Esta­dos Uni­dos. Enfren­tar la com­pli­ci­dad del per­so­nal médi­co en la cri­mi­na­li­za­ción de las comunidades

Por Jami­lla Perrit, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 20 de noviem­bre de 2020.

Médicxs indi­vi­dua­les y orga­ni­za­cio­nes médi­cas se han uni­do, hablan­do en con­tra de la vio­len­cia poli­cial y reco­no­cien­do el racis­mo como un pro­ble­ma o una cri­sis de salud pública

A medi­da que con­ti­núan los levan­ta­mien­tos en todo Esta­dos Uni­dos en res­pues­ta a la vio­len­cia poli­cial con­tra la pobla­ción negra, para muchos esta­dou­ni­den­ses hemos lle­ga­do a un momen­to de ajus­te de cuen­tas. Como nación, esta­mos luchan­do para encon­trar un camino a seguir. Muchas orga­ni­za­cio­nes, como un pri­mer paso, han emi­ti­do decla­ra­cio­nes de soli­da­ri­dad y han pro­me­ti­do pres­tar apo­yo. Médi­cos indi­vi­dua­les y orga­ni­za­cio­nes médi­cas se han uni­do a estos esfuer­zos, hablan­do en con­tra de la vio­len­cia poli­cial y reco­no­cien­do el racis­mo como un pro­ble­ma o una cri­sis de salud públi­ca. Orga­ni­za­cio­nes como la Aca­de­mia Ame­ri­ca­na de Pedia­tría, la Aso­cia­ción Médi­ca Ame­ri­ca­na y el Cole­gio Ame­ri­cano de Médi­cos han emi­ti­do decla­ra­cio­nes en las que denun­cian la bru­ta­li­dad poli­cial, con­de­nan la vio­len­cia con­tra los mani­fes­tan­tes y piden que se inves­ti­guen los casos de vio­len­cia poli­cial con­tra la pobla­ción negra.

Este es un terri­to­rio nue­vo para la mayo­ría de las orga­ni­za­cio­nes médi­cas, las cua­les tra­di­cio­nal­men­te han sido con­ser­va­do­ras, a menu­do se auto­de­fi­nen como no par­ti­dis­tas, e his­tó­ri­ca­men­te han evi­ta­do poner­se públi­ca­men­te del lado de la defen­sa de la jus­ti­cia social. La pro­fe­sión médi­ca se ha enor­gu­lle­ci­do duran­te mucho tiem­po de sus valo­res de obje­ti­vi­dad e impar­cia­li­dad. Pero como mujer negra y como médi­co, sé que estas des­crip­cio­nes nun­ca han sido exac­tas. De hecho, toda la medi­ci­na, inclu­yen­do mi espe­cia­li­dad de obs­te­tri­cia y gine­co­lo­gía, tie­ne raí­ces pro­fun­da­men­te racis­tas y explo­ta­do­ras. La noción de que los pro­vee­do­res de ser­vi­cios médi­cos son impar­cia­les y obje­ti­vos, y que ejer­cen una pro­fe­sión que está libre de la heren­cia del racis­mo, el geno­ci­dio y la supre­ma­cía blan­ca, es ficticia.

Esta visión ahis­tó­ri­ca ha cau­sa­do un daño tre­men­do. Ade­más de impe­dir que iden­ti­fi­que­mos y expon­ga­mos las creen­cias racis­tas y los pre­jui­cios inhe­ren­tes a los sis­te­mas médi­cos, nos ha per­mi­ti­do seguir cana­li­zan­do silen­cio­sa­men­te a nues­tros pacien­tes y sus fami­lias hacia el sis­te­ma jurí­di­co penal, el mis­mo que se pre­ten­de com­ba­tir con nues­tras decla­ra­cio­nes de soli­da­ri­dad. No son sim­ple­men­te las inter­ac­cio­nes entre los negros y las fuer­zas del orden fue­ra del hos­pi­tal las que ponen a nues­tros pacien­tes en peli­gro, sino tam­bién la cri­mi­na­li­za­ción de los pacien­tes den­tro del sis­te­ma sani­ta­rio. Esta cri­mi­na­li­za­ción pue­de ser par­ti­cu­lar­men­te dañi­na en el con­tex­to del emba­ra­zo, la mater­ni­dad y la salud reproductiva.

Des­de la déca­da de 1980 se han deba­ti­do las ini­cia­ti­vas legis­la­ti­vas y nor­ma­ti­vas rela­ti­vas al uso de sus­tan­cias duran­te el emba­ra­zo. Las polí­ti­cas esta­ta­les que obli­gan a dela­tar a las madres que con­su­men dro­gas y alcohol duran­te el emba­ra­zo se vol­vie­ron cada vez más racis­tas en el dece­nio de 1990, duran­te la epi­de­mia de cocaí­na “crack”. Las madres de raza negra fue­ron obje­to de medi­das puni­ti­vas por el uso de sus­tan­cias duran­te el emba­ra­zo. Sus hijos fue­ron cul­pa­bi­li­za­dos como “super­de­pre­da­do­res” y, a pesar de la fal­ta de prue­bas médi­cas que apo­ya­ran el “sín­dro­me del bebé-crack”, fue­ron tacha­dos de delin­cuen­tes des­ti­na­dos a fra­ca­sar en la vida. A medi­da que las muje­res negras se con­vir­tie­ron en el ros­tro del con­su­mo de sus­tan­cias duran­te el emba­ra­zo, se ampli­fi­ca­ron los lla­ma­mien­tos a una res­pues­ta car­ce­la­ria y las fami­lias y las comu­ni­da­des se vie­ron desgarradas.

La men­ti­ra racia­li­za­da del uso de sus­tan­cias en el emba­ra­zo ha segui­do tenien­do efec­tos nega­ti­vos de gran alcan­ce. Las muje­res negras e indí­ge­nas que bus­can aten­ción duran­te el emba­ra­zo tie­nen más pro­ba­bi­li­da­des de ser some­ti­das a prue­bas de detec­ción del uso de sus­tan­cias ilí­ci­tas/​1. Esas prue­bas –que a menu­do no se reve­lan y se rea­li­zan sin con­sen­ti­mien­to expre­so– han dado lugar a que los pro­ge­ni­to­res pier­dan a sus hijos o sean encar­ce­la­dos. Inclu­so las polí­ti­cas que, como solu­ción, apli­can los aná­li­sis de for­ma uni­ver­sal no eli­mi­nan el ses­go en la noti­fi­ca­ción de infor­mes ni abor­dan su racis­mo sub­ya­cen­te. A pesar de que las tasas de con­su­mo de sus­tan­cias duran­te el emba­ra­zo de muje­res blan­cas y negras son simi­la­res, exis­ten dis­pa­ri­da­des racia­les en todos los nive­les, inclui­dos el ini­cio de las prue­bas, la remi­sión a pro­gra­mas de tra­ta­mien­to de la dro­ga­dic­ción y la noti­fi­ca­ción de infor­mes a los ser­vi­cios de pro­tec­ción de la infan­cia. Los pro­vee­do­res de aten­ción médi­ca sue­len ser el pri­mer pun­to de con­tac­to entre las fami­lias y el sis­te­ma jurí­di­co-penal, lo que crea una vía de entra­da al sis­te­ma de vigi­lan­cia estatal.

La jus­ti­fi­ca­ción gene­ral para denun­ciar a alguien a los ser­vi­cios de pro­tec­ción de la infan­cia para que sea inves­ti­ga­do se hace deri­var de las leyes esta­ta­les que obli­gan a la noti­fi­ca­ción. A la mayo­ría de los obli­ga­dos infor­man­tes, como el per­so­nal médi­co, se les ha ense­ña­do que el sis­te­ma de pro­tec­ción infan­til es un sis­te­ma legal impar­cial que garan­ti­za la segu­ri­dad y el bien­es­tar de los meno­res. En reali­dad, los indi­cios para noti­fi­car, las razo­nes para reti­rar la cus­to­dia de los meno­res, y la sub­si­guien­te super­vi­sión y vigi­lan­cia están ses­ga­das racial­men­te, son sub­je­ti­vas y pater­na­lis­tas. Las fami­lias negras tie­nen mayor pro­ba­bi­li­dad de ser denun­cia­das e inves­ti­ga­das por abu­so y negli­gen­cia infan­til, que sus casos sean corro­bo­ra­dos y que les sean reti­ra­das la cus­to­dia o el cui­da­do sus hijos e hijas/​2. Una vez en el sis­te­ma de adop­ción, los meno­res negros per­ma­ne­cen bajo cus­to­dia más tiem­po que los meno­res blan­cos y, por lo gene­ral, reci­ben menos ayu­das/​3.

Las visi­tas a un gine­có­lo­go-obs­te­tra para bus­car aten­ción al emba­ra­zo o el par­to pue­den ser pun­tos de entra­da al sis­te­ma jurí­di­co-penal para los padres y a la cus­to­dia esta­tal para los meno­res. Esta deri­va­ción se pro­du­ce de múl­ti­ples mane­ras: los clí­ni­cos lla­man a los ser­vi­cios de pro­tec­ción de la infan­cia cuan­do una pacien­te se nie­ga a con­sen­tir un pro­ce­di­mien­to médi­co duran­te la aten­ción pre­na­tal o el par­to, cuan­do la pacien­te está en un hogar de aco­gi­da, cuan­do la pacien­te tie­ne un hijo que estu­vo en el sis­te­ma de hoga­res de aco­gi­da, cuan­do la pacien­te está encar­ce­la­da o cuan­do la pacien­te tie­ne una dis­ca­pa­ci­dad. Esas deri­va­cio­nes aumen­tan la pro­ba­bi­li­dad de que los meno­res sean arre­ba­ta­dos a las fami­lias en el momen­to del par­to, y se con­vier­ten en una vía para aumen­tar la vigi­lan­cia esta­tal. Los tra­ba­ja­do­res socia­les, los agen­tes esta­ta­les y la poli­cía tie­nen acce­so a los hoga­res, las rela­cio­nes y las vidas de estas fami­lias. Las fami­lias están suje­tas a inves­ti­ga­ción, inte­rro­ga­to­rio, sepa­ra­ción y cas­ti­go duran­te muchos años des­pués de que se hicie­ra la denuncia.

La cri­mi­na­li­za­ción tam­bién pue­de ocu­rrir cuan­do un emba­ra­zo no ter­mi­na en un naci­mien­to vivo. Para alguien que tie­ne un abor­to espon­tá­neo o una pér­di­da fetal, la bús­que­da de aten­ción de urgen­cia pue­de aca­bar en inte­rro­ga­to­rios estan­do aún en la cama del hos­pi­tal, en arres­to y encar­ce­la­mien­to. Ya sea por mal­dad o sim­ple­men­te por des­co­no­ci­mien­to de los requi­si­tos de noti­fi­ca­ción, los médi­cos han cau­sa­do un daño sus­tan­cial a los pacien­tes des­pués de la pér­di­da de un emba­ra­zo al lla­mar a la poli­cía por­que sos­pe­chan que el abor­to fue indu­ci­do inten­cio­nal­men­te. En estas cir­cuns­tan­cias, las muje­res de color, las que tie­nen bajos ingre­sos, los jóve­nes y los inmi­gran­tes son cri­mi­na­li­za­das de mane­ra desproporcionada.

La red legal Si/​Cuando/​Como: Abo­ga­cía por una Jus­ti­cia Repro­duc­ti­va (If/​When/​How: Law­ye­ring for Repro­duc­ti­ve Jus­ti­ce) ha iden­ti­fi­ca­do más de 19 esta­dos que han lle­va­do a cabo inves­ti­ga­cio­nes cri­mi­na­les de per­so­nas sos­pe­cho­sas de ter­mi­nar con su emba­ra­zo o de ayu­dar a alguien a hacer­lo. La mayo­ría de estas inves­ti­ga­cio­nes fue­ron ini­cia­das por per­so­nal sani­ta­rio des­pués de que alguien bus­ca­ra asis­ten­cia. Las inves­ti­ga­cio­nes cau­san un daño de gran impac­to, con­duz­can o no al encar­ce­la­mien­to. Los ante­ce­den­tes de arres­tos e inclu­so los car­gos por deli­tos meno­res pue­den resul­tar en la pér­di­da del empleo y el estig­ma, inclu­so si no se pre­sen­tan car­gos for­ma­les. Estos car­gos pue­den ser difí­ci­les o impo­si­bles de eli­mi­nar de los regis­tros estatales.

Inclu­so cuan­do las per­so­nas inten­tan indu­cir­se un abor­to o bus­car aten­ción médi­ca des­pués, los médi­cos tene­mos la res­pon­sa­bi­li­dad éti­ca y legal de sal­va­guar­dar la infor­ma­ción sobre la salud de nues­tros pacien­tes/​4. En lugar de enviar a alguien a la cár­cel o expo­ner­lo a inte­rro­ga­to­rios humi­llan­tes, esta­mos obli­ga­dos a ase­gu­rar­nos de que, inde­pen­dien­te­men­te de la for­ma en que deci­da inte­rrum­pir un emba­ra­zo, pue­da hacer­lo de for­ma segu­ra, efi­caz y con dig­ni­dad y res­pe­to. Los enfo­ques puni­ti­vos disua­den a las per­so­nas de bus­car aten­ción médi­ca, tie­nen efec­tos dis­cri­mi­na­to­rios en las per­so­nas mar­gi­na­das y cri­mi­na­li­zan efec­ti­va­men­te el emba­ra­zo en algu­nas comunidades.

Los pro­fe­sio­na­les de la medi­ci­na y la aten­ción que pro­por­cio­na­mos no somos los úni­cos en recu­rrir al racis­mo. Tam­po­co son los gine­có­lo­gos y obs­te­tras los úni­cos clí­ni­cos que ponen a nues­tros pacien­tes en ries­go de ser cri­mi­na­li­za­dos. Los pro­fe­sio­na­les médi­cos a menu­do par­ti­ci­pan u orques­tan los esfuer­zos para depor­tar inmi­gran­tes indo­cu­men­ta­dos des­pués de bus­car aten­ción para ellos o sus hijos, o cri­mi­na­li­zar o encar­ce­lar hom­bres negros de for­ma des­pro­por­cio­na­da por no reve­lar si tie­nen VIH. Por lo tan­to, des­pués de que haya­mos guar­da­do nues­tros letre­ros de #Batas­Blan­cas­Por­Vi­das­Ne­gras, no debe­mos sim­ple­men­te vol­ver a par­ti­ci­par en sis­te­mas basa­dos en las mis­mas prác­ti­cas y polí­ti­cas racis­tas que bus­ca­mos cam­biar en los cuer­pos policiales.

Mien­tras con­ti­nua­mos obje­tan­do la vio­len­cia poli­cial con­tra las comu­ni­da­des negras y tra­ba­ja­mos con nues­tras enti­da­des para emi­tir decla­ra­cio­nes de apo­yo a las vidas de la pobla­ción negra, tam­bién debe­ría­mos poner en cues­tión nues­tra pro­pia com­pli­ci­dad acti­va y pasi­va. Debe­ría­mos bus­car for­mas de redu­cir nues­tra coope­ra­ción con el sis­te­ma car­ce­la­rio. Este esfuer­zo inclu­ye usar los obje­ti­vos y téc­ni­cas de las estra­te­gias de Pre­ven­ción de Daños para pacien­tes con pro­ble­mas por uso de sus­tan­cias, lo que inclu­ye defen­der la eli­mi­na­ción de las prue­bas uni­ver­sa­les u obli­ga­to­rias de detec­ción de dro­gas duran­te el emba­ra­zo y el post­par­to. Sig­ni­fi­ca apo­yar la pre­ven­ción pri­ma­ria del tras­torno por uso de sus­tan­cias, mejo­rar el acce­so al tra­ta­mien­to, y la uni­fi­ca­ción fami­liar, fac­to­res que mejo­ran los des­en­la­ces para las familias.

Las accio­nes deben incluir la opo­si­ción a las polí­ti­cas que cri­mi­na­li­zan a los pacien­tes por bus­car aten­ción médi­ca, inclu­yen­do la denun­cia de la sos­pe­cha de abor­to auto­pro­vo­ca­do, la pér­di­da del emba­ra­zo y el uso de sus­tan­cias duran­te el emba­ra­zo. Y debe­ría­mos edu­car­nos a noso­tros mis­mos, a nues­tros cole­gas y a los pro­fe­sio­na­les en for­ma­ción sobre los daños de la noti­fi­ca­ción obli­ga­to­ria, su his­to­ria racis­ta y su apli­ca­ción des­igual y dis­cri­mi­na­to­ria/​5.

A medi­da que más esta­dou­ni­den­ses piden la des­truc­ción o la refor­ma del sis­te­ma jurí­di­co-penal, debe­ría­mos expre­sar en voz alta el recha­zo com­ple­to a las polí­ti­cas y prác­ti­cas que aumen­tan la pro­ba­bi­li­dad de entrar en el sis­te­ma car­ce­la­rio a tra­vés de las ins­ti­tu­cio­nes de aten­ción de la salud. Como pro­fe­sio­na­les de la medi­ci­na, tene­mos un papel cla­ve a desem­pe­ñar en este movimiento.

Fuen­te: Kaos en la red

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *