Bra­sil. Tra­ba­ja­do­res de Nestlé se arti­cu­lan con­tra “prác­ti­cas desleales”

Por Daniel Gio­va­naz y Vanes­sa Ramos. Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 19 de noviem­bre de 2020.

Tra­ba­ja­do­res de fábri­cas de la mul­ti­na­cio­nal sui­za Nestlé en dife­ren­tes paí­ses de Amé­ri­ca Lati­na están cons­tru­yen­do una arti­cu­la­ción para impe­dir que les qui­ten dere­chos y obte­ner con­di­cio­nes más favo­ra­bles en la nego­cia­ción con la empre­sa. En el hori­zon­te, está la crea­ción de una fede­ra­ción que reúna a obre­ros de todo el continente.

Pre­si­den­te del Sin­di­ca­to Nacio­nal de Tra­ba­ja­do­res del Sis­te­ma Agro­ali­men­ta­rio (SINALTRAINAL) de Colom­bia, Edwin Mejía Correa con­si­de­ra que la unión inter­na­cio­nal pue­de ayu­dar a evi­tar que las vio­la­cio­nes de dere­chos que ocu­rren en Bra­sil duran­te la pan­de­mia, por ejem­plo, se repro­duz­can en otros países.

Los con­tac­tos inter­na­cio­na­les, según el diri­gen­te, faci­li­tan enca­mi­nar las deman­das direc­ta­men­te a orga­ni­za­cio­nes de Sui­za que apo­yen las nego­cia­cio­nes con Nestlé. “Nos reuni­mos el año pasa­do, en varios paí­ses, y tene­mos la idea de hacer una gira por el con­ti­nen­te para ampliar esa arti­cu­la­ción”, resal­ta Correa.

Una de las medi­das más urgen­tes, según Correa, es garan­ti­zar que las fábri­cas pro­vean equi­pos de pro­tec­ción indi­vi­dual en can­ti­dad sufi­cien­te para los tra­ba­ja­do­res. En algu­nas uni­da­des, ape­nas les entre­ga­ban una mas­ca­ri­lla por obre­ro por turno al comien­zo de la pan­de­mia. Los espe­cia­lis­tas reco­mien­dan cam­biar la mas­ca­ri­lla cada dos horas.

“En Colom­bia, las fábri­cas no para­ron, el rit­mo no dis­mi­nu­yó con la covid-19. Al con­tra­rio, se pro­du­jo más duran­te la pan­de­mia, enton­ces ese perío­do no impac­tó en nues­tros sala­rios. Pero nos esta­mos movi­li­zan­do para garan­ti­zar con­di­cio­nes sani­ta­rias ade­cua­das”, con­clu­ye el diri­gen­te colombiano.

Reali­dad en Brasil

Nestlé pla­nea inver­tir cer­ca de US$ 142,3 millo­nes en sus ope­ra­cio­nes en Bra­sil en 2020, pero ame­na­za los dere­chos con­quis­ta­dos hace déca­das por los tra­ba­ja­do­res. En las uni­da­des de los esta­dos de Bahía (región Nor­des­te) y de Espí­ri­to San­to (región Sudes­te), los tra­ba­ja­do­res resis­ten a lo que con­si­de­ran una des­leal­tad por par­te de la compañía.

“Aquí en Bahía, Nestlé cerró una fábri­ca en la ciu­dad de Ita­bu­na con más de 340 pues­tos direc­tos debi­do al fin de incen­ti­vos fis­ca­les», seña­la el secre­ta­rio de Orga­ni­za­ción del Sin­di­ca­to de los Tra­ba­ja­do­res en las Indus­trias de Ali­men­ta­ción y Afi­nes de Bahía (Sin­dA­li­men­ta­ción), Eduar­do Sodré.

Él rela­ta que los tra­ba­ja­do­res están ame­dren­ta­dos por las medi­das impues­tas por la empre­sa. «En otras plan­tas, hay des­pi­dos en masa y con­tra­ta­ción de tra­ba­ja­do­res tem­po­ra­les y ter­ce­ri­za­dos con con­di­cio­nes que son infi­ni­ta­men­te peo­res. Las ame­na­zas son cons­tan­tes, pero esta­mos dis­pues­tos a resis­tir”, defiende.

Sodré infor­ma que el sin­di­ca­to publi­ca­rá una con­vo­ca­to­ria de huel­ga, soli­ci­ta­rá una media­ción al Tri­bu­nal de Jus­ti­cia del Tra­ba­jo y espe­ra apo­yo judi­cial con rela­ción a esa cues­tión, «que se posi­cio­ne con­tra la extin­ción de cláu­su­las his­tó­ri­cas que fue­ron cons­trui­das al cos­to de mucha lucha”.

Nestlé com­pró la empre­sa de los cho­co­la­tes Garo­to en 2002 /​Divul­ga­ción /​Nestlé

Nestlé infor­mó a Bra­sil de Fato que está en pro­ce­so de nego­cia­ción del acuer­do colec­ti­vo 202021, por medio de reunio­nes vir­tua­les, y “no comen­ta el con­te­ni­do de nego­cia­cio­nes en curso.”

Para el sin­di­ca­lis­ta, muchos de los retro­ce­sos enfren­ta­dos en la pan­de­mia son resul­ta­do de la refor­ma labo­ral de 2017 y que la arti­cu­la­ción inter­na­cio­nal con otros tra­ba­ja­do­res de Nestlé sig­ni­fi­ca “una luz al final del túnel». “Nece­si­ta­mos orga­ni­zar­nos para com­ba­ter prác­ti­cas des­lea­les, sino el láti­go vol­ve­rá al esce­na­rio de las rela­cio­nes entre capi­tal y trabajo».

Él resal­ta que la empre­sa está pre­sen­te en más de 250 paí­ses, y defien­de que la unión de los tra­ba­ja­do­res tam­bién debe extra­po­lar las fron­te­ras para garan­ti­zar sus derechos.

«Debe­ría­mos estar uni­dos, soli­da­rios e infor­ma­dos de la situa­ción en cada país. Si estu­vié­ra­mos orga­ni­za­dos en todos los con­ti­nen­tes, otra sería la his­to­ria. Orga­ni­za­dos a nivel glo­bal, como el capi­tal, el res­pe­to a los tra­ba­ja­do­res sería bien dife­ren­te”, enfatiza.

La situa­ción rela­ta­da por Sodré en Bahía es simi­lar a la de los obre­ros de otros esta­dos, como expli­ca la pre­si­den­ta del Sin­di­ca­to de Tra­ba­ja­do­res de la Ali­men­ta­ción de Espí­ri­to San­to (Sin­dia­li­men­ta­ción-ES), Lin­da Morais.

“Los tra­ba­ja­do­res demos­tra­ron indig­na­ción y resis­ten­cia. Nestlé está toman­do una deci­sión equi­vo­ca­da al pre­ca­ri­zar la mano de obra en su plan estra­té­gi­co de con­ver­tir­se en due­ña del mun­do. Su pos­tu­ra ha sido mez­qui­na y de gran mal­dad con los tra­ba­ja­do­res”, critica.

Chi­le y Perú

Mien­tras la arti­cu­la­ción con los demás paí­ses aún es inci­pien­te, los veci­nos Chi­le y Perú son los que man­tie­nen con­tac­to más cer­cano con Bra­sil. En Chi­le, los prin­ci­pa­les pro­ble­mas veri­fi­ca­dos duran­te la pan­de­mia son retro­ce­sos en los dere­chos de las muje­res e incum­pli­mien­to de nor­mas sanitarias.

Nestlé tie­ne once fábri­cas en el país, de las cua­les dos están en la capi­tal San­tia­go. José Guz­mán tra­ba­ja hace 34 años en una de ellas, en Mai­pú, una de las comu­nas de la capi­tal San­tia­go, con otros 1.800 obre­ros. En esa uni­dad, 250 tra­ba­ja­do­res fue­ron sepa­ra­dos duran­te la pan­de­mia por inte­grar el gru­po de ries­go de covid-19 – la mayo­ría, ges­tan­tes y ancianos.

Uno de los pro­ble­mas es la dis­tan­cia que los tra­ba­ja­do­res deben reco­rrer para man­te­ner la higie­ne. “La legis­la­ción esta­ble­ce que los ser­vi­cios sani­ta­rios no pue­den estar a más de 75 metros del lugar de tra­ba­jo. En la sec­ción de cho­co­la­tes, don­de yo tra­ba­jo, pusie­ron los ser­vi­cios higié­ni­cos a más de 600 metros”, aña­de el dirigente.

Ade­más de las cues­tio­nes inter­nas à Nestlé, Guz­mán resal­ta cam­bios en la legis­la­ción duran­te la pan­de­mia que per­ju­di­ca­ron el con­jun­to de la cla­se tra­ba­ja­do­ra. Por ejem­plo, una ley de “pro­tec­ción al empleo” que per­mi­te a las empre­sas sus­pen­der con­tra­tos tem­po­ra­ria­men­te, y le toca al tra­ba­ja­dor cos­tear su pro­pio sala­rio con el valor del segu­ro de desempleo.

Del lado peruano, las arti­cu­la­cio­nes se dan con la Fede­ra­ción Nacio­nal de Tra­ba­ja­do­res de Nestlé (FENATRANEPSA) y la Fede­ra­ción Nacio­nal de Tra­ba­ja­do­res de Indus­trias de Ali­men­tos, Bebi­das y Afi­nes (FENTAAP).

Según Teo­do­ro Zapa­ta, secre­ta­rio gene­ral de la FENTAAP, la mayor par­te de las cor­po­ra­cio­nes en Perú está incum­plien­do la legis­la­ción rela­ti­va a la segu­ri­dad en el tra­ba­jo en la pan­de­mia. De los 2.300 tra­ba­ja­do­res de Nestlé en el país, 12 murie­ron como con­se­cuen­cia de covid-19. En algu­nas fábri­cas, el 80% fue infec­ta­do entre mar­zo y abril.

“El comi­té de salud y tra­ba­jo no esta­ba fun­cio­nan­do ade­cua­da­men­te. Hacían lo que la empre­sa que­ría, y no lo que dice la ley”, critica.

Zapa­ta afir­ma que los ata­ques a la liber­tad sin­di­cal y las pre­sio­nes, que se inten­si­fi­can duran­te la pan­de­mia, son una pra­xis en la empre­sa hace déca­das. “Muchos no se afi­lian al sin­di­ca­to por­que, si hacen eso, no serán promovidos”.

El sue­ño de una arti­cu­la­ción inter­na­cio­nal para enfren­tar los retro­ce­sos tam­bién es anti­guo. Remi­te a 1987, cuan­do el diri­gen­te comen­zó a cues­tio­nar­se: “La ali­men­ta­ción es la colum­na ver­te­bral de los pue­blos, de la socie­dad. Si no hay ali­men­tos, no hay que comer, se impo­ne un gran pro­ble­ma. Enton­ces, si tene­mos esa gran herra­mien­ta, ¿por qué no pode­mos unirnos?”

Bra­sil de Fato con­tac­tó a las ase­so­rías de pren­sa de Nestlé en Colom­bia, en Chi­le y en Perú. El repor­ta­je será actua­li­za­do cuan­do reci­ba­mos las respuestas.

Fuen­te: Bra­sil de Fato

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *