Bra­sil. La inter­mi­na­ble lucha por recu­pe­rar la dignidad

Por Fer­nan­do de la Cua­dra. Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 18 de noviem­bre de 2020.

Los resul­ta­dos de las últi­mas elec­cio­nes muni­ci­pa­les per­mi­ten aven­tu­rar tres con­clu­sio­nes con rela­ción al esce­na­rio que se vis­lum­bra para los pró­xi­mos meses y pen­san­do en las futu­ras con­tien­das y “bata­llas por las ideas” que se pre­sen­tan en el país. Lo pri­me­ro es que los can­di­da­tos apo­ya­dos por Bol­so­na­ro en las capi­ta­les y las prin­ci­pa­les ciu­da­des del país fra­ca­sa­ron indu­da­ble­men­te y la ten­den­cia es que aque­llos que pasa­ron a segun­da vuel­ta ‑Cri­ve­lla en Rio de Janei­ro y Capi­tán Wag­ner en Fortaleza‑, no obten­gan los votos nece­sa­rios en fun­ción de las arti­cu­la­cio­nes que ya se pro­du­cen entre sus adver­sa­rios para sumar a las fuer­zas demo­crá­ti­cas. En São Pau­lo, el can­di­da­to del Bol­so­na­ris­mo tuvo un desem­pe­ño más que medio­cre, obte­nien­do poco más del 10% de las adhesiones.

Una segun­da cons­ta­ta­ción, es que los par­ti­dos del lla­ma­do “cen­trão” gana­ron en un núme­ro sig­ni­fi­ca­ti­vo de muni­ci­pios dis­per­sos por todo el país, aun­que como ya hemos seña­la­do en colum­nas ante­rio­res, el apo­yo de este sec­tor al ex capi­tán es mera­men­te ins­tru­men­tal y fisio­ló­gi­co, razón por la cual no es espe­ra­ble que el gobierno se sus­ten­te sobre una pla­ta­for­ma tan ende­ble y capri­cho­sa como la que ofre­cen este con­glo­me­ra­do un tan­to amor­fo de partidos.

La ter­ce­ra com­pro­ba­ción, es que la izquier­da y los sec­to­res pro­gre­sis­tas expe­ri­men­ta­ron una recu­pe­ra­ción en las capi­ta­les y en cen­tros urba­nos media­nos, en gran medi­da impul­sa­dos por una agen­da que levan­ta los temas de la diver­si­dad sexual, la iden­ti­dad racial y la equi­dad de géne­ro. A pesar de la ince­san­te cam­pa­ña pro­mo­vi­da por los sec­to­res más retró­gra­dos del gobierno que com­ba­ten la lla­ma­da “ideo­lo­gía de géne­ro”, muchas de las alcal­de­sas y con­ce­ja­las elec­tas son muje­res negras con amplio tra­ba­jo en sus res­pec­ti­vas comu­ni­da­des. Un caso emble­má­ti­co, es el de Môni­ca Bení­cio ‑la viu­da de Marie­lle Fran­co ase­si­na­da en mar­zo de 2018‑, que fue elec­ta con­ce­jal en Rio de Janei­ro, con más de 22 mil votos por el Par­ti­do Socia­lis­mo y Liber­tad (PSOL), el mis­mo al que per­te­ne­cía Marie­lle en el momen­to de ser ulti­ma­da por milicianos.

La cues­tión cen­tral que se colo­ca a par­tir de este esce­na­rio, es que el ciclo de la anti-polí­ti­ca ‑que le per­mi­tió a Bol­so­na­ro nave­gar en la marea ultra­de­re­chis­ta que emer­gió intem­pes­ti­va­men­te en 2018- pare­ce estar lle­gan­do a un pun­to de ago­ta­mien­to y decli­nio. Can­di­da­tos tru­cu­len­tos que mon­ta­ron sus cam­pa­ñas en torno a un dis­cur­so de odio y men­ti­ras, fue­ron pena­li­za­dos por la mayo­ría de los elec­to­res. Per­die­ron y per­de­rán en el segun­do turno del día 29 de noviem­bre, como ya está sien­do cons­ta­ta­do en las diver­sas inda­ga­cio­nes sobre inten­ción de voto rea­li­za­das en estos días.

Otro fac­tor que ha afec­ta­do el apo­yo de la pobla­ción a can­di­da­tu­ras cer­ca­nas al gobierno se aso­cia con el des­pre­cio que este ha asu­mi­do con rela­ción al uso de mas­ca­ri­llas y al dis­tan­cia­mien­to social como una acti­tud ele­men­tal para pre­ve­nir el con­ta­gio entre per­so­nas. Un estu­dio efec­tua­do por la Uni­ver­si­dad de Bra­si­lia mues­tra que muchos de los elec­to­res del ex capi­tán le están reti­ran­do su apo­yo en fun­ción del papel dis­pli­cen­te e irres­pon­sa­ble que ha teni­do el gobierno para enfren­tar la Covid-19, ya sea min­tien­do sobre posi­bles reme­dios para curar o miti­gar sus efec­tos (clo­ro­qui­na) como en el tra­to veja­to­rio que ha teni­do el pre­si­den­te al sen­ten­ciar que fren­te al virus los bra­si­le­ños se han com­por­ta­do como “Un país de mari­co­nes” (sic). La bana­li­za­ción de la muer­te y la visión necro­po­lí­ti­ca impues­ta por el bol­so­na­ris­mo posee un lími­te en la sub­je­ti­vi­dad ciu­da­da­na y a pesar de todos los males his­tó­ri­cos que aque­jan a los bra­si­le­ños des­de la épo­ca del Impe­rio y la Repú­bli­ca atro­fia­da, un ful­gor de luci­dez emer­ge al final, cuan­do pare­ce que la des­hu­ma­ni­za­ción de los más pobres, de los exclui­dos, de los indí­ge­nas, de los negros, de los invi­si­bi­li­za­dos, ya es una tarea con­clui­da y san­cio­na­da por un orden natural.

El nega­cio­nis­mo de Bol­so­na­ro, del gabi­ne­te y de su gru­po ideo­ló­gi­co, des­co­no­cien­do la gra­ve­dad de una pan­de­mia que ya ha infec­ta­do a casi 6 millo­nes de habi­tan­tes y ha cau­sa­do la muer­te de más de 166 mil per­so­nas, sólo pue­de gene­rar un cre­ci­mien­to del males­tar que se vie­ne incu­ban­do en la pobla­ción, a lo cual hay que sumar­le los altos índi­ces de des­em­pleo, el aumen­to de la pobre­za y la arre­me­ti­da de la cri­mi­na­li­dad urba­na que no cesa de acu­mu­lar víc­ti­mas, espe­cial­men­te entre los más vulnerables.

Al igual que otras nacio­nes de Amé­ri­ca Lati­na, Bra­sil se encuen­tra en estos momen­tos en una dura lucha por recu­pe­rar la dig­ni­dad, pese a la heren­cia nefas­ta deja­da por la escla­vi­tud y la des­igual­dad acu­mu­la­da. Sobre el mito de la “demo­cra­cia racial”, Bra­sil ha mon­ta­do una estruc­tu­ra socio­eco­nó­mi­ca per­ver­sa que no ha hecho más que pena­li­zar a los sec­to­res más explo­ta­dos y más fra­gi­li­za­dos his­tó­ri­ca­men­te. Esta es su mar­ca de naci­mien­to y su tra­yec­to­ria secu­lar, su rela­to abe­rran­te y su tra­ge­dia, la cual debe ser rees­cri­ta nue­va­men­te por las fuer­zas mayo­ri­ta­rias que sien­do trai­cio­na­das y sucum­bien­do a los intere­ses patri­mo­nia­lis­tas de unos pocos, se deben levan­tar una vez más para con­so­li­dar sus dere­chos y su cali­dad de ciu­da­da­nos con la legi­ti­ma espe­ran­za de un futu­ro mejor.

Fuen­te: Rebelión

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *