Argen­ti­na. Se nece­si­ta nacio­na­li­zar con urgen­cia el comer­cio exterior

Por Ser­gio Ortiz, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 19 de noviem­bre de 2020.

Pese al tras­pié que supu­so la renun­cia del gobierno a expro­piar Vicen­tín, la gra­ve­dad de la cri­sis eco­nó­mi­ca y sani­ta­ria requie­re nacio­na­li­zar el comer­cio exte­rior. Tres obje­ti­vos.
Algu­nos dile­mas se plan­tean hoy pero vie­nen de lar­ga data. Uno es el refe­ri­do al comer­cio exte­rior, con lo que impli­ca en mate­ria eco­nó­mi­ca, finan­cie­ra y polí­ti­co-social.
El asun­to se actua­li­zó en junio de este año cuan­do Alber­to Fer­nán­dez fir­mó un Decre­to de Nece­si­dad y Urgen­cia para inter­ve­nir Vicen­tín y su pos­te­rior expro­pia­ción. Argu­men­tó que era una fir­ma endeu­da­da y corrían ries­go miles de empleos y deu­das con miles de pro­duc­to­res, ade­más de cré­di­tos mal con­ce­di­dos por ban­cos ofi­cia­les. Aña­dió que apun­ta­ba a la sobe­ra­nía ali­men­ta­ria.
Esa his­to­ria ter­mi­nó con una derro­ta nacio­nal y popu­lar. A fines de julio el pre­si­den­te había recu­la­do en chan­cle­tas y anu­la­do su DNU. Más allá de cues­tio­nes téc­ni­cas y del con­flic­to entre los inter­ven­to­res y el direc­to­rio, lo deci­si­vo en ese retro­ce­so fue la con­tra­ofen­si­va de la dere­cha empre­sa­rial, los medios hege­mó­ni­cos, el macris­mo y la jus­ti­cia fun­cio­nal a esas éli­tes. «Yo soy Vicen­tín» decían los aban­de­ra­dos que salie­ron a defen­der a delin­cuen­tes que debían 18.500 millo­nes de pesos al Ban­co Nación, 1.600 millo­nes al Ban­co Pro­vin­cia y 5 millo­nes al BICE. Ber­tolt Brecht dixit: los peo­res son los anal­fa­be­tos polí­ti­cos.
Y eso que a mitad del año ya eran visi­bles los daños eco­nó­mi­cos y sani­ta­rios que venía hacien­do el Covid-19. El Esta­do debía reu­nir recur­sos para ingen­tes gas­tos, como los que de cada cuo­ta del Ingre­so Fami­liar de Emer­gen­cia (IFE): 90.000 millo­nes de pesos.

Los mono­po­lios.
Del total de expor­ta­cio­nes «argen­ti­nas» (comi­llas por­que muchas empre­sas de argen­ti­nas sólo tie­nen el nom­bre), se esti­ma que el 65 por cien­to vie­nen del cam­po (gra­nos y manu­fac­tu­ras de ori­gen agro­pe­cua­rio) y el 35 res­tan­te son indus­tria­les e insu­mos. Ese pro­me­dio pue­de variar según los años, por sequías o caí­da de des­ti­nos de expor­ta­ción, como vie­ne suce­dien­do con Bra­sil en uno y otro rubro, espe­cial­men­te ven­ta de autos.
Tam­bién la pan­de­mia, con la semi­pa­ra­li­za­ción de eco­no­mías, afec­tó al comer­cio exte­rior. La ven­ta de manu­fac­tu­ras indus­tria­les en los pri­me­ros ocho meses del año bajó al 22 por cien­to del total, diez pun­tos menos de lo habi­tual.
Así los pro­duc­tos «del cam­po» han ocu­pa­do más que nun­ca el cen­tro de la esce­na. Los 145 millo­nes de tone­la­das de gra­nos, de ellos más de 100 millo­nes apor­ta­das por la soja y el maíz, en par­tes pare­jas, más tri­go, ceba­da, etc, es la cose­cha anual. 70 – 90 millo­nes de tone­la­das se ven­den al exte­rior y el res­to al mer­ca­do interno.
Así sigue viva la idea gené­ri­ca de que la pro­duc­ción argen­ti­na ali­men­ta a 400 millo­nes de per­so­nas. Dolo­ro­sa con­tra­dic­ción cuan­do el 56,3 por cien­to de los niños son pobres y muchos pasan ham­bre. No tie­nen las cua­tro comi­das dia­rias. La línea de indi­gen­cia según el Indec está en los 20.000 pesos para una fami­lia tipo.
El ran­king de las expor­ta­do­ras de gra­nos mues­tra que 10 fir­mas mono­po­li­zan el 90 por cien­to de las ven­tas. El orden es: la nor­te­ame­ri­ca­na Car­gill; ADM, tam­bién yan­qui, que a par­tir de 2017 sumó a Toep­fer; la chi­na Cof­co (que adqui­rió a Nide­ra y Noble); Bun­ge, mul­ti­na­cio­nal de ori­gen local y socios extran­je­ros; Acei­te­ra Gene­ral Dehe­za, de los her­ma­nos Urquía que tie­nen abro­cha­do al pre­si­den­te de la UIA, Miguel Ace­ve­do; la polé­mi­ca Vicen­tín, que ocu­pa­ba el sex­to lugar has­ta su cri­sis; Olea­gi­no­sa Moreno, pre­sen­ta­da como nacio­nal pero tie­ne de con­tro­lan­te a la sui­za Glen­co­re; Louis Drey­fuss (LDC) mul­ti­na­cio­nal fran­ce­sa; ACA de ori­gen coope­ra­ti­vo y Moli­nos, de Pérez Com­panc.
Estas diez fir­mas se que­da­ron en la cose­cha 2018/​2019 con la ven­ta de 88,56 millo­nes de tone­la­das, sobre un total nacio­nal de 97,5 millo­nes (infor­me de la Bol­sa de Comer­cio de Rosa­rio, 20/​3/​2020). Es un domi­nio total de las mul­tis, con pocos res­qui­cios a la oli­gar­quía «nacio­nal» de AGD y Moli­nos, y ACA, como úni­ca coope­ra­ti­va. Has­ta la chi­na esta­tal Cof­co está per­mea­da por el fon­do de inver­sión Gold­man Sachs y tras­la­dó su asien­to con­ta­ble fue­ra de Beijing.

Fue­ra de con­trol.
Los ten-top hacen lo que quie­ren. Con la cri­sis del pre­cio del dólar, logra­ron que el gobierno de Fer­nán­dez les baja­ra tres pun­tos las reten­cio­nes a las expor­ta­cio­nes e implo­ra­ra que liqui­den una par­te de los dóla­res. No han cum­pli­do con la peti­ción.
En el gobierno de Cris­ti­na Fer­nán­dez tenían pla­zo de 30 días para liqui­dar sus divi­sas. En 2016 Mau­ri­cio Macri lo lle­vó a 5 años y en enero de 2017 a 10 años. Con esa medi­da eli­mi­nó por com­ple­to la obli­ga­to­rie­dad de liqui­dar­las en el mer­ca­do local.
Esas expor­ta­do­ras les hacen pagar a los pro­duc­to­res ‑media­nos y peque­ños – los dere­chos de expor­ta­ción y lue­go ellos liqui­dan al Esta­do en menor medi­da, sub­fac­tu­ran­do ven­tas, por lo que las ha deman­da­do sin éxi­to la AFIP.
El con­trol es laxo por­que esas mul­ti­na­cio­na­les decla­ran cuán­to expor­ta­ron y qué pro­duc­to, con una mon­ta­ña de men­ti­ras. Dicen ven­der a Uru­guay, pero siguen de lar­go a sus ver­da­de­ros des­ti­nos, con tal de pagar menos impues­tos. Todos esos pul­pos tie­nen sus sedes en paraí­sos fis­ca­les de Dela­wa­re, Luxem­bur­go, Gibral­tar, Sui­za, etcé­te­ra.
¿Cómo es que el Esta­do no logra con­tro­lar­los? Muy sen­ci­llo. Los cen­tros de aco­pio son suyos, ídem el ferro­ca­rril con el que lle­van la mate­ria pri­ma a puer­to (caso del ramal Nue­vo Cen­tral Argen­tino que Menem-Cava­llo rega­la­ron por 30 años a Urquía, con 10 años de exten­sión). Los cen­tros de molien­da son pro­pios, igual que los puer­tos, pri­va­dos, como los de Rosa­rio e Hidro­vía Para­ná-Para­guay.
La suma de esos pode­res fác­ti­cos, lega­les e ile­ga­les, lle­van a algu­nos estu­dio­sos a gene­ra­li­zar que el cien por cien­to del nego­cio de expor­ta­ción es de las mul­ti­na­cio­na­les. La Bol­sa de Comer­cio de Rosa­rio esti­mó en enero de 2020: «se pro­yec­ta que las expor­ta­cio­nes del com­ple­jo agro­in­dus­trial argen­tino gene­ren en el año 2020 un ingre­so de divi­sas por US$ 26.330 millo­nes». Es mucha pla­ta…
Por eso se impo­ne nacio­na­li­zar el comer­cio exte­rior, con tres obje­ti­vos. 1. Dis­po­ner para el Esta­do de par­te de esos recur­sos, des­con­tan­do el pago a los pro­duc­to­res. 2. Avan­zar hacia la sobe­ra­nía ali­men­ta­ria y cui­dar el medio ambien­te, rotan­do cul­ti­vos, empo­de­ran­do a peque­ños y media­nos pro­duc­to­res, coope­ra­ti­vas y pue­blos ori­gi­na­rios, limi­tan­do a Mon­san­to y Los Gro­bo. 3. Anu­lar los mane­jos espe­cu­la­ti­vos con el dólar, fre­nan­do deva­lua­cio­nes y mejo­ran­do la vida de la pobla­ción, en un mode­lo de desa­rro­llo nacio­nal inde­pen­dien­te.
Es una aspi­ra­ción que vie­ne de lejos. El Pro­gra­ma Obre­ro de La Fal­da, en agos­to de 1957, empe­za­ba así: «Para la Inde­pen­den­cia Eco­nó­mi­ca: a) Con­trol esta­tal del comer­cio exte­rior sobre las bases de la for­ma de un mono­po­lio esta­tal. Liqui­da­ción de los mono­po­lios extran­je­ros de impor­ta­ción y expor­ta­ción».
Pasa­ron 63 años. Ya va sien­do hora de ter­mi­nar con ese saqueo. O sino, a llo­rar al cam­pi­to, al súper y al pagar el alquiler.

Fuen­te: La arena

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *