Boli­via. La auto­crí­ti­ca nece­sa­ria: “No bas­ta con tener el gobierno, hay que tener el poder popular”

Por Ali­na Duar­te, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano 19 de noviem­bre de 2020

Aun­que la ultra­de­re­cha y sus gru­pos para­mi­li­ta­res bus­ca­ron impe­dir­lo por todas las vías posi­bles, Luis Arce Cata­co­ra asu­mió la pre­si­den­cia de Boli­via y Evo Mora­les dejó el exi­lio para vol­ver a casa.

Lue­go de un año de pro­fun­da cri­sis eco­nó­mi­ca, polí­ti­ca y social, con­se­cuen­cia de un gol­pe de Esta­do y un gobierno de fac­to carac­te­ri­za­do por su ímpe­tu repre­si­vo, racis­ta y de corrup­ción, el pue­blo boli­viano tie­ne de nue­vo un gobierno demo­crá­ti­ca­men­te elec­to. Con ello, se abren los cami­nos, deba­tes y pro­pues­tas de acción para reto­mar y for­ta­le­cer el lla­ma­do “pro­ce­so de cam­bio” inau­gu­ra­do en el año 2006 con la lle­ga­da de Evo Mora­les a la presidencia.

Sin embar­go, más allá del demo­le­dor 55,11% en las urnas en las pasa­das elec­cio­nes del 18 de octu­bre, es impor­tan­te seña­lar que Boli­via no res­pi­ra vien­tos de con­ti­nui­dad sino de cam­bio. La resis­ten­cia, las orga­ni­za­cio­nes y los movi­mien­tos socia­les se han oxi­ge­na­do, reno­va­do y for­ta­le­ci­do lue­go de dece­nas de muer­tos, per­se­gui­dos polí­ti­cos y exi­lia­dos, inclui­do el mis­mo ex pre­si­den­te Evo Morales.

Pero aun­que Evo, su ex gabi­ne­te, el Movi­mien­to Al Socia­lis­mo (MAS) y en gene­ral el pue­blo, vuel­ven al Pala­cio de Gobierno con la cabe­za en alto y con el res­pal­do de millo­nes, la auto­crí­ti­ca pare­ce ser la car­ta más fuer­te que el MAS tie­ne para avan­zar. Es tam­bién la lec­ción más gran­de para ofre­cer a la región y a los pro­ce­sos de eman­ci­pa­ción popu­lar que sor­tean los dile­mas de lo que pare­ce esbo­zar una segun­da ola pro­gre­sis­ta en la región latinoamericana.

La auto­crí­ti­ca y el poder popular

El MAS, for­mal­men­te MAS-IPSP (Ins­tru­men­to Polí­ti­co por la Sobe­ra­nía de los Pue­blos), retor­na al poder y se enfren­ta a un gran reto, vol­ver a los orí­ge­nes de lo que, si bien al exte­rior se pro­yec­ta o se entien­de como un par­ti­do polí­ti­co, a lo interno se prio­ri­za el ape­lli­do, el “ins­tru­men­to polí­ti­co”. Este últi­mo, hoy se recon­fi­gu­ra para dispu­tar el poder a la par que per­mi­ta for­mar cua­dros y com­ba­tir los reza­gos del gol­pis­mo y los erro­res del pro­ce­so de cambio.

“Nece­si­ta­mos un ins­tru­men­to que nos ayu­de a luchar por la revo­lu­ción y por el poder (…) Se sabe qué es lo que ya no que­re­mos: racis­mo, oli­gar­cas, exclu­sión, pero nece­si­ta­mos cons­truir con la gen­te el socia­lis­mo comu­ni­ta­rio y por eso hay que seguir luchan­do”, dice el soció­lo­go y quien fue­ra el encar­ga­do de la for­ma­ción ciu­da­da­na en la Vice­pre­si­den­cia del Esta­do Plu­ri­na­cio­nal, Juan Car­los Pin­to Quin­ta­ni­lla, duran­te una entre­vis­ta de la auto­ra en La Paz, tres días des­pués de los comi­cios pre­si­den­cia­les que die­ron la vic­to­ria al bino­mio Arce-Choquehuanca.

Duran­te la char­la, la auto­crí­ti­ca y el reco­no­ci­mien­to de los erro­res que per­mi­tie­ron que se ases­ta­ra un gol­pe de Esta­do, a pesar de la soli­dez que se creía tener ins­ti­tu­cio­nal­men­te, es una cons­tan­te, sien­do fun­da­men­tal en el aná­li­sis el rol de la población.

No bas­ta con tener gobierno

“Nece­si­ta­mos no solo la volun­tad de la gen­te para sos­te­ner el pro­ce­so, tam­bién su repo­li­ti­za­ción. Sig­ni­fi­ca que las diri­gen­cias en este camino para­le­lo tie­nen que irse reno­van­do, se tie­nen que for­ta­le­cer por­que siem­pre se ha pen­sa­do que es sufi­cien­te con que este­mos en el gobierno. Se ha vis­to que no era sufi­cien­te hacer obras [de infra­es­truc­tu­ra] si no exis­te cons­cien­cia de la gen­te sobre lo que iban a defen­der, y para defen­der tie­nen que tener una per­cep­ción del hori­zon­te polí­ti­co sobre el que hay que tra­ba­jar y cons­truir con ellos. Por eso tam­bién esta­mos empu­jan­do el tema del poder popu­lar como un eje impor­tan­te que se debe cons­truir, no bas­ta con tener el gobierno. Hay que ver cómo lo des­cen­tra­li­za­mos para que el poder real esté en la gente”.

La com­ple­ji­dad a la que se enfren­tan es evidente

El Movi­mien­to Al Socia­lis­mo no nació como un par­ti­do y a lo interno se mani­fies­ta la plu­ra­li­dad de pos­tu­ras polí­ti­cas que si bien apor­ta­ron a la vic­to­ria, géne­sis y con­for­ma­ción del pro­ce­so de cam­bio, “el ser jus­ta­men­te tan diver­so ha gene­ra­do una debi­li­dad de no for­ta­le­cer un eje de dis­cu­sión”, dice Pin­to Quintanilla.“Todos han par­ti­ci­pa­do des­de su pers­pec­ti­va, des­de su visión para cons­truir un mun­do alter­na­ti­vo al neo­li­be­ral pero a veces esa cons­truc­ción no es sufi­cien­te en la medi­da en que ya en este gobierno pro­gre­sis­ta que hemos teni­do. Los ejes vuel­ven a ser el mer­ca­do capi­ta­lis­ta y vuel­ven a ser el lle­nar nece­si­da­des fun­da­men­ta­les de la gen­te pero no en ir más allá del capi­ta­lis­mo”, seña­la Pin­to Quintanilla.

En estos cla­ros­cu­ros coin­ci­de Amé­ri­ca Mace­da Llan­que, quien for­ma par­te del Femi­nis­mo Comu­ni­ta­rio Abya Yala: “La auto­crí­ti­ca es lo que más tene­mos para ofrecer”.

Agre­ga que “hay que ser crí­ti­cas y auto­crí­ti­cas den­tro del pro­ce­so de cam­bio. Si bien se han mejo­ra­do las con­di­cio­nes mate­ria­les de la pobla­ción, esto no ha sido acom­pa­ña­do por un pro­ce­so de for­ma­ción polí­ti­ca, de con­cien­cia, de auto­cons­cien­cia y de auto­crí­ti­ca, y por eso tam­bién los erro­res los hemos teni­do que pagar el pue­blo boliviano”.

Cabe seña­lar que mien­tras Boli­via fue uno de los paí­ses con mayor cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co de la región duran­te la últi­ma déca­da (cre­ci­mien­to anual del PIB de 4.9% entre 2006 y 2019), al reco­rrer las calles de La Paz, las y los mili­tan­tes del MAS tie­nen cla­ro que el cre­ci­mien­to y desa­rro­llo eco­nó­mi­co (don­de uno de sus artí­fi­ces prin­ci­pa­les fue pre­ci­sa­men­te Luis Arce), no fue­ron sufi­cien­tes para sos­te­ner un pro­ce­so que per­mi­tió, con rela­ti­va faci­li­dad, un gol­pe de Estado.

Un líder comu­ni­ta­rio al poder y el efec­to de desmovilización

Pero des­ci­frar con pre­ci­sión cien­tí­fi­ca y bis­tu­rí qué per­mi­tió en Boli­via un gol­pe de esta mag­ni­tud, no es tarea fácil. Sin embar­go Amé­ri­ca Mace­da esbo­za algu­nos de los fac­to­res: la des­mo­vi­li­za­ción de los movi­mien­tos socia­les, la buro­cra­ti­za­ción y has­ta la dere­chi­za­ción de cier­tos sec­to­res den­tro del Gobierno:

“Los 14 años nos han des­mo­vi­li­za­do a las orga­ni­za­cio­nes socia­les a pesar de que tene­mos una his­to­ria y una memo­ria sin­di­cal orgá­ni­ca muy fuer­te en Boli­via y una lucha espe­cí­fi­ca­men­te con­tra quie­nes tenían el poder que era una cla­se social domi­nan­te, una cla­se polí­ti­ca que res­pon­día a una reali­dad colo­nial, capi­ta­lis­ta, la éli­te del país Unos pocos que gober­na­ban y que prác­ti­ca­men­te excluían a la mayor par­te de la pobla­ción que era indí­ge­na ori­gi­na­rio-cam­pe­si­na. Físi­ca­men­te tenía­mos al enemi­go en el Esta­do, en el poder (…) Iden­ti­fi­ca­bas físi­ca­men­te dón­de esta­ba tu enemi­go, era quien osten­ta­ba el poder”, expli­ca Mace­da. “Pero cuan­do uno de noso­tros, un her­mano, un diri­gen­te coca­le­ro, un diri­gen­te indí­ge­na cam­pe­sino, indí­ge­na ori­gi­na­rio, asu­me el poder a tra­vés de un pro­ce­so demo­crá­ti­co, de una revo­lu­ción demo­crá­ti­ca y cul­tu­ral como la hemos lla­ma­do, el enemi­go ya no está físi­ca­men­te ahí y lo per­de­mos de vis­ta físi­ca­men­te. Nos des­mo­vi­li­za­mos, cuan­do en reali­dad el enemi­go seguía ahí, seguía sien­do el capi­ta­lis­mo, el patriar­ca­do, el colo­nia­lis­mo pero no lo podía­mos iden­ti­fi­car físi­ca­men­te”. Agre­ga que “enton­ces, no le podías hacer una movi­li­za­ción a tu com­pa­ñe­ro her­mano pre­si­den­te, no le podías hacer una pro­tes­ta, una mar­cha. Yeso ha buro­cra­ti­za­do tam­bién a las orga­ni­za­cio­nes sociales”.

Un año des­pués del gol­pe, los erro­res, las crí­ti­cas sobre el esce­na­rio pre­vio y pos­te­rior abo­nan a una nue­va dis­cu­sión, la de las tareas y retos al que se enfren­tan tras unos comi­cios elec­to­ra­les que die­ron una aplas­tan­te vic­to­ria al MAS.

“Las revo­lu­cio­nes las hace­mos los pue­blos organizados”

“La tarea de las orga­ni­za­cio­nes socia­les era seguir pro­fun­di­zan­do el pro­ce­so de cam­bio, seguir man­da­tan­do, decir­le al gobierno, que es com­pa­ñe­ro y ami­go, qué es lo que tenía que hacer y esa es la par­te que nos toca aho­ra asu­mir a noso­tros. Si bien el gobierno como tal se ha buro­cra­ti­za­do y se ha dere­chi­za­do en su momen­to con polí­ti­cas que eran con­tra­dic­to­rias con lo que se plan­tea­ba del vivir bien ‑erro­res que se han cometido‑, por otro lado, la pobla­ción, las orga­ni­za­cio­nes socia­les, los movi­mien­tos socia­les han entra­do en esa lógi­ca de que­rer ser gobierno cuan­do la tarea fun­da­men­tal para noso­tras por lo menos, es hacer la revo­lu­ción demo­crá­ti­ca cul­tu­ral que es el camino que hemos ele­gi­do como pro­ce­so de cam­bio boli­viano por­que sabe­mos que los gobier­nos no hacen las revo­lu­cio­nes, las revo­lu­cio­nes las hace­mos los pue­blos, los pue­blos organizados”.

Según este aná­li­sis, ser un “movi­mien­to de movi­mien­tos” que con­quis­te el poder popu­lar, sigue sien­do un gran reto.

Los otros fac­to­res clave

A veces deja­dos de lado, no qui­sié­ra­mos omi­tir dos fac­to­res a con­si­de­ra­ción sobre todo para ser toma­dos en cuen­ta para quie­nes adop­tan una agen­da anti­ca­pi­ta­lis­ta, anti­im­pe­ria­lis­ta, anti­fas­cis­ta, en defen­sa de la vida, en dis­tin­tas lati­tu­des del planeta.

El pri­me­ro, es la soli­da­ri­dad inter­na­cio­nal. La nece­si­dad de replan­tear­se la exis­ten­cia de orga­nis­mos inter­na­cio­na­les y regio­na­les como el ALBA y la UNASUR, des­ar­ti­cu­la­dos por gobier­nos de dere­cha en la región que por su par­te se recon­fi­gu­ra­ron en torno a la inje­ren­cia e inter­ven­cio­nis­mo como la Orga­ni­za­ción de Esta­dos Ame­ri­ca­nos y su Gru­po de Lima, retum­bó fuerte.

La nece­si­dad de que Méxi­co toma­ra una pos­tu­ra deci­si­va y sin titu­beos duran­te el gol­pe de Esta­do y a una Argen­ti­na que recién lle­ga­ba al poder median­do la sali­da de Evo Mora­les por su terri­to­rio, debe­rían encen­der todas las aler­tas de que sin orga­ni­za­ción inter­na­cio­na­lis­ta, la des­ar­ti­cu­la­ción fas­cis­ta e impe­ria­lis­ta de las bata­llas pro­gre­sis­tas es más fácil.

Pero no sólo a nivel guber­na­men­tal, la soli­da­ri­dad inter­na­cio­nal mos­tró que la pre­sión en emba­ja­das, deba­tes, pro­nun­cia­mien­tos y cam­pa­ñas en redes socia­les ejer­cie­ron en pri­mer tér­mino una visi­bi­li­za­ción del gol­pis­mo y en segun­do, una pre­sión cla­ve sobre orga­nis­mos y gobier­nos orques­ta­do­res o legi­ti­ma­do­res de las atro­ci­da­des del gobierno de fac­to de Jea­ni­ne Añez.

El segun­do fac­tor, pero no menor, fue el del perio­dis­mo que se negó a lla­mar “renun­cia” al gol­pe de Esta­do, que a pesar del blo­queo mediá­ti­co inter­na­cio­nal dis­pu­tó las narra­ti­vas impues­tas por los gran­des medios cor­po­ra­ti­vos y orga­nis­mos inter­na­cio­na­les voce­ros de los intere­ses de la oligarquía.

Mien­tras el gobierno de fac­to apre­su­ró el paso en sacar del aire a medios inter­na­cio­na­les como Tele­sur y RT, y en cerrar esta­cio­nes de tele­vi­sión y radio e impo­ner una nue­va línea edi­to­rial en los medios de comu­ni­ca­ción, las redes socia­les logra­ron rom­per el cer­co mediá­ti­co. Medios como Kaw­sa­chun Coca y su ver­sión en inglés Kaw­sa­chun News, auto­fi­nan­cia­das por las Fede­ra­cio­nes del Tró­pi­co de Cocha­bam­ba, pese al ase­dio, con­ti­nua­ron su labor.

Los ries­gos post-golpe

Estar resis­tien­do un gol­pe de Esta­do les ha for­ta­le­ci­do ante los plan­tea­mien­tos, sobre todo en redes socia­les, sobre la posi­bi­li­dad que la admi­nis­tra­ción de Arce-Cho­quehuan­ca pue­da lle­gar a tra­tar­se de un gobierno reac­cio­na­rio como el de Lenin Moreno en Ecua­dor: las risas de quie­nes han esta­do en las barri­ca­das no se hacen espe­rar. A lo interno del MAS, en las calles y en su mili­tan­cia pare­ce no exis­tir siquie­ra ese temor. El pro­ce­so de cam­bio bus­ca des­cen­tra­li­zar­se. Si bien por una par­te tie­nen diri­gen­tes, por otro, tie­nen bases movilizadas.

No obs­tan­te, los ries­gos sí exis­ten. Los gru­pos de ultra­de­re­cha con­ti­núan orga­ni­za­dos. Con ora­cio­nes, ame­na­zas, blo­queos y/​o armas, inten­ta­ron neu­tra­li­zar la vic­to­ria popu­lar y afe­rrar­se a un gol­pe de Esta­do a todas luces derrotado.

Con sím­bo­los nazis y dis­cur­sos de odio, el Comi­té Cívi­co San­ta Cruz y la Juven­tud Cocha­la han enca­be­za­do la defen­sa gol­pis­ta ase­gu­ran­do sin prue­bas, como un año atrás, que en el pasa­do 18 de octu­bre se ha orques­ta­do un frau­de. Y aun­que el mis­mo Tri­bu­nal Supre­mo Elec­to­ral, la Orga­ni­za­ción de Esta­dos Ame­ri­ca­nos y has­ta el Depar­ta­men­to de Esta­do de EE. UU. les ha dado la espal­da, no cesan de cla­mar ano­ma­lías electorales.

Las accio­nes de los gru­pos de ultra­de­re­cha no se redu­cen a decla­ra­cio­nes, blo­queos o rezos. Aún des­co­no­cien­do a los auto­res mate­ria­les e inte­lec­tua­les, la noche del 5 de noviem­bre, es decir, una sema­na des­pués de los comi­cios elec­to­ra­les, se regis­tró una explo­sión en la sede de cam­pa­ña del Movi­mien­to Al Socia­lis­mo en La Paz, mien­tras el enton­ces can­di­da­to elec­to Luis Arce se encon­tra­ba adentro.

Aca­bar con la impu­ni­dad de la que goza­ron estos gru­pos para­mi­li­ta­res tam­bién debe­rá estar en la agen­da del gobierno entrante.

Pos­da­tas para el pre­sen­te y futuro

A su regre­so a Boli­via, el pasa­do 9 de noviem­bre, fren­te a cien­tos de per­so­nas que le espe­ra­ban en la fron­te­ra argen­tino-boli­via­na, Evo resu­mió los retos inmediatos:

“Vamos a seguir tra­ba­jan­do. Aho­ra lo que nos toca es cui­dar a Lucho (Luis Arce) Pre­si­den­te, defen­der nues­tro pro­ce­so de cam­bio. La dere­cha no mue­re, no duer­me. El impe­rio siem­pre está miran­do nues­tros recur­sos natu­ra­les, pero con esta expe­rien­cia, con más fuer­za [se] aca­ba­ron los tiem­pos de llo­rar sin orga­ni­zar­nos. Como siem­pre, parir nue­vos pro­gra­mas socia­les, nue­vas polí­ti­cas eco­nó­mi­cas, vamos a levan­tar con Lucho nues­tra eco­no­mía, una eco­no­mía fun­da­men­tal­men­te al ser­vi­cio de la gen­te más humilde”.

Y es que bien el gol­pis­mo fue derro­ca­do, aún fal­ta com­ba­tir sus reza­gos tan­to en las fuer­zas mili­ta­res, como en una socie­dad pro­fun­da­men­te gol­pea­da social y eco­nó­mi­ca­men­te. Fal­ta­rá echar aba­jo las barre­ras de una demo­cra­cia bur­gue­sa que impi­de el avan­ce y con­so­li­da­ción del poder popu­lar, del socia­lis­mo comu­ni­ta­rio, del lla­ma­do Buen Vivir, del Sumak Kaw­say (que­chua), del Suma Qama­ña (ayma­ra).

Cons­truir diri­gen­cias que man­den obe­de­cien­do, que se encuen­tren a la altu­ra de una socie­dad cons­cien­te y con las heri­das del fas­cis­mo a flor de piel. Una rees­truc­tu­ra­ción de medios de comu­ni­ca­ción com­pro­me­ti­dos con la eman­ci­pa­ción de los pue­blos. For­ta­le­cer la soli­da­ri­dad inter­na­cio­na­lis­ta tan­to guber­na­men­tal como entre mili­tan­tes a favor de la vida y de ese otro mun­do posi­ble. Todos estos son algu­nos de los pun­tos que hoy Boli­via, quien dio una mues­tra his­tó­ri­ca de dig­ni­dad al mun­do, aún tie­ne en el tintero.

Si quie­nes mili­tan por la vida y ese otro mun­do posi­ble des­de el perio­dis­mo, la aca­de­mia, los barrios, las fábri­cas, las orga­ni­za­cio­nes y movi­mien­tos socia­les, las comu­nas y las dis­tin­tas trin­che­ras den­tro y fue­ra de las ins­ti­tu­cio­nes, no res­ca­tan los erro­res, crí­ti­cas, los deba­tes y lec­cio­nes de quie­nes ven­cie­ron al fas­cis­mo en pleno siglo XXI, que no nos sor­pren­da que la ultra­de­re­cha, con un nue­vo ros­tro, vuel­va a cos­tar­nos san­gre, muer­te y desesperanza.


Por Ali­na Duarte

Publi­ca­do ori­gi­nal­men­te por el Coun­cil on Hemisphe­ric Affairs (COHA), el 11 de noviem­bre de 2020, https://​www​.coha​.org/​b​o​l​i​v​i​a​-​y​-​l​a​-​a​u​t​o​c​r​i​t​i​c​a​-​n​e​c​e​s​a​r​i​a​-​n​o​-​b​a​s​t​a​-​c​o​n​-​t​e​n​e​r​-​e​l​-​g​o​b​i​e​r​n​o​-​h​a​y​-​q​u​e​-​t​e​n​e​r​-​e​l​-​p​o​d​e​r​-​p​o​p​u​l​ar/

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *