Argen­ti­na. Más sobre la minis­tra Sole­dad Acu­ña de Kra­vetz, la fun­cio­na­ria macris­ta que insul­tó a las y los docentes

Por Juan José Sali­nas, 18 de noviem­bre de 2020. 

Tras escu­char un tra­mo del video en el que la minis­tra María Sole­dad Acu­ña ofen­de des­ver­gon­za­da­men­te a los docen­tes de las escue­las y cole­gios de la capi­tal, sino a todos los del país, me puse en con­tac­to con un cole­ga toda­vía joven y lo ins­té a escri­bir sobre la socie­dad que ella tie­ne con su mari­do Die­go Kra­vetz, un ému­lo de Patri­cia Bull­rich, quien fue nada menos que el jefe del kirch­ne­ris­mo por­te­ño duran­te varios años. Había ter­mi­na­do de hacer­lo y reci­bí por guatsap esta vie­ja pero ade­lan­ta­da nota de mi que­ri­do ami­go Ricar­do Ragen­dor­fer, que nada tie­ne que envi­diar­le a algu­nas de las mejo­res de Roge­lio Gar­cía Lupo pero que sin embar­go había olvi­da­do. Ah, Kra­vetz, cana­lla, ya sabe­mos que te aho­ra pro­po­nés ser inten­den­te de Lomas de Zamo­ra… A todos los que lo impul­sa­ron, vali­da­ron y sos­tu­vie­ron como jefe del blo­que de legis­la­do­res por­te­ños del supues­to pero­nis­mo a este delin­cuen­te poli­mor­fo lo menos que se les pue­de pedir es un poco de auto­crí­ti­ca. ¿No les parece?

Los nego­cios tur­bios de Kra­vetz y Acuña

POR RICARDO RAGENDORFER /​NUESTRAS VOCES | 14 de octu­bre de 2018

La minis­tra de edu­ca­ción por­te­ña, María Sole­dad Acu­ña y el jefe de Gabi­ne­te y secre­ta­rio de Segu­ri­dad de Lanús, Die­go Kra­vetz fue­ron denun­cia­dos por aso­cia­ción y enri­que­ci­mien­to ilí­ci­to, nego­cia­cio­nes incom­pa­ti­bles con la fun­ción públi­ca y lava­do de dine­ro. Están invo­lu­cra­dos en un sis­te­ma frau­du­len­to de recau­da­ción imple­men­ta­do des­de el Gobierno de la Ciu­dad. El cues­tio­na­do inten­den­te de Lanús, Nés­tor Grin­det­ti, –ex Soc­ma y ami­go de Macri – , es la ter­ce­ra pata de este nego­cia­do, que sin lici­ta­ción le entre­gó casi 2 millo­nes de pesos a una empre­sa del matrimonio.

Días pasa­dos, la minis­tra de edu­ca­ción por­te­ña, María Sole­dad Acu­ña, se dejó caer en una escue­la téc­ni­ca de San Tel­mo. Ella son­reía para las fotos. Horas des­pués aque­llas fotos fue­ron col­ga­das en su cuen­ta ofi­cial de Face­book.

En ese mis­mo ins­tan­te, el jefe de Gabi­ne­te y secre­ta­rio de Segu­ri­dad de Lanús, Die­go Kra­vetz, se mos­tró con dro­ga incau­ta­da duran­te un alla­na­mien­to en Villa Dia­man­te. El tipo son­reía para las fotos. Horas des­pués aque­llas fotos fue­ron col­ga­das en su cuen­ta ofi­cial de Twit­ter.

Acu­ña y Kra­vetz son un matri­mo­nio muy feliz. Pero aho­ra el des­tino los some­te a una difí­cil prue­ba. Sobre sus cabe­zas aca­ba de caer una denun­cia por aso­cia­ción ilí­ci­ta, enri­que­ci­mien­to ilí­ci­to, nego­cia­cio­nes incom­pa­ti­bles con la fun­ción públi­ca y lava­do de dinero.

El ter­cer cate­to de esta tra­ma es el ex minis­tro de Hacien­da por­te­ño y actual inten­den­te de Lanús, Nés­tor Grindetti.

La pre­sen­ta­ción la reali­zó el inte­gran­te de la Fun­da­ción Ala­me­da, Lucas Man­jon (patro­ci­na­do por el abo­ga­do Daniel Ller­ma­nos), en el juz­ga­do fede­ral a car­go de Mar­ce­lo Mar­tí­nez de Gior­gi. Y se refie­re a un sis­te­ma frau­du­len­to de recau­da­ción imple­men­ta­do des­de el Gobierno de la Ciu­dad. En reali­dad el caso había que­da­do al des­cu­bier­to en abril de 2017 por una serie de artícu­los perio­dís­ti­cos publi­ca­dos simul­tá­nea­men­te por el dia­rio Tiem­po Argen­tino, el por­tal Nue­va Ciu­dadNues­tras Voces.

Una man­cha más a Grindetti

La tri­ple alianza

El pri­mer signo visi­ble de esta his­to­ria se remon­ta al 4 de noviem­bre de 2015, cuan­do Grin­det­ti –ya inten­den­te elec­to de Lanús– anun­ció el nom­bra­mien­to de Kra­vetz en la Secre­ta­ría de Segu­ri­dad. A la sema­na, el Minis­te­rio de Hacien­da por­te­ño –toda­vía en manos de Grin­det­ti– hizo un pago de 896 mil pesos a la igno­ta con­sul­to­ra Sig­ni­ca SRL por un supues­to estu­dio sobre “satis­fac­ción de con­tri­bu­yen­tes”. Y el vier­nes 20 efec­tuó otro pago de 972 mil pesos a dicha fir­ma, esta vez por un pre­sun­to estu­dio sobre “satis­fac­ción de proveedores”.

¿Aca­so hubo rela­ción entre tales pagos y la desig­na­ción de Kra­vetz? Un deta­lle suge­ría eso: el socio geren­te de Sig­ni­ca SRL no es otro que Kra­vetz. A su vez, en Lanús es un secre­to a voces que la cam­pa­ña de Grin­det­ti que­dó sin fon­dos en las pos­tri­me­rías de su carre­ra elec­to­ral. Y –tal como sos­tu­vo una fuen­te pró­xi­ma a su des­pa­cho– fue ahí cuan­do apa­re­ció la figu­ra sal­va­do­ra de Kra­vetz, quien enton­ces se habría con­ver­ti­do en su recau­da­dor de emer­gen­cia. Un ges­to que a Grin­det­ti no le salió gratis.

La jura de Kra­vetz como fun­cio­na­rio de Lanús ocu­rrió el 9 de diciem­bre en el Con­ce­jo Deli­be­ran­te local bajo el tenue vito­reo de un gru­po redu­ci­do de adlá­te­res. Ocu­rre que ese hom­bre de mira­da hui­di­za y den­ta­du­ra de roe­dor no es muy apre­cia­do en los círcu­los de la polí­ti­ca por su natu­ra­le­za camaleónica.

Ese maña­na Acu­ña tam­bién asu­mió como minis­tra del alcal­de, Hora­cio Rodrí­guez Larre­ta. Por enton­ces ella recom­po­nía su víncu­lo amo­ro­so, tras un momen­tá­neo dis­tan­cia­mien­to, con el fla­man­te fun­cio­na­rio men­cio­na­do en el párra­fo anterior.

En el aspec­to espe­cí­fi­co de su ges­tión, la seño­ra Acu­ña supo mos­trar­se impla­ca­ble en la aus­te­ri­dad de sus ofre­ci­mien­tos para las tra­ta­ti­vas pari­ta­rias. Tam­bién le puso garra a la Uni­CA­BA; o sea, el resis­ti­do pro­yec­to de refor­ma edu­ca­ti­va que pro­po­ne la crea­ción de una suer­te de uni­ver­si­dad ad hoc y el cie­rre de los 29 ins­ti­tu­tos de for­ma­ción docen­te que exis­ten en la actua­li­dad. Sin embar­go, en el futu­ro segu­ra­men­te se la recor­da­rá por haber teni­do la gran ocu­rren­cia de pro­po­ner un pro­to­co­lo que exi­gía denun­ciar penal­men­te la toma de cole­gios secundarios.

¿Es posi­ble que seme­jan­te refle­jo puni­ti­vo lo haya adqui­ri­do es su épo­ca estu­dian­til? Por­que en su Bari­lo­che natal asis­tió a un ilus­tre cole­gio don­de los albo­ro­tos no ocu­rrían, el Ins­ti­tu­to Pri­mo Capra­ro, admi­nis­tra­do por un hom­bre del cual ella –así como con­fie­sa entre sus ínti­mos– guar­da un buen recuer­do: el cri­mi­nal de gue­rra nazi, Erich Prieb­ke. Cosas de la vida.

¿O tal vez dicho pro­to­co­lo le fue suge­ri­do por su cón­yu­ge? Ya se sabe que el señor Kra­vetz es un reco­no­ci­do bene­fac­tor de la niñez entre cuyos hitos se des­ta­ca el furio­so ata­que poli­cial que enca­be­zó en el come­dor infan­til Los Car­to­ne­ri­tos, de Villa Cara­za, y la infa­me extor­sión a un pibe de 11 años para que con­fie­se crí­me­nes ima­gi­na­rios en el pro­gra­ma tele­vi­si­vo de Jor­ge Lanata.

Lo cier­to es que aquel indi­vi­duo es vis­to con rece­lo has­ta en las filas del PRO. Eso bien lo sabe la pro­pia Acu­ña, quien en 2011 vio nau­fra­gar su sue­ño de con­du­cir el Minis­te­rio de Desa­rro­llo Social pre­ci­sa­men­te por su víncu­lo mari­tal con él. Es que Mau­ri­cio Macri no tenía una bue­na impre­sión de él. Y pese a que, des­de su alian­za elec­to­ral con Jor­ge Teler­man, ya juga­ba a favor del futu­ro pre­si­den­te. De hecho, en 2008, cuan­do pug­na­ba por per­fi­lar­se como figu­ra del Fren­te para la Vic­to­ria (FpV), Nés­tor Kirch­ner fue tajan­te: “Ojo con Kra­vetz, que labu­ra más para Macri que para nosotros”.

No menos cier­to es que su mala fama tuvo un ori­gen para­le­lo a su debut polí­ti­co. Eso ocu­rrió en ple­na cri­sis de 2001. Por enton­ces, él era un refe­ren­te del Movi­mien­to Nacio­nal de Empre­sas Recu­pe­ra­das (MNER). Y fue el pri­mer paso de su cam­bian­te carre­ra hacia el poder. Un paso que difí­cil­men­te olvi­den los orga­nis­mos de dere­chos huma­nos. Por­que en tales ámbi­tos se lo recuer­da por una esta­fa a inte­gran­tes de HIJOS, quie­nes jamás recu­pe­ra­ron el dine­ro de sus indem­ni­za­cio­nes des­pués de que Kra­vetz los con­ven­cie­ra de inver­tir­lo en una empre­sa recu­pe­ra­da. El asun­to no pudo ser escla­re­ci­do por vía judi­cial ya que esos apor­tes se hicie­ron sin su corres­pon­dien­te documentación.

Dos años más tar­de logró encan­di­lar a Miguel Bonas­so, quien lo sumó como can­di­da­to a dipu­tado por­te­ño en las lis­tas del Par­ti­do de la Revo­lu­ción Demo­crá­ti­ca. Así fue que duran­te dos perío­dos hizo de la Legis­la­tu­ra la base de sus migra­cio­nes par­ti­da­rias. Y en 2012, ya con man­da­to cum­pli­do, inven­tó el Ins­ti­tu­to de Polí­ti­cas de Paci­fi­ca­ción, una ONG que lo acer­ca­ría al Fren­te Reno­va­dor. Aque­lla per­te­nen­cia pare­cía ser defi­ni­ti­va. Gran­de fue la sor­pre­sa de Ser­gio Mas­sa tres años des­pués, al ano­ti­ciar­se por los dia­rios que Kra­vetz asu­mía como fun­cio­na­rio del PRO en Lanús.

Su jefe polí­ti­co es un típi­co pro­duc­to de la can­te­ra del Gru­po SOCMA. Actua­rio de pro­fe­sión, Grin­det­ti entró allí a los 24 años como cade­te y, con la ben­di­ción de Don Fran­co, lle­gó a engro­sar el direc­to­rio de Side­co Ame­ri­ca­na. En tal trán­si­to hizo bue­nas migas con el bota­ra­te de la fami­lia. De modo que éste, al lle­gar a la jefa­tu­ra de la Ciu­dad, le con­fi­rió el con­trol de la eco­no­mía muni­ci­pal. Des­de ese momen­to tan­to su patri­mo­nio como su pron­tua­rio han expe­ri­men­ta­do un nota­ble incremento.

Entre las pesa­di­llas judi­cia­les de Grin­det­ti se des­ta­ca una denun­cia por sobre­pre­cios en la cons­truc­ción de carri­les exclu­si­vos sobre la Ave­ni­da 9 de Julio. En 2010 fue denun­cia­do por el pago de una comi­sión de 9,5 millo­nes de dóla­res a los ban­cos Cre­dit Suis­se y KBR Finan­ce, cuan­do había otras ofer­tas con por­cen­ta­jes más bajos. En aquel mis­mo año tam­bién que­dó en la mira por irre­gu­la­ri­da­des en la emi­sión de 475 millo­nes de dóla­res de deu­da por­te­ña. En 2011, a pedi­do de un tri­bu­nal bra­si­le­ño, Inter­pol emi­tió una orden de cap­tu­ra inter­na­cio­nal con­tra él (dada de baja en 2015) por “deli­tos tri­bu­ta­rios”. Y en 2016 fue impu­tado por enri­que­ci­mien­to ilí­ci­to en las inves­ti­ga­cio­nes cone­xas a los deno­mi­na­dos Pana­má Papers. Pero aho­ra el pro­ble­mi­ta que com­par­te con Kra­vetz y Acu­ña entur­bia aún más su cer­ti­fi­ca­do de bue­na conducta.

La dan­za de la fortuna

La denun­cia que actual­men­te está a con­si­de­ra­ción del juez fede­ral De Gior­gi coin­ci­de con el con­te­ni­do de los artícu­los publi­ca­dos por Tiem­po Argen­tino, Ciu­dad Futu­raNues­tras Voces en el oto­ño de 2017. Y pro­fun­di­za el asun­to con deta­lles reveladores.

Sig­ni­ca SRL, el sello empre­sa­rial de Kra­vetz, fue regis­tra­do en 2012. Y como socia figu­ra su pren­se­ra, la nor­te­ame­ri­ca­na Maria­na Feuer­man. Recién en noviem­bre de 2013 empe­zó a tra­ba­jar allí la úni­ca emplea­da, Susa­na René López, quien des­de 2007 es tam­bién emplea­da de la Legis­la­tu­ra. Úni­ca­men­te entre 2012 y 2014, ese empren­di­mien­to (con­ce­bi­do, según su folle­te­ría, para brin­dar “ser­vi­cios de con­sul­to­ría y ase­so­ra­mien­to e infor­ma­ción a per­so­nas físi­cas y jurí­di­cas, para cam­pa­ñas elec­to­ra­les o comu­ni­ca­cio­na­les”) le fac­tu­ró al gobierno por­te­ño más de cua­tro millo­nes de pesos. A eso se le aña­de los dos últi­mos con­tra­tos rubri­ca­dos por Grin­det­ti en las horas fina­les de Macri como alcal­de por un total de 1.868.000 pesos, des­glo­sa­dos en dos pagos (y por dos tra­ba­jos dife­ren­cia­dos) para así elu­dir los con­tro­les esta­ble­ci­dos por el pro­pio Gobierno de la Ciu­dad. Y todo con una sola empleada.

Cabe des­ta­car un deta­lle: en el pro­ce­so lici­ta­to­rio de tales con­tra­ta­cio­nes tam­bién par­ti­ci­pó (y per­dió) la empre­sa “Tres­pun­to­ze­ro”. Lo curio­so es que su núme­ro tele­fó­ni­co es el mis­mo que el de Sig­ni­ca SRL.

Se podría decir que la tran­si­ción ins­ti­tu­cio­nal que posi­bi­li­tó el sal­to de Kra­vetz a Lanús y la desig­na­ción de Acu­ña en el Gabi­ne­te por­te­ño coin­ci­dió con una eta­pa flo­re­cien­te para ellos en tér­mi­nos eco­nó­mi­cos. Tan­to es así que a prin­ci­pios de 2016 ellos escri­tu­ra­ron un bello depar­ta­men­to en el edi­fi­cio de la calle Cabe­llo 3329, en Barrio Par­que. La minis­tra aca­ba­ba de adqui­rir el 50 por cien­to de otra pro­pie­dad en el barrio de Núñez. Y en el trans­cur­so de aquel año con su mari­do tam­bién adqui­rió una coche­ra y un terreno de 900 metros cua­dra­dos en el Conourbano.

Moti­vos tuvie­ron como para tan­ta son­ri­sa en las fotos.

fuen­te: paja​ro​ro​jo​.com

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *