Eus­kal Herria. Iña­ki Gil de San Vicen­te sobre el pre­so vas­co Iña­ki Bil­bao: «A Txi­ki­to solo lo guía su con­cien­cia revolucionaria»

Por Iña­ki Gil de San Vicen­te, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 19 de noviem­bre de 2020.


Iña­ki Bil­bao, más cono­ci­do por Txi­ki­to, es un revo­lu­cio­na­rio vas­co de 65 años de edad, pro­fun­do admi­ra­dor del “Che” y de Arga­la, mili­tan­tes ase­si­na­dos por fuer­zas repre­si­vas boli­via­nas y espa­ño­las en 1967 y 1978, res­pec­ti­va­men­te. Des­de sep­tiem­bre de 2020 sos­tie­ne una huel­ga de ham­bre y comu­ni­ca­ción entre­cor­ta­da por las inter­ven­cio­nes del Esta­do para man­te­ner­le vivo, como su hos­pi­ta­li­za­ción for­zo­sa a las casi tres sema­nas de ini­cia­da la huel­ga, para entu­bar­le en el hos­pi­tal. Txi­ki­to vol­vió a la huel­ga y ade­más la endu­re­ció con sumán­do­le otra de sed, man­te­ni­da has­ta que de nue­vo el Esta­do le ha nega­do el ele­men­tal dere­cho a deci­dir sobre su pro­pia vida. Al recha­zar las comu­ni­ca­cio­nes, son muy esca­sas las noti­cias sobre su salud; ade­más, con la excu­sa del Covid-19, se han difi­cul­ta­do mucho las comu­ni­ca­cio­nes con otros pri­sio­ne­ros vas­cos, lo que aumen­ta la incer­ti­dum­bre sobre la situación.

Txi­ki­to ha prac­ti­ca­do varias de ellas de for­ma ascen­den­te. El sis­te­ma car­ce­la­rio está pen­sa­do para ate­mo­ri­zar a la socie­dad y anu­lar la con­cien­cia y liber­tad sub­je­ti­va del reclu­so y la reclu­sa, des­truir­la como per­so­na y su liber­tad de deci­sión, su capa­ci­dad crí­ti­ca. Es decir: Nor­ma­li­zar­la, redu­cir­la a una pie­za más del engra­na­je del orden impe­ria­lis­ta. La cár­cel mul­ti­pli­ca expo­nen­cial­men­te todo el poder tri­tu­ra­dor que apli­ca el capi­ta­lis­mo en la calle, lo ele­va a su máxi­ma poten­cia. Txi­ki­to ha ido ven­cien­do cada vuel­ta de tuer­ca de la tri­tu­ra­do­ra. Muy pocos son los medios de defen­sa que tie­nen los y las pri­sio­ne­ras polí­ti­cas. Tras ago­tar las limi­ta­das vías lega­les, cuan­do las hay, y otras for­mas de pre­sión que depen­den de los regí­me­nes car­ce­la­rios y de la estra­te­gia polí­ti­ca de las y los pri­sio­ne­ros, estos solo dis­po­nen del motín en varias for­mas, la huel­ga de higie­ne, etc., y la huel­ga de ham­bre y sed.

Según sean sus estra­te­gias de libe­ra­ción, cada colec­ti­vo desa­rro­lla for­mas de resis­ten­cias que aho­ra no pode­mos expli­ci­tar, pero todas ellas res­pon­den a una visión polí­ti­ca y éti­ca, sien­do poquí­si­mos los casos de sui­ci­dio indi­vi­dual des­li­ga­do de la cohe­ren­cia colec­ti­va; inclu­so así, sus razo­nes ver­da­de­ras no son otras que la api­so­na­do­ra car­ce­la­ria. Txi­ki­to no quie­re sui­ci­dar­se en el sen­ti­do ofi­cial, reac­cio­na­rio, del tér­mino; si lo hubie­ra desea­do, lo hubie­se hecho. Todo sugie­re que ha asu­mi­do lle­var su mili­tan­cia al gra­do extre­mo, a la inmo­la­ción. Des­de la éti­ca revo­lu­cio­na­ria, hay una imper­cep­ti­ble línea, rever­si­ble y bidi­rec­cio­nal, entre el sui­ci­dio revo­lu­cio­na­rio por el bien colec­ti­vo y la inmo­la­ción por el mis­mo bien. Hay per­so­nas que se sui­ci­dan al lle­gar al lími­te de su capa­ci­dad crea­ti­va, qui­tán­do­se la vida para no dege­ne­rar en una car­ga pasi­va, one­ro­sa, que mer­ma la liber­tad colec­ti­va. Es una for­ma de inmo­la­ción por los demás, no extra­ña a la corrien­te estoi­co-epi­cu­rea­na, cuyo tenue mur­mu­llo pode­mos oír en algu­na de las raí­ces de la atea éti­ca mar­xis­ta.

La inmo­la­ción no es rara en las gue­rras revo­lu­cio­na­rias, sobre todo en sus situa­cio­nes crí­ti­cas. Pode­mos decir inclu­so que la inmo­la­ción ale­tea en los eter­nos momen­tos más sal­va­jes de la tor­tu­ra. Si bien ETA, como com­ple­jo fenó­meno popu­lar y obre­ro de lar­ga data, ha opta­do por la resis­ten­cia en la cár­cel antes que por la últi­ma acción colec­ti­va median­te el sui­ci­dio revo­lu­cio­na­rio y la inmo­la­ción en gru­po, no es menos cier­to que Txi­ki­to ha que­da­do libre de esta dis­ci­pli­na cons­cien­te una vez disuel­ta su orga­ni­za­ción. Des­de ese momen­to solo le guía su con­cien­cia revo­lu­cio­na­ria y su visión his­tó­ri­ca. Es por tan­to una deci­sión muy racio­nal con una admi­ra­ble car­ga éti­ca de auto­do­mi­nio, de liber­tad-de-sí pero no para-sí, sino para la huma­ni­dad tra­ba­ja­do­ra, en aras de un futu­ro muy lejano.

El pue­blo vas­co revo­lu­cio­na­rio acom­pa­ña y rei­vin­di­ca a “Txi­ki­to” y exi­ge su libertad.

Txi­ki­to es muy cons­cien­te de la dis­tan­cia cós­mi­ca que toda­vía nos sepa­ra de los obje­ti­vos últi­mos por y para los que toma esta deci­sión: La Inde­pen­den­cia y el Socia­lis­mo. Bas­tan­te más cons­cien­te que la mayo­ría. Por eso ya des­de 2017 insis­te con más fuer­za en ellos; tan­to, que los rei­vin­di­ca en el comien­zo mis­mo de la huel­ga des­de sep­tiem­bre de 2020. Txi­ki­to asu­me el prin­ci­pio siem­pre váli­do de la “actua­li­dad de la revo­lu­ción”, por muy leja­na que parez­ca estar, prin­ci­pio que apli­ca­do a Eus­kal Herria sig­ni­fi­ca la actua­li­dad del Socia­lis­mo y de la Inde­pen­den­cia, o, si se quie­re, la actua­li­dad de la Repú­bli­ca Socia­lis­ta Vas­ca. Que nadie des­pre­cie su capa­ci­dad polí­ti­ca y estra­té­gi­ca, por­que ello es igno­rar por qué siem­pre siguen luchan­do mili­tan­tes que ali­men­tan nue­vas resis­ten­cias. No pode­mos saber aho­ra cómo ter­mi­na­rá su titá­ni­ca lucha con­tra la injus­ti­cia, pue­de que con­ti­núe has­ta la inmo­la­ción, pue­de que deje la huel­ga para recu­pe­rar­se con el obje­ti­vo de ini­ciar­la más ade­lan­te, con más fuer­za y una vez extraí­das las lec­cio­nes pertinentes.

Eus­kal Herria, 17 de noviem­bre de 2020

Artícu­lo escri­to para la Bri­ga­da Inter­na­cio­na­lis­ta de Soli­da­ri­dad Acti­va (BRISA) y publi­ca­do en el Dia­rio VEA (Vene­zue­la).

Este artícu­lo fue escri­to poco antes que se cono­cie­ra la noti­cia de que el pre­so poli­ti­co vas­co Iña­ki Bil­bao (Txi­ki­to) deci­die­ra levan­tar la huel­ga de hambre.,

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *