Vene­zue­la. Otra eta­pa comien­za con la elec­ción de una nue­va Asam­blea Nacional

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 18 de noviem­bre de 2020.

Más allá de los impac­tos eco­nó­mi­cos, polí­ti­cos y lega­les de la ope­ra­ción de «cam­bio de régi­men» pro­pa­la­da por la Asam­blea Nacio­nal domi­na­da por el anti­cha­vis­mo, exis­te un efec­to que des­pun­ta en com­pa­ra­ción al res­to por su impor­tan­cia en el des­tino nacio­nal. Este efec­to radi­ca en el des­ga­rra­mien­to de los lazos socia­les y cul­tu­ra­les de los vene­zo­la­nos, quie­nes en tan­to comu­ni­dad polí­ti­ca e his­tó­ri­ca se han vis­to some­ti­dos a una estra­te­gia orien­ta­da a la fabri­ca­ción de dife­ren­cias y divi­sio­nes insalvables.

Des­de la toma de la Asam­blea Nacio­nal por las fuer­zas par­ti­dis­tas del G4, esta inten­ción ha que­da­do mani­fes­ta­da con suma cla­ri­dad, estruc­tu­ran­do la mayo­ría de sus manio­bras de desestabilización.

El dis­cur­so de exter­mi­nio polí­ti­co y cul­tu­ral hacia el cha­vis­mo, des­co­no­cien­do sus fuen­tes his­tó­ri­cas y su legi­ti­mi­dad como actor polí­ti­co, es qui­zás el aspec­to que lo sim­bo­li­za de la mane­ra más efectiva.

Bas­ta recor­dar al diri­gen­te del par­ti­do Acción Demo­crá­ti­ca, Henry Ramos Allup, advir­tien­do que al cha­vis­mo le que­da­ban seis meses al fren­te del poder polí­ti­co, al momen­to de asu­mir la pre­si­den­cia del Par­la­men­to en enero de 2016.

Esa decla­ra­ción de gue­rra le daría for­ma no solo a la ins­ti­ga­ción al odio polí­ti­co y de cla­se con­tra el cha­vis­mo, trans­for­ma­do en móvil polí­ti­co y par­la­men­ta­rio, sino que tam­bién con­fi­gu­ra­ría las líneas maes­tras de las ope­ra­cio­nes de gol­pe blan­do y revo­lu­ción de colo­res (las gua­rim­bas), abar­can­do en el mis­mo impul­so al inte­ri­na­to fake de Juan Guai­dó en 2019.

En tal sen­ti­do, las elec­cio­nes par­la­men­ta­rias son una opor­tu­ni­dad impos­ter­ga­ble para res­ti­tuir la paz y la recon­ci­lia­ción nacio­nal, fren­te a las frac­cio­nes polí­ti­cas que apues­tan por la guerra.

Diá­lo­go o guerra

El obje­ti­vo de some­ter a la socie­dad vene­zo­la­na a un cli­ma de divi­sio­nes y ren­ci­llas pro­fun­das ha per­mea­do la lógi­ca polí­ti­ca del anti­cha­vis­mo. Esta pra­xis se acen­tuó duran­te su domi­nio par­la­men­ta­rio, y mar­có todo el pro­ce­so de des­es­ta­bi­li­za­ción en gene­ral de los últi­mos años.

La retó­ri­ca diri­gi­da a fomen­tar una gue­rra entre vene­zo­la­nos esca­ló duran­te la ges­tión de Ramos Allup, pero lle­gó a lími­tes iné­di­tos duran­te la eta­pa de Julio Bor­ges y Juan Guaidó.

El uso del poder legis­la­ti­vo como una enti­dad que repre­sen­ta­ba solo a los votan­tes anti­cha­vis­tas ha pro­fun­di­za­do un cua­dro de des­con­fian­za que abar­ca todos los pla­nos de la socie­dad vene­zo­la­na. Poten­ció una atmós­fe­ra de divi­sión, de frac­tu­ra de los lazos socia­les, sus­ti­tu­yen­do a la polí­ti­ca como vehícu­lo de enten­di­mien­to por un enfo­que de ten­sión per­ma­nen­te que se ha trans­for­ma­do en un fin en sí mismo.

El diá­lo­go entre vene­zo­la­nos fue des­pla­za­do por la pri­ma­cía de la fuer­za y la con­tien­da generalizada.

El uso del Par­la­men­to nacio­nal para pro­mo­ver un con­flic­to exis­ten­cial ha gene­ra­do una mez­cla de des­gas­te, ago­ta­mien­to y cri­sis de con­fian­za en la polí­ti­ca como el úni­co meca­nis­mo civi­li­za­do que tie­nen las socie­da­des para la reso­lu­ción de sus disputas.

Lle­gar a este pun­to fue el pro­duc­to de un cálcu­lo rea­li­za­do con pre­me­di­ta­ción, pues para la éli­te del anti­cha­vis­mo y sus patro­ci­nan­tes, las coyun­tu­ras de ten­sión extre­ma y des­ga­rra­mien­to social, mani­fes­ta­das en gol­pes blan­dos, ope­ra­cio­nes terro­ris­tas y ame­na­zas de inter­ven­ción, repre­sen­tan ata­jos via­bles para la cap­tu­ra vio­len­ta del apa­ra­to del Esta­do venezolano.

En sín­te­sis, el anti­cha­vis­mo y las fuer­zas cor­po­ra­ti­vas y empre­sa­ria­les que le han dado impul­so his­tó­ri­ca­men­te, entien­den que un con­flic­to irre­so­lu­ble ofre­ce las con­di­cio­nes idó­neas para reto­mar el poder político.

Dicho enfo­que tie­ne mucha rela­ción con los obje­ti­vos estra­té­gi­cos del gol­pe en sí: el des­man­te­la­mien­to del Esta­do, la sus­pen­sión del mono­po­lio esta­tal sobre los recur­sos natu­ra­les, la aper­tu­ra comer­cial extre­ma y la ali­nea­ción del país a los prin­ci­pios rec­to­res del neoliberalismo.

La úni­ca for­ma de cris­ta­li­zar estos pro­pó­si­tos es median­te un shock colec­ti­vo, es decir, median­te una ope­ra­ción trau­má­ti­ca y vio­len­ta que replie­gue a las fuer­zas polí­ti­cas y socia­les que apues­tan por un des­tino diferente.

Se tra­ta de pro­du­cir la subor­di­na­ción colec­ti­va del país median­te la fuer­za, emplean­do una lógi­ca de ate­mo­ri­za­ción y per­se­cu­ción social y gene­ra­li­za­da en per­ma­nen­te esta­do de profundización.

Juan Guai­dó tie­ne los días con­ta­dos en la AN
Foto: Matías Dela­croix /​AP

Dicho de otro modo, prin­ci­pios como la paz y la recon­ci­lia­ción nacio­nal son poco ren­ta­bles, pues ahí tam­bién ope­ra la men­ta­li­dad neo­li­be­ral que per­si­gue la pro­duc­ción de ganan­cias sin mediar en sus efec­tos socia­les. Vis­to así, la retó­ri­ca de gue­rra, la ten­sión per­ma­nen­te y el ale­ja­mien­to del diá­lo­go es para el anti­cha­vis­mo una inver­sión a lar­go pla­zo que ofre­ce opor­tu­ni­da­des de para asal­tar el poder.

Por estas razo­nes, el esce­na­rio de las elec­cio­nes par­la­men­ta­rias es inter­pre­ta­do como una ame­na­za inte­lec­tual para los ope­ra­do­res de la guerra.

La res­ti­tu­ción de un cli­ma de paz, la ins­tau­ra­ción de un camino de diá­lo­go y la recon­ci­lia­ción nacio­nal impli­can un terreno polí­ti­co en el cual el anti­cha­vis­mo no sabe cómo ope­rar: su pro­pues­ta polí­ti­ca es el con­flic­to peren­ne, una opción poco atrac­ti­va cuan­do fun­cio­nan los cana­les regu­la­res de la política.

El dis­cur­so de la paz, la unión y el diá­lo­go entre los vene­zo­la­nos para recu­pe­rar el país es su prin­ci­pal enemi­go y el arma más efec­ti­va que ha for­ja­do el chavismo.

Fin de la estra­te­gia esta­dou­ni­den­se en el terreno

El 6 de diciem­bre es el pun­to de cie­rre del ciclo polí­ti­co ini­cia­do en 2016 con la vic­to­ria par­la­men­ta­ria del anti­cha­vis­mo en las elec­cio­nes de diciem­bre del año ante­rior. A par­tir de allí, el poder legis­la­ti­vo nacio­nal jugó un rol estra­té­gi­co como enti­dad de coor­di­na­ción ope­ra­ti­va del dis­po­si­ti­vo de «cam­bio de régi­men» impul­sa­do por el gobierno de los Esta­dos Uni­dos, pri­me­ro bajo la Admi­nis­tra­ción Oba­ma y lue­go pro­lon­ga­da auto­má­ti­ca­men­te con la Admi­nis­tra­ción Trump.

El Par­la­men­to domi­na­do por el anti­cha­vis­mo des­ple­gó una estra­te­gia des­ti­tu­yen­te con­tra el apa­ra­to del Esta­do vene­zo­lano. Se esta­ble­ció como una trin­che­ra para el cho­que de pode­res con­ti­nua­do, en un inten­to de rom­per con los equi­li­brios ins­ti­tu­cio­na­les del país y ero­sio­nar, al mis­mo tiem­po, el orde­na­mien­to jurí­di­co cons­trui­do en 20 años de Revo­lu­ción Bolivariana.

La pos­tu­ra ofen­si­va y de soca­va­mien­to toma­da des­de el prin­ci­pio del año 2016, tenía una mar­ca­da inten­ción de trans­for­mar la Asam­blea Nacio­nal en el árbi­tro de la polí­ti­ca nacio­nal, con­fi­gu­ran­do dicha ins­tan­cia en un poder en con­tra­dic­ción per­ma­nen­te con el res­to que com­po­nen el orga­ni­gra­ma del Estado.

El camino tran­si­ta­do des­de 2016, enmar­ca­do en una gue­rra ins­ti­tu­cio­nal que com­bi­nó la ges­tión frau­du­len­ta de un refe­ren­do revo­ca­to­rio con accio­nes de des­ti­tu­ción con­tra la Pre­si­den­cia de la Repú­bli­ca y tra­mi­ta­ción de «san­cio­nes» y ope­ra­cio­nes de blo­queo eco­nó­mi­co-finan­cie­ro jun­to a Esta­dos Uni­dos, tuvo su pun­to clí­max en el año 2019, cuan­do el dipu­tado Juan Guai­dó inten­tó usur­par las fun­cio­nes de la pri­me­ra magis­tra­tu­ra del Esta­do, ampa­rán­do­se en la tor­ce­du­ra intere­sa­da de artícu­los espe­cí­fi­cos de la Cons­ti­tu­ción nacional.

Ese pun­to clí­max que fra­guó el inte­ri­na­to fake del dipu­tado por el esta­do La Guai­ra, con­fi­gu­ró a la Asam­blea Nacio­nal como un para-Esta­do al mar­gen de las leyes vene­zo­la­nas. Sin embar­go, fue su cur­so natu­ral: ese final venía anun­cián­do­se des­de 2016. La «ope­ra­ción Guai­dó» fue el sello y la con­clu­sión lógi­ca de todo el proceso.

Las elec­cio­nes par­la­men­ta­rias del 6 de diciem­bre, y la ins­ta­la­ción de una nue­va corre­la­ción de fuer­zas en la Asam­blea Nacio­nal, impli­can el des­pla­za­mien­to polí­ti­co y legal de la «ope­ra­ción Guai­dó», basa­da en la repre­sen­ta­ción par­la­men­ta­ria de la corrien­te más radi­cal de los par­ti­dos del G4 del antichavismo.

Los tiem­pos cons­ti­tu­cio­na­les plan­tean un nue­vo esce­na­rio don­de la opo­si­ción pro esta­dou­ni­den­se se que­da­rá vir­tual­men­te sin los espa­cios de poder que man­tu­vo bajo su con­trol en los últi­mos años, que­dan­do rele­ga­da al ostra­cis­mo y a los vai­ve­nes de los movi­mien­tos polí­ti­cos en Esta­dos Uni­dos.

Habrá per­di­do su influen­cia en la socie­dad vene­zo­la­na, su capa­ci­dad de movi­li­za­ción y repre­sen­ta­ción, y muy espe­cial­men­te la posi­bi­li­dad de dispu­tar el poder polí­ti­co den­tro de los pará­me­tros constitucionales.

El des­pla­za­mien­to de Guai­dó se tra­du­ce en el hun­di­mien­to defi­ni­ti­vo de la opción del blo­queo y la inter­ven­ción de las poten­cias extran­je­ras del mun­do occi­den­tal, un des­mo­ro­na­mien­to inte­gral de la ope­ra­ción de «cam­bio de régi­men» pro­pa­la­da por meca­nis­mos ins­ti­tu­cio­na­les y el cie­rre defi­ni­ti­vo de una Asam­blea Nacio­nal que con­tri­bu­yó, como nin­gu­na otra en la his­to­ria, a la frac­tu­ra de la Repú­bli­ca a bene­fi­cio de pode­res eco­nó­mi­cos trasnacionales.

Fuen­te: Misión Verdad

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *