Dos­cien­tos años de Marx: lo polí­ti­co ante los retos de hoy

Pese a los malos momen­tos que ha vivi­do la obra de Karl Marx en las déca­das regre­si­vas del capi­ta­lis­mo neo­li­be­ral, sigue sien­do amplia­men­te reco­no­ci­do que esta­mos ante un per­so­na­je de enor­me impor­tan­cia que dejó una obra que es patri­mo­nio del cono­ci­mien­to de la huma­ni­dad. Pero tam­bién sabe­mos que se tra­ta de una obra de con­se­cuen­cias fun­da­men­ta­les si pen­sa­mos en tér­mi­nos de la trans­for­ma­ción social, lo cual ya no es tan cómodo.

Una obra sobre la que siem­pre hay diver­sos aspec­tos que ana­li­zar, como corres­pon­de a una obra-río, como decía el escri­tor Car­do­za y Ara­gón, es decir, una obra que sien­do la mis­ma, corren por sus pági­nas siem­pre dife­ren­tes aguas, trans­for­mán­do­la. La heren­cia que ha deja­do Marx, por sus múl­ti­ples con­se­cuen­cias, obli­ga a repen­sar­la una y otra vez.

En esa direc­ción, al con­me­mo­rar los dos­cien­tos años del naci­mien­to de Marx, nos per­mi­ti­mos pre­sen­tar aquí algu­nas ideas sobre el sig­ni­fi­ca­do que tie­ne en la obra de Marx lo polí­ti­co, tema que adquie­re en nues­tros días, por ines­pe­ra­dos cami­nos, reno­va­da impor­tan­cia sobre todo a la luz de las gran­des trans­for­ma­cio­nes regre­si­vas que, espe­cí­fi­ca­men­te en ese cam­po, el mun­do ha pade­ci­do des­de hace más de cua­tro décadas.

Deci­mos que no hay duda de que el con­jun­to de la obra de Marx ha teni­do gran­des con­se­cuen­cias polí­ti­cas, no obs­tan­te, ese reco­no­ci­mien­to es, con fre­cuen­cia, enten­di­do en for­ma sim­ple o limi­ta­da. La pro­pia figu­ra de Marx fue y es aso­cia­da a cuan­to pro­ce­so de lucha por la libe­ra­ción, la igual­dad, la jus­ti­cia se pre­sen­ta en cual­quier rin­cón del pla­ne­ta. Hay, pode­mos decir­lo, una reac­ción ideo­ló­gi­ca que aún sin haber leí­do una sola obra del revo­lu­cio­na­rio ale­mán, se le vin­cu­la en gene­ral a los pro­ce­sos de cam­bio, inclu­so si son de muy dis­tin­ta natu­ra­le­za a la qué Marx pudo hacer referencia.

No obs­tan­te, resul­ta para­dó­ji­co el hecho de que no es fre­cuen­te abor­dar lo polí­ti­co en la obra de Marx, y par­ti­cu­lar­men­te El Capi­tal, pues ha sido con­si­de­ra­da por visio­nes domi­nan­tes como una obra eco­nó­mi­ca o, en el mejor de los casos, de crí­ti­ca eco­nó­mi­ca. Tene­mos obli­ga­ción, por tan­to, de pre­gun­tar­nos cómo ha sido leí­do el tra­ba­jo de Marx y, en par­ti­cu­lar, El Capi­tal, que ha per­mi­ti­do tan extra­ña esci­sión o des­po­jo de quien, como dije­ra Engels, fue ante todo un revolucionario.

Apa­re­ja­da a esta ausen­cia del aná­li­sis, nos topa­mos recu­rren­te­men­te con la esci­sión que se hace del apor­te de Marx, sobre todo a par­tir del cien­ti­fi­cis­mo con el cual ha sido leí­do en no pocas inter­pre­ta­cio­nes. De mane­ra que, des­de Berns­tein has­ta nues­tros días, es habi­tual encon­trar sepa­ra­do, y has­ta con­tra­pues­to, el apor­te cien­tí­fi­co de Marx res­pec­to de su acti­vi­dad política.

En par­ti­cu­lar aho­ra es difí­cil y has­ta vis­to como poco ade­cua­do a los fines «cien­tí­fi­cos» con los que se con­sul­ta la obra de Marx, enten­der­lo como inte­gran­te de un espe­cí­fi­co movi­mien­to de tra­ba­ja­do­res que no sólo lo invo­lu­cra direc­ta­men­te en la lucha polí­ti­ca de su tiem­po, sino le pro­por­cio­na el hori­zon­te des­de el que ela­bo­ra su obra. Como se sabe, Marx se con­vier­te en par­te impor­tan­te de ese movi­mien­to, que enton­ces adquie­re pro­pia fiso­no­mía y cre­cien­te orga­ni­ci­dad y fuer­za, lo que le per­mi­te inter­ve­nir de mane­ra enér­gi­ca para que sus orga­ni­za­cio­nes se des­pren­dan de su pri­me­ra for­ma y des­plie­guen nue­vas mane­ras polí­ti­cas en corres­pon­den­cia con la con­di­ción colec­ti­va y los pro­pó­si­tos eman­ci­pa­do­res de quie­nes las cons­ti­tu­yen. En bue­na medi­da, es por esa moti­va­ción por lo que Marx se detie­ne con tan­ta pre­ci­sión y deta­lle en el pro­ce­so de cons­ti­tu­ción de la cla­se obre­ra indus­trial y, en par­ti­cu­lar, en el momen­to que se refie­re a la madre del anta­go­nis­mo, como lla­ma a la gran indus­tria, en el que esta cla­se adquie­re ple­na for­ma como suje­to colec­ti­vo.

A su vez, es des­de la pers­pec­ti­va que pro­por­cio­na un movi­mien­to social de la enver­ga­du­ra y rele­van­cia que comien­za a tomar el de los tra­ba­ja­do­res a media­dos del siglo XIX, un movi­mien­to que en el cur­so mis­mo de su expe­rien­cia de lucha reba­sa la mera trans­for­ma­ción polí­ti­ca y se aden­tra en la trans­for­ma­ción social de raíz, que Marx pue­de explo­tar la visión de tota­li­dad que pro­por­cio­na el pro­pio capitalismo.

Es, tam­bién, en ese sen­ti­do que sos­te­ne­mos que la pers­pec­ti­va de la tota­li­dad per­mi­te que su obra tras­cien­da la mira­da dis­ci­pli­nar de la eco­no­mía, o la filo­so­fía, o la his­to­ria, para pro­po­ner­nos no sólo una pers­pec­ti­va epis­te­mo­ló­gi­ca nue­va, ni tam­po­co sólo un méto­do de inves­ti­ga­ción dife­ren­te, sino la com­pren­sión de lo que es una estra­te­gia polí­ti­ca enca­mi­na­da a la trans­for­ma­ción radi­cal de la sociedad.

Des­de la mira­da abier­ta por el movi­mien­to que repre­sen­ta la posi­bi­li­dad más avan­za­da y audaz de la trans­for­ma­ción social (ini­cia­da con la Con­ju­ra de los igua­les has­ta la Comu­na de París de 1871, pasan­do por la insu­rrec­ción de junio de 1848 en París), Marx engar­za la expe­rien­cia polí­ti­ca que él mis­mo tie­ne a par­tir de esos acon­te­ci­mien­tos, con su inves­ti­ga­ción teó­ri­ca. Para Marx, todos estos momen­tos per­fi­lan en los hechos una nue­va pers­pec­ti­va que tras­cien­de los tér­mi­nos con­sa­gra­dos de la lucha polí­ti­ca y del pro­gra­ma de trans­for­ma­cio­nes socia­les, tras­to­can­do los tér­mi­nos mis­mos de la par­ti­ci­pa­ción de la polis que inau­gu­ró la revo­lu­ción fran­ce­sa de 1789, al cons­ti­tuir la auto­eman­ci­pa­ción como el nue­vo sen­ti­do de los com­ba­tes por la jus­ti­cia, la igual­dad y la libertad.

Es rele­van­te recor­dar la tem­pra­na afir­ma­ción de Marx que expre­sa sin­té­ti­ca­men­te lo que en su obra pos­te­rior desa­rro­lla­rá: «[T]oda revo­lu­ción derro­ca la socie­dad ante­rior; en ese sen­ti­do es social. Toda revo­lu­ción derro­ca el poder ante­rior; en ese sen­ti­do es polí­ti­ca» (Marx, 1978, p. 245). Tal con­cep­ción que vin­cu­la las diver­sas esfe­ras que apa­re­cen diso­cia­das es, pode­mos afir­mar, lo dis­tin­ti­vo de la pers­pec­ti­va de Marx.

De igual for­ma, vere­mos pos­te­rior­men­te en El Capi­tal una mane­ra dife­ren­te de enten­der lo polí­ti­co a par­tir del estu­dio del con­flic­to pun­tual del que devie­ne la rela­ción que impli­ca esta esfe­ra, pro­ce­so que no pue­de ocu­rrir de mane­ra mecá­ni­ca sino com­ple­ja y en una esfe­ra dife­ren­te que lle­ga a adqui­rir cier­ta auto­no­mía. A par­tir de esto, enten­der el Esta­do como garan­te de la nor­ma que nace de la vio­len­cia del con­flic­to entre seg­men­tos de la socie­dad, es para Marx pis­ta a seguir para arti­cu­lar el aná­li­sis y aden­trar­se en la com­pren­sión de las inter­co­ne­xio­nes inter­nas de la tota­li­dad social. Tal es la razón por la que, en efec­to, no encon­tra­re­mos una teo­ría sepa­ra­da sobre el Esta­do, lo cual está muy lejos de la idea althus­se­ria­na de que se tra­ta de un fal­tan­te en la obra de Marx.

Cier­ta­men­te, el autor de El Capi­tal par­te de una visión his­tó­ri­ca que no admi­te for­mas polí­ti­cas uni­ver­sa­les e inmu­ta­bles, ni tam­po­co, por tan­to, con­cep­cio­nes sobre las orga­ni­za­cio­nes polí­ti­cas y los pro­gra­mas para todo tiem­po y lugar, pues se tra­ta de expre­sio­nes del movi­mien­to polí­ti­co real y del desa­rro­llo ince­san­te de la pra­xis que se rea­li­za siem­pre a par­tir de una ubi­ca­ción tem­po­ral y geo­grá­fi­ca espe­cí­fi­ca. De hecho, sus escri­tos polí­ti­cos dan cuen­ta de la extra­or­di­na­ria diná­mi­ca cam­bian­te que con­lle­van estos fenó­me­nos por con­tras­te con el dina­mis­mo con­ser­va­dor de las rela­cio­nes materiales.

Lo ante­rior nos lle­va a cues­tio­nar­nos sobre las lec­tu­ras pre­do­mi­nan­tes acer­ca de Marx. No pare­ce irre­le­van­te pen­sar en for­ma inte­gral cómo se ha inter­pre­ta­do a Marx; cuá­les son, al menos, los ras­gos prin­ci­pa­les de las más influ­yen­tes lec­tu­ras y las con­se­cuen­cias que han deja­do, sobre todo en momen­tos como los actua­les, en los que hay la ten­den­cia a reto­mar a cier­tos auto­res o corrien­tes de mane­ra des­ar­ti­cu­la­da, sin la recu­pe­ra­ción de lo que es, sin duda, una rica his­to­ria inter­co­nec­ta­da, tal como mos­tró en su momen­to Eric Hobs­bawm (1979), en el mejor inten­to en esta direc­ción. Des­de lue­go es un tema muy amplio y que abar­ca ya siglo y medio. Aquí solo seña­la­re­mos un aspec­to que nos pare­ce par­ti­cu­lar­men­te rele­van­te y que, des­de nues­tra pers­pec­ti­va, per­mi­te pre­gun­tar­nos sobre las for­mas actua­les de abor­dar la obra de Marx.

En cier­to sen­ti­do, es esta una mane­ra de reco­no­cer que a esas lec­tu­ras les debe­mos tan­to lo alcan­za­do has­ta aho­ra en el cono­ci­mien­to de una obra extra­or­di­na­ria­men­te com­ple­ja e impor­tan­te, como tam­bién los lími­tes mani­fies­tos que hemos teni­do en su comprensión.

El tema no es ino­cen­te y tie­ne mucho de polí­ti­co. Sin duda la vin­cu­la­ción de las diver­sas inter­pre­ta­cio­nes o mane­ras de abor­dar a Marx con las mira­das o pos­tu­ras polí­ti­cas que las sos­tie­nen per­mi­te enten­der la dimen­sión del pro­ble­ma que enfren­ta­mos. No hay que olvi­dar que es esta corre­la­ción polí­ti­ca la que ha defi­ni­do siem­pre la recep­ción de la figu­ra y obra de Marx, y es la que pue­de expli­car algo tan absur­do como decla­rar­lo muer­to al momen­to de la caí­da del muro de Ber­lín. Es cla­ro que Marx ha dado múl­ti­ples bata­llas polí­ti­cas que lle­gan has­ta nues­tros días.

Cier­ta­men­te, des­de la segun­da mitad del siglo XIX has­ta aho­ra la com­pren­sión de la obra de Marx ha pro­vo­ca­do muy dife­ren­tes lec­tu­ras, siem­pre liga­das a sus cir­cuns­tan­cias his­tó­ri­cas, a las pre­gun­tas del momen­to, lo cual es abso­lu­ta­men­te natu­ral y pue­de ser muy pro­duc­ti­vo. El pro­ble­ma ha sido con­fun­dir las res­pec­ti­vas pre­gun­tas y preo­cu­pa­cio­nes con las que Marx, a su vez, pudo tener. En espe­cial, obviar el lugar de enun­cia­ción de Marx ha teni­do rele­van­tes secuelas.

Esto ha impe­di­do, a más de 150 años de haber­se publi­ca­do el pri­mer tomo de El Capi­tal, abor­da­jes de ese tra­ba­jo des­de una visión inte­gral que per­mi­tan extraer expo­ner todas las con­se­cuen­cias polí­ti­cas que tie­ne ese extra­or­di­na­rio libro de Marx.

La visión frag­men­ta­da comen­zó tem­pra­na­men­te. Ya en vida de Marx en cier­tos ámbi­tos la preo­cu­pa­ción fue enca­si­llar­lo y cali­fi­car­lo, enton­ces, como eco­no­mis­ta para unos, o filó­so­fo para otros, cues­tio­nes que para el revo­lu­cio­na­rio ale­mán no mere­cían más que la bur­la por la pobre­za de aná­li­sis que mos­tra­ban y la riva­li­dad inte­lec­tual entre ingle­ses y ale­ma­nes que expresaban.

Pero ese asun­to no será, en reali­dad, tema entre los tra­ba­ja­do­res. Son otras las preo­cu­pa­cio­nes de Marx fren­te a las lec­tu­ras posi­bles al inte­rior de los par­ti­dos obre­ros, como lo mues­tra su deba­te con Fer­di­nand Lasa­lle o, años des­pués, con los diri­gen­tes del Par­ti­do Social­de­mó­cra­ta Ale­mán, que dejó expre­sa­do en sus Glo­sas mar­gi­na­les al Pro­gra­ma de Gotha (1875). Pero tam­bién, años antes, había sos­te­ni­do un inten­so deba­te con Proudhon y, lue­go, con Baku­nin y los anar­quis­tas, alre­de­dor, entre otras cosas, de su recha­zo de la lucha polí­ti­ca para alcan­zar los obje­ti­vos de los trabajadores.

Una vez muer­to Marx, el deba­te que sus­ci­ta la pos­tu­ra de Eduard Berns­tein resul­tó extra­or­di­na­ria­men­te rele­van­te des­de la pers­pec­ti­va de una con­fron­ta­ción den­tro de los par­ti­dos obre­ros, en rela­ción con el aná­li­sis de las con­se­cuen­cias polí­ti­cas de las dife­ren­tes mane­ras de enten­der lo escri­to por Marx. En reali­dad, no es una lec­tu­ra inge­nua ni super­fi­cial la que hizo enton­ces el movi­mien­to obre­ro de la obra del revo­lu­cio­na­rio ale­mán. Por el con­tra­rio, en muchos sen­ti­dos fue­ron inter­pre­ta­cio­nes más com­ple­jas que las rea­li­za­das des­pués en el medio aca­dé­mi­co, pero tam­bién fue don­de comen­zó esa frag­men­ta­ción del tra­ba­jo teó­ri­co del revo­lu­cio­na­rio alemán.

Es Berns­tein quien se sepa­ra del Par­ti­do del que fue diri­gen­te y expo­nen­te teó­ri­co, el que rea­li­za una de las pri­me­ras inter­pre­ta­cio­nes que seg­men­tan el apor­te de Marx, al sos­te­ner que su méto­do dia­léc­ti­co toma­do de Hegel devie­ne en gra­ves erro­res en la cons­truc­ción cien­tí­fi­ca de Marx. De ahí sur­gi­rá la idea de un Marx cien­tí­fi­co «con­ta­mi­na­do» por un Marx mili­tan­te; de una con­cep­ción del mate­ria­lis­mo his­tó­ri­co al que, como sos­tie­ne György Lukács, se bus­ca eli­mi­nar­le la dia­léc­ti­ca como mane­ra para «[…] fun­dar una teo­ría con­se­cuen­te con el opor­tu­nis­mo, del ‘desa­rro­llo’ sin revo­lu­ción, del “cre­ci­mien­to» sin lucha has­ta el socia­lis­mo (1969, p. 6.).

Como se cono­ce, hubo rápi­da res­pues­ta a esa posi­ción berns­te­nia­na, como lo mues­tra la reac­ción de Karl Kautsky, Rosa Luxem­burg, des­pués Lenin, Lukács, Karl Korsch y aún Grams­ci, quien bien entra­do el siglo XX segui­rá deba­tien­do las pos­tu­ras de Berns­tein con­si­de­ran­do su vigen­cia en el movi­mien­to de los tra­ba­ja­do­res y la impli­ca­ción que tenían en la estra­te­gia polí­ti­ca. Sin embar­go, y pese a esas res­pues­tas, has­ta nues­tros días es habi­tual encon­trar sepa­ra­do, y has­ta con­tra­pues­to, el apor­te cien­tí­fi­co de Marx res­pec­to de su acti­vi­dad y pos­tu­ra políticas.

A lo lar­go de todo el siglo pasa­do, apa­re­ja­da a esa incom­pren­sión del papel que jugó la lucha polí­ti­ca en la cons­truc­ción de la pers­pec­ti­va teó­ri­ca de Marx, hubo recu­rren­tes voces que se suma­ron a la esci­sión que se hace de su apor­te, sobre todo a par­tir de un cier­to posi­ti­vis­mo cien­ti­fi­cis­ta des­de el cual ha sido leí­do el autor del El Capi­tal en no pocas interpretaciones.

En direc­ta opo­si­ción a esa visión que asig­nó a Marx diver­sas ads­crip­cio­nes dis­ci­pli­na­res, hay que recor­dar el énfa­sis que, años des­pués, el mar­xis­ta hún­ga­ro Gyorgy Lukács puso en la rele­van­cia del méto­do de Marx que le per­mi­te des­ta­car la tota­li­dad con­cre­ta no sólo como el obje­to mis­mo de su aná­li­sis, sino como la pers­pec­ti­va epis­te­mo­ló­gi­ca que lo dis­tin­gue de todos los demás1.[1

Es esta mis­ma pers­pec­ti­va la que per­mi­te enten­der el sur­gi­mien­to de las cien­cias diver­sas como resul­ta­do de una per­cep­ción de los hechos que deri­va del carác­ter feti­chis­ta de las rela­cio­nes mate­ria­les, que cosi­fi­ca todas las rela­cio­nes humanas:

Así nacen hechos «ais­la­dos», com­ple­jos fác­ti­cos ais­la­dos, cam­pos par­cia­les con leyes pro­pias (eco­no­mía, dere­cho, etcé­te­ra) –escri­be Lukács– […] de tal modo que tie­ne que pare­cer espe­cial­men­te «cien­tí­fi­co» el lle­var men­tal­men­te esa ten­den­cia –inter­na a las cosas mis­mas– has­ta el final y ele­var­la a la dig­ni­dad de cien­cia. Mien­tras que la dia­léc­ti­ca, que fren­te a esos hechos y esos sis­te­mas par­cia­les ais­la­dos y ais­la­do­res sub­ra­ya la con­cre­ta uni­dad del todo, y des­cu­bre que esa apa­rien­cia es pre­ci­sa­men­te una apa­rien­cia –aun­que nece­sa­ria­men­te pro­du­ci­da por El Capi­talismo – , pare­ce una mera cons­truc­ción (1969, p. 7).

La mayor para­do­ja es que, pese a la sor­pren­den­te visión de Marx, que no pasa des­aper­ci­bi­do por sus segui­do­res y por sus opo­nen­tes, no resul­tó fac­ti­ble en un ambien­te en el que las dis­ci­pli­nas y sub­dis­ci­pli­nas en todas las cien­cias se abrían paso gene­ran­do enor­mes expec­ta­ti­vas y abrien­do nue­vos cam­pos de cono­ci­mien­to, extraer a Marx de esas mira­das dis­ci­pli­na­res aún entre quie­nes insis­tie­ron en seña­lar como asun­to cla­ve la pers­pec­ti­va de la tota­li­dad con­cre­ta. Por el con­tra­rio, pron­to empe­za­ron a desa­rro­llar­se estu­dios que habla­ban en nom­bre de una supues­ta eco­no­mía mar­xis­ta, o de una his­to­ria mar­xis­ta o una filo­so­fía mar­xis­ta.

Anto­nio Labrio­la fue uno de los pri­me­ros en reac­cio­nar con­tra esta visión que comen­za­ba a ser domi­nan­te y, como se sabe, sos­tu­vo la idea que Marx había eli­mi­na­do la sepa­ra­ción entre las diver­sas cien­cias y, en par­ti­cu­lar, toda dis­tin­ción entre cien­cia y filo­so­fía. Para Labrio­la la obra de Marx no per­te­ne­ce a nin­gu­na «espe­cia­li­dad» y for­mu­ló la idea de que la cien­cia del autor de El Capi­tal era la «crí­ti­ca» como tal: «[S]u polí­ti­ca ha sido como la prác­ti­ca de su mate­ria­lis­mo his­tó­ri­co, y su filo­so­fía ha sido como inhe­ren­te a su crí­ti­ca de la eco­no­mía, que fue su modo de hacer la his­to­ria» (1968, p. 63).

Del mis­mo modo, y segu­ra­men­te ins­pi­ra­do en la obra de Anto­nio Labrio­la, Lenin (1987, p. 113) se opu­so a un mar­xis­mo vul­gar que mane­ja las cate­go­rías en for­ma atem­po­ral y ais­la­da, y plan­teó la idea de que Marx había dota­do de base cien­tí­fi­ca por pri­me­ra vez a la socio­lo­gía al for­mu­lar el con­cep­to de la for­ma­ción eco­nó­mi­co- social como un todo con­cre­to y, en esa medi­da, inser­tar­la en la pers­pec­ti­va de la tota­li­dad social. Aun­que no insis­tió en el tema de la dis­ci­pli­na, la obra de Lenin es de gran rele­van­cia en la con­for­ma­ción de una corrien­te que en el seno del pen­sa­mien­to mar­xis­ta renue­va las lec­tu­ras a la luz del aná­li­sis con­cre­to de una pra­xis real, del que deri­va una estra­te­gia de trans­for­ma­ción revo­lu­cio­na­ria que modi­fi­có por com­ple­to las for­mas polí­ti­cas duran­te bue­na par­te del siglo XX, y a la cual las dis­ci­pli­nas resul­tan cami­sas de fuer­za extra­ñas al ámbi­to de lo polí­ti­co que las conjuga.

Lenin, en su polé­mi­ca con los popu­lis­tas crí­ti­cos del mar­xis­mo, es insis­ten­te en la idea de que El Capi­tal dis­ta de ser una obra estre­cha­men­te enca­jo­na­da en el aná­li­sis eco­nó­mi­co; escribe:

Marx no se dio por satis­fe­cho con este esque­le­to, que no se limi­tó sólo a la «teo­ría eco­nó­mi­ca», en el sen­ti­do habi­tual de la pala­bra; al expli­car la estruc­tu­ra y el desa­rro­llo de una for­ma­ción social deter­mi­na­da exclu­si­va­men­te por las rela­cio­nes de pro­duc­ción, siem­pre y en todas par­tes estu­dió las super­es­truc­tu­ras corres­pon­dien­tes a estas rela­cio­nes de pro­duc­ción, cubrió de car­ne el esque­le­to y le inyec­tó san­gre […] esta obra del ‘eco­no­mis­ta ale­mán’ pre­sen­tó ante los ojos del lec­tor toda la for­ma­ción social capi­ta­lis­ta como un orga­nis­mo vivo, con los diver­sos aspec­tos de la vida coti­dia­na, con las mani­fes­ta­cio­nes socia­les reales del anta­go­nis­mo de cla­ses pro­pio de las rela­cio­nes repro­duc­ción, con su super­es­truc­tu­ra polí­ti­ca bur­gue­sa des­ti­na­da a sal­va­guar­dar el domi­nio de cla­se de los capi­ta­lis­tas, con sus ideas bur­gue­sas de liber­tad, igual­dad, etc., con sus rela­cio­nes fami­lia­res bur­gue­sas (1974, pp. 151 – 152).

La com­pren­sión del méto­do de Marx, apa­re­ja­do a una enor­me con­tri­bu­ción en el terreno del aná­li­sis polí­ti­co, dejó tenue hue­lla en los mar­xis­tas que comen­za­ron a hablar en nom­bre de un supues­to leni­nis­mo, ante lo cual no dejó de haber impor­tan­tes voces dis­cor­dan­tes. Tal es el caso de Karl Korsch quien, para­le­la­men­te a lo que Lukács expre­sa­ba en su cono­ci­da obra, expre­sa­ba en el año 1922, año de enor­me dis­cu­sión en el movi­mien­to comu­nis­ta ale­mán, tras el fra­ca­so revo­lu­cio­na­rio y a tono con la visión leniniana:

De hecho, los mar­xis­tas han inter­pre­ta­do pos­te­rior­men­te el socia­lis­mo cien­tí­fi­co cada vez más como una suma de cono­ci­mien­tos pura­men­te cien­tí­fi­cos, sin rela­ción inme­dia­ta con la prác­ti­ca polí­ti­ca o de otra índo­le de la lucha de cla­ses […] no pue­de haber cien­cias par­cia­les, ais­la­das, inde­pen­dien­tes unas de las otras; como no pue­de haber una inves­ti­ga­ción pura­men­te teó­ri­ca, cien­tí­fi­ca, sin supues­tos y al mar­gen de la pra­xis revo­lu­cio­na­ria (1971, p. 31).

Por des­gra­cia, la obra de Anto­nio Grams­ci fue por muchos años des­co­no­ci­da y poco tra­ba­ja­da por su con­di­ción de pre­so del fas­cis­mo muso­li­niano y su pre­ma­tu­ra muer­te, de mane­ra que su pro­pues­ta que­dó igno­ra­da para hacer fren­te al mar­xis­mo dog­má­ti­co domi­nan­te en refe­ren­cia a lo que esta­mos tra­tan­do. Pero hoy sabe­mos del inmen­so apor­te que dio el diri­gen­te comu­nis­ta ita­liano, en par­ti­cu­lar en sus Cua­der­nos de la cár­cel (1986). Grams­ci no solo com­par­tió las pers­pec­ti­vas de Labrio­la y Lenin, sino que su énfa­sis en el mar­xis­mo como filo­so­fía de la pra­xis puso de nue­vo en cues­tión las visio­nes eco­no­mi­cis­tas y meca­ni­cis­tas domi­nan­tes y abrió un amplio espec­tro en el estu­dio de la rela­ti­va auto­no­mía de lo polí­ti­co des­de el pen­sa­mien­to inau­gu­ra­do por Marx.

En efec­to, en una direc­ción opues­ta a los mar­xis­tas que has­ta aquí hemos men­cio­na­do, des­pués de la muer­te de Lenin el mar­xis­mo sovié­ti­co había encon­tra­do la fór­mu­la per­fec­ta para con­sa­grar la esci­sión de Marx y sacar pro­ve­cho de ello en su bús­que­da de legi­ti­ma­ción del nue­vo poder: el mar­xis­mo-leni­nis­mo, que pre­sen­ta­ba un pen­sa­mien­to «com­ple­ta­do» por la obra de dos per­so­na­jes inol­vi­da­bles, Marx y Lenin, a quie­nes se pre­sen­ta­ba como par­te de una fór­mu­la en la que a uno corres­pon­día la par­te cien­tí­fi­ca, la teo­ría; y al otro la lucha revo­lu­cio­na­ria, la prác­ti­ca. Así que­dó con­sa­gra­do duran­te déca­das que Marx care­cía de una teo­ría del par­ti­do (que sería así la obra fun­da­men­tal de Lenin, para unos como com­ple­men­to de lo ela­bo­ra­do por Marx, para otros el des­vío van­guar­dis­ta), entre muchas otras cuestiones.

En ese ambien­te, el deba­te que intro­du­jo Althus­ser en los años seten­ta del siglo pasa­do tenía enor­mes posi­bi­li­da­des para des­ple­gar­se, y hoy es una de las ver­tien­tes que la nue­va gene­ra­ción bus­ca recuperar.

El filó­so­fo comu­nis­ta fran­cés agre­gó varios ele­men­tos que sólo pue­do aquí enun­ciar: la sepa­ra­ción del Marx joven res­pec­to al Marx madu­ro; que se corres­pon­de con la esci­sión entre el Marx huma­nis­ta y el Marx cien­tí­fi­co. El divor­cio entre una «estruc­tu­ra» que deter­mi­na una «super­es­truc­tu­ra», tér­mi­nos que ya entra­ron en fran­co desuso. Esta visión, como sabe­mos, se encum­bró con la tajan­te idea, que en su momen­to con­mo­cio­nó, de que la labor cien­tí­fi­ca de Marx había que bus­car­la sólo en el terreno eco­nó­mi­co, para ter­mi­nar sen­ten­cian­do que el genio ale­mán care­cía de una teo­ría del Estado.

Una impor­tan­te reac­ción a la visión domi­nan­te es la de Hen­ri Lefeb­vre, quien des­de una aca­de­mia fran­ce­sa que, invo­can­do la mane­ra de las cien­cias natu­ra­les, acen­tua­ba la impor­tan­cia de las dis­ci­pli­nas, fue una voz acer­ta­da que aler­tó sobre el asun­to de enca­si­llar el pen­sa­mien­to de Marx: «[E]l pen­sa­mien­to mar­xis­ta no pue­de intro­du­cir­se en esas estre­chas cate­go­rías: filo­so­fía, eco­no­mía polí­ti­ca, his­to­ria o socio­lo­gía», escri­bió Lefeb­vre en su cono­ci­do tex­to Socio­lo­gía de Marx (1966).

En tiem­pos más recien­tes, pode­mos men­cio­nar a David Har­vey, quien apun­tó al impor­tan­te asun­to de dar inte­gri­dad al aná­li­sis en la pers­pec­ti­va mar­xis­ta e incor­po­rar en su cuer­po cons­ti­tu­ti­vo la visión geo­grá­fi­ca, no como un sim­ple agre­ga­do más sino que, den­tro de la pers­pec­ti­va de la tota­li­dad, pro­pu­so con­tem­plar no sólo la tem­po­ra­li­dad his­tó­ri­ca (en la que se insis­te al hablar del mar­xis­mo como mate­ria­lis­mo his­tó­ri­co) sino la espa­cia­li­dad con­cre­ta en la que aque­lla ocurre.

Si obser­va­mos, las lec­tu­ras domi­nan­tes no han hecho más que coger tije­ra y cor­tar, sepa­rar, frac­cio­nar. Así, El Capi­tal está pleno de «teo­rías» espe­cí­fi­cas y, lo que aho­ra gus­ta tan­to, está reple­to de «con­cep­tos» que explo­rar en sí mismos.

En un sen­ti­do inver­so, de nue­vo recu­rri­mos a la pos­tu­ra de Lukács, que es extra­or­di­na­ria­men­te clara:

El ais­la­mien­to abs­trac­ti­vo de los ele­men­tos de un amplio cam­po de inves­ti­ga­ción o de com­ple­jos pro­ble­má­ti­cos suel­tos o de con­cep­tos den­tro de un cam­po de estu­dio es, obvia­men­te, inevi­ta­ble. Pero lo deci­si­vo es saber si ese ais­la­mien­to es sólo un medio del cono­ci­mien­to del todo, o sea, si se inser­ta en la correc­ta cone­xión total que pre­su­po­ne y exi­ge, o si el cono­ci­mien­to abs­trac­to de las regio­nes par­cia­les ais­la­das va a pre­ser­var su auto­no­mía y con­ver­tir­se en fina­li­dad pro­pia. Para el mar­xis­mo, pues, no hay en últi­ma ins­tan­cia nin­gu­na cien­cia jurí­di­ca sus­tan­ti­va, ni cien­cia eco­nó­mi­ca sus­tan­ti­va, ni his­to­ria, etc., sino sólo una úni­ca cien­cia, uni­ta­ria e his­tó­ri­co-dia­léc­ti­ca, del desa­rro­llo de la socie­dad como tota­li­dad (Lukács, 1969, p. 30).

Pese a lo encar­ni­za­do que fue por momen­tos el deba­te acer­ca de cómo con­si­de­rar en tér­mi­nos gene­ra­les la obra de Marx, lo cier­to es que dis­ta mucho de haber­se resuel­to en un sen­ti­do crí­ti­co. Pese a las inter­co­ne­xio­nes que se seña­lan, la ten­den­cia gene­ral fue y sigue sien­do la de enten­der a Marx des­de alguno de los enfo­ques par­cia­les, den­tro de algu­na dis­ci­pli­na par­ti­cu­lar, aun­que a todas éstas la obra de Marx las des­bor­de con­ti­nua­men­te. Habría que pre­gun­tar­se, recor­dan­do la intere­san­te pos­tu­ra de Manuel Sacris­tán (1983) sobre este tema, por­qué ha impe­ra­do inclu­so entre los mar­xis­tas, una visión feti­chis­ta de la cien­cia que no hace fren­te al hecho de su cre­cien­te subor­di­na­ción a la diná­mi­ca y la lógi­ca gene­ral del capital.

Lo ante­rior expli­ca tam­bién por qué se man­tie­ne domi­nan­tes las lec­tu­ras «eco­nó­mi­cas» de El Capi­tal, y, sobre todo des­pués del crack de 2008, en las que se siguen dan­do algu­nas dis­cu­sio­nes eter­nas jus­ta­men­te entre los eco­no­mis­tas, estu­dio­sos lúci­dos de Marx, y sus plan­tea­mien­tos sobre las cri­sis. Pero a su lado, están las lec­tu­ras filo­só­fi­cas, las cua­les están pro­li­fe­ran­do, como es natu­ral ante los tan dete­rio­ra­dos mun­dos de lo polí­ti­co, lo social, lo eco­nó­mi­co. Al pare­cer, la filo­so­fía es un buen refu­gio cuan­do resul­ta difí­cil encon­trar la sali­da a la situa­ción de este mun­do al bor­de de su des­truc­ción. En el for­ta­le­ci­mien­to de las lec­tu­ras hege­lia­nas de Marx hay quien sos­tie­ne sin titu­beo –y logra un éxi­to mediá­ti­co incon­ce­bi­ble– que El Capi­tal es «la quin­tae­sen­cia del idea­lis­mo ale­mán» (Fusa­ro, 2017, p. 29), aun­que tam­bién han regre­sa­do otras pos­tu­ras pro­po­nien­do algu­nas cues­tio­nes refrescantes.

Pero, sobre todo, tene­mos las nue­vas lec­tu­ras filo­ló­gi­cas, que ha pro­pi­cia­do el pro­yec­to de la MEGA2. A estas les debe­mos el actual impul­so a leer de nue­vo a Marx, a redes­cu­brir­lo, a des­po­jar­nos de vie­jas ideas, a cues­tio­nar la for­ma en que se dio a cono­cer su obra, a ver­la como es: inaca­ba­da, en cons­tan­te revi­sión, con varian­tes. Pero tam­bién es la visión que más olvi­da el sen­ti­do, el motor, la fla­ma inter­na de la obra de Marx: les estor­ba el Marx polí­ti­co; les moles­ta la cone­xión de la obra con un mun­do en lucha, una lucha de la que su autor fue par­te fun­da­men­tal y a la que subor­di­nó todo. En estas lec­tu­ras, de nue­va cuen­ta y ali­men­tán­do­se del dis­cur­so pos­mo­derno, Marx es escin­di­do has­ta el extre­mo y la polí­ti­ca es expul­sa­da de la obra-río.

Creo que, para poder res­ca­tar el sen­ti­do de la pro­pues­ta de Marx, que des­de muy joven se pro­pu­so cri­ti­car sin con­tem­pla­cio­nes todo lo que exis­te, resul­ta indis­pen­sa­ble tro­car la mira­da y con­si­de­rar­lo no sólo par­te inte­gran­te del movi­mien­to de los tra­ba­ja­do­res de su épo­ca, sino su deu­dor. Es decir, no debié­ra­mos pres­cin­dir del hecho de que Marx fue no sólo su más rele­van­te por­ta­voz, sino quien expre­só teó­ri­ca­men­te lo que este movi­mien­to con­te­nía en su inte­rior, como ente colec­ti­vo que en su pra­xis per­mi­te explo­tar el hori­zon­te de visi­bi­li­dad que abre El Capi­talismo.

Marx es par­te en diver­sos momen­tos del encar­ni­za­do com­ba­te que die­ron los tra­ba­ja­do­res y cuya cul­mi­na­ción fue la Comu­na de París en 1871, los cua­les per­fi­lan con su obra una nue­va pers­pec­ti­va que des­ta­ca la auto­eman­ci­pa­ción como el eje y nue­vo sen­ti­do de los com­ba­tes comu­ni­ta­rios por la igual­dad, la jus­ti­cia y la libertad.

Esa sola inver­sión de los tér­mi­nos con los que se tra­ta a Marx abri­rá, pro­ba­ble­men­te, nue­vos sen­de­ros más fruc­tí­fe­ros que per­mi­tan enfren­tar las con­di­cio­nes que man­tie­nen los tra­ba­ja­do­res en el siglo XXI y recu­pe­rar el sen­ti­do pro­fun­do de su trabajo.

No se tra­ta, en efec­to, de un asun­to sen­ci­llo. Como hemos tra­ta­do de seña­lar, en for­ma muy sin­té­ti­ca, el hur­gar en el sen­ti­do de las cone­xio­nes e inter­re­la­cio­nes que los apor­tes de Marx brin­dan en diver­sos aspec­tos de la vida social y, en par­ti­cu­lar, encon­trar esa visión com­ple­ja que nos ofre­ce sobre lo polí­ti­co, al mar­gen de cual­quier deter­mi­nis­mo sim­ple o del fre­cuen­te eco­no­mi­cis­mo con el que se le ha leí­do, ha sido inten­to ince­san­te de algu­nos mar­xis­tas cuyo pun­to de con­tac­to es la deter­mi­na­ción de man­te­ner la lla­ma encen­di­da de la pro­pues­ta radi­cal, del cam­bio de raíz, que sigue ofre­cien­do, pese a todo, la obra de Karl Marx.

Elvi­ra Con­chei­ro Bórquez

11 de noviem­bre de 2020

Refe­ren­cias

Fines­chi, R. (2017): l Capi­tal des­pués de la nue­va edi­ción his­tó­ri­co-crí­ti­caE, Memo­ria, 261, Méxi­co https://​revis​ta​me​mo​ria​.mx/​?​p​=​1​415).

Fusa­ro, D. (2017): Toda­vía Marx. El espec­tro que retor­na, Bar­ce­lo­na, El Vie­jo Topo.

Grams­ci, A. (1986): Cua­der­nos de la Cár­cel. Edi­ción crí­ti­ca del Ins­ti­tu­to Grams­ci a car­go de Valen­tino Gerra­ta­na, Méxi­co, Era.

Hobs­bawm, E.J. (1979): His­to­ria del mar­xis­mo, Bar­ce­lo­na, Bruguera.

Korsch, K. (1971): Mar­xis­mo y Filo­so­fía, Méxi­co, Era.

Labrio­la, A. (1968). Filo­so­fía y socia­lis­mo, Bue­nos Aires, Claridad.

Lefeb­vre, H. (1966): Socio­logy of Marx, N. Guter­man, New York, Pantheon.

Lenin, V.I. (1974): ¿Quié­nes son los «ami­gos del pue­blo» y cómo luchan con­tra la social­de­mo­cra­cia?, Obras com­ple­tas, tomo 1, Méxi­co, Akal.

Lenin, V.I. (1987): Obras com­ple­tas, tomo XLI, Méxi­co, Akal.

Lukács, G. (1969): His­to­ria y con­cien­cia de cla­se, Méxi­co, Grijalbo.

Marx, K. (1978): Notas crí­ti­cas al artícu­lo «El rey de Pru­sia y la refor­ma social por un pru­siano», Obras de Marx y Engels (OME), 5, Bar­ce­lo­na, Grijalbo.

Marx, K. (1970): Crí­ti­ca al Pro­gra­ma de Gotha, Selec­ted Works of Karl Marx and F. Engels, volu­men III, Mos­cú, Pro­gress, pp. 9 – 37.

  1. Escri­be Lukács: «[L]a tota­li­dad con­cre­ta es, pues, la cate­go­ría pro­pia­men­te dicha de la reali­dad. La ver­dad de esta con­cep­ción no se mani­fies­ta, empe­ro, con toda cla­ri­dad más que situan­do en el cen­tro de nues­tra aten­ción el sus­tra­to real, mate­rial, de nues­tro méto­do, la socie­dad capi­ta­lis­ta con sus inter­nos anta­go­nis­mos entre las fuer­zas de pro­duc­ción y las rela­cio­nes de pro­duc­ción» (1969, p. 11).

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *