Gua­te­ma­la. El racis­mo de las éli­tes de poder en la obra de Mar­ta Casaús (his­to­ria­do­ra)

Por Mari­sa Ruiz Tre­jo, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 18 de noviem­bre de 2020.

La for­ma­ción his­tó­ri­ca de los gru­pos domi­nan­tes en Amé­ri­ca Lati­na ha sido un tema poco estu­dia­do. Exis­ten esca­sos tra­ba­jos que ras­treen la his­to­ria de su con­for­ma­ción en la lar­ga dura­ción, y exis­ten aún menos inves­ti­ga­cio­nes que inda­guen en las orien­ta­cio­nes polí­ti­co-ideo­ló­gi­cas en paí­ses como Guatemala.

Las redes de paren­tes­co que sos­tie­nen las bases eco­nó­mi­cas de dichos gru­pos en dis­tin­tos momen­tos his­tó­ri­cos fue el tema de inves­ti­ga­ción que, des­de los años ochen­ta del siglo XX, reali­zó Mar­ta Casaús Arzú, his­to­ria­do­ra y poli­tó­lo­ga gua­te­mal­te­ca. Casaús, quien fue tam­bién mi pro­fe­so­ra, se dedi­có a docu­men­tar la evo­lu­ción y las moda­li­da­des de vin­cu­la­ción de las oli­gar­quías con el poder polí­ti­co des­de la épo­ca colo­nial y post­co­lo­nial has­ta lle­gar a nues­tros días.

El tra­ba­jo de Mar­ta Casaús Arzú cons­ti­tu­ye un refe­ren­te, del cual tene­mos mucho que apren­der en las Cien­cias Socia­les y en la vida públi­ca en Chia­pas, para ana­li­zar el pen­sa­mien­to y las prác­ti­cas de las oli­gar­quías, que siguen ima­gi­nan­do a los pue­blos indí­ge­nas como “atra­sa­dos” y “sub­de­sa­rro­lla­dos”, aso­cián­do­los con su com­po­si­ción étni­ca y con los ves­ti­gios del pasado.

Estruc­tu­ra del Núcleo de la Oli­gar­quía Gua­te­mal­te­ca. Red Díaz del Cas­ti­llo, Urrue­la y otras. 1544 – 1900. Toma­do del libro “Lina­je y Racis­mo” (1992).

El pen­sa­mien­to racis­ta en la oli­gar­quía guatemalteca

Entre 1979 y 1980, Mar­ta Casaús Arzú reali­zó una encues­ta entre las 22 fami­lias con mayor poder de Gua­te­ma­la, aque­llas que con­cen­tra­ban la mayor rique­za y domi­nio polí­ti­co y social, pero tam­bién el mayor núme­ro de redes inter­fa­mi­lia­res. Uno de sus hallaz­gos fue que muchas de dichas fami­lias rea­li­za­ban cier­tos matri­mo­nios para acu­mu­lar más poder.

El hallaz­go más impor­tan­te de su inves­ti­ga­ción radi­ca en la demos­tra­ción de que el racis­mo ope­ra como una ideo­lo­gía que se extien­de a todo el gru­po social domi­nan­te. Al pre­gun­tar­les por su ads­crip­ción étni­ca (“¿usted qué se con­si­de­ra?”, “razo­ne su res­pues­ta” o “¿cree usted que tie­ne algo de san­gre indí­ge­na?”), una gran mayo­ría de los indi­vi­duos entre­vis­ta­dos res­pon­die­ron que se con­si­de­ra­ban blan­cos y crio­llos, nin­guno se con­si­de­ró indí­ge­na, y muy pocos mes­ti­zos o ladinos.

De la auto-iden­ti­fi­ca­ción a la dis­cri­mi­na­ción hacia los pue­blos indígenas

Los entre­vis­ta­dos con estu­dios supe­rior nega­ron de mane­ra más rotun­da poseer san­gre indí­ge­na, y fue­ron los que tenían solo estu­dios de pri­ma­ria quie­nes con­si­de­ra­ban que sí tenían san­gre indí­ge­na. Para Casaús, en la auto-iden­ti­fi­ca­ción, y en la ads­crip­ción étni­ca es en don­de empie­za a ope­rar el prin­ci­pio dis­cri­mi­na­to­rio hacia los pue­blos indí­ge­nas, por con­si­de­rar­se bio­ló­gi­ca­men­te blan­cos puros y sin mez­cla de sangre.

Una gran mayo­ría se con­si­de­ra­ban blan­cos, debi­do a su ascen­den­cia espa­ño­la o euro­pea. En sus pro­pias repre­sen­ta­cio­nes, sus ante­pa­sa­dos leja­nos euro­peos son los que les con­fe­rían la iden­ti­dad como blan­cos. Inclu­so algu­nos de ellos lle­ga­ron a mos­trar “prue­bas” como los cer­ti­fi­ca­dos de pure­za de san­gre, así como poseer el gru­po san­guí­neo “0” nega­ti­vo, como prue­ba de su ascen­den­cia vas­ca y de la ausen­cia de mes­ti­za­je, argu­men­tos evi­den­te­men­te fal­sos. Hoy sabe­mos que las “razas” no exis­ten, que fue­ron un inven­to del siglo XIX para con­tro­lar pobla­cio­nes, pero lo que sí exis­te es el racis­mo biológico.

Pig­men­to­cra­cia ela­bo­ra­da por las éli­tes blancas

En el estu­dio rea­li­za­do por Casaús en los años ochen­ta, la pig­men­to­cra­cia apa­re­ce como un ele­men­to impor­tan­te en la ideo­lo­gía de la cla­se domi­nan­te. Ésta se entien­de como pre­jui­cio étni­co ela­bo­ra­do por las éli­tes blan­cas que con­tro­lan el poder y los medios de comu­ni­ca­ción, y que cons­tru­yen un dis­cur­so racista.

La pig­men­ta­ción de la piel y la pure­za de san­gre es una obse­sión y un ele­men­to sig­ni­fi­ca­ti­vo y reite­ra­ti­vo, y en el estu­dio de Mar­ta Casaús, apa­re­ce a lo lar­go de varios siglos en los dis­cur­sos y prác­ti­cas de varias fami­lias de la éli­te gua­te­mal­te­ca. Si hicié­ra­mos este mis­mo estu­dio en Chia­pas, ¿obten­dría­mos resul­ta­dos similares?

La colo­ni­za­ción espa­ño­la en los ima­gi­na­rios de la élite

En las pre­gun­tas de la encues­ta, Casaús tam­bién lle­gó a pre­gun­tar a los indi­vi­duos de las éli­tes de poder: “¿qué hubie­ra suce­di­do de no haber lle­ga­do los espa­ño­les, ni nin­gún otro pue­blo euro­peo, a colo­ni­zar Gua­te­ma­la? Una gran par­te de los entre­vis­ta­dos res­pon­die­ron que se habría pro­du­ci­do un desa­rro­llo dife­ren­te, menor o más len­to, y que Gua­te­ma­la se encon­tra­ría en un tre­men­do atra­so. “Esta­ría­mos subi­dos a los árbo­les” o “esta­ría­mos en un esta­do de total sal­va­jis­mo”. Otro ima­gi­na­rio que pre­do­mi­nó en el estu­dio es que una ven­ta­ja de la con­quis­ta fue que con­tri­bu­yó a la “mejo­ra de la raza”.

Para Casaús, estos ima­gi­na­rios repre­sen­tan un enor­me des­co­no­ci­mien­to his­tó­ri­co acer­ca de la civi­li­za­ción maya, ade­más de que vin­cu­lar el con­cep­to de desa­rro­llo a Euro­pa o Nor­te­amé­ri­ca supo­ne cier­to gra­do de euro­cen­tris­mo, algo común en el pen­sa­mien­to libe­ral y neoliberal.

Muje­res q’eqchi’ tes­ti­fi­can­do en el jui­cio del caso Sepur Zar­co. Toma­da de Muje­res trans­for­man­do el mun­do, 2016.

Pre­jui­cios y este­reo­ti­pos que lle­va­ron a las masa­cres y al exterminio

En la encues­ta rea­li­za­da por Casaús se iden­ti­fi­ca­ron dis­tin­tos adje­ti­vos nega­ti­vos para carac­te­ri­zar a los indí­ge­nas, muchos de ellos rela­cio­na­dos con los ras­gos físi­cos. Uno de los hallaz­gos de Casaús fue obser­var cómo dichos pre­jui­cios étni­cos y de cla­se, están direc­ta­men­te rela­cio­na­dos con la posi­ción de cla­se de la oli­gar­quía y con la explo­ta­ción y opre­sión que ejer­cen sobre los pue­blos indígenas.

Así en las opi­nio­nes de los entre­vis­ta­dos, los pue­blos indí­ge­nas y negros eran con­si­de­ra­dos como gru­pos infe­rio­res, lo que para Casaús cons­ti­tu­ye un ejer­ci­cio recu­rren­te en todas las rela­cio­nes de pro­duc­ción y de dis­cri­mi­na­ción en todos los nive­les: eco­nó­mi­co, polí­ti­co, social y cultural.

Uno de los pun­tos más inquie­tan­tes de la encues­ta rea­li­za­da por Casaús se rela­cio­nó con las opi­nio­nes de algu­nos par­ti­da­rios que pro­pu­sie­ron no sólo la inte­gra­ción o ladi­ni­za­ción de los pue­blos indí­ge­nas, sino su total exterminio.

El racis­mo que pro­du­jo un genocidio

Entre 1982 y 1983, el gobierno de fac­to de Efraín Ríos Montt reali­zó una cam­pa­ña de exter­mi­nio con­tra los pue­blos indí­ge­nas en Gua­te­ma­la, ase­si­nan­do a más de 30 mil per­so­nas, par­ti­cu­lar­men­te a ixi­les, q’eqchi’, kachi­que­les y achis. Bajo las pre­mi­sas de las éli­tes de poder arri­ba men­cio­na­das, Ríos Montt equi­pa­ró a los pue­blos indí­ge­nas con comu­nis­tas, demo­nios, gene­ran­do un nue­vo este­reo­ti­po, la demo­ni­za­ción de los indí­ge­nas por su par­ti­ci­pa­ción polí­ti­ca y por su idolatría.

El tra­ba­jo de Mar­ta Casaús sir­vió 33 años des­pués, en el jui­cio por geno­ci­dio con­tra Efraín Ríos Montt rea­li­za­do en el año 2013, para demos­trar cómo los jui­cios racis­tas de las éli­tes de poder, regis­tra­dos en su encues­ta de los años ochen­ta, con­te­nían ima­gi­na­rios geno­ci­das con­tra la pobla­ción indí­ge­na. Así en su libro “Lina­je y racis­mo” (1992), Casaús explicó:

Pro­ba­ble­men­te estos jui­cios de valor que for­man par­te del incons­cien­te colec­ti­vo del núcleo oli­gár­qui­co se con­vir­tie­ron en una prác­ti­ca polí­ti­ca de la cla­se domi­nan­te. A par­tir de 1981 con el apo­yo del Ejér­ci­to, lan­za­ron una de las mayo­res ofen­si­vas con­tra la pobla­ción indí­ge­na y eje­cu­ta­ron un etno­ci­dio con­tra dicha pobla­ción que fue cali­fi­ca­do por el Tri­bu­nal Per­ma­nen­te de los Pue­blos, como “cri­men de lesa humanidad”.

Mar­ta Casaús entran­do al jui­cio por geno­ci­dio con­tra Efraín Rios Montt (2013). Ima­gen del docu­men­tal “El Vere­dic­to”, Pame­la Yates, Skylight.

El caso Sepur Zar­co por vio­la­ción sexual y escla­vi­tud doméstica

En el año 2016, algu­nas muje­res q’eqchi’ die­ron sus tes­ti­mo­nios en el jui­cio del “Caso Sepur-Zar­co”. En este jui­cio sin pre­ce­den­tes, la vio­la­ción sexual se reco­no­ció como un arma de gue­rra, que afec­tó tan­to a las muje­res q’eqchi’ como a los varo­nes, ya que fue una agre­sión al gru­po con­si­de­ra­do “con­tra­rio” y tuvo como fin su exter­mi­nio. El tra­ba­jo for­za­do, la escla­vi­tud y la vio­la­ción sexual de las muje­res fue­ron dise­ña­dos como tác­ti­cas y estra­te­gias para el con­trol de los terri­to­rios e impli­ca­ron gas­tos para el ejér­ci­to (armas, agen­tes para uti­li­zar­las, etcétera).

Mar­ta Casaús Arzú, pre­sen­tó un peri­ta­je his­tó­ri­co-antro­po­ló­gi­co, para ofre­cer una inter­pre­ta­ción de los hechos. Tuve la opor­tu­ni­dad de cola­bo­rar con ella en la ela­bo­ra­ción de dicho peri­ta­je en el que expli­ca­mos cómo ope­ró la pro­to­co­li­za­ción de las vio­la­cio­nes, las polí­ti­cas euge­né­si­cas, mez­cla­das con el racis­mo de la éli­te y oli­gar­quía mili­tar, así como con la miso­gi­nia y la aso­cia­ción del cuer­po de las muje­res con la pose­sión de los terri­to­rios. Se sen­ten­ció a dos exmi­li­ta­res por 360 años. Sin duda, los tes­ti­mo­nios de las muje­res q’eqchi’, que levan­ta­ron su voz y con­ta­ron sus expe­rien­cias, fue­ron ver­da­des innegables.

Mar­ta Casaús pre­sen­tan­do su peri­ta­je en jui­cio por geno­ci­dio con­tra Efraín Rios Montt (2013). Ima­gen del docu­men­tal “El Vere­dic­to”, Pame­la Yates, Skylight.

Mar­ta Casaús se pre­sen­ta­rá el pró­xi­mo jue­ves 19 de noviem­bre de 2020 a las 16:00 (hora Gua­te­ma­la y hora Méxi­co) en el Semi­na­rio Inter­na­cio­nal de Inves­ti­ga­ción “Memo­rias en las ori­llas: muje­res y femi­nis­tas en las cien­cias socia­les en Chia­pas y Cen­troa­mé­ri­ca”, que coor­dino en la Fun­da­ción María y Anto­nio Gou­baud. Habla­re­mos sobre el valor de los peri­ta­jes con el fin de ayu­dar a los tri­bu­na­les a rea­li­zar sen­ten­cias fir­mes y pro­pues­tas para hacer memo­ria y jus­ti­cia social con las víc­ti­mas y sobre­vi­vien­tes del geno­ci­dio y de los crí­me­nes de lesa huma­ni­dad. ¡Asis­tan! La char­la es abier­ta y libre y se trans­mi­ti­rá por dis­tin­tos medios digitales.

fuen­te: Chia­pas Paralelo

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *