­te a la pan­de­mia. Hay miles de com­bi­na­cio­nes dife­ren­tes entre cur­sos a dis­tan­cia, híbri­dos y pre­sen­cia­les. Muchos dis­tri­tos tie­nen dife­ren­tes polí­ti­cas según los nive­les de esco­la­ri­dad. Un mis­mo dis­tri­to pue­de uti­li­zar pro­ce­di­mien­tos muy dife­ren­tes según el momen­to. Eso sig­ni­fi­ca que los sin­di­ca­tos de maes­tros se enfren­tan a una com­ple­ja situa­ción, a un mosai­co de casos. La res­pues­ta sin­di­cal ha toma­do así for­mas diver­sas. Por ejem­plo, en Chica­go, el dis­tri­to esco­lar adop­tó la ense­ñan­za a dis­tan­cia, pero hay un deba­te públi­co sobre la nece­si­dad de que los pro­fe­so­res y los alum­nos regre­sen a las cla­ses pre­sen­cia­les. En res­pues­ta a ello, la CTU vie­ne lle­van­do a cabo una inten­sa cam­pa­ña de infor­ma­ción para garan­ti­zar que la ense­ñan­za pre­sen­cial no se reanu­de has­ta que las escue­las pue­dan vol­ver a abrir­se con segu­ri­dad para todos.

Otro ejem­plo de la acción de los docen­tes tuvo lugar recien­te­men­te en Broo­kli­ne (Mas­sa­chu­setts), don­de 915 docen­tes (en un total de 1.000) par­ti­ci­pa­ron en un «sick-out» (licen­cia por enfer­me­dad) muy bien orga­ni­za­do el 3 de noviem­bre. Recla­man que el dis­tri­to esco­lar ase­gu­re una dis­tan­cia físi­ca de seis pies [1,80m] en las escue­las. Toda­vía no se pue­de deter­mi­nar el resul­ta­do de esta movilización.

Paros para pre­ve­nir el Covid

La pri­ma­ve­ra pasa­da hubo muchos paros espon­tá­neos en los luga­res de tra­ba­jo para exi­gir equi­pos de pro­tec­ción per­so­nal y otras medi­das de pro­tec­ción con­tra el virus. Duran­te el actual resur­gi­mien­to del virus no se ha vis­to una can­ti­dad simi­lar de paros. Una par­te de la expli­ca­ción de esta dife­ren­cia pue­de ser que las empre­sas faci­li­tan actual­men­te más equi­pos de pro­tec­ción. La adap­ta­ción de los luga­res de tra­ba­jo para garan­ti­zar un dis­tan­cia­mien­to de seis pies pare­ce más difí­cil de obte­ner que las más­ca­ras, los guan­tes y el desin­fec­tan­te de manos. Los equi­pos de pro­tec­ción pue­den variar en can­ti­dad y cali­dad, pero están más pre­sen­tes que antes en los luga­res de trabajo.

Opo­si­ción en los sindicatos

La opo­si­ción mili­tan­te den­tro de los sin­di­ca­tos ha toma­do tres for­mas prin­ci­pa­les. Una, los gru­pos de opo­si­ción en los sin­di­ca­tos de maes­tros, la AFT y la NEA. Son prin­ci­pal­men­te maes­tros jóve­nes ins­pi­ra­dos por el movi­mien­to RedEd. Dos, la red crea­da en torno a Labor Notes. Labor Notes ha sido capaz de man­te­ner una serie impre­sio­nan­te de acti­vi­da­des duran­te la pandemia.

Tres, el tra­ba­jo de Teams­ters for a Demo­cra­tic Union (TDU)2 muy bien implan­ta­da en el sin­di­ca­to de camio­ne­ros (Teams­ters Union). La TDU mili­ta por varios pun­tos, des­de la demo­cra­cia sin­di­cal has­ta una posi­ción más fir­me con­tra la patro­nal en la mesa de nego­cia­cio­nes. Actual­men­te, apo­yan la lis­ta de O’Brien-Zuckerman en las elec­cio­nes de la IBT (Inter­na­tio­nal Brotherhood of Teams­ters) de 2021.

Refe­rén­dum Uber/​Lyft en California

Uber y Lyft pusie­ron invir­tie­ron enor­mes recur­sos en la cam­pa­ña de la Pro­pues­ta 22 de Cali­for­nia, vota­da en las recien­tes elec­cio­nes. El pro­pó­si­to de la Pro­pues­ta 22 era anu­lar la ley que con­si­de­ra­ba a los con­duc­to­res como emplea­dos regu­la­res, con sala­rios y pres­ta­cio­nes socia­les, para cla­si­fi­car­los como con­tra­tis­tas autó­no­mos. [Véa­se: Esta­dos Uni­dos /​Ube­ri­za­ción: empre­sas gas­ta­ron 224 millo­nes dóla­res para ganar su refe­rén­dum en Cali­for­nia, Eve Bate]. La cali­fi­ca­ción de los tra­ba­ja­do­res como con­tra­tis­tas inde­pen­dien­tes per­mi­te a los emplea­do­res redu­cir los cos­tos. La Pro­pues­ta 22 fue apro­ba­da por el 58% de los votos con­tra el 41%. Es una ver­da­de­ra derro­ta para el movi­mien­to de los tra­ba­ja­do­res en Cali­for­nia, y en par­ti­cu­lar para los tra­ba­ja­do­res de apli­ca­cio­nes, y podría tener reper­cu­sio­nes en otros luga­res de los Esta­dos Unidos.

Pro­fun­di­zar la lucha 

En con­clu­sión, des­pués de haber pasa­do revis­ta a la situa­ción gene­ral, pode­mos ver cuá­les son los sec­to­res en lucha hoy en día: las peque­ñas huel­gas, los hos­pi­ta­les, la segu­ri­dad duran­te la pan­de­mia en las escue­las, y la corrien­te de opo­si­ción de los camio­ne­ros (Teams­ters). Para noso­tros, está cla­ro que desea­ría­mos que hubie­ra más con­flic­tos como estos, pero así están las cosas hoy. Nues­tra tarea es hacer todo lo que esté a nues­tro alcan­ce para apo­yar y pro­fun­di­zar estos ejem­plos de lucha de la cla­se trabajadora.

fuen­te: Kaos en la red

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *