Eco­lo­gīa Social. Gran­jas de cer­dos para ali­men­tar a Chi­na inva­den la Penín­su­la de Yucatán

Por José Igna­cio De Alba, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 17 de noviem­bre de 2020.

Foto: Voi­cot.

En los últi­mos años se han ins­ta­la­do cien­tos de gran­jas en toda la región para satis­fa­cer las nece­si­da­des del mer­ca­do asiá­ti­co. Estos cria­de­ros de cer­dos han traí­do con­flic­tos ambien­ta­les y socia­les en dis­tin­tas comunidades

En Amé­ri­ca Lati­na ha cre­ci­do el pecu­liar nego­cio de ins­ta­lar gran­jas por­ci­nas para sumi­nis­trar al mer­ca­do asiá­ti­co. Para Chi­na, con sus 1.400 millo­nes de habi­tan­tes, es un asun­to de segu­ri­dad ali­men­ta­ria, para Lati­noa­mé­ri­ca una car­ga para varias pobla­cio­nes y, tam­bién, para el medio ambiente.

Chi­na ya era el mayor con­su­mi­dor y el más gran­de pro­duc­tor de car­ne de puer­co en el mun­do. Pero su auto­su­fi­cien­cia se aca­bó en 2018, cuan­do un bro­te de gri­pe por­ci­na afri­ca­na, letal y sin cura, detu­vo la pro­duc­ción. Lo que pro­vo­có que millo­nes de ani­ma­les fue­ran sacri­fi­ca­dos en un inten­to de dete­ner el virus. En 2019 Chi­na redu­jo su pro­duc­ción has­ta en un 40 por ciento.

Otros paí­ses como Cam­bo­ya, Mon­go­lia y Viet­nam tam­bién han repor­ta­do casos de esa gri­pe por­ci­na. Así que el con­ti­nen­te asiá­ti­co se vio obli­ga­do a empren­der la pro­duc­ción fue­ra de sus fronteras.

En Méxi­co las gran­jas por­cí­co­las encon­tra­ron su lugar en la Penín­su­la de Yuca­tán, expli­ca la abo­ga­da de Lour­des Medi­na, de la orga­ni­za­ción no guber­na­men­tal Indig­na­ción. La región tie­ne el mayor índi­ce de cre­ci­mien­to en pro­duc­ción de puer­cos en el país, has­ta un 14 por cien­to anual. 

-¿Por qué se eli­gió la Penín­su­la de Yuca­tán? –se le pregunta.

-La indus­tria por­cí­co­la nece­si­ta mucha agua para poder ope­rar, se nece­si­tan miles de litros de agua para lavar los corra­les y para ali­men­tar a los cer­dos. Y la Penín­su­la es el reser­vo­rio de agua dul­ce sub­te­rrá­nea más rico de todo el país. 

En toda la Penín­su­la de Yuca­tán exis­ten 257 gran­jas por­ci­nas, la mayo­ría de estos pro­yec­tos –el 86 por cien­to- se encuen­tran en el esta­do de Yuca­tán, es decir 222; en Qui­na­ta Roo hay 21 y en Cam­pe­che 14. Según regis­tró la orga­ni­za­ción Green Pea­ce en un infor­me publi­ca­do este año. 

Pero la abo­ga­da Medi­na expli­ca que hay 400 gran­jas que no tie­nen nin­gún tipo de regis­tro en la península.

Y la ins­ta­la­ción de gran­jas en Yuca­tán, para la expor­ta­ción de car­ne, se hace de la mano entre fun­cio­na­rios y empresas.

La Comi­sión Nacio­nal del Agua ha hecho muchas con­ce­sio­nes, seña­la Lour­des Medi­na: “el agua en Yuca­tán es uti­li­za­da por empre­sas y no se están con­si­de­ran­do los dere­chos de los pue­blos indí­ge­nas don­de se extrae esa agua y la dis­po­ni­bi­li­dad para los habi­tan­tes de la península”.

La mujer expli­ca que muchas comu­ni­da­des indí­ge­nas aún depen­den de pozos o de fuen­tes poco con­fia­bles de agua por­que no hay alcan­ta­ri­lla­do públi­co. Resu­me la abo­ga­da, se con­tem­pla el con­su­mo de agua de ani­ma­les, antes que el con­su­mo humano.

Se esti­ma que para pro­du­cir un kilo de car­ne de cer­do se requie­ren 6.000 litros de agua y 3,5 kilo­gra­mos de granos.

Uno de los ali­men­tos más uti­li­za­dos para ali­men­tar a los ani­ma­les es la soya. En la penín­su­la exis­ten diver­sas acu­sa­cio­nes por el uso de este cul­ti­vo transgénico.

“En la penín­su­la ade­más de recur­sos natu­ra­les, ade­más de tener gran­des can­ti­da­des de tie­rra, en las comu­ni­da­des, en los eji­dos, las empre­sas tie­nen las faci­li­da­des que les da el Gobierno esta­tal”, expli­ca Medina.

En esa región ope­ran cua­tro gran­des empre­sas: Gru­po Por­cí­co­la Mexi­cano (Kekén), Gran­jas Caroll de Méxi­co, Pro­mo­to­ra Comer­cial Alpro y Kowi Foods. Estas com­pa­ñías dedi­can una gran por­ción de sus pro­duc­ción a la expor­ta­ción a Asia. 

La pro­yec­ción de Chi­na para el sumi­nis­tro de ali­men­tos encon­tró en Amé­ri­ca Lati­na la opor­tu­ni­dad para pre­ver el sumi­nis­tro de pro­teí­na duran­te varios años.

-¿Uste­des se han comu­ni­ca­do con gobier­nos de Asia?

-Hace unos años man­da­mos unas car­tas, cuan­do sólo se cono­cía el caso Homún. Pero con el paso de los años han sali­do otros casos a la luz, aho­ra hay más de 22 comu­ni­da­des –en tres esta­dos- en recla­mos con­tra las gran­jas de cerdos. 

Este mes se dio a cono­cer que pobla­do­res de 21 comu­ni­da­des mayas, de Cam­pe­che, Yuca­tán y Quin­ta­na Roo pre­sen­ta­ron una denun­cia ante las auto­ri­da­des fede­ra­les para que se can­ce­len per­mi­sos has­ta que no “se cum­pla con la legis­la­ción mexi­ca­na”. Ade­más, no se hicie­ron con­sul­tas para la ins­ta­la­ción de estos proyectos. 

La abo­ga­da, que repre­sen­ta al pue­blo de Homún, expli­ca: “esta­mos pidien­do a las auto­ri­da­des que vean esto como una pro­ble­má­ti­ca regio­nal” y no sólo un pro­ble­ma de comunidades. 

Los pobla­do­res en el muni­ci­pio maya de Homún logra­ron en 2017 gra­cias a una con­sul­ta públi­ca sus­pen­der la ins­ta­la­ción de una gran­ja por­cí­co­la de la empre­sa Pro­duc­ción Ali­men­ta­ria Por­cí­co­la que pre­ten­día ins­ta­lar­se en la región. Los pobla­do­res argu­men­ta­ron que el pro­yec­to vul­ne­ra los dere­chos de las comu­ni­da­des en la región y sus fuen­tes de empleos. Debi­do a que el pro­yec­to por­cí­co­la daña­ría los ceno­tes. Actual­men­te el pro­yec­to sigue sus­pen­di­do, en espe­ra de un fallo de la Supre­ma Cor­te de Jus­ti­cia de la Nación.

El con­su­mo de car­ne de cer­do se vol­vió más caro en el mun­do, des­pués de 2018. En el últi­mo año los mer­ca­dos mayo­ris­tas han repor­ta­do una subi­da de pre­cios a cau­sa de la esca­sez de car­ne de cerdo. 

El Depar­ta­men­to de Agri­cul­tu­ra de Esta­dos Uni­dos ha repor­ta­do cifras récord de expor­ta­ción de car­ne de cer­do, des­de que se tie­ne regis­tro. Su impor­ta­ción en el país asiá­ti­co se esti­ma que crez­ca el doble. La pro­duc­ción de puer­cos ha aumen­ta­do en Argen­ti­na, Bra­sil, Chi­le y Cana­dá. En otras regio­nes del con­ti­nen­te hay una cre­cien­te ten­den­cia a ins­ta­lar gran­jas porcinas.

“Este mode­lo de indus­tria, de haci­na­mien­to de ani­ma­les es jus­to el que gene­ra epi­de­mias”, apun­ta la abogada.

Lue­go advier­te: “A este rit­mo la Penín­su­la se va a con­ver­tir en el pró­xi­mo cen­tro de las enfer­me­da­des, todo apun­ta a que noso­tros sere­mos el epi­cen­tro de una futu­ra pan­de­mia si no cam­bia­mos nues­tro mode­lo de desarrollo”.

Fuen­te: https://​pie​de​pa​gi​na​.mx/​g​r​a​n​j​a​s​-​d​e​-​c​e​r​d​o​s​-​p​a​r​a​-​a​l​i​m​e​n​t​a​r​-​a​-​c​h​i​n​a​-​i​n​v​a​d​e​n​-​l​a​-​p​e​n​i​n​s​u​l​a​-​d​e​-​y​u​c​a​t​an/

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *