Argen­ti­na. La Sobe­ra­nía en jaque

Por Juan Car­los Giu­lia­ni*, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 20 de noviem­bre de 2020.

El mode­lo pro­duc­ti­vo extrac­ti­vis­ta, el saqueo de nues­tros bie­nes comu­nes, el some­ti­mien­to cul­tu­ral, la repri­me­ri­za­ción de la eco­no­mía, el endeu­da­mien­to externo, la con­cen­tra­ción y extran­je­ri­za­ción de la rique­za, son, ape­nas, algu­nas de las mani­fes­ta­cio­nes más visi­bles de nues­tra con­di­ción de Nación dependiente.

La demo­cra­cia asin­to­má­ti­ca y de carac­te­rís­ti­cas neo­co­lo­nia­les es el pro­duc­to que las cla­ses domi­nan­tes pac­ta­ron como sali­da a la tira­nía oli­gár­qui­co mili­tar. Es decir: La par­ti­do­cra­cia demo­li­be­ral acep­tó, casi sin excep­cio­nes, la impo­si­ción del poder real para man­te­ner las for­mas, garan­ti­zar la “gober­na­bi­li­dad del sis­te­ma” man­te­nien­do intac­ta la “ins­ti­tu­cio­na­li­dad” del régi­men. Esto es, pro­ta­go­ni­zar un pro­ce­so de esta­bi­li­dad ins­ti­tu­cio­nal sig­na­do por la “alter­nan­cia en el poder”, sin modi­fi­car un ápi­ce la injus­ta matriz pro­duc­ti­va y de redis­tri­bu­ción de la riqueza.

El sis­te­ma polí­ti­co depen­dien­te en nues­tro país no sólo está con­ta­mi­nan­do y des­tru­yen­do nues­tro ambien­te, sino que tam­bién per­mi­te que gru­pos mul­ti­na­cio­na­les se apro­pien escan­da­lo­sa­men­te de las ganan­cias millo­na­rias que pro­du­ce nues­tro sub­sue­lo, ampa­ra­dos en una legis­la­ción neo­li­be­ral que nos roba nues­tros recur­sos. Tene­mos que recu­pe­rar nues­tra sobe­ra­nía sobre esos bie­nes, sal­var nues­tro hábi­tat, reim­plan­tar la jus­ti­cia social y sos­te­ner un mode­lo de desa­rro­llo sus­ten­ta­ble para nues­tro pue­blo. Ni hablar de esa monu­men­tal esta­fa al pue­blo argen­tino que es la Deu­da Externa.

No se tra­ta de un día cual­quie­ra. Es un hito his­tó­ri­co fun­da­men­tal en el lar­go derro­te­ro de la lucha incon­clu­sa entre ser Patria o Colo­nia. El 20 de noviem­bre de 1845, en la bata­lla de la Vuel­ta de Obli­ga­do, algo más de un millar de argen­ti­nos enfren­tó a la arma­da anglo-fran­ce­sa, la más pode­ro­sa del mun­do, en una epo­pe­ya que per­mi­ti­rá apun­ta­lar una pers­pec­ti­va de Nación soberana.

Corrían años tur­bu­len­tos, gober­na­ba Juan Manuel de Rosas y José de San Mar­tín lo apo­ya­ba des­de su exi­lio euro­peo. A tal pun­to el Liber­ta­dor con­si­de­ró dig­na y patrió­ti­ca la res­pues­ta dada por Rosas al Impe­rio que, a su muer­te, le deja­ría como lega­do su sable cor­vo, con el que eman­ci­pó nues­tro país, Chi­le y Perú. Un epi­so­dio que la oli­gar­quía y la super­es­truc­tu­ra cul­tu­ral del sis­te­ma en gene­ral no han podi­do reba­tir y, por el con­tra­rio, han ocul­ta­do cuan­tas veces han podido.

No encua­dra en su for­ma­to de his­to­ria domes­ti­ca­da y neo­co­lo­nial que el “Padre de la Patria” haya ele­gi­do al “tirano” denos­ta­do por las cla­ses pudien­tes para ofren­dar­le su sable, el arma que sim­bo­li­za la volun­tad colec­ti­va de un pue­blo para pro­ta­go­ni­zar la pri­me­ra Independencia.

Para noso­tros, los tra­ba­ja­do­res, la sobe­ra­nía tie­ne una dimen­sión inte­gral: Sobe­ra­nía nacio­nal, sobe­ra­nía ali­men­ta­ria, sobe­ra­nía ener­gé­ti­ca, sobe­ra­nía tec­no­ló­gi­ca, sobe­ra­nía comu­ni­ca­cio­nal, sobe­ra­nía sobre nues­tros bie­nes natu­ra­les. Sobe­ra­nía popu­lar para deci­dir nues­tro pro­pio des­tino sin acep­tar tute­la algu­na que con­di­cio­ne nues­tra auto­de­ter­mi­na­ción. Para no dele­gar más y pro­mo­ver las ins­tan­cias que hagan fal­ta para que el pue­blo deli­be­re y gobier­ne. Para recons­truir un Esta­do sobe­rano al ser­vi­cio del bien común que res­pe­te y defien­da los dere­chos huma­nos y sociales.

La lucha con­sis­te en con­se­guir que ese ideal de sobe­ra­nía se trans­for­me en el cimien­to de la segun­da y defi­ni­ti­va Inde­pen­den­cia a par­tir de una fuer­za social y polí­ti­ca orga­ni­za­da, capaz de dar­le car­na­du­ra a un nue­vo Pro­yec­to de Eman­ci­pa­ción Nacio­nal y Lati­no­ame­ri­ca­na. Es un sue­ño, una alter­na­ti­va, una posi­bi­li­dad que está empe­zan­do a ama­ne­cer. Y per­sis­te esta sen­sa­ción de que lo nue­vo esta­ba entre nosotros.

Resi­de en estos arra­ba­les del mun­do el con­ven­ci­mien­to que es hora de sus­ti­tuir la cer­te­za de los para­dig­mas que se caye­ron por la espe­ran­za de lo nue­vo a cons­truir. Y esa es una deci­sión sobe­ra­na y colectiva.

Sin Sobe­ra­nía no hay Nación.

*Vocal de la Comi­sión Eje­cu­ti­va Regio­nal de la CTA Autó­no­ma Río Cuar­to. Con­gre­sal Nacio­nal de la CTA‑A en repre­sen­ta­ción de la pro­vin­cia de Córdoba

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *