Argen­ti­na. El día de la mili­tan­cia sin pro­yec­to de patria

Por Car­los R. Mar­tí­nez*, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 18 de noviem­bre de 2020.

foto: La flor del «no me olvi­des», a la que la mili­tan­cia pero­nis­ta la usa­ba como sím­bo­lo de desa­fío y resis­ten­cia a las prohi­bi­cio­nes de la dic­ta­du­ra del 55.

El 17 de noviem­bre se home­na­jeó el día de la mili­tan­cia pero­nis­ta, en ese sen­ti­do nume­ro­sos com­pa­ñe­ros y com­pa­ñe­ras se movi­li­za­ron. La fecha coin­ci­dió con el deba­te en el Con­gre­so de la Nación del impues­to a las gran­des for­tu­nas y la pre­sen­ta­ción de la ley de inte­rrup­ción del emba­ra­zo. Pro­yec­tos que ais­la­dos de un pro­yec­to de país son valio­sos pero que no per­mi­ten mar­car un sen­de­ro real de tras­for­ma­ción social.

En 1972, año que se for­jó el día de la mili­tan­cia, fue el resul­ta­do de un pun­to de lle­ga­da y sin duda un pun­to de par­ti­da para esos mili­tan­tes que hoy lo recuerdan.

Ese día se cerra­ba una eta­pa de resis­ten­cia que comen­zó en 1955, que no los aco­bar­dó el bom­bar­deo a la Pla­za de Mayo, los fusi­la­mien­tos, las pros­crip­cio­nes, los des­pi­dos y per­se­cu­cio­nes de los tra­ba­ja­do­res y diri­gen­tes de base, lle­gan­do a cerrar los clu­bes de tan­go que la dic­ta­du­ra con­si­de­ra­ba que era un ámbi­to cons­pi­ra­ti­vo y de resis­ten­cia. El valor, las con­vic­cio­nes y la crea­ti­vi­dad popu­lar pudo más que la repre­sión y la cen­su­ra, lle­gan­do a reem­pla­zar el escu­do par­ti­da­rio prohi­bi­do por una flor, la “no me olvi­des”, como res­pues­ta al sos­te­ni­mien­to de su iden­ti­dad y compromiso.

Ese 17 de noviem­bre fue tam­bién un pun­to de par­ti­da, pari­do por los jóve­nes, hijos de esa resis­ten­cia. Que pelea­ban por el “luche y vuel­ve” con un con­te­ni­do cla­ro y defi­ni­do, la toma del poder, la libe­ra­ción de la patria y la feli­ci­dad del pue­blo logran­do obje­ti­vos materiales.

Un escri­to argen­tino Dal­mi­ro Sáenz escri­bió “El mapa men­tal de la patria tie­ne la for­ma de sus enemi­gos, sin enemi­gos no exis­te la patria”. Los jóve­nes que parie­ron esa nue­va eta­pa his­tó­ri­ca sabían de patria por­que tenían cla­ro quie­nes eran sus enemi­gos y que pro­yec­to polí­ti­co social y eco­nó­mi­co habían impues­to y era nece­sa­rio cam­biar de la for­ma de fue­ra, para cum­plir con el deseo y obje­ti­vo que encar­na­ba la feli­ci­dad del pueblo.

Mucha vida, mili­tan­cia, sufri­mien­to, exi­lio y nue­va resis­ten­cia, trans­cu­rrió entre ese 1972 y el retorno a una demo­cra­cia con­di­cio­na­da en 1983. La dic­ta­du­ra mili­tar tomó el poder con un 8% de pobre­za, la entre­gó a Alfon­sín con un 21%. Menem asu­mió con un 38% y se man­tu­vo pun­to más o menos has­ta la renun­cia De La Rua. Con Duhal­de lle­gó casi al 50%, des­pués de la cri­sis del 2001. Al fina­li­zar 12 años de gobier­nos Kirch­ne­ris­tas esta­ba en el 30% y el Macris­mo la lle­vó a un 35%. Resul­ta­do de la alter­nan­cia en la ges­tión polí­ti­ca del esta­do, cada déca­da exclu­ye más com­pa­trio­tas ya que la fina­li­dad es con­for­mar a los sec­to­res con­cen­tra­dos de poder. En sín­te­sis los dis­cur­sos y prác­ti­cas clau­di­can­tes pro­du­cen sub­je­ti­vi­da­des y suje­tos claudicantes.

Más allá de los aná­li­sis polí­ti­cos, eco­nó­mi­cos, de las coyun­tu­ras algo es irre­fu­ta­ble, esta demo­cra­cia no resuel­ve las nece­si­da­des y pro­yec­to del pue­blo, lo pro­fun­di­za a con­di­cio­nes inima­gi­na­bles y dra­má­ti­cas. Sue­le decir­se que a las injus­ti­cias socia­les y eco­nó­mi­cas se lo resuel­ve con más demo­cra­cia. La pre­gun­ta es ¿más de lo mismo?

Si no se cues­tio­nan real­men­te los meca­nis­mos de explo­ta­ción, pre­ca­ri­za­ción y con­cen­tra­ción de la ren­ta, si no se asu­me la defen­sa de los bie­nes comu­nes, si no se pro­ble­ma­ti­za la impo­si­bi­li­dad de un cre­ci­mien­to sos­te­ni­do eterno como polí­ti­ca eco­nó­mi­ca sus­ten­ta­ble, si no se deja de cons­truir un rela­to don­de se demo­ni­za el neo­li­be­ra­lis­mo y por omi­sión se cui­da o defien­de la exis­ten­cia del capi­ta­lis­mo como camino para la feli­ci­dad del pue­blo. La mili­tan­cia es por lo menos eso… lla­mar a las cosas por su nom­bre. No alcan­za con enun­ciar la eman­ci­pa­ción de la patria si no deci­mos de quie­nes tene­mos que emanciparnos.

Macri pen­sa­ba que los hom­bres de nues­tra his­to­ria se angus­tia­ron para hacer la revo­lu­ción e inde­pen­di­zar­se y es correc­to que un súb­di­to, un ciu­da­dano que obe­de­ce a reyes, monar­quías o impe­rios pen­sa­ra así des­de su ideología.

Sin duda hay miles de jóve­nes de dife­ren­tes ideo­lo­gías y adhe­sio­nes par­ti­da­rias que par­ti­ci­pan soli­da­ria­men­te en los barrios, los meren­de­ros, la asis­ten­cia a niños y adul­tos mayo­res para supe­rar la deso­la­ción que pro­du­ce la pobre­za, el desa­fío es cómo con­ver­tir­se en mili­tan­tes, la res­pues­ta es dar­le un sen­ti­do polí­ti­co a la olla popu­lar, la asis­ten­cia sani­ta­ria o la cola­bo­ra­ción en la edu­ca­ción de los chi­cos y las chi­cas de los barrios.

Dar­le un sen­ti­do polí­ti­co no es tra­ba­jar para influir en el voto del año que vie­ne, dar­le un sen­ti­do polí­ti­co es recu­pe­rar las estra­te­gias y las prác­ti­cas de los jóve­nes que se home­na­jea­ron en este Día de la Mili­tan­cia. Tener una agen­da pro­pia que no la escri­ban otros, lla­mar las cosas por su nom­bre, en espe­cial el cues­tio­na­mien­to al capi­ta­lis­mo, sus for­mas pro­duc­ti­vas y su corre­la­to en una for­ma de pen­sar del pue­blo que aten­ta con­tra sus pro­pios intere­ses. De esa mane­ra la his­to­ria de las y los mili­tan­tes de tan­tos años de lucha ten­drá un corre­la­to con nues­tro presente.

*OLP-Resis­tir y Luchar

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *