Colom­bia. Entre­vis­ta: «Somos la ver­da­de­ra resis­ten­cia arma­da de las FARC»

Por Ariel Ávi­la y Andrea Alda­na. Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 18 de noviem­bre de 2020.

Entre­vis­ta con «Jon­nier», ter­ce­ro al man­do en la estruc­tu­ra lide­ra­da por Gen­til Duar­te e Iván Mor­dis­co de las Farc.

Ariel Ávi­la, sub­di­rec­tor de Pares, y Andrea Alda­na, perio­dis­ta cola­bo­ra­do­ra, lle­ga­ron has­ta una de las zonas de domi­nio de las disi­den­cias de las Farc y tie­nen en exclu­si­va la entre­vis­ta con ‘Jon­nier’, ter­ce­ro al man­do en la estruc­tu­ra lide­ra­da por Gen­til Duar­te e Iván Mor­dis­co. Por pri­me­ra vez habla la disi­den­cia de Gen­til Duar­te, que agru­pa 16 de estas estruc­tu­ras, y cuen­ta con cer­ca de 2000 combatientes.

Una entre­vis­ta con cua­tro pun­tos claves: 

1. La gue­rra con el ELN 

2. la rela­ción con el gru­po de Iván Márquez. 

3.Lo que pien­san del par­ti­do FARC 

4. La visión sobre el pre­si­den­te Iván Duque.

Las disi­den­cias arma­das comen­za­ron como una dece­na de gru­pos en 2017, pero fue­ron aumen­tan­do el núme­ro de per­so­nas arma­das y pre­sen­cia muni­ci­pal. Pasa­ron de estar en 56 muni­ci­pios para fina­les de 2018 y, en la actua­li­dad, ope­ran en 113 muni­ci­pios. No debe olvi­dar­se que, en 2016, antes de la con­cen­tra­ción de las Farc, está gue­rri­lla ope­ra­ba en 242 municipios.

«Nos somos disi­den­tes, ni narcotraficantes»

Ariel Ávi­la: Des­pués de varios días de reco­rrer las mon­ta­ñas del depar­ta­men­to del Cau­ca, esta­mos con el coman­dan­te del coman­do, coor­di­na­dor de occi­den­te. El Esta­do colom­bia­na lo lla­ma gru­po resi­dual de las Farc, otros lo lla­man disi­den­cias de las Farc, aquí el coman­dan­te de esta estruc­tu­ra, que a su vez tie­ne a su car­go otras ocho sub­es­truc­tu­ras, dice que no son ni disi­den­cias ni gru­pos resi­dua­les. Enton­ces, ¿qué son ustedes?

-‘Jon­nier’: Noso­tros en lo real somos la ver­da­de­ra resis­ten­cia arma­da de las Farc, ya que noso­tros en el mal lla­ma­do Pro­ce­so de Paz no fui­mos a ese acuer­do que se esta­ba dan­do en La Haba­na. Así que que­da­mos hacien­do resis­ten­cia como Fren­te Pri­me­ro Arman­do Ríos, y, por tal razón, no somos ni disi­den­tes, ni somos gru­pos nar­co­pa­ra­mi­li­ta­res como nos sue­len lla­mar. Somos la ver­da­de­ra resis­ten­cia arma­da de las Farc.

Ariel Ávi­la: Usted antes me decía que usted habla­ba de una ban­da de los cua­tro; decía que era Timo­león, Car­los Anto­nio, etc… ¿Usted por qué los lla­ma así?

-‘Jon­nier’: Eso noso­tros lo saca­mos en un comu­ni­ca­do públi­co, lo saca­mos en cabe­za del cama­ra­da Gen­til Duar­te, don­de hacía­mos énfa­sis en la ban­da de los cua­tro. Ahí están, cla­ra­men­te, Timo­león Jimé­nez, Car­los Anto­nio Losa­da, Pas­tor Ala­pe y Mau­ri­cio Jaramillo.

Ariel Ávi­la: ¿Y por qué los lla­man así?

-‘Jon­nier’: Por­que ellos fue­ron quie­nes espe­ra­ron muy pasi­va­men­te a que se fue­ra en detri­men­to la estruc­tu­ra para ellos ir toman­do posi­cio­nes para lle­gar y entre­gar a todo el con­jun­to, por­que lo que ellos hicie­ron fue una nego­cia­ción como nego­cian­do un lote de gana­do, y lo entre­ga­ron allá en los corra­les, des­ar­ma­di­tos y fue­ron tan cíni­cos en la cues­tión, que ni siquie­ra espe­ra­ron que les hicie­ran las zonas cam­pa­men­ta­rias para ellos ya estar entre­gan­do las armas. A pesar que den­tro del refe­ren­do al mayo­ría de los colom­bia­nos les dije­ron que no que­rían que se fue­ran hacia ese pro­ce­so, y, aun así, ellos siguie­ron con el Pro­ce­so así toda Colom­bia les dije­ra que no.

Ariel Ávi­la: Más allá si es legí­ti­mo o no, ¿si ellos vie­nen a hacer cam­pa­ña polí­ti­ca a esta zona usted orde­na un aten­ta­do con­tra alguno de ellos? Díga­me sí o no.

-‘Jon­nier’: No. De mi par­te, en caso dado, obvia­men­te noso­tros a nivel del terri­to­rio tene­mos unas nor­mas, por algo somos un ente de con­trol a nivel terri­to­rial, si ellos asu­men el res­pe­to hacia esas nor­mas no ten­dría­mos nin­gún incon­ve­nien­te, y si no sim­ple­men­te les deci­mos que no entren a hacer campaña.

Andrea Alda­na: ¿En el futu­ro hay una visión de en algún momen­to hacer un pro­ce­so de paz?

-‘Jon­nier’: Noso­tros no pode­mos lle­gar a decir que por medio de las armas a la toma del poder, nos toca hacer un tra­ba­jo que en boca de gran­des líde­res como Vla­di­mir Illích Lenin decía que la toma del poder se hace por medio de una insu­rrec­ción popular.

El caso es que no podía­mos lle­gar noso­tros a la nego­cia­ción que se hizo en La Haba­na por­que eso fue una cues­tión mal refren­da­da, por­que en la dis­cu­sión los pun­tos que se tra­ta­ron tuvie­ron cier­ta vali­dez has­ta lle­gar al papel, pero ya en el cum­pli­mien­to se miró la dife­ren­cia y los excom­ba­tien­tes que­da­ron a mer­ced de nada, por­que has­ta los mis­mos exco­man­dan­tes los deja­ron abandonados.

Noso­tros bus­ca­mos lle­gar a unos acuer­dos, pero como decía Manuel Maru­lan­da y Jaco­bo Are­nas: con paz y jus­ti­cia social.

-Andrea Alda­na: Una vez Iván Már­quez anun­ció que se devol­vía a las armas, ¿él se reu­nió con ustedes?

-‘Jon­nier’: Iván Már­quez cuan­do salió, que dijo que que­ría vol­ver nue­va­men­te a las armas y noso­tros pues toda­vía creía­mos; esta­ba San­trich, Iván Már­quez, ‘El Pai­sa’ Óscar, ‘Roma­ña’ y otros, que están hoy en día con­for­man­do la Segun­da Mar­que­ta­lia, y noso­tros, al salir ellos, noso­tros creía­mos que venían con fines de dar­le con­ti­nui­dad ver­da­de­ra­men­te al lega­do de Manuel Maru­lan­da y Jaco­bo Are­nas; es decir, a la lucha que hemos veni­do tra­yen­do duran­te 56 años y que hoy en día segui­mos dán­do­le esa continuidad.

El caso es que al lle­gar Iván Már­quez él muy pre­po­ten­te­men­te qui­so seguir sien­do el coman­dan­te en jefe de las Farc que había­mos que­da­do en resis­ten­cia. Él no a decir: “- bueno, aquí esta­mos para dar­le con­ti­nui­dad a la lucha. ¿Qué hay que hacer?-“, o, al menos tener el gra­do de modes­tia de lle­gar a decir “-nos equi­vo­ca­mos en el Pro­ce­so. Uste­des que se que­da­ron en armas tenían la razón.

El Gobierno no nos cum­plió, lo que noso­tros está­ba­mos plan­tean­do-”, sino lo que hizo fue que de una vez sacó la agen­da y dijo: “-Aquí vamos a orga­ni­zar cómo que­dan las uni­da­des; unas al man­do del Pai­sa Óscar, otras al man­do de Roma­ña, otras al man­do de Wal­ter Mendoza-”.

Con eso noso­tros diji­mos que no lo había­mos lla­ma­do para entre­gar­le lo que noso­tros logra­mos res­ca­tar de las Farc del Pro­ce­so, para entre­gár­se­lo a él ¿Por qué? Por­que no hay con­fian­za. Él era el máxi­mo nego­cia­dor en La Haba­na y que lle­ga­ra otra vez a acá a tomar el man­do como tal nos deja­ba con el cues­tio­na­mien­to si venía a reco­ger­las para vol­ver a entre­gar el poqui­to que había que­da­do. Enton­ces, no hay con­fian­za y por tal razón no hubo posi­bi­li­da­des de unión con ellos. Dije­ron que seguían el camino hacia terre­nos vecinos.

-Ariel Ávi­la: ¿Cuán­do fue esa reu­nión? ¿Quié­nes estuvieron?

-‘Jon­nier’: En esa reu­nión estu­vie­ron algu­nos de los que venían cru­zan­do, que eran: el Pai­sa Óscar, el mis­mo Iván, otro que lla­man el Loco Iván y otros coman­dan­tes que iban ahí. En mi caso decir espe­cí­fi­ca­men­te quié­nes estu­vie­ron en la reu­nión sería men­ti­ro­so, por­que yo esta­ba en otra estruc­tu­ra sobre el área del Ama­zo­nas y el Putumayo.

-Ariel Ávi­la: ¿Y cuán­to duró esa reunión?

-‘Jon­nier’: La reu­nión como tal no tuvo una dura­ción de dos horas, por­que él lle­gó fue a reco­ger las tro­pas que habían, y en ese sen­tir el cama­ra­da Iván le dijo:

“-No, com­pa­ñe­ro, es que noso­tros no le lla­ma­mos aquí para entre­gar­le el res­to de tro­pas que noso­tros hemos reco­gi­do. Lo que que­re­mos es que nos expli­quen qué hicie­ron uste­des con las Farc, qué pasó con el ejér­ci­to de Manuel Maru­lan­da, qué pasó con las tro­pas, qué pasó con algu­nos excom­ba­tien­tes, que fue­ron ajus­ti­cia­dos por no que­rer ir al Proceso-”.

Andrea Alda­na: Usted es un hom­bre de gue­rra, usted cono­ce esto. ¿La Segun­da Mar­que­ta­lia de ver­dad exis­te? ¿O es un fan­tas­ma que crearon?

-‘Jon­nier’: De la Segun­da Mar­que­ta­lia cono­ce­mos varios coman­dan­tes, un gru­po díga­se de 14 coman­dan­tes o exco­man­dan­tes que fue­ron de las Farc y que están hoy en la Segun­da Mar­que­ta­lia, pero en terri­to­rio no hemos encon­tra­do a nin­guno. Apa­re­cen gru­pos delin­quien­do a nom­bre de la Segun­da Marquetalia.

Hemos encon­tra­do don­de apa­re­cen 5, 6 indi­vi­duos que con bra­za­le­tes de la Segun­da Mar­que­ta­lia lue­go que veri­fi­ca­mos que ter­mi­na­mos dán­do­nos bala con el Ejér­ci­to. Enton­ces, no sabe­mos si es una estra­te­gia del Ejér­ci­to hacer el des­plie­gue a nom­bre de la Segun­da Mar­que­ta­lia, como tam­bién ha pare­ci­do den­tro del gru­po de los Pelu­sos, que apa­re­cen con el bra­za­le­te de la Segun­da Mar­que­ta­lia y tam­bién en miem­bros del ELN que apa­re­cen pri­me­ro con el bra­za­le­te de ese gru­po y pos­te­rior­men­te apa­re­cen con el de la Segun­da Marquetalia.

Enton­ces yo veo que es como un fan­tas­ma por­que noso­tros tuvi­mos una con­fron­ta­ción sobre el área del des­pun­te , noso­tros envia­mos unas uni­da­des para reto­mar por­que es área que nos per­te­ne­ce y ahí hubo com­ba­tes, resul­ta­ron como cua­tro muer­tos que se decía eran de la Segun­da Mar­que­ta­lia y resul­ta­ron ser comu­ne­ros que los habían reco­gi­do, arma­do y los habían lle­va­do para allá. Ellos se reti­ra­ron y ter­mi­na­mos pelea­mos con el Ejército.

Andrea Alda­na: ¿Enton­ces uste­des no creen en la Segun­da Marquetalia?

-‘Jon­nier’: Esta­mos ahí espe­ran­do. Ellos dicen que van a pose­sio­nar­se acá y noso­tros esta­mos a la espe­ra a ver cuán­do es que van a lle­gar.
«Tene­mos her­man­dad con el ELN»

Ariel Ávi­la: ¿Cuál es la rela­ción con el ELN?

-‘Jon­nier’: Noso­tros como orga­ni­za­ción revo­lu­cio­na­ria hemos man­te­ni­do cier­ta her­man­dad a nivel de las dos orga­ni­za­cio­nes. El ELN ha sido una orga­ni­za­ción her­ma­na que sur­gió poco des­pués de las Farc y se ha veni­do para­le­la­men­te en la lucha. Hemos teni­do con­fron­ta­ción en algu­nos esce­na­rios que no son desconocidos.

Hoy en día noso­tros les man­te­ne­mos el res­pe­to, el caso es que algu­nas estruc­tu­ras han sido infil­tra­das por fuer­zas del enemi­go y han per­di­do su hori­zon­te polí­ti­co y revo­lu­cio­na­rio, como ha sido el caso de las reto­mas que noso­tros hemos lle­va­do a cabo de las áreas que his­tó­ri­ca­men­te han per­te­ne­ci­do a las Farc y que noso­tros a par­tir de nues­tro cre­ci­mien­to vamos reto­man­do esas áreas.

Acá en el Cau­ca el ELN no tenía área, pero a par­tir de una épo­ca el Fren­te 60 y el 8 les dejó una zona sobre el área de El Man­go y La hacien­da por los lados de El Tam­bo para que ellos se refu­gia­ran por­que los traían en un ase­dio tremendo.

Lue­go que se vie­ne la cues­tión de la des­mo­vi­li­za­ción de las Farc, ellos se empie­zan a expan­dir sobre ese terri­to­rio, al noso­tros lle­gar nue­va­men­te les diji­mos muy come­di­da­men­te que devol­vie­ran esas zonas y vol­vie­ran a sus territorios.

-Ariel Ávi­la: ¿Qué es comedidamente?

-‘Jon­nier’: Es lle­gar y decir­les: “-Vamos a reto­mar las áreas, uste­des tie­nen tro­pas ahí retí­ren­las que nos vamos a posi­cio­nar por­que esa siem­pre ha sido área de las Farc-“.

Noso­tros encon­tra­mos que lo que empe­za­ron a decir es que las Farc se habían des­mo­vi­li­za­do y que lo que había lle­ga­do era un gru­po de ban­di­dos que están delin­quien­do en nom­bre de las Farc, seña­la­ron que si que­ría­mos reto­mar el área era con plo­mo por­que no iban a devol­ver las áreas. Pues deci­di­mos comen­zar la reto­ma de esa for­ma en la que ellos la pusie­ron. Ahí crea­mos la cam­pa­ña, meti­mos unas tro­pi­tas y logra­mos sacarlos.

El caso es que el hori­zon­te de revo­lu­cio­na­rios se había per­di­do, había quie­nes se crea­ron como capos. En El Tam­bo y en Arge­lia ellos eran los coman­dan­tes y pues habían muchas muer­tes injus­tas. Todos que a ellos no les pare­cían los saca­ban en una camio­ne­ta que la lla­ma­ban “La Últi­ma Lágri­ma”, los mon­ta­ban y los iban desapareciendo.

Con esto tam­bién había mucha incon­for­mi­dad de la pobla­ción y noso­tros tenía­mos que entrar a tomar con­trol de ese terri­to­rio. Pero como orga­ni­za­ción en algu­nas par­te se ha man­te­ni­do la cor­dia­li­dad y la her­man­dad en la lucha, pero acá sí tocó entrar en confrontación.

-Andrea Alda­na: Usted ha nom­bra­do que están en gue­rra con AGC, con ELN, con la Oli­ver Sinis­te­rra, con Los Con­ta­do­res, con el fan­tas­ma de la Segun­da Mar­que­ta­lia, es decir, están en gue­rra con una infi­ni­dad de estruc­tu­ras. ¿Cómo se sos­tie­ne una gue­rra así con tan­tos fren­tes? ¿Cuán­tos hom­bres son? ¿Cómo se financian?

-‘Jon­nier’: La can­ti­dad de hom­bres no se la voy a decir. Tene­mos ocho estructuras.

-Andrea Alda­na: De 2016 a 2020, ¿cuál es el por­cen­ta­je de aumento?

-‘Jon­nier’: Noso­tros hemos cre­ci­do por ahí en un 60, 70% de lo que había­mos que­da­do. Hemos cre­ci­do bastante.

La cues­tión del sos­te­ni­mien­to de nues­tra gue­rra con­tra todos esos gru­pos es par­tien­do que noso­tros somos una gue­rri­lla. Noso­tros lucha­mos por con­cien­cia, aquí no tene­mos un suel­do. Noso­tros no lucha­mos por bie­nes para nues­tros intere­ses per­so­na­les, sino que aquí pri­ma el inte­rés colectivo.

-Andrea Alda­na: El inte­rés colec­ti­vo no paga 20 millo­nes por un fusil

‘Jon­nier’: Bueno, estas son las herra­mien­tas para nues­tro sos­te­ni­mien­to. El pro­ble­ma es que no pode­mos com­pa­rar la moral de una fuer­za mer­ce­na­ria a suel­do, con la moral de un gue­rri­lle­ro por­que el gue­rri­lle­ro es la máxi­ma expre­sión de la espe­cie huma­na por­que él entre­ga la vida en defen­sa de los intere­ses de los des­po­seí­dos, de los que han sido vio­len­ta­dos por el Estado.

Sobre sos­te­ni­mien­to logís­ti­co y eco­nó­mi­co, no es de des­co­no­ci­mien­to para nadie que aquí en estas áreas hay nar­co­trá­fi­co y noso­tros del nar­co­trá­fi­co, como se ha hecho his­tó­ri­ca­men­te, recau­da­mos un impues­to para finan­ciar nues­tras uni­da­des. Noso­tros no pode­mos irle a decir a Trump que nos apo­yé con heli­cóp­te­ros, por­que él has­ta los man­da, pero para exter­mi­nar­nos no para el apo­yo. Enton­ces nos toca con lo poco que vamos reco­gien­do con lo que se le cobra a la oli­gar­quía y los impues­tos que se dan.
«Cobra­mos un impues­to a los narcos»

Ariel Ávi­la: ¿Cómo es la rela­ción de uste­des con el nar­co­trá­fi­co, con la mine­ría ile­gal? ¿Cómo son las finan­zas y cuál es la rela­ción? Por­que muchos dicen que ya son nar­cos puros; que ya no cobran gra­ma­je sino que están sacan­do coca y marihuana.

‘Jonnier’:Nosotros depen­dien­do del por­cen­ta­je que sacan del terri­to­rio cobra­mos un impues­to. Hay algu­nas par­tes don­de noso­tros cobra­mos 100.000 por el pase de coca.

-Andrea Alda­na: ¿A quién se lo cobran?

‘Jon­nier’: A los narcos.

-Andrea Alda­na: ¿A los cam­pe­si­nos no?

‘Jon­nier’: No, noso­tros a los cam­pe­si­nos a nin­guno le cobra­mos un impues­to. El que vie­ne y la com­pra, ese es el que paga el impues­to. Le cobra­mos a quien saca la mer­can­cía para otras partes.

-Andrea Alda­na: ¿Cuán­to es el porcentaje?

-‘Jon­nier’: Eso se cobra por kilo; en algu­nas par­tes está en 100.000, 150.000, 200.000, 300.000 de acuer­do al terri­to­rio. Si van a hacer el cris­tal en un área, enton­ces tam­bién deben pagar un impues­to para tra­ba­jar el cris­tal y eso lo pagan los narcos.

-Ariel Ávi­la: ¿O sea que uste­des no tie­nen cristalizaderos?

-‘Jon­nier’: No, noso­tros no tene­mos por­que no somos nar­co­tra­fi­can­tes. Noso­tros somos gue­rri­lla. Y no pode­mos vin­cu­lar ni dejar el tra­ba­jo de revo­lu­cio­na­rios para poner­lo al ser­vi­cio del nar­co­trá­fi­co. Noso­tros cobra­mos el impues­to, pero pues esa es la cam­pa­ña que a noso­tros nos hacen, que somos los que pasa­mos toda la coca para Esta­dos Unidos.

Pero noso­tros sabe­mos a cien­cia cier­ta cómo se mane­ja la línea del nar­co­trá­fi­co, que cla­ra­men­te está vin­cu­la­da la Fuer­za Aérea en su vue­los blan­cos, negros; el vue­lo blan­co sabe­mos que es don­de vie­ne el nar­co, sim­ple­men­te lle­ga la avio­ne­ta, la detec­ta el radar se hacen los de oídos sor­dos y eso es por­que ahí hay un por­cen­ta­je que le pagan a ellos. Están cobran­do entre 250.000 y 300.000 dóla­res por vue­lo. Noso­tros sabe­mos cómo es eso.

Noso­tros cobra­mos un impues­to a quie­nes tra­fi­can y eso todo mun­do lo sabe, sino que si noso­tros fué­ra­mos nar­co­tra­fi­can­tes, si lle­vá­ra­mos 1000 o 200 kilos de coca a Esta­dos Uni­dos, Holan­da, ahí sí resul­ta­ría pla­ti­ca para finan­ciar la gue­rra que nos han decla­ra­do , pero nos toca es con las uñas.

En la mine­ría de igual for­ma, cobra­mos un impues­to a quie­nes tra­ba­jan en minería.

-Ariel Ávi­la: Usted dice que les toca con las uñi­tas, pero un apa­ra­to de estos vale 20 o 25 millo­nes, eso es mucha pla­ta vien­do todos los apa­ra­tos que hay acá, eso no son uñitas…

-‘Jon­nier’: Pues com­pa­ra­do con lo que mane­ja el Esta­do o los nar­co­tra­fi­can­tes pues ahí se ve que es con las uñi­tas, por eso nos toca ir con­si­guien­do de a poqui­to por­que no pode­mos pedir un con­tei­ner que nos lle­gue lleno de armas por­que no tene­mos con qué pagar­lo. Pero sí nos toca ir com­pa­ran­do de acuer­do a cómo vaya salien­do por­que estas son las herra­mien­tas que nos ha toca­do uti­li­zar para defen­der­nos y tomar posi­cio­na­mien­to den­tro de las áreas.

Foto de por­ta­da: Andrea Aldana

Fuen­te: Pares

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *