Afga­nis­tán: Las tro­pas aus­tra­lia­nas ase­si­na­ron al menos a 39 civi­les y pri­sio­ne­ros, reco­no­ce el ejército

Angus Camp­bell admi­tió los hechos al pre­sen­tar los resul­ta­dos de una inves­ti­ga­ción lle­va­da a cabo por el ins­pec­tor gene­ral de las Fuer­zas Arma­das, Paul Bre­re­ton, sobre mala con­duc­ta mili­tar en Afga­nis­tán, ale­gan­do que había “prue­bas creí­bles” de que las fuer­zas espe­cia­les aus­tra­lia­nas habían mata­do “ile­gal­men­te” por al menos 39 civi­les y pri­sio­ne­ros afga­nos en más de una década.

En una con­fe­ren­cia de pren­sa que tuvo lugar este jue­ves en Can­be­rra, Camp­bell dijo que una cul­tu­ra de impu­ni­dad “des­truc­ti­va” entre las tro­pas de éli­te lle­vó a una cade­na de ase­si­na­tos y encu­bri­mien­tos, per­pe­tra­dos por 25 miem­bros de las fuer­zas espe­cia­les aus­tra­lia­nas en 23 inci­den­tes separados. .

Según las con­clu­sio­nes del exten­so infor­me pre­sen­ta­do hoy – 465 pági­nas – nin­guno de los ase­si­na­tos, en su mayo­ría de pri­sio­ne­ros, tuvo lugar duran­te los com­ba­tes, por lo que pue­den cons­ti­tuir un cri­men de guerra.

Ade­más, la inves­ti­ga­ción encon­tró que en varias oca­sio­nes, algu­nos sol­da­dos, nue­vos en la patru­lla, fue­ron coac­cio­na­dos a dis­pa­rar a un pre­so para lograr “su pri­me­ra muer­te”, prác­ti­ca ini­ciá­ti­ca cono­ci­da como “san­gra­do”.

Tam­bién se encon­tró evi­den­cia de que, lue­go de cul­mi­na­do el ase­si­na­to, las tro­pas espe­cia­les aus­tra­lia­nas res­pon­sa­bles del mis­mo mon­ta­ron un sitio de com­ba­te, colo­can­do armas no regis­tra­das, radios, gra­na­das jun­to a los cadá­ve­res, para dar la impre­sión de que repre­sen­ta­ban una ame­na­za mili­tar o eran un obje­ti­vo. legal.

El tex­to tam­bién docu­men­ta la com­pe­ten­cia entre algu­nas patru­llas para tener un récord supe­rior de “sol­da­dos enemi­gos” muer­tos en combate.

El infor­me, sin embar­go, exo­ne­ra a los líde­res del Ejér­ci­to de la res­pon­sa­bi­li­dad por los ase­si­na­tos, ya que Bre­re­ton no encon­tró “evi­den­cia” de que mili­ta­res de alto ran­go tuvie­ran cono­ci­mien­to de “homi­ci­dios ile­ga­les”, dice RT .

Camp­bell dijo que la matan­za ile­gal de civi­les y pri­sio­ne­ros nun­ca sería acep­ta­ble y se dis­cul­pó con el pue­blo de Afga­nis­tán por la “tra­ge­dia”. Tam­bién pidió per­dón al pue­blo australiano.

El pri­mer minis­tro aus­tra­liano, Scott Morri­son, lla­mó a Ash­raf Gha­ni, el pre­si­den­te afgano, este miér­co­les para expre­sar su “más pro­fun­do pesar” des­pués de que el gobierno aus­tra­liano hubie­ra pasa­do años tra­tan­do de silen­ciar las voces de adver­ten­cia y los infor­mes sobre la mala con­duc­ta del país. per­so­nal mili­tar en el país.

El bru­tal ase­si­na­to de civi­les ‑algu­nos de ellos niños- en Afga­nis­tán cobró noto­rie­dad en 2017, cuan­do ABC publi­có el deno­mi­na­do “The Afghan Files” , que sacó a la luz los crí­me­nes de gue­rra come­ti­dos por las tro­pas aus­tra­lia­nas en el país asiático.

Aus­tra­lia ha juga­do un papel acti­vo en Afga­nis­tán des­de que Esta­dos Uni­dos y algu­nos alia­dos más inva­die­ron el país en 2001. Siguie­ron la ocu­pa­ción y la devas­ta­ción, y la gue­rra con­ti­núa hoy. Si el régi­men tali­bán deja­ba el poder, su acti­vi­dad mili­tar con­ti­nua­ba y, en un caos en el que nun­ca se ins­ta­ló la segu­ri­dad, Daesh gana­ba terreno.

Des­de que las tro­pas esta­dou­ni­den­ses entra­ron en Afga­nis­tán para luchar con­tra sus anti­guos alia­dos en la gue­rra con­tra la Repú­bli­ca Demo­crá­ti­ca y el blo­que socia­lis­ta, muchos miles de afga­nos han per­di­do la vida. Muchas dece­nas de miles.

Fuen­te: Abril Abril

Latest posts by Otros medios (see all)

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *