Nues­tra Amé­ri­ca. Indí­ge­nas ama­zó­ni­cos, has­ta 10 veces más vul­ne­ra­bles a COVID-19

Por Pablo Correa , Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 17 de noviem­bre de 2020.

Foto: Toma de mues­tra para prue­ba de coro­na­vi­rus a una mujer indí­ge­na en el depar­ta­men­to de Vau­pés, Colom­bia. Cré­di­to de la ima­gen: Cor­te­sía de la Orga­ni­za­ción Siner­gias para Sci​Dev​.Net.

La pre­ca­rie­dad de los sis­te­mas de salud, las des­ven­ta­jas socio­eco­nó­mi­cas y la menor diver­si­dad gené­ti­ca pare­cen haber crea­do un esce­na­rio ideal para el avan­ce del nue­vo coro­na­vi­rus SARS-CoV‑2 entre los pue­blos indí­ge­nas del con­ti­nen­te ame­ri­cano y, en espe­cial, entre los pue­blos ama­zó­ni­cos.
 
Tras dos reunio­nes de alto nivel para eva­luar el impac­to de la COVID-19 en los pue­blos indí­ge­nas, repre­sen­tan­tes de la Orga­ni­za­ción Pan­ame­ri­ca­na de la Salud (OPS) hicie­ron un lla­ma­do a todos los gobier­nos y acto­res invo­lu­cra­dos.
 
«Si que­re­mos que nadie se que­de atrás duran­te la pan­de­mia por COVID-19, se deben ace­le­rar los esfuer­zos para garan­ti­zar una res­pues­ta coor­di­na­da y ópti­ma al virus con orga­ni­za­cio­nes y líde­res indí­ge­nas», afir­mó la Direc­to­ra Adjun­ta de la OPS, Mary Lou Val­dez.
 
Se cal­cu­la que exis­ten cer­ca de 55 millo­nes de per­so­nas indí­ge­nas que viven en Amé­ri­ca Lati­na y el Cari­be, y más de 7,5 millo­nes viven en Amé­ri­ca del Nor­te. A pesar de la esca­sez y des­con­fian­za en los datos, al 30 de octu­bre la OPS repor­ta­ba 168.000 casos en pobla­cio­nes indí­ge­nas en 12 paí­ses, con casi 3.500 muer­tes.
 
En algu­nas zonas de la cuen­ca ama­zó­ni­ca las pobla­cio­nes indí­ge­nas son diez veces más vul­ne­ra­bles a con­traer la COVID-19 que otros gru­pos de las mis­mas zonas, aler­ta.
 
“Una vez más, como ha ocu­rri­do en varias oca­sio­nes des­de la colo­ni­za­ción euro­pea en las Amé­ri­cas, una enfer­me­dad infec­cio­sa se con­vier­te en una ame­na­za mayor para los nati­vos ame­rin­dios”, escri­bie­ron en un artícu­lo de la revis­ta PLoS Neglec­ted Tro­pi­cal Disea­ses,
un gru­po de inves­ti­ga­do­res de varias ins­ti­tu­cio­nes de Lati­noa­mé­ri­ca y Nor­te­amé­ri­ca.
 
Ellos revi­sa­ron el com­por­ta­mien­to has­ta julio de la pan­de­mia en la región pana­ma­zó­ni­ca que inclu­ye a Bra­sil, Colom­bia, Perú, Ecua­dor, Vene­zue­la, Boli­via, Suri­nam y Guya­na Francesa.

“La pan­de­mia dejó en evi­den­cia que tác­ti­cas epi­de­mio­ló­gi­cas como las cua­ren­te­nas pue­den resul­tar inefi­ca­ces en áreas como la región pana­ma­zó­ni­ca. Con innu­me­ra­bles vías flu­via­les, las medi­das de blo­queo para con­te­ner el movi­mien­to de la pobla­ción son casi impo­si­bles” (Juan David Ramí­rez, Uni­ver­si­dad del Rosa­rio, Bogotá)

De acuer­do con los inves­ti­ga­do­res, aun­que no hay datos sufi­cien­tes para sacar con­clu­sio­nes con­fia­bles sobre la influen­cia de fac­to­res cli­má­ti­cos, como la tem­pe­ra­tu­ra y la hume­dad en la trans­mi­sión del SARS-CoV‑2, sí es posi­ble dedu­cir carac­te­rís­ti­cas que pue­den estar jugan­do a favor de la trans­mi­sión del virus y, por lo tan­to, del ries­go para muchas comu­ni­da­des.
 
En el esta­do de Ama­zo­nas, en Bra­sil, cuya capi­tal es Manaos, don­de viven apro­xi­ma­da­men­te dos millo­nes de per­so­nas, se obser­vó la tasa más alta de leta­li­dad por el nue­vo coro­na­vi­rus (6,07 por cien­to al 23 de julio).
 
La con­ver­gen­cia de una pobla­ción par­ti­cu­lar­men­te vul­ne­ra­ble, un nue­vo pató­geno y las ins­ta­la­cio­nes y recur­sos de salud limi­ta­dos crea­ron una «tor­men­ta per­fec­ta», en opi­nión de los inves­ti­ga­do­res. Entre el 26 de mar­zo y el 23 de julio se regis­tra­ron ofi­cial­men­te 32.496 casos de infec­ción en un lugar con ape­nas 293 camas de hos­pi­tal (pri­va­das y públi­cas) y 8 ambu­lan­cias.
 
“La pan­de­mia dejó en evi­den­cia que tác­ti­cas epi­de­mio­ló­gi­cas como las cua­ren­te­nas pue­den resul­tar inefi­ca­ces en áreas como la región pana­ma­zó­ni­ca. Con innu­me­ra­bles vías flu­via­les, las medi­das de blo­queo para con­te­ner el movi­mien­to de la pobla­ción son casi impo­si­bles”, comen­tó a Sci​Dev​.Net Juan David Ramí­rez, autor prin­ci­pal y pro­fe­sor de la Uni­ver­si­dad del Rosa­rio en Bogo­tá.
 
Leti­cia, capi­tal del depar­ta­men­to de Ama­zo­nas en Colom­bia, con ape­nas 80.000 habi­tan­tes, tenía el mayor núme­ro de casos de COVID-19 per cápi­ta en Colom­bia, con 2.335 casos con­fir­ma­dos y 98 muer­tes has­ta el 23 de julio de 2020. Solo hay 2 hos­pi­ta­les en la ciu­dad con un total de 70 camas. Solo uno de ellos tie­ne UCI, con 23 camas, que lle­ga­ron a una ocu­pa­ción total.
 
La mis­ma his­to­ria se repi­tió en la Ama­zo­nía perua­na. La región de Lore­to, hogar de la mayor can­ti­dad de comu­ni­da­des indí­ge­nas ama­zó­ni­cas del Perú, tie­ne una de las tasas de leta­li­dad esti­ma­das más altas del país: 5.1 por cien­to en com­pa­ra­ción con 4.7 por cien­to en el res­to del país.
 
Según el últi­mo cen­so de comu­ni­da­des nati­vas perua­nas, sólo el 32 por cien­to de ellas tenía un pues­to de salud y prác­ti­ca­men­te nin­gu­na tenía ins­ta­la­cio­nes para admi­tir pacien­tes.
 
El caso de Vene­zue­la es par­ti­cu­lar­men­te dra­má­ti­co pues antes de la pan­de­mia, como seña­lan los inves­ti­ga­do­res, ya se venía obser­van­do un resur­gi­mien­to masi­vo tan­to de infec­cio­nes pre­ve­ni­bles con vacu­nas, espe­cial­men­te saram­pión, como de enfer­me­da­des tro­pi­ca­les des­aten­di­das.
 
Los inves­ti­ga­do­res creen que la pobla­ción alta­men­te móvil y las fron­te­ras permea­bles entre Vene­zue­la y sus veci­nos, Colom­bia y Bra­sil, han faci­li­ta­do un corre­dor para la trans­mi­sión del virus.

¿Qué hacer?

Para pre­pa­rar­se ante la even­tua­li­dad de una segun­da ola de la pan­de­mia, los auto­res pro­po­nen aumen­tar la vigi­lan­cia epi­de­mio­ló­gi­ca, movi­li­zar recur­sos para la pres­ta­ción de ser­vi­cios de salud, esta­ble­cer sis­te­mas de res­pues­ta rápi­da para garan­ti­zar la segu­ri­dad ali­men­ta­ria y orga­ni­zar el des­plie­gue al cam­po de per­so­nal sani­ta­rio espe­cia­li­za­do.
 
Igual­men­te, des­ti­nar los recur­sos nece­sa­rios para pro­por­cio­nar prue­bas in situ y cui­da­dos crí­ti­cos a los pacien­tes afec­ta­dos, movi­li­zar fuer­zas de segu­ri­dad nece­sa­rias para res­trin­gir cual­quier incur­sión extran­je­ra ile­gal a los terri­to­rios indí­ge­nas, par­ti­cu­lar­men­te a los mine­ros ile­ga­les.
 
“Una mayor pro­pa­ga­ción de la ola epi­dé­mi­ca de COVID-19 podría resul­tar devas­ta­do­ra para muchos ame­rin­dios que viven en la sel­va ama­zó­ni­ca y, en últi­ma ins­tan­cia, empu­jar a estas comu­ni­da­des hacia la extin­ción”, aler­tan.
 
Para Cami­la Rodrí­guez, ges­to­ra del Ins­ti­tu­to Nacio­nal de Salud en la región ama­zó­ni­ca del Vau­pés en Colom­bia y direc­ti­va de la orga­ni­za­ción Siner­gias, pen­sar que el nue­vo coro­na­vi­rus pue­da extin­guir un pue­blo “es un poco des­pro­por­cio­na­do”.
 
“El efec­to más devas­ta­dor es sobre la cul­tu­ra, por­que mue­ren los mayo­res que tie­nen el cono­ci­mien­to”, seña­ló a Sci​Dev​.Net. Rodrí­guez, que no for­mó par­te del estu­dio, y sub­ra­yó que en la Ama­zo­nía hay pue­blos “con menos de 200 habi­tan­tes”.
 
Fran­cis­co Cali Tzay, Rela­tor Espe­cial de las Nacio­nes Uni­das sobre los dere­chos de los pue­blos indí­ge­nas, advir­tió que “la pan­de­mia tam­bién ha exa­cer­ba­do el racis­mo y el estig­ma hacia las comu­ni­da­des indí­ge­nas, acu­sán­do­las de no res­pe­tar las medi­das de salud públi­ca y cul­par­las por las altas tasas de infección».

Fuen­te: https://​www​.sci​dev​.net/​a​m​e​r​i​c​a​-​l​a​t​i​n​a​/​s​a​l​u​d​/​n​o​t​i​c​i​a​s​/​i​n​d​i​g​e​n​a​s​-​a​m​a​z​o​n​i​c​o​s​-​h​a​s​t​a​-​1​0​-​v​e​c​e​s​-​m​a​s​-​v​u​l​n​e​r​a​b​l​e​s​-​a​-​c​o​v​i​d​-​1​9​.​h​tml

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *